30 junio 2012

BELÉN ESTEBAN EN TETAS

Belén Esteban enseña las tetas en la portada del Interviú en defensa de los niños del cuerno de África que pasan hambre. “Estoy para lo que necesiten", dice en la entrevista. Belén Esteban enseña las tetas en la portada del Interviú en defensa de las familias desahuciadas por los bancos. “Estoy para lo que necesiten", dice en la entrevista. Belén Esteban enseña las tetas en la portada del Interviú en defensa de la restauración y limpieza de las vidrieras de las catedrales góticas afectadas por la polución ambiental. “Estoy para lo que necesiten", dice en la entrevista. Belén Esteban enseña las tetas en la portada del Interviú en defensa de los delfines que mueren inocentemente en la pesca del atún, de las foquitas que sucumben a garrotazos para ser desolladas y hacer abrigos con sus blancas pieles, de los ositos panda a los que les duele la tripita porque unos desalmados traficantes de marfil han rociado el bambú con pesticidas organoclorados, y de las mamás koalas que se resbalan al trepar a los eucaliptos cuando van a comer para poder alimentar a los dulces koalititos de mirada triste que van abrazaditos a sus tiernas espaldas con sus manitas diminutas y sus bracitos rechonchos. “Estoy para lo que necesiten", dice en la entrevista.

Estas pueden ser, si una avalancha de jamelgas concursantes de “Gran hermano” en cueros no lo remedia, las próximas portadas que realizará la Esteban colocándose al frente de cualquier iniciativa (como acaba de hacer con el Día del Orgullo Gay) con tal de conseguir protagonismo mediático y mantener en movimiento el perpetuum mobile en que se ha convertido esa vacía vida con la que da de comer a Andreíta, Jorge Javier Vázquez, Telecinco y la mitad de Mediaset. Colectivos de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales se han desvinculado de esta iniciativa tan oportunista y tan vil. Menos mal. Corrían el peligro de estropear su fiesta y acabar celebrando el Día del Bochorno Gay.

29 junio 2012

QUE SE MUERAN LAS GUAPAS

Lo peor de la campaña tuitera contra Sara Carbonero ¿es el tufillo machista rancio que desprende, o es que la mayoría de los internautas no ponga una coma entre el vocativo y el nombre cuando terminan sus chistes con la frase “gracias Sara”? Me muevo en un terreno sensible y resbaladizo. Algunos lectores considerarán que reírse de Carbonero no solamente no es machista, sino que es la mínima venganza que cabe aplicar al machismo que supone el evidente trato de favor que ciertas mujeres que destacan por su belleza consiguen en los medios de comunicación, -incluso en los informativos-. Otros lectores ni siquiera habrán entendido a qué me estoy refiriendo con eso de las comas, los nombres y los vocativos, -¿qué pasa, cuál es el problema de escribir “te veo cansado Carlos Julio”, “cariño envíame un sms anda” o “gracias Sara”?-.

Y en mi humilde opinión, -que, por cierto, es la correcta-, ambas posturas se equivocan. En primer lugar, la mismísima esencia ontológica de la labor del comentarista deportivo durante la retransmisión de los partidos consiste en hablar y hablar sin decir absolutamente nada, y en esa misión las intervenciones de Carbonero son tan buenas o tan malas como las de cualquiera. Atacar con tal saña a Sara por su evidente belleza sólo puede estar motivado por el desprecio o el resentimiento, emociones ambas de origen retorcido y vecinas de los sexismos que practican tan frecuentemente los hombres y las mujeres. Y en segundo lugar, la sintaxis es el armazón básico del pensamiento. Más allá de las faltas de ortografía, -que “sólo” indican el nivel de lecturas que realiza el individuo-, la lógica de las ideas se apoya en el orden de las palabras y los signos de puntuación. Que el uso de estos elementos no esté automatizado indica cuán excepcional es que el autor del tuit se ponga a pensar y la falta de distinción que éste hace entre el lenguaje escrito y el lenguaje hablado transcrito. ¿Es más grave pedir que se mueran las guapas o escribirlo mal? ¿O son dos manifestaciones del mismo problema?

28 junio 2012

SÍNDROME DE LA SEGUNDA TEMPORADA


“Juego de tronos”, con sus ciento noventa y siete personajes, sus treinta y nueve localizaciones, con su minuciosísima, solidísima y lentísima narración, es una serie pensada para durar entre cincuenta y sesenta temporadas. Muchos jóvenes están empezando a verla en su primera adolescencia, y es previsible que la glosa de lo acaecido en Desembarco del Rey, en Invernalia, en el sitio ése por donde anda la de los dragones, en el Muro, en el Más Allá del Muro y en el Más Allá del Más Allá del Muro, les acompañe durante el resto de su vida. Pero “Homeland”... “Homeland”, la mejor serie de trama única de los últimos años, cinco personajes, una localización, un argumento frenético y tenso que desde el primer capítulo te arroja a un precipicio cuyo fondo está a la vista... carajo, es obvio que “Homeland” estaba pensado para durar una sola temporada y cerrar herméticamente la historia de Carrie Mathison y Nicholas Brody en el capítulo que FOX emitió esta semana y que todos seguimos mordiéndonos las uñas de los pies.

Pero no. El mundo de las tramas de las series de televisión también está gobernado por los mercados. Se denomina “síndrome de la segunda temporada” al alargamiento artificial que sufren series de trama única pensadas para una única temporada cuando su éxito de audiencia obliga a reescribir los momentos finales del último capítulo para que el argumento quede abierto y se puedan seguir rodando indefinidas nuevas temporadas con un marcadísimo descenso en su nivel de calidad. Le ocurrió a “Prision break”, cuya T1 fue memorable y cuyas temporadas posteriores daban risa. Le ocurrió a “Damages”, que aunque sigue aguantando dignamente el síndrome de la segunda temporada nunca se ha acercado ni de lejos a la perfección del guión de su T1. Y le va a ocurrir a “Homeland”. Tendremos que esperar al otoño para confirmarlo, pero el nuevo precipio que se abre cuando creíamos llegar al fondo del primero tiene pinta de acabar llegando a Desembarco del Rey. Y, leches, Joffrey Baratheon es mucho menos interesante que Abu Nazir.

27 junio 2012

FELICIDADES, TELECINCO


Hay que volver a felicitar a Telecinco. El lunes por la noche ha mejorado su programación con el estreno de “Todo el mundo es bueno”. Es un programa rematadamente pesado, malo, repetitivo, friki, aburrido y, discúlpenme si recurro a términos demasiado ofensivos en un artículo para todos los públicos, es un programa veraniego, que es de lo peores cosas que se pueden decir de un espacio televisivo. Y mira que no tiene piscinas, chicas en biquini ni a la vaquilla Rapidilla que te embiste si te pilla, pero es un programa veraniego como la copa de un pino. Y si hay que decirlo, pues se dice.

Felicidades a Telecinco porque después de tantos años descendiendo a los sótanos de la naturaleza humana, escarbando en lo más lúgubre, hundiéndose en el lodo, ha mejorado volviendo a los niveles de sordidez de hace 15 años, cuando la tele ya estaba mal pero no tanto. En 1997 la por entonces “cadena amiga” puso al padre Apeles a presentar un programa en el que una retahíla de frikis subía al escenario, hacía su numerito y una pantalla que descendía del techo lo tapaba a medida que el público apretaba un mando a distancia si se aburría. “Cita con Apeles” duró mes y medio. Fue la cima de la carrera televisiva de aquel clérigo con alzacuellos y verbo afilado que ahora interpreta el papel de juguete roto, que hace unos meses visitó “La noria” hablando de su falta de dinero, de su falta de trabajo y de su falta de ganas de vivir, que mendigó una silla de contertulio de algún programa, y que ahora está ingresado de urgencia en un hospital de Barcelona por una ingesta de fármacos.

Felicidades a Telecinco y mucho éxito para José Corbacho y Pilar Rubio, presentadores de esta “Cita con Apeles 2.0”. Su programa es una birria, pero la cosa está mu malica y el trabajo es el trabajo. Peor es pedir o suspirar por una silla en un rincón de “Sálvame”.

26 junio 2012

GOL DE FRANCIA


Así habló David Bisbal tras bajar de la montaña: “No hay dos sin tres, no, no; no hay dos sin tres. Un, deux, trois, no es mi culpa que yo juegue más”. Las palabras del visionario de los rizos de oro resultaron proféticas. Camino de la meta del “no hay dos sin tres” España coronó la cima del “No hay ninguna sin una” ganando por primera vez en partido oficial a Francia. “An-dé-tguá, no es mi culpa que yo juegue más”. Gol y gol. Toma y toma.

Desde la tele francesa, los guiñoles franceses habían echado leña francesa al fuego español. Como nosotros no tenemos muñecos de látex para defendernos, tuvieron que contestar los auténticos Iniesta (“Esperemos que el sábado no puedan seguir haciendo guiñoles”) y Casillas (“Queridos franceses, el sábado iremos los de carne y hueso. Sed puntuales. Saludos, Íker”). Por su parte, Dani Martínez, presentador de “Otra movida” (Neox) gastó una broma antes del partido a la embajada Francesa en Madrid haciéndose pasar por Emilio Butragueño, supuesto miembro de la Federación Española de Fútbol (“Si vosotros no hacéis bromas con los guiñoles, nosotros no hablamos de los camiones de fresas que tirabais”).

Y, sin embargo, qué triste es el resultado que obtenemos después de medirnos con nuestros vecinos del norte. El anterior presidente francés, monsieur Sarkozy, había instaurado que el presidente de la televisión pública lo designaba el Gobierno. Ahora, la actual ministra francesa de cultura anuncia un cambio y dice que será nombrado por el Consejo Superior del Audiovisual, designado por el Parlamento. En España estamos recorriendo el mismo camino, pero en sentido contrario. Hagan estos días el esfuerzo de ver los informativos antes de que empiecen a hablar de la Eurocopa y disfruten, si pueden, del gol por la escuadra que le meten a España. Gol. Toma.

25 junio 2012

MARTE UNO, TIERRA CERO


Un compatriota de los inventores de la franquicia “Gran Hermano” quiere ganar al sprint la carrera espacial. Cuidadín con él. El holandés Bas Lansdorp pretende llegar a Marte antes que la NASA y lo vamos a pagar todos. Se acabó el tiempo de los grandes aventureros, de los exploradores románticos, de los desafíos imposibles en torno a un sistema económico, a un país, a una bandera. Seremos los espectadores los que sufraguemos el gasto con tal de ver el espectáculo en directo, porque la carrera espacial se convertirá en un “Gran hermano” planetario. Para resultar rentable deberá ser emitido por cadenas de Televisión de toda la Tierra que amorticen con publicidad y audiencia la inversión de las empresas patrocinadoras. Será imposible escapar de semejante avalancha, así que sí: lo vamos a pagar.

Por aquí Mercedes Milá sigue son su “GH” de andar por casa. Mientras Lansdorp presenta su proyecto Mars One (Marte Uno), Milá se apresura a anunciar su “GH 14” sin dejar que se enfríe el cadáver de la edición anterior. Marte Uno tiene que resolver innumerables problemas técnicos para entrenar durante 10 años a los participantes, llevarlos a Marte en 2023 y mantenerlos vivos allí para que puedan enviarnos sus crónicas marcianas. Ellos deberán protegerse de las radiaciones solares para sobrevivir y nosotros deberemos protegernos de las suyas. Mientras, “GH 14” tiene que seguir escarbando los rincones más oscuros del alma humana para reclutar otra remesa de concursantes frikis, vividores, trepas y narcisistas dispuestos a todo que dé suficiente juego. A ver dónde nos llevan entonces: estos días la justicia estudia si los 70.000 euros donados a Cruz Roja por un altruista de corazón generoso para concursar en la última edición de “GH” proceden de un botín de 120.000 euros obtenidos en un atraco.

Hay algo que la terrenal Milá puede aprender de marciano Lansdorp. Mars One llevará a los concursantes a Marte, pero no volverá a traerlos. “GH” los usa y luego los deja por ahí sueltos. Marte Uno, Tierra Cero.

24 junio 2012

PARTO REAL


Ahí está los viernes por la noche para quien quiera verlo: se llama “Baby Boom”, se emite por laSexta y muestra partos reales. Los partos y sus circunstancias: el personal médico, la madre, el padre, los abuelos, el personal sanitario, los preparativos, la espera, los nervios, los contratiempos, lágrimas, besos y suspiros. Partos cortos y largos. Partos de españoles y de inmigrantes. Partos tranquilos y con susto. Dicen que la muerte nos iguala a todos. ¿Nos iguala también el nacimiento?

En la Edad Media, para evitar los problemas de reconocimiento y la consiguiente deslegitimación de los nacimientos reales, la Corte castellana de los Trastámara (s. XIV) recurrió a una curiosa ceremonia: la reina debía dar a luz en público. Isabel la Católica parió a sus hijos ante nobles, caballeros y regidores, cubriendo por pudor su rostro con un velo. La emperatriz Isabel, esposa de Carlos I, además mandó atenuar las luces de los candelabros de la estancia. La costumbre fue a menos con los Habsburgo, limitándose los insignes testigos elegidos para tan fin a permanecer en las salas contiguas. Los franceses Borbones trajeron con ellos, además de sus genes, sus costumbres versallescas. Para legitimarse, volvieron a dar máxima importancia al nacimiento y posterior presentación en la Corte de príncipes e infantes, lo que a su vez dependía de la legitimidad de los testigos. Hoy nuestra Constitución habla del pueblo soberano, así que bien podría articularse un sistema tecnológico de visión a distancia que permitiera al pueblo asistir a los partos reales, eso sí, con velo de pudor en el rostro de la parturienta y candelabros atenuados. Mira qué casualidad, la tele podría servir a ese noble fin.

Vale, un “Baby Boom Real” sería humillante, pero el parto público no es más que una tradición trasnochada afortunadamente perdida que resulta coherente con una tradición trasnochada que sorprendentemente aún se mantiene.

23 junio 2012

NÚMEROS IMPOSIBLES, CONTINGENTES Y NECESARIOS


Un informativo que no distingue entre números imposibles, contingentes y necesarios no es un buen informativo. A los libros de matemáticas les pasa lo mismo. Un libro de matemáticas que no distingue entre números pares e impares no es un buen libro de matemáticas. O si no distingue entre números reales e imaginarios, racionales e irracionales, enteros y fraccionarios. Hay cosas básicas que hay que explicar antes de empezar a hablar si queremos que se entienda lo que viene después.

Así que por mucho que tenga que contar un libro de matemáticas sobre el fascinante mundo de los números primos, tiene que apañárselas primero para explicar lo básico: es primo aquel número natural distinto de uno que solo es divisible por sí mismo y por la unidad. Pues que tomen nota en “Antena 3 noticias”. Antes de que soltar esas cifras mareantes que habitualmente acompañan a las palabras “rescate”, “Bankia”, “financiero” o “Europa”, Matías Prats debería explicar que se trata de números necesarios, o sea, de cifras que, nos pongamos como nos pongamos, vamos a tener que pagar entre todos. Después, una señal acústica avisará cada vez que un ministro español, un comisario europeo o un político alemán pronuncie un número necesario. De este modo, alcanzaremos instantáneamente la certeza matemática de que no hay un euro disponible pero esa cantidad aparecerá mágicamente gracias a un simpático truco en el que intervienen nuestros bolsillos.

El número necesario se opone a un viejo conocido, el número imposible: aquel que en las noticias acompaña las palabras “hambre”, “educación”, “pobreza” o “sanidad”, e indica cantidades nunca disponibles por mucho dinero que haya. El “Telediario” lleva años hablando de números imposibles, pero como Ana Blanco lo marca con un golpe de melena, puede pasar desapercibido. Los números contingentes están en medio. No salen en los telediarios porque indican lo que usted y yo podemos comprar si tenemos dinero y si no, nos aguantamos.

22 junio 2012

HASTA PRONTO, HOUSE

No, “House” no terminó ayer en Cuatro. Qué va. Nos han estado vendiendo durante semanas la promoción del final de “House”. Han colocado anuncios permanentes en la esquina superior derecha de la pantalla referentes a la emisión del último capítulo. Ha sido noticia en la prensa y hashtag en twitter. Pero no es verdad. Una de cada cien series que se realizan dan tan precisamente en el clavo de lo que está ocurriendo en la sociedad del momento que adquieren mágicamente el don de la inmortalidad. No me refiero a la avalancha de reposiciones y requeteposiciones de cada uno de los 177 capítulos que nos espera en las cadenas generalistas y especializadas. Tampoco me refiero a la tentadora oferta de dvds que nos va a estar acechando en cada comercio del ramo. Me refiero a algo más abstracto: el personaje de Gregory House, -gracias a la extraordinaria labor del actor Hugh Laurie y a la más que extraordinaria labor de los guionistas de las cuatro primeras temporadas-, supone la cumbre definitiva del personaje tantas veces ensayado del perdedor heroico. Esa mezcla exacta de amargura y genialidad, de hostilidad contra los demás y contra uno mismo, de miserias personales y honradez radical, ese individualismo brutal, esa brutal falta de empatía, esa incapacidad brutal para establecer relaciones personales sanas, define tan bien el arquetipo propio del héroe de comienzos del siglo XXI que hace que “House” vaya a seguir presente en el imaginario colectivo indefinidamente.


“House” no terminó ayer en Cuatro. Como la vida en el budismo, lo vamos a estar viendo aparecer constantemente con otras formas a partir de ahora. Incluso estando televisivamente vivo ya floreció en el Sherlock Holmes de la BBC y en el Sheldon Cooper de “Big Bang”. Nos esperan decenas de Gregorys House en los personajes futuros, no importa cómo se llamen, cuál sea su trabajo o el género televisivo de las nueva serie. Hasta pronto, House, seguiremos admirando tus defectos sin importarnos las nuevas caras y las nuevas voces con las que te veremos.

21 junio 2012

RECOGIDA DE BASURAS



Un momento... la propuesta de la alcaldesa de Madrid de abaratar costes en el servicio de limpieza haciendo que la basura no se recoja a diario ¿se aplicaría también a la telebasura? ¿En verdad conoce Ana Botella lo mal que pueden llegar a oler los programas de prensa rosa cuando se dejan 24 o 48 horas expuestos al aire en contenedores, ahora que llega el verano y las temperaturas altas y la salmonella y los mosquitos y las galas refrescantes repletas de gente en bañador siendo obligatoriamente felices? Todos los días, muy al final de la jornada, pasa el camión de la telebasura por todas las cadenas para recoger los desperdicios producidos. A la puerta de los canales se acumulan bolsas con las cáscaras de “Sálvame”, los tubos centrales de cartón de “El gato al agua”, las raspas de “Perdidos en la tribu o en la ciudad o donde me importa tres huevos sea”, los tampones sangrientos de “Más allá de la vida”, y los operarios de limpieza embuten ese material irreciclable en sus vehículos y lo retiran inmediatamente del espacio radioeléctrico. Gracias a eso se pueden realizar “La mañana de La 1” o “Espejo público” a la mañana siguiente sin que sus presentadoras lleven pinzas en la nariz.

Mismamente, sin ir más lejos, ¿qué habría pasado si, debido a recortes presupuestarios, no se hubiera recogido la basura de la última “Entrevista a la carta” de Julia Otero a Ana García Obregón? ¿Alguien puede estimar las consecuencias de dejar pudrirse al sol esas preguntas que fingían ser afiladas y tenían la dureza de la silicona, esas respuestas happychiripitifláuticas sólo comprensibles por los alienígenas cohabitantes de La Moraleja? ¿Podría haber entrevistado Ana Pastor en “Los desayunos de TVE” al obispo de Barcelona este miércoles teniendo en el plató de al lado el tufo de las imágenes mohosas de Otero y Obregón? De verdad, Botella, no sólo no hay que reducir la recogida de telebasura, sino que deberías plantearte hacer que tu servicio de limpieza trabaje en dos turnos al día. Al menos recogiendo los informativos de Telemadrid.

20 junio 2012

VIDA RARA



Hay dos formas de enfocar el estudio de la naturaleza a través de la televisión. Una de ellas explicaría los principios básicos que gobiernan el comportamiento animal, la alimentación, el apareamiento, la reproducción, todo lo que rodea el mundo evolutivo de las especies. Otra forma destacaría las aparentes excepciones a las normas generales, la casuística más llamativa, los fenómenos más espectaculares que pueden dejar más boquiabierto a un espectador. Es obvio: desde hace décadas los documentales de naturaleza de la BBC, -léase, los mejores documentales de naturaleza del mundo a milenios luz de los que estén en segunda posición-, han optado por la segunda posibilidad por elementales razones de audiencia. Anteayer, mismamente, Odisea inició la emisión diaria de “Life”, la última superseriedocumentalquenotepuedesperder de la cadena pública británica. Años de trabajo, miles de horas de rodaje con cámaras de altísima definición, varias vueltas al mundo para rodar un insecto en particular o el comportamiento concreto de un determinado banco de peces, a disposición de la audiencia durante la sobremesa.
 
Y no seré yo, vive Dios, el que se pierda un sólo minuto de tal producción televisiva ni el que no recomiende fervorosamente a todo el mundo que busque formas alternativas de humedecer sus córneas para poder pasar una hora sin papadear. Pero tampoco quiero callarme ese ligero comecome, esa desazón sorda que aparece cuando la fascinación por las imágenes vistas se desinfla y deja el poso de la visión de la naturaleza como un conjunto de curiosidades deslabazadas, como un inventario de casuística sorprendente carente de reglas generales que tiene lugar en un universo sólo gobernado por el capricho y las anomalías. “Life” (“Vida”) es un título demasiado pesimista para una excepcional colección de extravagantes comportamientos animales. “Vida rara” sería un título más adecuado, aunque, claro, siempre cabría el peligro de que los espectadores lo confundiéramos con “Sálvame”, que también comienza a esa hora en Telecinco.

19 junio 2012

EL VIAJE A TODAS LAS PARTES

No entiendo muy bien el concepto de “ciclo de cine de viajes” que nos ofrece la dignísima La Sexta 3 durante el mes de junio. No lo entiendo, digo, porque no hay cine que no sea de viajes. No hay película que no te lleve a algún sitio en el que no has estado, geográficamente cercano o lejano, emocionalmente próximo o muy muy muy distante. Anteayer, mismamente, TCM se marcó una noche de cine de viajes programando a bocajarro, una detrás de la otra, “El resplandor” de Stanley Kubrick y “El apartamento” de Billy Wilder. “El resplandor” no es una película de viajes, pero es una fascionante road movie que en vez de retratar carreteras de asfalto se mueve por los agujeros negros de los sueños, los suelos iluminados y la locura de Jack Nicholson, Stephen King y, claro, el propio Kubrick. “El apartamento” tampoco es una película de viajes, es sencillamente el más delicioso paseo por el alma aristotélica de dos buenas personas sencillas que jamás se haya filmado.

Pero no importa. A pesar de que el cine es siempre el viaje a todas las partes, La Sexta 3 ofrecerá todos los jueves de estas semanas películas que se distinguen de las demás por tratar sobre viajes: “En un lugar de África”, “Hawai”, “Arenas de muerte”, “El Dorado” (¡yuhu!), “La Misión” (¡yuhu, yuhu!), “El último valle”, “Pasaje a la India” (‘¡yuhu, yuhu, yuhu!”), “Las cuatro plumas” (¡yuhuuuuuuu!). Cine sobre cine, cine sobre viajes, viajes sobre viajes. La serie “Bones” está inspirada en la obra de una antropóloga forense real, y en su última temporada una de sus tramas cuenta que una productora de cine se interesa por el trabajo de Temperance Brennan para rodar una película. Aparece una actriz para interpretar un personaje basado en Brennan, que es un personaje basado en la forense real Kathy Reichs. “A donde quiera que estés yendo, ya estás ahí”, asegura, -con razón-, Jon Kabat-Zinn. Todos los jueves, la principal agencia de viajes del siglo XX y XXI se va a dedicar específicamente a llevarnos de viaje.

18 junio 2012

MIL TELECINCAZOS

“Mujeres y hombres y viceversa” es un programazo. Nadie lo puede dudar. En español el sufijo “-azo” se utiliza para formar el aumentativo de muchos sustantivos, -“cochazo”, “perrazo”, “discazo”-, pero su significado también indica en ocasiones un golpe dado con el objeto que está en la raíz de la palabra. Un cabezazo no es una cabeza grande sino un golpe dado con la cabeza. Un almohadillazo no es una almohada muy grande sino un golpe dado con una almohada. Incluso en Méxijo se permite utilizar el sufijo “-azo” para referirse a un golpe sufrido por la base de la palabra, y así un accidente de avión es llamado “avionazo” en el país centroamericano, -la de cosas que se aprenden escuchando a Álex Grijelmo en Radio Nacional de España-. Repito la frase con la que comenzaba esta columna: “Mujeres y hombres y viceversa” es un programazo.

Y este programazo acaba de cumplir mil emisiones. Mil programazos. Pero no mil grandes programas, sino mil golpes propinados con el dating show sobre España. Mil días en los que Telecinco ha cogido hora y media de programación y ha pegado con ella en la cabeza a todos los ciudadanos de este país. Pretendemos vivir en una sociedad en donde las relaciones humanas no se cimienten en la mala educación, la decortización cerebral, las prótesis mamarias, la apología de la idiocia, el departamento de peluquería, el egocentrismo más narcisista, el dimorfismo sexual extremo, la pobreza léxica, la utilización instrumental de las demás personas, la objetualización del cuerpo, la siliconización de la intimidad y el uso de “golfa” como muletilla; y cinco veces por semana llega Telecinco y pega un programazo sobre esas intenciones. Un pipiestradazo. Un miriamsanchazo. Un emmagarciazo.

Seguirán haciendo programazos. Mil más. Hasta conseguir vencernos por desesperación o por vejez. Vean hoy “Mujeres y hombres y viceversa” por la mañana y el Croacia-España por la tarde. A ver si la Roja repite un partidazo como el que hizo el otro día contra Irlanda.

17 junio 2012

BIG BANG MARATÓN

Las palabras son elásticas, cambian su significado, dejan que la Historia las reinvente una y otra vez. Las ojivas de las catedrales góticas se convierten las ojivas de los proyectiles nucleares. El retrete como sinónimo de retirada y retraimiento pasa a ser el lugar en el que las personas se apartan de las demás para hacer sus necesidades higiénicas. En el año 490 a.C. las tropas del imperio persa llegaron hasta la llanura de Maratón, en la costa noreste del Ática, en sus avances invasores sobre Grecia. Allí se encontraron con la resistencia de los atenienses que, ayudados por las fuerzas de la ciudad de Platea, plantaron cara a los persas. A pesar de la inferioridad numérica de las fuerzas griegas, los hoplitas dirigidos por Milcíades consiguieron detener y derrotar al ejército de Darío I. Tan sorprendente e importante fue la victoria que uno de los soldados de Atenas, llamado Filípides, rápidamente buscó en su campamento militar el lugar en donde se recibía una mejor conexión wi-fi, y comenzó a ver sin parar capítulos de “Big bang theory”. Aunque las fuentes historiográficas más rigurosas no pueden confirmarlo, se dice que se vio de un tirón toda la quinta temporada, que disfrutó riéndose como un soldado que acabara de ganar una batalla del compromiso entre Bernadette y Wolowitz y los preparativos de su boda, del reencuentro y el renoviazgo de la maravillosa Penny y Leonard, de la imposible relación sin intercambio de fluidos entre el doctor Sheldon Lee Cooper y la doctora Amy Farraw Fowler. Después de contemplar el capítulo final con la boda espacial de Howard y Bernadette, Filípides se acercó dando un tranquilo paseo hasta Atenas para comunicar la victoria de los griegos.

Por eso, desde entonces, cada vez que TNT emite doce, catorce, dieciséis capítulos seguidos de “Big Bang” llama “maratón” a esa sucesión de episodios. Lo hizo anteayer, y fue uno de los momentos más felices de la televisión reciente. Por extensión semántica, también se llaman “maratones” a las carreras de atletismo que cubren la distancia entre Maratón y Atenas.

16 junio 2012

MANIFIESTO DEL 16 DE JUNIO

Es necesario que la televisión pública cree un espacio en el que se explique Economía a los ciudadanos. Partiendo de cero. De la misma manera que la televisión pública tiene programas en donde se dan consejos de salud, asesoramiento para encontrar trabajo o trucos de cocina. En este momento de la historia de nuestro país es imprescindible que la gente pueda tener una formación económica media que le permita entender lo que está ocurriendo en España y en los países de nuestro entorno. Parte de la culpa de nuestra situación crítica la tiene el hecho de que todo está ocurriendo sin que la ciudadanía comprenda nada, aislada de tener una conciencia real de la crisis económica por el muro que supone una terminología críptica y esotérica cuyo significado sólo se entiende a medias, y cuyas dinámicas y procesos no sólo no se entienden en absoluto sino que están revestidos por una aureola de ininteligibilidad esencial que beneficia mucho a los que toman las decisiones y les impide ser responsabilizados de sus errores. La alternativa a tanta oscuridad son soflamas facebookeras de naturaleza puramente emocional. Igual que en su día hizo falta que los ciudadanos nos informáramos sobre las formas de detener la expansión del sida o sobre el reciclado de nuestras basuras, ahora hace falta que sepamos de Economía. Así de simple. Y el Estado tiene un medio a su alcance para conseguirlo: se llama “televisión pública”.
Y como la Economía es una disciplina mediada por presupuestos ideológicos y políticos, estas “Lecciones de Economía” deberán recoger la variedad de tales orientaciones. Una persona radicalmente liberal, otra radicalmente socialdemócrata y otra radicalmente anticapitalista, explicando por separado conceptos económicos, -desde los más e-le-men-ta-les hasta otros más complejos-, y debatiendo posteriormente sobre ellos. En este momento cualquier solución pasa por informarnos sobre lo que nos están haciendo. Las cosas sólo empezarán a mejorar cuando los votantes podamos decir algo más que “no entiendo nada” al charlar entre nosotros sobre estos temas.

15 junio 2012

VOCACIÓN

Adivinis adivinanza: además del hecho en sí de que terminara “Gran hermano 12+1: La Re-Vuelta”, -ese engendro que se sacó Telecinco del intestino grueso para rellenar programación mientras llegaba el fútbol europeo-, ¿qué otra gran alegría nos deparó el rebaño que pastorea Mercedes Milá haciendo con él lo que le sale del bolo? ¿No cae? Venga, le repito la pista: se trata de una “adivinis adivinanza”. ¿Lo ve ahora? “Adivinis” viene de “a divinis”. Ay, que me mondo y lirondo. En efecto, se trata de que entre los concursantes repescados por “La Re-Vuelta” no estuvo aquel sacerdote que fue “suspendido a divinis” de sus funciones por desobedecer una orden expresa de su Provincial y participar en “Gran hermano 12+1”. ¡Y no estuvo porque no quiso estar!


Siempre es hermoso que una persona adulta reencuentre su camino y se deje de esas chiquilladas narcisistas con las que se entretienen los ociosos de la casa de Guadalix de la Sierra. Lo curioso de este caso es que el Espíritu Santo volviera a soplar su Gracia Santificante con fuerza sobre este concursante reavivando su vocación sacerdotal justo cuando ya había sido expulsado de “Gran hermano 12+1”, no había sido repescado, no había sido elegido como “finalista más 1” y había quedado claro que ni contaba con el favor del público ni se le veía futuro como contertulio en Telecinco. Hay que ver qué travieso es el Espíritu Santo y qué puntería tiene esta persona divina cuando quiere jugar un, dos, tres, al escondite inglés con las personas humanas.

Así que el señor cura comprendió que la mies es mucha, renunció a seguir colaborando con Lucifer y volvió a su rebaño de pastores de rebaños. Funcionó la sanción que se le impuso con el fin de suscitar en él “un deseo sincero de cambio y de conversión”. Y, de regalo, evitó que se convirtiera en una versión motera de aquel padre Apeles que sirvió para presentar en sociedad a una tal Yola Berrocal que no conocía nadie, pero tenía vocación de famosa.

14 junio 2012

YIPIKAIYEI

Últimamente los psicólogos andan insistiendo en el tema de las fortalezas personales. Parece ser fundamental para el adecuado funcionamiento del psiquismo que todos sepamos identificar cuáles son los aspectos de la vida en los que nos desempeñamos particularmente bien. Cierto es que todos tenemos defectos que provocan sufrimiento en nosotros y en los demás, pero hasta la persona más deteriorada posee aspectos positivos y fortalezas con cuyo desarrollo puede superar sus más enrevesados laberintos vitales. Yo, mismamente, no destaco por la abundancia de mis virtudes, pero tras una ardua labor de reflexión he descubierto una competencia para la que me siento particularmente bien preparado y en la que creo que sería difícil encontrar a alguien que me supere: mi asombrosa capacidad para ver ilimitadas veces “La jungla de cristal 3”.

No importa cuál sea la cadena, el horario o los programas que compitan en otros canales con el duelo entre Bruce Willis y Jeremy Irons. Si en alguna frecuencia de la televisión española se está emitiendo “La jungla de cristal 3” yo estaré sentado en un sofá a pocos metros de un televisor feliz como un amanecer de primavera. La última vez fue el lunes en Antena 3, y eso que simultáneamente Julia Otero charlaba con Serrat y con Sabina en La 1. Pero me llena de orgullo y satisfacción mi incapacidad para cansarme de ver a John McLane cruzar todo el sur de Manhattan en veinte minutos, entrar en un ascensor con cuatro secuaces de Simon Gruber y quedar sólo él vivo cinco pisos más arriba, o salir propulsado treinta metros desde un tubo de ventilación de un túnel cuando a éste lo inunda una presa cercana. No sé vender un país y después irme a ver un partido de fútbol a cinco mil kilómetros de distancia, hacerme treinta viajes de lujo con mi amante pagados por el Estado o arruinar un banco y obtener por ello una indemnización millonaria, pero puedo decir “yipikaiyei, hijo de puta” mejor que nadie. Ahora la clave está en cómo utilizo esto para resolver mis problemas personales.

13 junio 2012

SÓLO QUIERO HACER CAJA CONTIGO


No quiero ni sorteos ni concursos de participación ciudadana en TVE. No quiero mandar mensajes SMS ni llamar a un número de teléfono que aparece sobreimpresionado en pantalla para ganar un premio espectavilloso y maracular. No quiero ver el coste de los mensajes y las llamadas desfilando ante mis narices como letra que lleva el diablo mientras un presentador jovial o una presentadora sonriente o una parejita encantadora me miran a los ojos con cara de ser mis mejores amigos.

No es fácil aumentar los ingresos en tiempos revueltos. TVE no puede volver a los anuncios ahora que nos hemos acostumbrado a lo bueno, pero salta a la vista que le está dando vueltas al asunto y puede pasar cualquier cosa. Y si la programación entera tiene que estar patrocinada por Movifrío y Campostar, pues que lo esté. Y si para aumentar la venta de merchandising “Jara y sedal” tiene que poner a la venta libros de recetas y “Cuéntame cómo pasó” tiene que publicar una revista semanal de punto de cruz, pues que lo hagan. Y si para darnos las isobaras los del tiempo tienen que recordarnos qué empresa petrolera es la propietaria de las siete notas que inocentemente continúan usando como sintonía, pues que lo recuerden. Pero que no se líen a organizar concursos tontos con preguntas chorras para recaudar dinero. Fue triste cuando lo hacía “Noche de fiesta” con los modelos en ropa interior, fue triste cuando lo hacía “Saber y ganar” preguntando idioteces y volvió a ser triste estos días atrás cuando volvieron a hacerlo utilizando como pretexto el 75 aniversario de RNE.

No presté ninguna atención a cuáles eran los 30 sonidos preseleccionados para resumir estos 75 años de historia. No sé cuántos llamaron y mandaron mensajes, ni quién ganó los premios, ni cuál resultó ser el sonido ganador. Solo quiero saber que TVE ha decidido no volver a traicionar sus principios de servicio público y no recurrirá más a sorteos ni concursos de participación ciudadana para hacer caja.

12 junio 2012

ÉVOLE NO TOMA CICUTA


Noticia de alcance: un año más, Jordi Évole no ha sido hostiado. En efecto, el domingo por la noche laSexta emitió la última entrega de “Salvados” de la temporada y Évole se ha vuelto a ir de rositas a su casa sin que nadie le parta la cara, le amenace de muerte o, siquiera, le llame feo feísimo. Faltaba ver esta última entrega para comprobar que la estrategia televisiva de “El Follonero” seguía funcionando y le permitía abordar los asuntos más delicados y hacer las preguntas más incómodas y comprometedoras sin que lo pagara su integridad física.

Lo sorprendente es que Évole no es un bufón ni un cómico. Sabido es que a los bufones y a los cómicos se les permite que, desde su locura o desde su histrionismo y desenfado, digan cualquier barbaridad porque no les va a pasar nada. ¿Cómo lo hace, entonces, Évole para meterse en camisas de once varas y salir airoso de un berenjenal tras otros? ¿Es una versión 2.0 de un Sócrates mediático que recorre las calles, se mete en todos los saraos, interroga a todo el mundo poniendo cara de no haber roto nunca un plato, compromete con sus preguntas, anima el cotarro y cuando se marcha nos deja a todos con la impresión de que ha hecho hablar a sus interlocutores más de lo que tenían previsto y nos ha hecho a todos un poco más sabios?

Comparar a Évole con Sócrates es excesivo, pero lo más parecido a aquel “Tábano de Atenas” que tenemos en la televisión de hoy es “El Follonero”. Évole ha sobrevivido a un año más sin haber sido hostiado y sus crecientes índices de audiencia nos hacen suponer que volverá a recorrer el ágora televisiva la próxima temporada. Esperemos que sea pronto. Sócrates fue condenado a muerte por Atenas y murió bebiendo cicuta en el 399 antes de nuestra era. Por muy mal que estén hoy las cosas, algo hemos mejorado en los últimos siglos.

11 junio 2012

PRECAUCIÓN, AMIGO RESTAURADOR



Con lo mal que están las cosas y La 1 osa estrenar un nuevo programa de cocina. Se llama “Cocina con Sergio”, se emite los fines de semana a las dos de la tarde y, estando la peña como está -a la que salta-, comete la imprudencia de poner a Sergio Fernández  a jugar con fuego. Y no se trata de un juego de palabras. El pizpireto cocinillas de “La Mañana de La 1” jugó con fuego pelando, cortando, triturando, mezclando, friendo y horneando bacalao, langostinos, pimientos, ajos, patatas, nata, tomate, coliflor o cordero. ¡Insensato!

¿Está Sergio seguro de que no hay ningún pueblo en la Tierra para el que el langostino no es un dios? ¿Se aseguró de que no hay ningún tótem entre los algonquinos, aleutianos o kwakiutl (que menudo genio gastan) en el que tallan la cabeza de un bacalao sagrado? ¿Sabe si quedan mesoamericanos recalcitrantes para los que el tomate y el pimiento deben ser tomados exclusivamente como parte de un rito iniciático tras una purificación que incluye ungirse con sangre humana? ¿Cocinó la nata en un recipiente en el que nunca se cocinó carne del animal del que procede la leche para no ofender las estrictas normas de algún judío ultraortodoxo? ¿Queda algún inca adorando la patata? ¿Y el cordero? ¿Era suficientemente halal y kosher a la vez?

Lo sabremos cuando el canal internacional de TVE emita el programa, igual que nos enteramos de lo mal que le pareció al Centro de Estudios Jurídicos Tomás Moro el vídeo “Cristofagia” que hizo Javier Krahe… cuando lo emitió Canal+ 25 años después. TVE debería facilitar a Sergio un listado exhaustivo de los sentimientos religiosos que hay en el mundo para respetarlos todos como se merecen, otro de los centros de estudios jurídicos ociosos que pululan por ahí para saber a qué atenerse y asistencia jurídica por si las cosas se ponen feas. Precaución, amigo restaurador, la receta es peligrosa.

10 junio 2012

LAS FUENTES DEL MISSISSIPPI

This is the story of how we began to remember. La época dorada de los grandes exploradores llega a su cima con la figura de Richard Francis Burton, que a finales del siglo XIX realiza importantes avances en la localización de las fuentes del Nilo. Los orígenes de los ríos siempre han ejercido una particular fascinación para los aventureros, y más aun desde que la idea de “origen” se llenó de connotaciones de autenticidad y pureza. Hace 25 años otro explorador llamado Paul Simon realizó una expedición para descubrir las fuentes del río Mississippi. Tras investigar su geografía musical descubrió que en realidad este río nace en Sudáfrica y atraviesa el Atlántico como una corriente subacuática para reaparecer en Memphis, cruzar toda la ruta del blues y desembocar en el Estado de Louisiana convertido en un delta en el que tiene cabida toda la música de la serie “Treme”. Su prodigiosa expedición se publicó bajo el formato de un disco llamado “Graceland”, que inmediatamente fue reconocido como una de las obras musicales más decisivas de la segunda mitad del siglo XX. Canal+ estrenó esta semana “Under African skies”, el fascinante documental que narra el viaje de Paul Simon y el reencuentro con sus compañeros de expedición. ¿Tiene usted previsto ver “Under African skies” estos días?, avise a su familia de que no se asusten si oyen aullidos de placer provinientes de la salita de estar.

Albert Murray dijo: “Cuando ves tocar a un músico de jazz ves a un pionero, ves a un explorador, ves a un experimentador, ves a un científico, ves todas esas cosas porque es la encarnación del proceso creativo”. Murray fue impreciso en sus declaraciones; debería haber empezado la frase diciendo “cuando ves tocar a un músico de jazz y a Paul Simon...”. “Graceland” fue la demostración de las confusas barreras entre el arte, la ciencia y las peregrinaciones. El delta del Mississippi brilla como una guitarra National y, por razones que no puedo explicar, hay una parte de mí que quiere ver una y otra vez “Under African skies”.

09 junio 2012

PABLO

Nada más entrar en la consulta, el Psicoanalista de las Televisiones notó que Antena 3 había llegado a la terapia particularmente alterada. “Túmbese, ¿se encuentra bien?”. “No, doctor, estoy pasando un día espantoso, Me desperté empapada en sudor frío y completamente sobresaltada por la peor pesadilla de mi vida”. “¿Una pesadilla, la recuerda?”. “Claro”. “Cuéntemela”.

“Comenzaba ‘El Hormiguero’. Parecía un programa más. Salió Pablo Motos al plato y anunció: ‘hoy ha venido a divertirse a El Hormiguero... ¡Pablo Motos!’. Y Pablo Motos, otro Pablo Matos pero que era el mismo Pablo Motos, entra, saluda a Pablo Motos, se abrazan, miran al público. La cámara enfoca las gradas del programa y se ve a doscientos Pablo Motos, todos iguales, aplaudiendo. Pantalón oscuro, camisa blanca, cara naranja. Pablo Motos y Pablo Motos se sientan y comienza a charlar. Al poco, Pablo Motos dice: ‘Quisiera presentarte a las estrellas del programa: ¡Pablo Motos y Pablo Motos!’, y dos marionetas idénticas a Pablo Motos aparecen por una abertura de la mesa. A partir de ahí ya no lo recuerdo bien. Sé que los dos Pablo Motos humanos se colocaron en el centro del plató, y llegó Marron, que era Pablo Motos, y Jandro y Yunke, que eran Pablo Motos y Pablo Motos. Luego salió Luis Piedrahita, que era Pablo Motos. Y al final se anunció la aparición del Hombre de Negro. Entró alguien enfundado en una amplia gabardina negra con el pelo largo y negro. La cámara lo enfocaba desde atrás. Pero cuando se volvió era Pablo Motos, Pablo Motos con una peluca negra y ampliado en su volumen corporal mediante efectos digitales. Pablo Motos, el primero de todos, el que salió de presentador, reía y reía, y entonces me desperté gritando. ¿Qué quiere decir, doctor?”.

El Psicoanalista de las Televisiones no había dejado de tomar notas, pero no contestó. Antena 3 insistió: “dígame, doctor, ¿qué significa esta pesadilla?”. Ante la falta de respuesta se incorporó del diván, se giró y miró al médico. Éste empezó a reír con una risa humillante. Era Pablo Motos.

08 junio 2012

BUSCANDO A SARAH


En “Game Change” (Canal +), la película que disecciona el ascenso y caída de la gobernadora de Alaska y candidata a la vicepresidencia en las elecciones estadounidenses de 2008, Julianne Moore se parece tanto a Sarah Palin que no queda más remedio que ver la película al menos tres veces: la primera, para maravillarnos ante la transformación de Julianne Moore en Sarah Palin y de Ed Harris en el senador John McCain; la segunda, para entender parte de los engranajes de una campaña electoral en una democracia tan televisiva como la estadounidense; y la tercera, para regocijarnos en el fascinante juego de espejos que propone “Game Change”.

La transformación de Moore en Palin está a la altura de la mutación de Meryl Streep en Margaret Thatcher en la película “La dama de hierro”. Vale. Los engranajes de la democracia no siempre están engrasados con el imperativo categórico de Kant. Vale. Pero, ¿qué me dicen del momento en que Julianne Moore transformada en Sarah Palin ve en el televisor de su hotel un programa de “Saturday Night Live” en el que la humorista Tina Fey transformada a su vez en Sarah Palin hace bromas inspiradas en la auténtica Sarah Palin? ¿Se han perdido? Pues entonces piensen en la Sarah Palin de carne y hueso, que dice que “Game Change” no es más que un montón de mentiras de Hollywood, viendo en su televisor cómo Julianne Moore transformada en Sarah Palin pone cara de no entender nada cuando ve en el televisor del hotel cómo la humorista Tina Fey ridiculiza a la gobernadora de Alaska en “Saturday Night Live”. Y ahora piensen si en verdad “Game Change” es una película producida por Tom Hanks que pretende ridiculizar a Sarah Palin y, con ella, al Partido Republicano con intención de favorecer la reelección de Barack Obama como presidente de los Estados Unidos de América o si, más bien, “Game Change” es una mirada a las tripas de la democracia realmente existente y al descomunal abismo que separa la maquinaria política de la ciudadanía. Por último, intenten descubrir si la auténtica Sarah Palin es Sarah Palin, o Julianne Moore transformada en Sarah Palin, o Tina Fey ridiculizando a Sarah Palin, o la mujer que los asesores de McCain creían que era Sarah Palin, o la gobernadora de Alaska que veía Rusia desde su casa, o la futura primera presidenta de los Estados Unidos. ¿Esperanza Aguirre? ¿Quién ha hablado de Esperanza Aguirre?

07 junio 2012

MAUDE FLANDERS, RUEGA POR NOSOTROS


Bonita canción: “No creo en la evolución, sé que es cierta la Creación. Creo que el Dios del Cielo nos creó a ti y a mí, bendice su nombre por lo que hizo, da crédito a quien lo merece. Yo no salí de una charca ni bajé de ningún árbol, Adán es mi antepasado, y no un chimpancé. Dios lo creó todo, y en seis días nada más. La teoría del Big Bang es un birria y lo del millón de años también”. Estén atentos a La 2 si quieren oírla en versión original, cantada por un tipo vestido de vaquero armado con una guitarra (ay, Woody Guthrie, usan esa hermosa máquina para matar científicos), cantando en una iglesia del Estado de Ohio, EEUU, con niños y adultos batiendo palmas.

Averigüen cuándo TVE reemitirá, en medio del caos de multidifusiones en el que se ha convertido La 2, el capítulo titulado “¿Y qué hay de Dios?” de la serie “Evolución” del programa “Docufilia”. Estos días me lo tropecé tres veces, pero no es fácil saber cuándo emiten nada si la hoja de programación solo pone “Docufilia” (y, como mucho, añaden “Evolución”).

“La próxima vez que alguien diga millones de años’, levantarán la mano y dirán ‘disculpe, ¿estaba usted allí?’”. La Biblia debe tomarse al pie de la letra (¿no es la palabra de Dios?, ¿quiénes somos nosotros para interpretar y alterar sus exactas palabras?): “Si la Biblia se equivoca al hablar de biología y geología, ¿por qué voy a creer en ella cuando habla de moralidad y salvación?”. Nathan Baird estudia ciencias en una de las 50 principales universidades de USA, donde los profesores tienen que firmar que creen que la humanidad procede de dos personas llamadas Adán y Eva creadas por Dios porque, como institución, el centro se compromete a fortalecer la fe de sus alumnos en el Dios de la Biblia. Aun así, su familia recela de sus estudios: “¿Qué, ya te has vuelto evolucionista?”, “Por muchos descubrimientos que haga la ciencia, Dios nos dice y yo lo creo que la sabiduría del hombre es necedad”. Maude Flanders que estás en los cielos, ruega por nosotros.

06 junio 2012

JULIA Y MARINA

Fue una venganza. Julia había llevado una vez a su prima Marina a ver un concierto de Leonard Cohen con el juramento de que Leonard Cohen era el nuevo Justin Bieber, así que cuando Marina se enteró de que su ídolo Justin venía a “El hormiguero” decidió devolver el engaño a Julia y la llevó a ver el programa de Pablo Motos asegurándole que había conseguido pases para ir a “El intermedio”. “Pero ‘El intermedio’ es de La Sexta, ¿por qué estamos entrando en Antena 3?”. “Es que con esto de la fusión, ahora Wyoming hace su programa aquí”. Cuando Julia se dió cuenta de la trampa ya era tarde. Estaba sentada en las gradas de su programa más odiado de la historia de la televisión rodeada de trescientas fans del cantante que más repulsión le había causado en sus dieciséis añitos de vida. “Esto no te lo perdono mientras viva. Me has traído a ver a Justin Bieber al ‘Hormiguero’. Esto va contra los derechos humanos”. “Por lo del coñazo del Leonard Comen ése”, respondió Marina sacando una gigante chapa de Justin del bolso y prendiéndola en su camiseta a la altura de la areola izquierda. Julia miró inquieta a su alrededor buscando la forma de irse y comprendió que no era posible. Comenzó a sentirse muy, pero que muy nerviosa.

Tanto que cuando Pablo Motos dio entrada a Justin Bieber en el plató sufrió un ataque de pánico y empezó a gritar presa de la ansiedad. Exactamente al unísono con otras trescientas adolescentes que gritaban presas del fanatismo. Rompió a llorar ante el horror que suponía unir a Motos con Bieber, y la cámara la incluyó en un plano medio en donde aparecía rodeada de otra docena de chicas que gritaban y lloraban admiradas. Cada vez que Justin miraba a las fans el nerviosismo de Julia y de todas las demás chicas aumentaba. Hasta que finalmente el insoportable ídolo juvenil se acercó hasta las gradas y por azar inclinó el rostro asqueroso sobre el de Julia y le besó los labios. Julia volvió a la vida rasgando las nieblas de un delirio que le causaba náuseas. Había creído sentir sobre la boca el vientre viscoso y frío de un sapo.

05 junio 2012

NEGROS CON RAYAS BLANCAS

¿Las cebras son animales blancos con rayas negras o animales negros con rayas blancas? ¿Las televisiones privadas son sucesiones de publicidad interrumpidas por programas o sucesiones de programas interrumpidas por publicidad? Para ambas preguntas tiene respuesta la ciencia. En primer lugar, podemos asegurar que las cebras son animales negros con rayas blancas por dos motivos: un équido blanco vegetariano tendría muy limitadas sus posibilidades de supervivencia entre los depredadores que abundan en sus ecosistemas africanos, y la cebra está evolutivamente emparentada con otros équidos todos ellos de piel y pelaje oscuro. En segundo lugar, también podemos garantizar rotundamente que las televisiones privadas son sucesiones de publicidad que se ven interrumpidas por programas; y tenemos igualmente dos motivos: una televisión privada que se limitara a emitir programas sin publicidad tendría muy limitadas sus posibilidades de supervivencia, y las televisiones privadas están evolutivamente emparentadas con otras empresas todas ellas dedicadas al lucro mediante la difusión de productos publicitarios.

Por eso me pongo de tan mala leche cuando Antena 3 o Telecinco interrumpen un programa y colocan el cartelito de “volvemos en 6 minutos”. No, no es que la cadena privada se vaya durante el periodo transitorio de publicidad, es que justamente ahora es cuando la cadena privada regresa de la anomalía que supone no estar emitiendo anuncios y se va a quedar con nosotros durante seis minutos. “Hemos vuelto y nos vamos a quedar 6 minutos” sería el cartel adecuado, o, si acaso, “volvemos en X minutos” colocado cuando se retome la emisión del programa interrumpido, indicando el tiempo que falta para la próxima interrupción publicitaria. “Volvemos en 6 minutos” pretende hacernos creer que las cebras son animales blancos con rayas negras. Y aquí el único animal blanco es la televisión pública, tan alejado evolutivamente de las televisiones privadas como el oso polar de la cebra. Al menos por ahora.

04 junio 2012

#SABESQUEESTASVIENDOTELECINCOSI

#sabesqueestasviendotelecincosi es media mañana y podrías colgar un abrigo en las tetas de las chicas que están hablando de amor en la pantalla. #sabesqueestasviendotelecincosi en un talent show los participantes son meras excusas que el realizador usa para lucimiento del buenrrollismo o la agresividad de los miembros del jurado. #sabesqueestas viendotelecincosi en los telediarios la información internacional ocupa menos tiempo que las informaciones ilustradas con material bajado de internet. #sabesqueestasviendo telecincosi cualquier persona que aparece en pantalla se encuentra, como mucho, a dos grados de separación de Belén Esteban. #sabesqueestasviendo telecincosi un presentador que conduce el programa de parapsicología barata para idiotas más cutre y choni de la historia pretende dos días después tener credibilidad conduciendo un debate político. #sabesqueestasviendotelecincosi contemplas un programa cuyo contenido mayoritario es comentar lo sucedido en otro programa cuyo contenido mayoritario es comentar los incidentes ocurridos a un grupo de personas que mayoritariamente son famosas por participar en ese programa. #sabesqueestasviendotelecincosi anuncian la inminente aparición en plató de un determinado personaje del mundo del corazón, apagas la tele, sales de casa, te acercas a un centro comercial, compras unos pantalones tras recorrer media docena de tiendas, te encuentras con un amigo al que no veías desde hace años, tomas un par de cañas con él, regresas a casa, al entrar al portal recuerdas que no tienes nada para desayunar manaña, vuelves a la calle y te acercas hasta un supermercado, aprovechas para hacer la compra de la semana, llegas a casa cargando con las bolsas, metes las cosas en el frigorífico, te cambias de ropa, revisas el email, te preparas un sandwich, te sientas en el sofá, enciendes la tele, y no solamente continúa el programa que dejaste cuando te fuiste, sino que siguen sobreimpresionando el rótulo que anuncia la inminente aparición en plató de ese personaje del mundo del corazón.

03 junio 2012

LOS MÉRITOS DE PAOLO VASILE


Paolo Vasile, jefazo de Telecinco, sigue emitiendo los mismos horrores (menos “La noria”, eso que ganamos). También sigue soltando por esa boca lo que le sale de las meninges (faltaría más) para defender un modelo de televisión indefendible. Pero, las cosas como son, últimamente me cae mejor el tío.

Si ya hace muchos años había quedado que “Gran hermano” tiene de experimento sociológico lo mismo que de arte románico tiene una peineta, estas semanas quedó claro que ni siquiera es un concurso porque no se establecen y respetan unas reglas a las que atenerse, sino que se hacen y deshacen (igual que las ediciones se alargan y se encogen –y se inventan–) sobre la marcha según le conviene a la cadena para rentabilizar el producto. Ahí está el ¿estreno? de “La revuelta” emitido el miércoles. Y aun así estos días Vasile no me parece tan mal paisano.

Y qué cosas dice. Será que la estrategia de Antena 3 de venderse como “televisión blanca” funciona bien porque Vasile no hace más que criticarla desde su “televisión a colores”. Su argumento es acojonante: “Ahora hay una manía y una oleada del blanco, pero nosotros somos gente de color. El blanco se convierte muy rápidamente en gris, que es lo que viene antes del negro, que es el color de la muerte”. En una entrevista en el último número de “Rolling Stone”, dejó claro lo que ya sabíamos (“Nosotros no hacemos televisión para los críticos”) y lo que sospechábamos pero nunca pensamos que se atreviera a decir (“Para los que tienen el paladar fino están los canales temáticos”). He aquí un señor capaz de dejar claro que considera a sus espectadores personas de paladar grueso capaz de tragarse cualquier bazofia siempre que sea gratis, y, sin embargo, hay que reconocerle un mérito indiscutible: Paolo Vasile lleva muchos años perpetrando televisión en España pero cuando tiene que dar la cara, la da; y nunca, nunca, tuvo nada que ver con la gestión de Bankia.

02 junio 2012

TONI GARRIDO, A TUS ZAPATOS


Toni Garrido, a ver si nos entendemos. Esto funciona así: estás al frente de “Asuntos propios”, un programa estupendo en Radio Nacional que oigo todas las tardes que puedo. Tiene un buen nivel sin ser engolado, es divertido sin caer en la risa tonta y es entretenido sin ser frívolo. Tiene secciones bien diseñadas y realizadas con profesionalidad, colaboradores eficaces (bueno, algunos chocan entre sí y soy más partidario del gran cazamagufos Luis Alfonso Gámez que del sofista Javier Sierra), y, un saludo para Tom Bogavante de la Isla Kallene, es estupendo oír que tu eco es “su-eco”. ¿Ves?: tú haces el programa y los oyentes opinamos.

Con la tele pasa lo mismo, solo que como esto es una sección de crítica televisiva, hay un espectador responsable de rellenarla cada día, en este caso un servidor. Por ejemplo, como espectador sé que desde hace algo más de un mes presentas en la noche de los jueves “La nube”, uno de esos programas imprescindibles de La 2 repleto de gente interesante hablando con conocimiento de causa de asuntos importantes… que apenas ve nadie. Entonces puedo escribir aquí que es una pena que un programa tan estupendo pase tan desapercibido (y lo escribo), puedo recomendarlo (y lo recomiendo), y puedo comentar de qué fue su última emisión (y lo comento: Toni, por favor, tengamos la fiesta en paz. En la entrega de anteayer titulada “El futuro de la televisión: del mando al clic” realizaste un análisis de la situación del medio televisivo, de su presente y futuro, de su interrelación con las nuevas tecnologías… que le da mil vueltas a lo que podamos escribir aquí sobre este asunto en 30 líneas. Y, encima, quien se lo haya perdido puede encontrarlo enterito en la sección “A la carta” de la web de TVE. Esto no es una forma leal de trabajar. Tú sigue haciendo el buen programa que haces, pero deja que los demás hagamos nuestra parte. Gracias).

Y así es, Toni, como funciona esto. Seguro que en lo sucesivo nos entenderemos mejor.

01 junio 2012

PROPUESTA DE RIMAS PARA UNA CANCIÓN DE JAVIER KRAHE

Los católicos creen comerse el cuerpo de su dios mediante el sacramento de la Comunión que tiene lugar durante la misa. No es una metáfora ni una forma de hablar. No es que la oblea simbolice o represente el cuerpo de Cristo. Es dogma de fe indudable que en el momento de la consagración, -en cada consagración, en cada misa-, tiene lugar un milagro de transustanciación, de forma que el pan que el sacerdote eleva hacia el cielo baja convertido en el auténtico y real cuerpo de Jesucristo, que los creyentes proceden a comerse a continuación. Esta teofagia puede ir complementada con la bebida de la auténtica y real sangre de Jesucristo, que se obtiene mediante otro milagro semejante, esta vez partiendo de vino tinto. Hace ocho años, en un programa de Canal+, Javier Krahe, -el Georges Brassens ibérico, el Mejor Rimador del Reino de España, veterano autor de un cancionero dotado de unas alturas literarias que no le harían impropia la obtención del Premio Cervantes-, se mofó de esta idea, -que ya me dirán ustedes si no es la creencia más sórdida, estrafalaria y necia que cabe imaginar-, y se metió en un jaleo jurídico que ha durado hasta ayer y que en sus momentos más oscuros convertía “El proceso” de Kafka en “Mi pequeño pony”.

Pero como todos los que adoramos a Krahe, -aunque no nos lo comeríamos-, sabemos que escribirá alguna imposiblemente ingeniosa canción sobre esta peripecia, me permito, en el colmo de la osadía y con la tranquilizadora seguridad de que no me hará ni puñetero caso, sugerirle algunas rimas que podrían formar parte de la letra. Así, “clero” rima con “cero”, “majadero”, “embustero”. “Inquisición” rima con “indignación”, “frustración”, “enajenación”. “Juicio” rima con “vicio”, -por cierto, “Presidente del Consejo del Poder Judicial” rima con “te has portado muy mal”, pero ése es otro cantar-. “Intolerancia” rima con “arrogancia”, “ignorancia” y “exiliarse a Francia”. “Hostia” no rima con nada, y “religión verdadera” rima con muchas palabras, pero dejadme, ay, que yo prefiera “hoguera”, “hoguera”, “hoguera”...