30 junio 2014

VERANO AZUL HIPSTER

Vuelve “Verano azul” hoy. Pero no vuelve a La 1, sino a La 2. No vuelve como serie de entretenimiento, sino como obra de culto. No vuelve para codearse con “Entre todos”, sino con “La mitad invisible”. TVE publicita que el trabajo de Antonio Mercero se emitirá esta vez remasterizado, igual que se publicita la remasterización del “White album” de los Beatles o del “Exile on Main St.” de los Rolling Stones. Si “Verano azul” ha conseguido romper los amplios márgenes de la cultura mainstream y hacerse un hueco como leyenda hipster, entonces nuestra televisión pública debe emitir la serie más famosa de su historia como se merece:

1. tertulia con Cayetana Guillén Cuervo: previa a cada capítulo, o posterior, o previa y posterior, una mesa de debate moderada por Cayetana con la participación de comunicólogos, actores participantes en el rodaje y Mario Vaquerizo. Luces indirectas. Infografía de vanguardia. Postproducción vintage.

2. “Verano azul”, the director’s cut: cualquier obra que se precie de ser emitida por La 2 ha de tener un montaje del director diferente del montaje que vio la luz en los circuitos comerciales. Queremos ver esos diez minutos inéditos en los que Pancho lee a Heidegger para calmar sus angustias existenciales, el montaje original que incluía en el primer capítulo la banda sonora de Alice Cooper y su “School’s out”, los coqueteos de la pintora Julia con el lado oscuro y autodestructivo del alma humana.

3. “Verano azul”, el final alternativo: venga, todos sabemos que Mercero rodó tres finales diferentes y mantuvo hasta el último momento la incógnita respecto a cuál iba a ser el elegido. Queremos ver los otros dos: Chanquete regresa a Argelia en busca del amor de su vida, un compañero al que conoció durante la etapa en la que sirvió en la Legión Extranjera Francesa; Chanquete es en verdad el padre de Julia, Julia es en verdad la madre de Piraña, Piraña deja embarazada a Bea a pesar de que Bea es un travelo.

29 junio 2014

PROGRAMA, PROGRAMA, PROGRAMA DE TELEVISIÓN

Se ha recibido con satisfacción la iniciativa de Telecinco de abrir un proceso de primarias abiertas en “Sálvame” para resolver la sustitución de Jorge Javier Vázquez durante los meses de verano. Hace pocas semanas se pudo saber que Vázquez había decidido ausentarse de la presentación de “Sálvame” en julio y agosto -en realidad, el presentador ya había tomado su decisión en febrero, pero sólo la había comunicado a Belén Esteban para no enturbiar la abdicación de don Juan Carlos-. En otras ocasiones estas situaciones se resolvían mediante una designación directa proveniente del aparato de Mediaset, siendo casi siempre Terelu Campos la beneficiada de tal decisión. Pero esta vez Telecinco supo adaptarse a los nuevos tiempos que corren en nuestra sociedad, y anunció la apertura de un proceso de primarias al que podría presentarse cualquier colaborador del programa que consiguiera reunir el número de avales suficientes para elevar su candidatura hasta el Congreso Extraordinario de Sálvame.

Descartada Belén Esteban, que decidió dar un paso atrás en la carrera por la presentación de “Sálvame” y centrarse en su docencia en una universidad norteamericana, sólo María Patiño y Kiko Hernández terminaron reuniendo los apoyos necesarios para optar a la presentación veraniega del espacio. Patiño representaba el continuismo respecto de la línea oficialista que encarna Jorge Javier Vázquez y contaba con el apoyo de los barones de Mediaset; por el contrario, Hernández agrupaba a los sectores críticos de “Sálvame”, más partidarios de abrir el programa a nuevas sensibilidades procedentes de otros géneros televisivos como la información deportiva o meteorológica. Tras su victoria en el Congreso Extraordinario, María Patiño anunció la llegada de “un tiempo nuevo para la crónica rosa, un momento de cambio que creará el nuevo concepto de telebasura que la sociedad española está demandando”. Los compromisarios allí presentes la aclamaron coreando su eslogan “programa, programa, programa de televisión”.

28 junio 2014

MARILÓ TOMA EL DINERO Y CORRE


TVE y los telespectadores estamos a partir un piñón. Esta sintonía ha permitido que ambos, en comandita (cómo mola: “en comandita”) mandáramos a la porra “El pueblo más divertido” antes de que el daño fuera irreparable.

Ya vimos hace menos de un mes cómo TVE dio el primer paso estrenando este birrioso programa con una salida en falso en la que aún no concursaba ningún pueblo. Así, tras ver aquella penosa versión del ya de por sí penoso “Grand Prix”, ningún espectador en su sano juicio querría volver a ver “El pueblo más divertido” y pasaría desapercibida la lamentable imagen que el programa ofrece de las localidades participantes y sus habitantes.

Luego fuimos los telespectadores los que hicimos nuestra parte y el programa tuvo una audiencia más que discreta. O sea, que la audiencia se comportó con discreción, reserva, prudencia y circunspección. Resultado: apenas lo veían cuatro despistados poco discretos. Luego vinieron los problemas. El presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique, tuvo que pasar un mal rato explicando en el Congreso qué pasaba con este carísimo espacio. Mariló Montero (que cuando le bajaron el sueldo en “Las mañanas” se puso en plan guay y dijo públicamente que lo comprendía, pero que con “El pueblo más divertido” le pagaban 13.000 euros por programa y no se le ocurrió ponerse guay diciendo públicamente que lo comprendía), señaló que lo mal que iba el programa “es una tragedia, estamos todos llorando”.

Anteayer se supo que el programa sería retirado del horario de máxima audiencia y desterrado al más allá de las madrugadas. Para Mariló será otro disgusto, pero a lo mejor se le pasa un poquitín cuando vea que le siguen pagando 13.000 por cada gala. Seguro que, como la audiencia, ella también opta por comportarse con discreción, reserva, prudencia y circunspección. Tomará el dinero y callará.

27 junio 2014

LA PANTOJA Y SUS CONTACTOS


La remota tribu de los Cotillas venera el gran poder mágico famosil de Isabel Pantoja. Esta primitiva tribu la adora desde que la famosa tonadillera se casó con un torero muy famoso en una boda famosísima que culminó con la muerte famosérrima de él y la viudedad famoserrísima de ella. Desde entonces, los Cotillas siguen sus pasos y consideran que las personas que entran en contacto con ella se contagian mágicamente y adquieren su poder famosil, mayor cuanto más intenso sea el contacto. Acaba de publicarlo sir James Frazer Junior en su ensayo “La rama dorada revisited”.

Con quien fue más eficaz esta magia por contacto fue, claro, con su hijo Paquirrín. Esto no solo permitió a este iniciar su propia carrera de famoso famoso, sino que también ha podido contagiar a otras personas con la famosa magia famosa: su hijo, sus novias, sus exnovias, los nuevos novios de sus exnovias, las nuevas novias de los exnovios de sus exnovias, etc. Es la misma chifladura que ocurre con los objetos que pasaron a ser reliquias porque entraron en contacto con objetos que pasaron a ser reliquias porque entraron en contacto con objetos que pasaron a ser reliquias porque fueron tocadas por un santo; solo que el relicario de la tribu de los Cotillas no es una urna portátil de plata repujada y se llama Telecinco.

Pantoja contagió su poder mágico famosil por contacto a más personas. A su hija adoptada. Al hijo de su hija adoptada. Al padre del hijo de su hija adoptada. A la exnovia del padre del hijo de su hija adoptada. Al hijo de la exnovia del padre del hijo de su hija adoptada. Dos de ellos, en pleno lanzamiento de su carrera, fueron entrevistados y triunfaron estos días en “Hay una cosa que te quiero decir” y “Hable con ellas”. Sin embargo, el otrora adorable novio de la Pantoja (“Dientes, dientes, que es lo que más les jode”) y actual exnovio traidor, junto a la exmujer de este exnovio mutante y a la propia Pantoja, transitan ahora por el reverso tenebroso del poder mágico famosil. Los Cotillas la veneran igual porque son así de gilipollas.

26 junio 2014

LA MALA REPUTACIÓN DEL REY


Y yo que había elogiado tantas veces la BBC, la bella, la traidora, criticó a mi amigo el rey. Y yo con mis elogios… Bueno, ya saben cómo sigue (y si no lo saben, bisoños jovenzuelos, oigan primero “Marieta”, de Javier Krahe; y “Marinette”, de Georges Brassens, después).

La BBC es una reconocida cadena productora de contenidos de gran calidad y prestigio. Ahí están, por ejemplo, las deslumbrantes series documentales del naturalista David Attenborough. TVE no es capaz de producir nada semejante, pero al menos ha tenido la gentileza de reconocer su enorme valor retransmitiéndolas en repetidas ocasiones.

Pero, todo hay que decirlo, TVE es buena, jodidamente buena, haciendo ficción. Y además es generosa: estas semanas multidifundió en su canal internacional su extensísima producción sobre la abdicación exprés, el nombramiento exprés y el aforamiento exprés (del rey, el rey y el rey, respectivamente). Así todo el mundo, y no solo los españoles que pagamos la fiesta, pudo ver la genial labor creativa realizada por TVE en la construcción de unos personajes más simpaticotes y bondadosos que los que en su día interpretó el difunto Michael Landon. ¿Se acuerdan de Michael “Blandon”? Pues eso.

Pobre TVE, dinero tirado. La BBC no solo no repite lo que dice TVE –como dictan las más elementales normas de cortesía–, sino que ha cambiado el guion. Afirmó estos días que las prisas por aforar a Juan Carlos no se deben a que, como repite TVE a todas horas, él es muy bueno y los malos son muy malos; sino a que el español Alberto Sola Jiménez y la belga Ingrid Jeanne Satiau pueden volver a presentar unas demandas por paternidad que hasta ahora habían sido rechazadas porque disfrutaba de un estatus especial que le proporcionaba inviolabilidad e irresponsabilidad.

En la BBC, sin pretensión, tiene el rey mala reputación; haga lo que haga es igual, todo lo consideran mal. ¡Ah, Brassens!

25 junio 2014

EN EL CUBIL DE FRANK DE LA JUNGLA


Un gigantón arrogante atraviesa la pantalla a grandes zancadas. “Estamos en el territorio de Frank de la Jungla. Es mejor que no hagamos ruido porque podría oírnos y escapar”. Avanza apartando lo que encuentra a su paso. “Joder, que no hagas ruido. Ten más cuidado con esa cámara, tío, que vas tropezando con todo”. Los pasos se hacen más cortos y los movimientos más lentos. “Quédate ahí, que voy a meter la mano en su madriguera a ver si está ocupada”. Empieza a hablar en voz baja. “Los Frank de la Jungla son difíciles de atrapar, pero vamos a intentar pillar uno para que podáis ver lo feroces que son”. Se agacha junto a un hoyo y se oye la voz del cámara. “¡No pretenderás meter la mano ahí!”. El gigantón contesta susurrando, pero con tono imperioso. “Calla la puta boca y ponte más lejos”. Mete primero la mano y luego el brazo en el escondrijo. “Parece que hay algo. A ver si puedo sacarlo”. Se estira un poco más y saca a una hembra con unos miligramos de cocaína. “Joder, qué suerte. Diana al primer intento. Ya veréis cómo sale enseguida el macho a defenderla”. En efecto, un Frank de la Jungla sale de la madriguera. “Ostia, graba esto. Acércate, que no te va a comer, gilipollas”. El macho se acerca amenazante. “Qué pedazo de bicho. Fijaos que lleva la camiseta, pantalón corto, gorra hacia atrás y zuecos que identifican a un Frank de la Jungla adulto”. El animal, acorralado, empieza a emitir tuits y comunicados denunciando que su hembra apenas llevaba una pizca de coca menor que un grano de pimienta, que la pillaron a ella pero van a por él, que la ley es injusta, que sus crías están sufriendo mucho, que él tiene que apartarse a llorar donde no le vean, que no hay derecho. “Hostia, que me ataca. Qué dolor, cómo muerde el cabrón. ¿Lo grabaste bien? Joder, que no suelta. A ver ahora si soy capaz de quitármelo de encima y podemos seguir con el programa”.

24 junio 2014

DIEZ POR CIENTO DE MIERDA


Uno de cada diez días, los colaboradores de “Sálvame” deberían hacer huelga de mierda caída. Uno de cada diez días, deberían quedarse callados en directo y mirar fijamente a la cámara sin hurgar en las miserias de nadie, sin montar ninguna de sus trifulcas precocinadas, sin decir ni pío. Uno de cada diez días, deberían darse a valer y evidenciar que, sin su laboriosa labor de extracción y destilado de mierda, la producción nacional de telebasura languidecería por falta de materia prima. Entonces, un pujante sector audiovisual dejaría de ser rentable y no produciría los altísimos dividendos que logra ahora. Solo así se valoraría lo que hacen y se pagaría su basura a precio de mercado.

Pues no hay manera. Hace ya unas semanas que se supo que “Sálvame” había bajado el sueldo un diez por ciento a sus colaboradores, que, claro, estaban molestos; pero el programa sigue emitiéndose como si nada. No solo no se plantan, sino que siguen aceptando unas condiciones laborales pésimas que les obligan a vivir en directo y aceptar guiones cada vez más peligrosos (el otro día, Lydia Lozano tuvo que afrontar en el plató una guerra de agua más propia de unos niños en el Parque de Salpicamás que de una señora que debería estar dando un paseo por la ruta del colesterol. Se pegó una costalada que no se la deseo ni a Jorge Javier Vázquez).

Ahora que Mediaset se quedó sin la Roja en el Mundial y la audiencia flaquea, los colaboradores de “Sálvame” deberían armarse de valor y plantarse. Tal vez tengan miedo a que otros les quiten un trabajo tan chollo, pero no deberían: aunque la mierda está al alcance de cualquiera, nadie es capaz de producir tanta, en tales cantidades y durante tanto tiempo como ellos. ¿Diez por ciento menos de salario? ¡Pues diez por ciento menos de mierda! Ánimo, camaradas, que de rebote la tele sería un diez por ciento mejor.

23 junio 2014

CHAPLIN COMO PUNTO DE PARTIDA

Por favor, papás y mamás de niños pequeños que leéis esta columna, hoy tenéis una labor muy muy importante que realizar con vuestros hijos: ponedles a ver “Chaplin & Co.” en Clan TVE a las 18:50 de la tarde. Yo no he visto todavía esta nueva serie que estrena el canal infantil de nuestra televisión pública, pero tal como se presenta en la información de prensa tiene muy buena pinta y merece que se le dé una oportunidad: dibujos animados en donde el protagonista es el personaje del vagabundo -en España, Charlot- creado por Charles Chaplin y protagonista de algunas de las mejores películas de la historia del cine.

Anécdota rigurosamente cierta: durante el carnaval de hace dos o tres años paseaba con un grupo de tres preadolescentes -16 años- cuando pasó a nuestro lado un personaje disfrazado con un bombín, un bastoncillo fino que se combaba al apoyarse en él, ropa vieja de vagabundo, zapatos inmensamente grandes y un bigotillo que años después también identificaría a un dictador alemán. “Mirad, ¿quién es?”, pregunté, y ninguno supo nombrar a Chaplin ni a Charlot. ¿Cómo iban a saberlo, si desde que ellos nacieron el cine clásico ha quedado completamente barrido de nuestra televisión? Pensadlo, mamás y papás, una parte de los niños que se aficionen a “Chaplin & Co.” quizá se animen dentro de un tiempo a ver las películas originales de Chaplin; muchos quedarán absolutamente enamorados de ellas, y, perdido el miedo al cine mudo, podrán descubrir a Buster Keaton, a Harold Lloyd; y, perdido el miedo al cine en blanco y negro, fascinados por lo que van encontrando, empezarán a empaparse de los Hermanos Marx, de Billy Wilder, de Alfred Hitchcock. Quizá dentro de quince años un veinteañero se ponga a ver "Centauros del desierto" gracias a que hoy por la tarde sus padres se sentaron con él a ver unos dibujos animados nuevos de un vagabundo muy entrañable.

En 2014 se cumple el centenario de la primera aparición de Charles Chaplin en una película de cine. Cien años después aparece por primera vez Charlot como dibujo animado en la televisión española. Así como aquellos cortos mudos de Charlot que emitía TVE en los años 70 cambiaron para siempre las vidas de muchos de nosotros, las biografías de muchos niños del siglo XXI pueden empezar a cambiar para siempre -y para mejor- hoy.

22 junio 2014

YO ERA ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL


Lo que propongo es que Mediaset vuelva a emitir el Mundial de Sudáfrica 2010 en vez del Mundial de Brasil 2014. Así, sin dar más explicaciones; nadie se las va a pedir. La comprensible e incomprensible derrota estrepitosa de la selección española de la forma más rápida que las matemáticas del reglamento del campeonato permiten ha supuesto una durísima pérdida para las expectativas del fútbol nacional, para las ilusiones de la afición democrática, pero sobre todos los todos, para las cuentas de Mediaset, que verán cómo audiencias estimadas alrededor de los 15 millones de espectadores se ven sustituidas por otras que, en el mejor de los casos y salvo las semifinales y la final, llegarán justitas a unos 5 millones de público. ¿Solución? Se carraspea un par de veces, se silba un poquito mirando para otro lado, y cuando la peña esté distraída se pega el cambiazo y se vuelve a emitir el Mundial de hace cuatro años.

¿Lo que estoy proponiendo es una locura? No lo crean. Cerca de un 70% de norteamericanos están convencidos de que su país ganó la guera de Vietnam. Las mentiras clamorosas que son las religiones cuentan con miles de millones de creyentes a lo largo del planeta. Alguna investigación publicada en alguna prestigiosa revista del mundo habrá demostrado sin duda que el común de los humanos preferimos creer una mentira que nos resulte agradable antes que una verdad que nos incomode. Pues a por ello. Telecinco no se ruboriza cuando emite a diario en “De buena ley” supuestos enfrentamientos que en realidad están interpretados por actores. Pues que tampoco lo haga mañana ofreciéndonos el Chile-España del 2010 que terminó con un 1-2 a favor de la Roja. Y Manu Carreño retransmitiéndolo todo de nuevo como si no supiera lo que iba a pasar. Y Maldini dale que te pego al dato. Y los bares petaos y las audiencias superando los 20 millones de largo. Y como única concesión a la realidad, el día de la final sustituimos el canto que se hizo popular por uno nuevo que diga “yo era español, español, español”.

21 junio 2014

MANIFESTÓMETROS


La solución está en los manifestómetros. Cada vez que ocurre un acto público de relevancia política se inicia una guerra en donde cada bando multiplica o divide la cantidad de asistentes para arrimar el agua a su sardina -o el ascua a su molino-. Anteayer, cuando tuvo lugar este importantísimo cambio histórico que ha hecho que hoy todo siga en España exactamente igual que antes, asistimos a una edición más de este fenómeno: “Miles de personas esperan la llegada de los Reyes Felipe y Letizia", y las imágenes aéreas mostraban la Gran Vía con una filita de a dos, como mucho de a tres personas agarraditas a las vallas ocupando el borde de la acera.

La televisión ha resuelto este problema hace mucho tiempo gracias a la invención de los audímetros. Se toma una muestra representativa de la población y se les coloca un aparatito que registra las cadenas que dichos ciudadanos están viendo. Al día siguiente podemos afirmar con precisión que el programa más visto el día de la proclamación de Felipe VI fue el partido entre Uruguay e Inglaterra -con cuatro millones de espectadores-, a continuación la película “Paycheck” -en Antena 3, con dos millones y medio-, y posteriormente en un triple empate la ceremonia interpretada por Felipe VI en el Congreso de los Diputados emitida por La 1, “El Hormiguero” y el capítulo de turno de “El secreto de Puente Viejo” -dos millones cada uno-.

Pues que hagan lo mismo con las manifestaciones y los eventos multitudinarios. Se toma una muestra representativa de la población y se les coloca un aparatito que registra a qué expresiones de afirmación ciudadana acuden. Al día siguiente sabríamos exactamente el número de asistentes que acudieron a las calles del centro de Madrid; podríamos calcular la cuota de share de tal evento y compararla, es un suponer, con el share que estaba consiguiendo Mercadona a esa misma hora. Carajo, esto es una idea extraordinaria. Voy a presentarla a uno de estos programas de emprendedores que hay ahora en la tele y me forro.

20 junio 2014

RESPUESTA BORBÓNICA HUMANA


(Esta columna está dedicada al gran Pepe Colubi por dos motivos: el primero, como representación de todos los autores que dimitieron de "El jueves" tras el vergonzoso episodio de autocensura promonárquica y que ahora han realizado el imprescindible "Orgullo y satisfacción"; el segundo, dado el tema chorromoquero de esta entrada, es obvio.)

Es fascinante el paralelismo existente durante las últimas semanas entre la cobertura televisiva de la sucesión borbónica y las fases de la respuesta sexual humana según fueron descritas por Masters y Johnson en los años 60.

1. Fase de excitación: es un momento en el que un estímulo desencadena el deseo sexual. En los varones el pene se endurece, en las mujeres la vagina se lubrica. Es una fase de estimulación que provoca una respuesta sexual rápida e intensa, pero que está lejos de alcanzar la culminación del acto sexual. El 2 de junio el rey Juan Carlos I anunció su abdicación y todos los departamentos de informativos de las cadenas de este país entraron en fase de excitación. A partir de ese momento la respuesta monárquica de todos los telediarios aumentó de forma rápida e intensa.

2. Fase de meseta: una vez alcanzado el nivel de la fase anterior, éste se mantiene durante un tiempo incrementándose con mucha más lentitud. La respiración se entrecorta, aparece sensación de calor o presión en la pelvis. Las areolas aumentan de tamaño, la vagina se expande. La respuesta sexual se mantiene básicamente estable o en ligero aumento. Entre el 4 y el 17 de junio la cobertura televisiva de la sucesión monárquica estuvo en fase de meseta, manteniendo alto pero constante su nivel de excitación monárquica.

3. Fase de orgasmo: es el momento agudo en el que la respuesta sexual alcanza su nivel más alto. Las pulsaciones cardíacas y la frecuencia respiratoria llegan a sus valores máximos. Se produce la eyaculación. Pueden aparecer gritos, gemidos, risas, llantos, contracciones musculares y agitación general. El orgasmo televisivo de la coronación de Felipe VI tuvo lugar ayer.

4. Fase de resolución: tras el orgasmo, el organismo recupera su estado normal. En el caso de los varones aparece un periodo refractario de duración variable en el que es imposible volver a entrar en la fase de excitación. A partir de hoy los informativos iniciarán un largo periodo refractario en el que no hablarán en absoluto del nuevo rey con el que nos han vuelto a joder. Por favor, por favor, por favor. Déjennos al menos echar tranquilos el cigarrito de después.

19 junio 2014

CORONACIÓN CUÁNTICA


Junto con los corresponsales de medios extranjeros, los turistas y los diplomáticos variados que se acercarán hoy al acto de la coronación del rey Felipe VI de España, se encuentra también un equipo proveniente del Massachusetts Institute of Technology que aprovechará la ocasión histórica para estudiar un fenómeno que mantiene desconcertados a los físicos desde que se descubrió durante la cobertura informativa del asesinato de John Fitzgerald Kennedy: lo que se conoce como “desbordamiento informativo cuántico”. En efecto, aunque aún no existe explicación para ello, se ha podido observar que cuando todas las cadenas televisivas de una zona se coordinan para emitir una y otra vez las mismas imágenes y hablan de un único tema, se produce una singularidad subatómica que provoca que incluso en los televisores apagados se puedan recoger algunos restos tenues de imágenes o sonidos alusivos al asunto informativo.

Así, desde primera hora de esta mañana, casi un centenar de científicos del MIT se encuentran distribuidos por diferentes puntos de nuestro territorio con diferentes modelos de televisores apagados. Se estima que el Desbordamiento Informativo Cuántico empezará a provocar sus efectos alrededor del mediodía. Será entonces cuando seguramente el sobreenlazamiento cuántico de los quarks subatómicos hará que el careto de Felipe de Borbón aparezca en los monitores desenchufados, y sea completamente inútil intentar que desaparezca de ahí. No vale para nada usar el mando a distancia, sumergir el televisor en una bañera ni hacerlo añicos con un martillo. Todas las cadenas emitiendo una orgía de exaltación monárquica puede convertir el espacio catódico en una inmensa pared de una casa de Bélmez donde espontáneamente se materializan  los rostros carbonatados de Felipe y Letizia. Y si el equipo de físicos norteamericanos consigue desvelar las claves del DIC, intentará dedicar el tiempo que le quede a otro reto aun más desconcertante en términos de física de partículas: explicar la monarquía.

18 junio 2014

¿ACTORES O JUGLARES?


“La Voz” y “La Voz Kids” (Telecinco) volverán en 2015 con Jesús Vázquez al frente. Los concursos de talentos para adultos como “La Voz” apestan por muchos motivos, y los concursos de talentos infantiles como “La Voz Kids” apestan por los mismos motivos que los concursos de talentos para adultos como “La Voz” y uno más. Los concursantes de “La Voz” y “La Voz Kids” contestan a las preguntas sobre el contenido de sus sueños o las raíces de su indestructible amor por la música con las mismas frases empalagosas mil veces repetidas (“mi sueño es triunfar”, “canto desde pequeñito”), pero son incapaces de responder, como ya señaló san Agustín, cuando son interrogados sobre los ritmos utilizados o sobre los intervalos de los sonidos agudos y graves. Los concursantes de “La Voz” y “La Voz Kids”, por tanto, no conocen lo que hacen y por eso no son más que actores que, como criticaba Guido d´Arezzo, monje y teórico musical de la Edad Media, tratan de desencadenar emociones fuertes y vanas que turban la mente del espectador. Además, la música que escuchamos en esos concursos es una música secundaria de la música de las esferas celestes. No tiene valor.

Sin embargo, el monje Juan Tunstede (siglo XIV) decía que la música nació con anterioridad a la ciencia de la música, del mismo modo que el lenguaje nació con anterioridad a la gramática. Los hombres siempre han cantado, incluso cuando eran inexpertos en ese arte, porque la música forma parte de la naturaleza humana hasta el punto que niños, jóvenes y viejos disfrutan juntos con placer de las melodías, como demuestran las audiencias de “La Voz” y de “La Voz Kids”. Si Guido d´Arezzo opinaba que los cantores eran más bestias que hombres porque no conocen lo que hacen, santo Tomás de Aquino defendía a los juglares porque desarrollaban un auténtico trabajo, entreteniendo a aquellos que descansaban de sus esfuerzos, de forma que el dinero (o la audiencia) que ganan siempre es legítimo.


¿Actores ignorantes o juglares mal (a veces bien) pagados? ¿San Agustín o santo Tomás? Seguimos dando vueltas a viejos problemas medievales.

17 junio 2014

UN TEMPLARIO EN EL CSIC

Soy discípulo de Íker Jiménez. La falta de rigor y la desfachatez son mis herramientas de trabajo. ¿Qué misterios oculta la abdicación del rey? Tras hacer un batido sin ton ni son con lo que veo en la tele aquí y allí, he dado por concluida mi investigación de pacotilla sobre este asunto y me dispongo a elaborar mi propia teoría conspiranoica repleta de afirmaciones gratuitas, suposiciones delirantes y preguntas tramposas. Creo que me he ganado un puesto de colaborador de “Cuarto Milenio” con el que ganarme una pasta por ser capaz de aguantar la risa mientras digo y oigo una gilipollez tras de otra.

Todo empezó a prepararse hace años cuando se anunció que Adolfo Suárez padecía alzheimer y se retiró de la vida pública. El rey se hizo unas fotos de lejos con él para mantener el engaño y se esperó a que llegara el momento de escenificar la Operación Mudanza Real. Llegó hace unos meses. Mientras Suárez vive un retiro dorado en pago a sus servicios (tiene de vecinos a Elvis Presley y Walt Disney), se anuncia su muerte. En la tele se canta su figura hasta la saciedad y se le asocia insistentemente a “su amigo, el rey”. Este empujón de popularidad real es la plataforma de lanzamiento para que el rey presente su abdicación, lo que se redondea con la oportuna devolución del Toisón de Oro de Suárez al rey. Así, el príncipe pasa a rey, el rey sigue de rey, y logramos tener una monarquía (o sea, “gobierno de uno solo”) con dos reyes. A ver por qué España iba a ser menos que el Vaticano si ambos estados están dirigidos desde la sombra por caballeros templarios de origen extraterrestre que descienden de María Magdalena por parte de padre.

Ya solo me queda esperar a que Jiménez me llame deslumbrado por mi capacidad para montar una historia delirante haciendo coincidir algunos datos aquí y allá con hechos ciertos y conocidos. Seguro que en la mesa de la Nave del Misterio se gana más y se trabaja menos que de investigador becario en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

16 junio 2014

CATÓLICOS ESCÉPTICOS Y CÍRCULOS CUADRADOS


En el magacín diario “Para todos La 2” tienen muchas y variadas secciones. Desde una fascinante zambullida en las aguas cristalinas de las curiosidades etimológicas de la mano del sabio José Enrique Gargallo, hasta una espeluznante aguadilla en las arenas movedizas de la autoayuda más pijotera con la pedante y sobrevalorada Elsa Punset. El otro día, antes de su nefasta intervención, emitieron una “Tertulia de filosofía” sobre “lo sagrado” empeñada en competir con ella en número de tonterías por minuto.

Dos contertulios. Una “coach” (ay) se pone profunda: “Mía propia, yo no me siento religiosa pero sí espiritual. Mi relación con la trascendencia es personal”, “sin la parte sagrada, nuestras vidas se envilecen, se materializan y automatizan”. Y entre tanta Nueva Era, una perogrullada: “En el Islam no se permite la libertad de culto, por lo menos en público” (claro, por lo secreto la libertad es infinita en todas partes). Más desconcertante es que todo un profesor universitario de Ética diga que es un “creyente y practicante católico escéptico, porque escéptico es el que busca”. Pobre san Agustín, tanto luchar contra los escépticos (que, con perdón, no son los que buscan, sino los que dudan y examinan con detenimiento) para que ahora un señor asegure ser un círculo cuadrado: o sea, católico creyente (y, por tanto, repleto de certezas: por definición se cree que es verdad lo que dice el Credo de cabo a rabo) y a la vez escéptico (y, por tanto, examina el Credo con detenimiento y duda). Añadió que en poesía hay muchos símbolos porque “trata de expresar lo que no puede expresarse con palabras” (pero ¿no son todas las palabras símbolos, y las poesías palabras?). Y remató que el símbolo “es un recurso para expresar sentimientos muy profundos o experiencias de carácter religioso o místico” (les regalo unos ejemplos de símbolos a ver si les cuadra: la palabra “berenjena”, la ecuación “F = m.a” y “€”).

Tonterías hay que decirlas. Y en la tele también, no pasa nada. Pero ponerse pretencioso y engolado para  decir fruslerías, fastidia. Llaneza, contertulios, que toda afectación es mala.

15 junio 2014

HOLA, EXTRATERRESTRES

Nos lo explicaba el propio Neal DeGrasse Tyson en uno de los últimos capítulos de “Cosmos”: todas las ondas de todos los programas de televisión que han existido se expanden a lo largo del universo como las olas concéntricas que una piedra hace al caer en el centro de un lago, viajando a velocidades cercanas a las de la luz. Superarán nuestro sistema solar y continuarán su camino a lo largo del espacio interestelar. Incluso, dentro de unos cien mil años, saldrán de nuestra galaxia y se sumergirán en la inimaginable amplitud del espacio intergaláctico. Si hay vida inteligente alrededor de la estrella Épsilon Indi quizá dichos seres puedan hoy sintonizar la primera edición de “Gran Hermano”. Los alienígenas que vivan en Épsilon Eridani estarán frotándose perplejos las antenas mientras captan en estos momentos “Escenas de matrimonio”. El mes pasado llegó a las proximidades de Alfa Centauri la imagen de Jorge Javier Vázquez presentando un nuevo programa para las tardes de Telecinco llamado “Sálvame”.

Pensarán los extraterrestres que nuestra especie es un residuo biológico sin importancia y dejarán de enfocar sus radares en nuestra dirección. Y será un error, porque si escucharan nuestras señales unos cuantos años más recibirían “Cosmos” y cambiarían por completo la idea que se habían formado de la especie humana. Esta semana se emitió el último capítulo de la serie en EE. UU. -sin duda el mejor de los trece; reto a cualquier espectador a que lo vea sin conmoverse ante la defensa tan apasionada que se hace en él del estudio objetivo de la naturaleza y la potentísima empresa colectiva de la especie humana que es la ciencia natural-. A lo mejor dentro de diez o veinte años recibiremos una señal extraterrestre de felicitación para Neil deGrasse Tyson. Podría decir que ya habían disfrutado hace treinta y cinco años con la primera edición de “Cosmos” escrita por Carl Sagan, y que por favor, si no queremos que nos invadan, no tardemos otros treinta y cinco años en producir la siguiente entrega de la serie.

14 junio 2014

ES BUENO SER REY


No podemos vivir nuestra propia muerte. Ya lo dijo el bueno de Epicuro de Samos hace más de dos mil años. No es que le gustaran los juegos de palabras, es que quería evitar que el temor a la muerte nos impidiera llevar una vida feliz. Si la muerte no forma parte de la vida (no existe el más allá porque nuestra alma, como nuestro cuerpo, está formada por átomos que se disgregan al morirnos), podemos concentrarnos en llevar una vida repleta de sabiduría y felicidad. Sin duda Epicuro era un tío grande, pero no cayó en la cuenta de que el motivo de nuestra preocupación e infelicidad no fuera el miedo a vivir nuestra propia muerte, sino la desesperación de no poder vivirla.

A ver, cuando se muere alguien se dicen de él maravillas. No hace falta que se lo merezca. Y da igual que las mentiras hagan llorar al niño Jesús: en los funerales se cubre a los muertos de montones de flores (tanto vegetales como alabanzas) y el niño Jesús no rechista. Es injusto: con la caña que nos damos en vida, fastidia perderse precisamente el día en el que todo el mundo habla bien de uno. A no ser que seas rey y abdiques, claro.

Solo un rey puede permitirse el lujo de vivir su propia muerte. Cuando le dé la real gana real. Va el tío, abdica, y pasa de vivir en esa nube de halagos y lisonjas en que viven los reyes, a vivir en una ciclogénesis explosiva de halagos y lisonjas que incluso a Nerón le parecería excesiva. Si por la mañana se levanta un poco bajo, pone la tele, ve aquello, y se le pasa. Si al mediodía se encuentra inapetente, pone la tele y se le pasa. Si la siesta le deja mal cuerpo, pone la tele y se le pasa. Si a la cena le invade la dulce languidez de la melancolía, pone la tele y se le pasa. Si por la noche no puede conciliar el sueño agotado por la responsabilidad que supone tener que hacer salir el sol y madurar las cosechas como hacen los reyes desde tiempos de Keops, pone la tele, le cuenta el cuento que más le gusta, y se duerme como un bendito. Que sí, que es bueno ser rey.

13 junio 2014

PRECAUCIÓN, AMIGO PARACAIDISTA


Si usted o yo sufriéramos un accidente mortal de tráfico este fin de semana, la DGT nos incluiría en el informe que envía a los informativos para que lo difundan. Así prestaríamos un último servicio a nuestros compatriotas sirviendo de aviso de los peligros de la carretera, y de ejemplar escarmiento ante las conductas temerarias y los riesgos estúpidos que asumimos (velocidad, falta de cinturón, mal estado de los neumáticos…). Si fuéramos en moto, darían el dato aparte para que motoristas y moteros fueran con más cuidadín. Si consiguieran imágenes del accidente, saldríamos en la tele. No pasa nada, estamos acostumbrados a ver choques y trompazos. Nos sabemos de memoria el descarrilamiento de Angrois. Conocemos programas como “1000 maneras de morir” que ridiculizan a pobres desconocidos como usted y yo por sufrir una muerte no demasiado heroica. Ninguna cadena occidental rechaza emitir imágenes terribles venidas del tercer mundo, donde no hay recato ninguno al grabar accidentes, atentados o guerras. La carne viste bien los informativos siempre que no se trate de desnudos.

Hubo quien se quejó por las fugaces imágenes de la muerte del cocinero Darío Barrio haciendo salto extremo que incluyeron los informativos días atrás. Alguno sigue enfadado porque la web de Telecinco mantiene colgado el vídeo del accidente empaquetado entre dos anuncios publicitarios que rentabilizan el espectáculo. Con los vídeos de atentados talibanes tenemos más manga ancha. Si ellos o usted o yo servimos para informar, todos debemos servir. Si nuestros accidentes sirven para que los espectadores escarmienten en cabeza ajena, todos debemos servir. Si hay un hueco que dice “Aquí su publicidad” en nuestras desgracias, lo hay en todas. Los informativos repiten machaconamente que conducimos demasiado rápido y sin cinturón; pero no dicen que el accidente de Barrio se deba a una conducta temeraria y vacía, sino al viento o a un error. Y ahora conduzcan con precaución, por Dios.

12 junio 2014

UN PUEBLO ES, UN PUEBLO ES, UN PUEBLO ES


Cuando se lo propone, TVE sabe hacer bien las cosas. Lo demostró el pasado lunes con el estreno de “El pueblo más divertido”, su nueva apuesta para el próximo verano. En este espacio, competirán diferentes pueblos de toda la España para demostrar que son los más divertidos, los más simpáticos y los más mejores del tó. Pero antes de que los espectadores asistamos a la puesta en práctica de tan original planteamiento, antes de que empiecen las risas, trompazos y trompicones en este secular enfrentamiento entre Villarriba y Villabajo, y, sobre todo, antes de que empecemos a echar de menos el ingenio y saber hacer del que (por contraste) hacía gala “El Grand Prix” cuando Ramontxu García anunciaba: “Llega la vaquilla rapidilla, que te embiste si te pilla”; antes de todo esto y mucho más, La 1 prefirió hacer un estreno en falso de “El pueblo más divertido” que no comprometiera la recuperación económica de los pueblos participantes: en vez de ellos, se enfrentó a las tontorronas pruebas del programa un grupo de humoristas tan nutrido y variado que solo faltaba Fofito para poder rodar allí mismo un anuncio de Campofrío.

Muy bien hecho. Gracias a esta inteligente iniciativa, los espectadores pudimos comprobar lo malo (pero malo, malo) que es este programa, sin tener que cogerle ojeriza a ningún pueblo viéndolo participar en “El pueblo más divertido”. El turismo es un recurso importante en la economía de cualquier localidad española, y no hay por qué arruinar este recurso dañando la imagen de nuestros pueblos con programas estúpidos precisamente durante la temporada veraniega.

Debemos, pues, agradecer a TVE que nos permitiera odiar el concurso sin odiar, sino, antes bien, compadecer, al concursante. Es ahora labor nuestra recordar lo visto y tener en cuenta lo peligroso y malo (pero malo, malo) que es “El pueblo más divertido”. Es, en definitiva, nuestra responsabilidad de españoles no volver a ver esta birria ni de coña, tíos.

11 junio 2014

HASTA LUEGO, FELIPE

El hiperrealismo surrealista (peleas, sangre, sexo, amish, asesinatos, un sheriff exconvicto salido de la nada, mafiosos demoníacos, indios kinaho, un hacker travestido, América profunda, matones con pajarita) de la segunda temporada de la serie “Banshee” (Canal+ Series) es tan fascinante como el surrealismo hiperrealista de la segunda temporada de la restauración borbónica. Es necesario un enorme esfuerzo de suspensión de la incredulidad para seguir las aventuras del “sheriff” Lucas Hood en “Banshee” sin partirse de risa, y es necesario un descomunal esfuerzo de suspensión de la confianza en las enseñanzas de la historia para seguir las aventuras del futuro rey Felipe VI en los telediarios sin partirse la razón. El sheriff que nos presenta “Banshee” y el futuro rey que nos venden los telediarios son personajes de ficción fascinantes, surrealistas y, cada uno a su manera, hiperrealistas.

El gran hallazgo de la segunda temporada de la restauración borbónica es el nombre de su protagonista. Felipe VI, interpretado por un actor que dicen que lleva años ensayando ese papel, es mucho más televisivo que, por ejemplo, Gustavo I. Con un personaje llamado Felipe VI los guionistas pueden hacer maravillas, inspirarse en “Juego de tronos”, plagiar situaciones de “El señor de los anillos”, reciclar los diálogos de la serie “Isabel” y muchas cosas más. Por eso los guionistas de Vaticano TV han cometido un error indigno de su tradición al permitir que el protagonista de “Papado” sea un señor llamado Francisco. Con Benedicto XVI había más intriga, más giros de guion, más emoción. Nadie aguantaría un telediario lleno de supuestas noticias sobre Gustavo I, Alfredo I o Vicente Ignacio I, pero es imposible apartar la mirada de un telediario protagonizado por Felipe VI.

¿Y si Felipe VI tuviera un papel en “Banshee” y el sheriff Lucas Hood se diera una vuelta por los telediarios? Quién sabe. A lo mejor la segunda temporada de “Banshee” termina en boda real y la segunda temporada de la restauración borbónica termina en la III República. Hasta Luego, Felipe. Hola, Lucas.

10 junio 2014

ROLAND GARROS MAX

¿La final de Roland Garros entre Nadal y Djokovic en Discovery Max? ¿Nos hemos vuelto  locos? ¿Qué vendrá después? ¿“Grandes megaconstrucciones navales brutales a lo bestia” en Divinity? ¿“Cócina fácil con sor Inés” en Eurosport? ¿Una tertulia con todas las opiniones del arco político en 13TV? Busqué en la prensa cuál iba a ser la cadena que emitía el fenomenal partido, me encontré con el nombre de Discovery Max y fui víctima del pánico. Una tragedia indescriptible había tenido que recaer sobre el mundo del tenis. Sólo cabían tres opciones:

1. El estadio iba a ser demolido durante la gran final. Gruas armadas de enormes wrecking balls rodearían el recinto, y en el momento del saque del primer punto comenzarían a derruir las gradas. Cascotes gigantes empezarían a caer sobre la pista, nubes de polvo impedirían a los jugadores devolver los passing shots. Eso explicaría que el partido lo emitiera Discovery Max.

2. Este año la gran final de Roland Garros se iba a jugar en medio de la jungla de una isla al sur de Samoa rollo supervivencia. Nadal se tocaría el culo entre punto y punto no para separarse el pantalón, sino para quitarse un alacrán que se le estaba metiendo por el perineo. Djokovic intentaría hacer una dejada balanceándose entre dos árboles con una liana. Eso explicaría que el partido lo emitiera Discovery Max.

3. Novac Djokovic y Rafa Nadal han engordado muchísimo. Se han dejado mostachos y patillonas. Se han hecho tatuajes heaviatas en los brazos. Llevan camisetas de tirantes, pantalones cortos largos y gafas de sol años 70. Están calvos, beben cerveza sin parar, viven en Dakota. Se pasean cansados por la pista y discuten por cada bola. Cuando no llegan a un acuerdo, empiezan a pujar en dólares por ver quién se lleva el punto. Eso explicaría que el partido lo emitiera Discovery Max.

Pero no fue así. El partido fue una ordinaria extraordinaria final. Los comentaristas alucinaban con cada lance del juego. Yo alucinaba con el logotipo de la esquina de la pantalla.

09 junio 2014

X-JORGE XAVIER VÁZQUEZ

Mucho superpoder, mucho mutante y mucha polla, pero los superhéroes del Profesor Xavier y los futuros supermalvados de Magneto perdieron como pininos el pasado viernes contra “Sálvame Deluxe”. ¿Para eso se gastaron los productores de la película basada en los caracteres de Marvel 160 millones de dólares, estuvieron casi cinco años dándole vueltas y más vueltas al guión, cambiaron tres veces de director, usaron los efectos especiales más flipantes de la historia del cine? ¿Para que llegue Jorge Xavier Vázquez a hacer una entrevista caca de la vaca a Carmen Lomana, y al día siguiente los informes de audiencia nos digan que Telecinco con “Sálvame Deluxe” vapuleó a Cuatro con “X-Men: Primera generación”? Hombre, no me jodas.

A ver tú, Charles Xavier, explícamelo. Pero explícamelo con palabras de verdad; déjate de tus vaciladas de transmisiones telepáticas. Tanto control mental ¿y no puedes hacer que Kiko Rivera deje de hablar de Chabelitita y recomiende a la audiencia sintonizar Cuatro? ¿Tú has visto lo fantasma que quedas cuando te pones el coso ése en la cabeza para detectar mutantes? ¿No te da vergüenza ser vencido por un polígrafo que se ve a la legua que costó 5 euros y fue comprado en un outlet de bazares chinos? Y tú, Magneto, que tienes nombre del nuevo helado que Frigo sacará para este verano con un palo de metal, ¿puedes detener en el aire cuatrocientos misiles que te están disparando y no puedes hacer que los micrófonos de Chiqui y de Paula Souza se retuerzan y queden inutilizados? ¿Entonces el casco de mamarracho que llevas para qué vale?

Sólo hay una explicación: los verdaderos X-men son la peñita del “Sálvame Deluxe”. Matamoros y Hernández y Vázquez quizá no puedan convertir su cuerpo en diamante, desplegar alas de libélula o crear torbellinos de viento, pero tienen otro superpoder que está sólo al alcance de los mutantes más mutados: pueden emitir telebasura por televisión y conseguir ser el programa más visto de esa noche. Y eso vale tanto como tener un esqueleto y unas garras de adamantium.

08 junio 2014

LASEXTA LISTA DE REPRODUCCIÓN


Probablemente “laSexta columna” sea el formato más innovador e imaginativo que puede verse actualmente en nuestras pantallas. Nunca antes la televisión ha ofrecido un programa musical de estas características. En vez de que salga un presentador estándar y nos explique las cancionazas que se van a emitir, “laSexta columna” se limita a ir programando sucesivamente fragmentos de ellas sobre imágenes que cada semana tienen un argumento diferente y en donde incluso en ocasiones se oyen voces en off referidas a dichas imágenes. Anteayer, sin ir más lejos, el programa de la noche sextera de los viernes pinchó para todos los amantes de la buena música maravillas como el “Train in vain” de The Clash o la divertidísima versión del clásico “Cheerful little earful” que hicieron Enoch Light and his Orchestra a finales de los 50. Las imágenes de fondo trataban... no sé... era algo sobre un dictador que nombraba como sucesor a un rey que luego resultó ser un gran demócrata.

También había algunas imágenes sobre el hijo de este rey. No estoy muy seguro; “laSexta columna” es un programa musical, y los argumentos casuales de relleno que utilizan para ilustrar los temas son claramente secundarios. “Right action”, de Franz Ferdinand. “Travelers tune”, de Ocean Colour Scene. “My hero”, de Foo Figthers. No hay ningún espacio en la televisión actual en donde se pueda escuchar mejor música, de forma que, aunque “laSexta columna” cuente con la complicidad del espectador para presentar la factura visual de un documental, en verdad es mucho más el heredero de clásicos míticos como “Popgrama”o “Musical Express” que de otros conocidos espacios como “Documentos TV” o “Informe Semanal”. Imágenes de un niño príncipe jugando en la playa de Estoril en los años 40: “My sweet lord”, George Harrison. Y “Born to run” de Springsteen. Y esa irresistible mezcla de swing y potentísimo pizzicato funky que consiguió Joe Cocker con “Feelin’ alright”. De fondo, Franco y Letizia Ortiz. Creo.

07 junio 2014

"EL FRUTERO" MAURICIO COLMENERO


Mañana termina “Aída”, una serie longeva repleta de personajes. Puestos a elegir qué es lo que más echaremos de menos, cada uno tendrá sus preferencias, pero dejadme, ay, que yo prefiera a Mauricio Colmenero.

Podría parecer que el nexo de unión entre “Aída” y la inolvidable “7 vidas”, de la que procede, es el personaje de Aída. Pero no. Hace años que Carmen Machi abandonó la serie y no pasó nada. ¿El eslabón perdido entre ambas series sería, entonces, el Jónathan, aquel hijo terrible de quien tanto hablaba Aída ya en el Bar “Kasi ke no” de “7 vidas”, y que después conocimos en “Aída”? No: mucho más terrible resultó ser el Luisma. Así que ya solo nos queda una posible respuesta: el puente entre ambas series,  quien mantuvo encendida la llama después de tantos años fue “El Frutero”, o sea, Mauricio Colmenero.

Porque “El Frutero” y Mauricio eran el mismo personaje. Con distinto nombre, en distinta serie, al frente de un negocio distinto e interpretado por diferentes actores, pero eran el mismo: un tipo recalcitrantemente carca, machista, racista, ruin, egoísta, baboso, ultraconservador, mezquino, cobarde y tramposo. O sea, un personaje imprescindible para dar el contrapunto, para desequilibrar, para alimentar los guiones y para atizar los buenos chistes y los gags de altura que su público esperaba. “El Frutero” Mauricio solo tenía una gran virtud: ser un antihéroe que no caía simpático, sino pesado; un perdedor que no resultaba entrañable, sino molesto; un contramodelo que no servía de modelo a nadie por muy retorcido que fuera.

Así que con el fin de “Aída” terminan muchas cosas, pero sobre todo yo echaré de menos que “El Frutero” Mauricio nos diga qué es lo que no debemos pensar, ni decir, ni hacer. A no ser que queramos caer tan bajo como él.

06 junio 2014

"REINAS Y REYES Y VICEVERSA"

Tuvo razón PATRI, la tuitera que la mañana de la abdicación de Juan Carlos I colgó el mensaje “ME CAGO EN LOS MUERTOS QUE AN QUITAO MHYV PA PONER LO DEL REY”. Tuvo razón Laura Martiin! al tuitear “me levanto para ver myhyv i resulta qe no ai por el rey! Asco de viejo pellejuo tanta importancia”. Telecinco defraudó clamorosamente a su audiencia suspendiendo el dating show de Emma García para emitir la abdicación y un especial informativo a su alrededor. La falta no consistió en no entender las preferencias del público habitual de MYHYV. La falta consistió en no haber sabido combinar “Mujeres y hombres y viceversa” con el histórico suceso que estaba ocurriendo en nuestro país.

Tuvo razón Endless Love con su tuit “y a quien mierda le importa el Rey de España como para que no echen #myhyv?”. El caso es que ambos fenómenos tratan de lo mismo: de una visión casposa de la vida, de la perpetuación de esquemas ideológicos absolutamente caducados, de un mundo del cutreespectáculo basado en rituales de apareamiento, aplausos del público y machos alfa. En una palabra, en ambos casos hablamos de tronistas. Por eso tuvo razon MESTIZA cuando tuiteó “Que el rey abdica? Y a mi qeeeee!!!! Poner mhyv :(:(:(”. Porque seguro que a MESTIZA no le hubiera molestado un “Mujeres y hombres y viceversa” especial en el que Felipe VI arrebata el puesto de tronista a Juan Carlos, mientras Eva Sannum cuenta lo que sintió en su corazón tras la primera cita con Felipe, tras lo cual Letizia Ortiz se pone de pie sobre unos taconazos y, apuntándola con un dedo índice rematado por una uñaca de dos centímetros con manicura francesa, le responde superchoni con una frase que comienza por “perdona, bonita, pero Felipe a mí me dijo que...”.

El especial “Reinas y reyes y viceversa” hubiera satisfecho a PATRI, a Laura Martiin!, a Endless Love y a MESTIZA. Hubiera cubierto el histórico suceso que estaba ocurriendo en España, pero al estilo de Telecinco. Incluso hubiera satisfecho a AJPH, que tuiteó rotundamente “Me cago en el rey y en toa la corte real k x su kulpa n voi a ver #myhyv”.

05 junio 2014

POR EL TRIUNFO DE LA CONFEDERACIÓN

“De cada uno según su capacidad, a cada uno según su necesidad”. Todos tenemos la obligación de ponernos al servicio de la colectividad y entregarle lo mejor que como personas seamos capaces de ofrecerle. El médico ha de utilizar su formación para sanar al mayor número posible de ciudadanos. El conductor ha de poner en práctica sus destrezas para hacer llegar a su destino con seguridad a viajeros y mercancías. Y el erudito -este tipo de persona que sabe un poco de todo, aficionado a mil temas culturales, estudioso, devorador de buenas películas, buenos libros y buenas páginas web- tiene la obligación moral de presentarse a los concursos de televisión, tanto más cuanto mayores sean los premios que el programa de televisión ofrezca.

¿Por qué las personas eruditas han de concursar en “Pasapalabra”? ¿Por vanidad, para servir de ejemplos formativos a las generaciones más jóvenes, para ver recompensadas económicamente sus loables aficiones? No, para ganar dinero para la comunidad, es decir, para la Hacienda pública. El otro día, Christian Gálvez preguntó a Paz Herrera “con la ese, apellido del compositor o autor de la obra ‘El concierto de los animales’ de 1886”, a lo que la brillante y veterana concursante del programa de Telecinco respondió “Saint-Saëns”. Es cierto que al hacerlo completó el rosco y se hizo acreedora de un millón trescientos mil euros, pero también lo es que por distintas vías el Estado va a recaudar cerca de la mitad de esa cantidad, por lo que finalmente los conocimientos musicales de Paz Herrera consiguieron que Mediaset tuviera que aportar unos seiscientos cincuenta mil euros extras a las arcas públicas.

Recordemos el viejo dicho del comunismo libertario con el que se inicia esta columna. Jóvenes, formaos lo mejor que podáis; y sabios ancianos, acudid a los concursos televisivos y ganad grandes premios para que todos nosotros ingresemos la mitad de su importe. ¡A “Pasapalabra”, a “Pasapalabra”, por el triunfo de la Confederación!

04 junio 2014

PASEANDO POR EL BÓSFORO


El mayor obstáculo para el entendimiento entre la iglesia bizantina y la iglesia romana (la palabra “filioque” del credo de la iglesia romana) sólo interesa hoy a los teólogos, a los historiadores y a los ateos. Y el mayor obstáculo (fuera de los intereses económicos, por supuesto) para el entendimiento entre las cadenas televisivas no tiene nada que ver con la programación o con el desprecio que sienten por sus fieles, sino con algo tan técnico como el “filioque” de la iglesia romana. Bastaría un sencillo puente para salvar el extravagante abismo teológico del “filioque”, y bastaría un puente sencillo para salvar el artificial abismo teológico que separa TVE-1 de Cuatro o Antena 3 de Telecinco. Ya hemos visto unificaciones televisivas que parecían tan imposibles como la unificación de los cristianos de oriente y de occidente. Sólo una cadena resiste, ahora y esperemos que siempre, la invasión bizantina y romana. Es La 2.

Los susurros que piden la muerte de La 2, esa cadena que dicen que nadie ve, que pasa de discusiones teológicas y que programa películas rarísimas, se están convirtiendo en gritos. No creo que los enemigos de La 2, ya saben, esa cadena que resiste al invasor sin poción mágica, sean tan tontos como para matar un símbolo. Pero puede que a La 2 le suceda lo mismo que a los viejos muelles del Bósforo, que fueron cerrando uno a uno, se abandonaron y terminaron convirtiéndose en restaurantes de lujo. ¿Y qué? El escritor turco Orhan Pamuk dice en su bellísimo libro “Estambul” que la vida no puede ser tan mala cuando, al menos, uno puede ir a darse un paseo por el Bósforo. No sé si los muelles de La 2 terminarán cerrando y convirtiéndose en restaurantes para dar de comer a eso que llaman “el gran público”. Puede que sí. Puede que los documentales de animales y cosas maravillosas dejen paso a documentales sobre extraterrestres y chorradas. Puede que La 2 termine programando películas sin riesgos mil veces vistas. Pero pasear por La 2 siempre será como pasear por el Bósforo o por lo que una vez fue el Bósforo. Ni los restaurantes de lujo, ni los extraterrestres, ni las chorradas podrán cambiar eso. Jamás.

03 junio 2014

SIGUE SIENDO EL REY


Reconozcámoslo: la programación televisiva prevista para ayer lunes era una birria. En sus reuniones de trabajo, los espacios matinales habían tenido que conformarse con unos contenidos flojos e insípidos. Los últimos crímenes no daban más de sí y en Telecinco nadie había abandonado el plató indignado porque le habían dicho a la cara lo que había firmado en el contrato que le iban a decir a la cara. Incluso Mariló Montero había pasado mal la noche anterior buscando desesperadamente una ocurrencia de las suyas con las que disimular una mañana que se anunciaba larga y aburrida. La tarde y la noche no pintaban mejor. En “Entre todos” tenían casos de personas que lloraban poco, no tenían niños enfermos o carecían de ancianitos suficientemente desesperados. Por la noche el vacío era tal que La 1 incluso había tenido que anunciar la emisión irregular del penúltimo capítulo de “Cuéntame cómo pasó”.

Pero la situación más difícil la vivían los informativos. La actualidad política, económica e incluso deportiva estaba detenida. No pasaba nada ni en España ni en el resto del mundo. Nada de nada. El Mundial aún no había llegado y ya se había dicho todo lo que se podía decir de Podemos. Ni monzones en Bangladés, ni tornados en Kansas, ni terremotos en Japón. En las redacciones se hacían llamadas desesperadas a todos los zoos del mundo en busca de imágenes del nacimiento de algún oso panda, canguro albino o pareja de delfines gemelos a los que dedicar media hora para rellenar unos informativos planos y sin pulso.

Fue entonces cuando nuestro rey, en un supremo esfuerzo por servir a su país, decidió abdicar. Así la tele tendría algo que decir. Primero se dio la noticia para que las cadenas tuvieran para ir tirando. Luego, con la agilidad que le caracteriza ya demostrada la noche del 23-F, el rey grabó un mensaje institucional que todas las cadenas pudieron emitir con lágrimas de agradecimiento en los ojos. Los antes marchitos informativos, florecieron entonces repletos de imágenes, opiniones y testimonios de sentido y hondo agradecimiento al rey.

02 junio 2014

BELENESTEBANOLOGÍA


Fin de curso. Exámenes finales para todos los estudiantes. Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) para los bravos que acaban el Bachillerato y quieren buscar la excelencia en la Universidad (tal y como desea el ministro de Educación) y así el día de mañana conseguirán trabajo (tal y como gestiona la ministra de Empleo) de camareros por aquí o de lo suyo por Alemania. Los televidentes estudian otras cosas, pero un curso más, la matrícula más alta se produjo este año en Belestebanología, con la pujante Rosabenitología en segundo lugar.

Según Aristóteles, el hombre busca el saber por naturaleza y solo será feliz si cultiva su razón y lleva una vida razonable, esto es, como la llevaría un hombre sabio. O sea, que, hay que jorobarse, cuando los profes hacen estudiar a sus alumnos no les están fastidiando sino precisamente lo contrario: fomentan justo lo que ellos más desean, saber. Y así, procurando su saber, contribuyen a que alcancen el bien máximo que todo hombre busca en esta vida: ser feliz. O como diría nuestro vecinito Ned Flanders, “ser más feliz que un regaliz”.

¿De verdad lleva a la felicidad estudiar para el examen de Filosofía de la PAU que tras la aplicación del logos en la búsqueda del arjé de la physis de los presocráticos, los sofistas protagonizan un giro antropológico caracterizado por el relativismo y escepticismo que combate Sócrates con su método mayéutico? Bueno, el hombre, por naturaleza, deseará saber, como decía Aristóteles; pero también es cierto que pocos desean pagar el trabajo que cuesta saber, como decía Juvenal. Eloy, Claudia, Edu y otros muchos valientes han hecho ese trabajo, lo que les permitirá seguir su camino hacia una vida plena y feliz. Peor lo tienen quienes hayan optado por estudiar Belenestebanología: son unos pesadísimos estudios que duran ya dos décadas repletos de datos estúpidos amontonados sin orden ni concierto que solo llevan al sopor y el hastío. ¡Deseemos a los jóvenes sabios que prefirieron estudiar Bachillerato suerte en la PAU y una vida plena y feliz!

01 junio 2014

ELOGIO DE LA COMA


Las comas unen, pero separan. Las comas separan, pero unen. Las comas, sobre todo, ordenan, dibujan una estructura. En ocasiones las comas son puentes, otras veces son peldaños de una escalera, también pueden ser puertas entreabiertas, marcadores de páginas o pomos para abrir o cerrar cajones. Un mundo sin comas sería tan caótico como un mundo sin membranas celulares; todas las palabras amontonadas sin sentido, sin nada que nos indique si en tal yuxtaposición se están amando u odiando, cuál abraza a cuál, si se están saludando o se están despidiendo. Para el pensamiento las comas son las paredes de su edificio, la amistad entre dos ideas que van de la mano pero necesitan ser distinguidas, el arbotante que impone una distancia y coloca cada sintagma en su sitio. Dime cómo usas las comas en tus mensajes diarios y te diré cómo piensas.

De entre todos los recortes que está padeciendo la sociedad española, no es el menos grave el recorte de las comas. Tratan a la sintaxis como si fuera ortografía o mera caligrafía, y las comas comienzan a extinguirse de forma insidiosa e irresponsable. La extinción de las comas implica el empobrecimiento de las ideas. El último ejemplo es “Aquí la Tierra”, el nuevo espacio diario capitaneado por Jacob Petrus sobre cuestiones climatológicas y atmosféricas, cuya clamorosa coma ausente del título marca la principal característica del programa: su falta de cohesión, su amontonamiento desordenado de microcontenidos. Ahora hablamos con un jurado de “Masterchef” para charlar sobre las verduras de temporada, ahora explicamos por qué sube el aire caliente, ahora una espectadora nos envía un selfie desde Huesca.

“Aquí la Tierra” es un programa sin comas. Es un programa amable, muy interesante por momentos, procedente. Pero le faltan las comas que conviertan los ladrillos sueltos en una casa en la que apetezca quedarse, igual que le faltan comas al título para convertir unas meras palabras yuxtapuestas en una oración que tenga sentido en español. Si “Aquí la Tierra” fuera “Aquí, la Tierra” entenderíamos el sentido global de lo que Jacob Petrus quiere contarnos.