31 octubre 2014

PENA DE TELEDIARIO


El “Telediario” es posiblemente el único programa de televisión que sale en el diccionario de la RAE: llamamos “telediario” a cualquier informativo de televisión en el que se den las noticias del día, se emita en la cadena que se emita, y le hayan puesto el nombre que le hayan puesto. Lo que aún no recoge la Academia es la expresión “pena de telediario”.

Empezamos hace años a hablar de “pena de telediario” para referirnos al hecho de que los políticos, aún no condenados o ni siquiera juzgados pero presuntamente implicados en algún delito, salían en los telediarios cuando acudían a un Juzgado o eran retenidos o esposados por agentes de seguridad. El hecho de verlos en estas condiciones era considerado ya una pena, para algunos injusta por aplicarse violando el principio de presunción de inocencia.

Pero la vida cambia y el lenguaje evoluciona. Estos días (estos meses, ya va para unos añitos) vemos en los telediarios, un día sí y otro también, un desfile constante de noticias que han hecho que la expresión “pena de telediario” vaya cambiando de significado. Son noticias de dos tipos que se complementan para lograr este cambio semántico. En unas, salen a la luz casos y más casos sangrantes de corrupción política, casos de personas que ya eran ricas pero que además aumentan su riqueza a costa del dinero de todos, casos de desfachatez constante por parte de quienes nos recetan purgante acusándonos de vivir por encima de nuestras posibilidades. En otras, salen a la luz casos y más casos de personas que sufren, casos de personas que ya eran pobres pero que además aumentan su pobreza al robarles el dinero de todos, casos de amargura constante por parte de quienes tienen que tomarse un purgante porque mantienen una cantidad de corruptos por encima de sus posibilidades. Aumenta la brecha entre ricos y pobres, dice la tele. Pues claro. Así las cosas, no queda otra que exclamar con pesadumbre: “¡qué pena de telediario!”.

30 octubre 2014

PLATÓN Y STAR TREK


Damos gracias a La 2, que nos ha dado tanto, por programar “La verdadera historia de la ciencia-ficción”, una serie documental de cuatro capítulos que ha hecho felices a los amantes de la ciencia-ficción y a los que ven “Star Trek” no en busca de respuestas ni de sentido, sino sólo para acompañar las pizzas. No es poco.

Gracias a “La verdadera historia de la Ciencia-Ficción” conocimos a Kenny Baker, el actor que se metió en la piel (es un decir) de R2D2, entendimos la diferencia entre la ciencia-ficción sucia según John Carpenter y la ciencia-ficción limpia según Stanley Kubrick, y entramos en la trastienda de la terrorífica escena en la que el alien sale del pecho de Kane en “Alien, el octavo pasajero”. Pero, sobre todo, gracias a “La verdadera historia de la ciencia-ficción” escuchamos las reflexiones de William Shatner y Nichelle Nichols, es decir, del capitán Kirk y de la teniente Uhura de “Star Trek”, acerca de su famoso beso en “Los hijastros de Platón”, décimo episodio de la tercera temporada de la serie original, el primer beso (en la boca) interracial televisado. Más allá de la polémica acerca de si el beso de Kirk y Uhura fue el primero o no (parece que hay otros besos interraciales anteriores al 22 de noviembre de 1968, fecha de la primera emisión del capítulo), de las absurdas (pero históricamente importantes) dudas que estuvieron a punto de censurar ese beso, y del discutible truco de guion que lo exigía, la cuestión es cómo es posible que los amantes de la Grecia clásica y los lectores de Platón soportaran la ridícula ambientación del capítulo y la no menos ridícula utilización de las ideas del filósofo griego.

Lo más gracioso de los “platonianos” que protagonizan “Los hijastros de Platón” no es que tengan poderes telequinésicos, sino que digan que su civilización se inspira en la Grecia clásica y en Platón. Pronto, gracias a la barbarie del ministro Wert, nuestros jóvenes no sabrán por qué el guion de “Los hijastros de Platón” no tiene nada que ver con Grecia ni con Platón porque no estudiarán a Platón en el instituto. Así, los actuales estudiantes de bachillerato son los últimos que podrán pasar un rato divertido con este capítulo de “Star Trek” mientras estudian la “República” de Platón. Malas noticias para Platón y para “Star Trek”.

29 octubre 2014

LA BOCA ABIERTA


Diría que los primeros minutos del primer capítulo de la quinta temporada de “The Walking Dead” me dejaron con la boca abierta, pero eso sería como si un crítico musical escribiera que un concierto de los Sex Pistols le puso los pelos de punta o como si un crítico gastronómico dijera que la cocina de Ferrán Adrià le deja con la lengua fuera. Si un primatólogo dice que tiene el culo pelado de ver chimpancés, un cinéfilo afirma estar hasta las narices de la interpretación de Gérard Depardieu en “Cyrano de Bergerac” y un teleadicto se declara seguidor a corazón abierto de las series de médicos, no sabremos muy bien si el primatólogo, el cinéfilo y el teleadicto están jugando con nosotros, si pretenden ser ingeniosos o si intentan que el accidente de una frase recoja la esencia de simios, personajes y series. O sea, que tampoco diré que los últimos minutos del segundo capítulo de la quinta temporada de “The Walking Dead” me dejaron con la boca abierta.

Álex, el protagonista de “La naranja mecánica”, es un fanático de la violencia y de Beethoven. ¿Se puede golpear a un mendigo sólo por placer y, a la vez, amar a la Deutsche Grammophon? Parece que sí. ¿Se puede liderar un grupo de caníbales que hacen que los zombis parezcan simples molestias feas y malolientes y, a la vez, mostrar una abrumadora capacidad para explicar las cosas más horribles? ¿Se puede utilizar con la misma habilidad el cuchillo y la palabra? Ahí está Gareth en “The Walking Dead”, que se presenta como un superviviente (“o eres el carnicero o eres el ganado”) y es capaz de comer la pierna de Bob sin perder el sentido del humor (“si te hace sentir mejor, sabes mejor de lo que pensaba”). A partir de ahora, el hombre no sólo es un animal racional, un bípedo implume de uñas planas, un animal que bebe sin sed y está siempre el celo o, como decía Blumenbach, un médico con el que Schopenhauer estudió fisiología, el más perfecto de los animales domésticos. Los hombres no son los únicos animales que se meten cosas por el culo para sobrevivir, como se dice en la película “Papillon”. El hombre es un animal que admite entre los suyos a Beethoven y a seres como Gareth. ¿No es para quedarse con la boca abierta?

28 octubre 2014

PELÍCULA, PELÍCULA Y LA PELÍCULA DE LA SEMANA

Venga, programadores de La 1, curraos un poquito más el prime time de los fines de semana. No vale eso de tirar de películas del montón sin más. Las demás cadenas se dejan los cuernos peleando por el jugoso mercado de las noches de los viernes, sábados y domingos. Así, a ojo, que me acuerde ahora: “La sexta noche”, “Hermano mayor”, “Sálvame Deluxe”, “Un tiempo nuevo”, “Salvados”, “El objetivo”, “Equipo de investigación”, “Gran Hermano”, “Los viernes al show”. ¿Y La 1? ¿Qué emite después de cenar la cadena pública que hasta la llegada del PP al poder era la cadena líder de la televisión española? El viernes, “Película”. El sábado, “Película”. El domingo, “La película de la semana”, programa semanal en el que se emite una película.

Esto no es trivial, y no me creo que sea casual. El premeditado plan de desvanecimiento e invisibilización que el Partido Popular tiene proyectado para la televisión pública pasa por ir socavando la calidad de los informativos, por ir logrando cada mes tener unas décimas de audiencia menos que el mes anterior, pero también consiste en ir privando a sus cadenas de señas de identidad exitosas. Aunque en ocasiones la película programada pueda obtener resultados de audiencia dignos, los meses que llevamos ya sin producción propia ni programas estrella durante las tres noches del fin de semana -a diferencia de lo que hacen todas las demás cadenas- ayudan a ir convirtiendo a La 1 en una marca blanca, o, mejor, gris, una televisión menor que tira de recursos impersonales, una cadena que resuelve su parrilla de forma perezosa con lo que tiene más a mano y no con una programación cuidada minuciosamente.

¿Es mucho pedir, programadores de La 1, un buen programa de entrevistas, de investigación periodística, un show de entretenimiento digno, un concurso que se vea sin enrojecer, durante el fin de semana? ¿De verdad es imposible ver esos días en nuestra cadena más importante algo que no sea “Película”? Ni que estuviera pidiendo que entrevistaseis a Pablo Iglesias...

27 octubre 2014

DISCUTID, DISCUTID, MALDITOS


Según un estudio del CIS completamente inventado por mí, el 82% de la programación de Telecinco está dedicada a mostrarnos gente discutiendo. De lo que sea. Pero discutiendo. Discutiendo sobre pequeños conflictos de la vida cotidiana (“De buena ley”). Discutiendo sobre asuntos de corazón de gente famosa (“Sálvame”). Discutiendo sobre asuntos de corazón de gente no famosa (“Mujeres y hombres y viceversa”). Discutiendo sobre las cotilleos de los concursantes de los realities (las galas y los debates de “Gran Hermano”). Incluso programas genéricos de la cadena, como “El programa de Ana Rosa”, incorpora entre sus ingredientes una buena dosis de discusiones. Pon a dos personas a discutir delante de una cámara y Telecinco habrá conseguido un programa barato y con audiencia. Hasta esta semana las noches de los sábados estaban ocupadas por “Hay una cosa que te quiero decir”, en donde se discutía algo, es cierto, pero no todo lo que se puede llegar a discutir en un momento tan importante de la semana.

Y eso no se podía consentir. “¿Queda alguna discusión sobre algún tema que no esté recogida en nuestra programación?”. “Bueno... política, fútbol...”. “Éste es un año electoral, ¿no?”. “Sí”. “Pues retiren ‘Hay una cosa que te quiero decir’ y pongan un programa de discusiones sobre política en el prime time de los sábados”. “Pero ya hay un programa así a la misma hora en La Sexta, y el género es muy limitado en posibilidades y admite pocas innovaciones”. “Me importa un pito. Haced el programa de debate político de siempre y disimulad poniendo la palabra ‘nuevo’ en el título”. “Un tiempo nuevo” y “La sexta noche” parecen programas gemelos, pero las cadenas en las que se emiten imponen diferencias esenciales: en laSexta, un canal con clara presencia de contenidos políticos, “La sexta noche” es un programa de política en donde se discute; en Telecinco, un canal con clara presencia de gente discutiendo, “Un tiempo nuevo” es un programa de discusiones sobre los asuntos de la política. Que aunque es igual, no es lo mismo.

26 octubre 2014

"HALTERONIÑO", DEPORTE OLÍMPICO


Anteayer viernes, como cada año, TVE retransmitió en directo desde Asturias la ceremonia de entrega de los últimos Premios Príncipe de Asturias que concedió en Asturias la veterana Fundación Príncipe de Asturias en honor al príncipe de Asturias, hoy rey de España. Y ayer sábado, como cada año, TVE no retransmitió en directo desde Asturias la ceremonia de entrega del último Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias que concedió en Asturias la veterana Fundación Príncipe de Asturias en honor al príncipe de Asturias, hoy rey de España.

Es seguro que el viernes que toque del año que viene, TVE retransmitirá en directo desde Asturias la ceremonia de entrega de los primeros Premios Princesa de Asturias que concederá en Asturias la nueva Fundación Princesa de Asturias en honor a la princesa de Asturias, mañana reina de España. A ver si hay suerte y TVE, más entusiasta demostrando su lealtad a la Corona que hasta ahora, también retransmite el sábado en directo desde Asturias la ceremonia de entrega del primer Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias que concederá en Asturias la nueva Fundación Princesa de Asturias en honor a la princesa de Asturias, mañana reina de España.

El acercamiento de los reyes y príncipes a su pueblo es tan importante como el acercamiento del pueblo a sus príncipes y reyes (ya saben: de España, Asturias, España, España, Asturias y España, respectivamente). En Boal, pueblo premiado ayer, ondeaban por igual banderas de Asturias y de España, así que está mal que solo retransmitiera el acto la Televisión del Principado de Asturias y no TVE. Todos los españoles deberían haber podido ver a la asturiana reina de España negarse a cantar el “Asturias, patria querida” pese al requerimiento del rey, así como su afán por practicar el levantamiento de niño en dos tiempos partiendo de una fulgurante arrancada inicial del niño de las manos de la madre que lo tenía en brazos. Si el “halteroniño” llegara a ser deporte olímpico podríamos lograr que no solo nuestro rey, sino también nuestra reina (de continuar entrenando así) fuera deportista olímpica.

25 octubre 2014

SOLDADO WYOMING


¿Es Wyoming un presentador resultón de un programa mediocre en una cadena de segunda, o es un talismán cuya presencia garantiza el éxito? ¿Es “El Intermedio” una ficha más en la partida de perdedores que enfrenta a laSexta con Cuatro, o es una pieza clave en el complejo puzzle televisivo actual? ¿Es laSexta una cadena inviable que sobrevivió gracias a que la compró Antena 3, o es un fértil semillero de programas innovadores y exitosos que puede dar la clave a Atresmedia para vencer a Mediaset?

En la guerra televisiva cambian las estrategias y cambia el armamento. En el principio fue la contraprogramación. Las cadenas debían anunciar su parrilla con mucha antelación sin posibilidad de hacer cambios. Pero, cuando se revelaba el día en que se produciría algún gran estreno, la competencia buscaba una disculpa traída por los pelos para cambiar su programación y emitir a esa hora algún pelotazo oportunista que eclipsara el nuevo espacio. Hoy la contraprogramación ya no es un arma de destrucción masiva porque no existe aquella exigencia de mantener la programación y los cambios ya no son siquiera noticia.

Desde que tuvo que retirar “La noria”, Telecinco cojea la noche de los sábados. Hoy busca el éxito con el estreno de “Un tiempo nuevo”. Atresmedia contraataca de modo desconcertante: organizando esta semana en “El intermedio” una descacharrante gala en la que se entregaron los “Bárcenas Fan Awards”, unos galardones con los que premiar a los corruptos del país que han servido a “El intermedio” un material de primera para convertirlo en un éxito constante. Con los “Bárcenas Fan Awards”, el programa volvió a triunfar, doblando de nuevo la audiencia de la cadena. Y Wyoming, el victorioso, anuncia su presencia como invitado en “LaSexta noche” mañana sábado. Telecinco ya no tiene que vencer a Antena 3, sino a la suma coordinada de Antena 3 y una pujante laSexta que tiene sus propias armas. Quien quiera ver el duelo, tendrá que hacer zapping en tres cadenas a la vez. Y no estar loco.

24 octubre 2014

PEOR ESLOGAN PUBLICITARIO DEL AÑO



Y los nominados al premio “Peor Eslogan Publicitario del Año” son...

- “Qué bien sabe ser de Mahou”, por Mahou. Desde siempre la publicidad ha pretendido que los productos que promociona sean algo más que meros productos y lleguen a formar parte del mundo emocional del consumidor. Pero esta milonga de que la cerveza Mahou es lo que nos define como personas, lo que nos da identidad, lo que permitió que nos socializáramos cuando llegamos de nuevos a una ciudad, lo que nos une a nuestros amigos y lo que salva el abismo generacional, es pasarse de la raya. Una cerveza se bebe, no se es. En beneficio de todos, esperemos que nuestra identidad sea algo más que la cerveza que bebemos.

- “Tú lo das todo por el fútbol, nosotros damos todo el fútbol por la tele”, por Movistar. Juego palabras equivocado, traído por los pelos, larguísimo. Paralelismo forzado entre las dos partes del eslogan, meramente formal, cosmético. Pretende conseguir la identificación del lector en la primera mitad, y relacionarlo con la empresa anunciada en la segunda mitad. Lo pretende pero no lo consigue. Es un quiasmo mareado. Una retórica coja. Los eslóganes publicitarios siempre se apoyan en tropos poéticos, pero éste tiene de tropo lo que un mordisco de Luis Suárez y de poético lo que el peinado de Cristiano Ronaldo.

- “Mándalos a tomar Fanta”, por Fanta. Un eslogan que parece creado por la competencia. ¿Recuerdas a dónde enviabas siempre a tus amigos coñazo, a la gente que te cae mal, a la peña insoportable? ¿Al guano, a la mierda, a freír espárragos, a tomar por donde fuera? Claro que sí. Todo eso se resume ahora en la nueva expresión: “mándalos a tomar Fanta”, porque la Fanta resume todo lo que hemos citado antes. Mucha Fanta tuvo que tomar el publicista antes de dar con este eslogan, porque para cometer un error así hace falta estar sufriendo un subidón de azúcar importante.

Y el premio “Peor Eslogan Publicitario del Año” va para...

23 octubre 2014

DESNUDEZ Y EXPERIMENTOS SOCIOLÓGICOS


(Aviso previo: no va a ser fácil, pero voy a intentar escribir esta columna conteniendo la risa en todo momento. Espero que ustedes, amados lectores a los que supongo desnudos, también la puedan contener durante su lectura).

Tiene razón Cuatro en su propuesta de “Adán y Eva”: la ropa es un artificio añadido que va en contra de nuestro estado natural; cuando estamos desnudos surge la verdadera persona que somos; al comienzo de los tiempos las personas iban desnudas, y por eso si queremos volver a ser auténticos debemos desnudarnos. “Adán y Eva” es un interesantísimo experimento sociológico para estudiar el comportamiento humano y las relaciones de pareja en condiciones extremadamente naturales. ¿Qué hay más natural que un hombre y una mujer que se encuentran y se comienzan a conocer completamente desnudos en una playa paradisíaca?

Más concretamente, ¿qué hay más natural que un hombre y una mujer maquillados, peinados, depilados hasta la hipodermis, rodeados permanentemente a pocos metros por el equipo vestido del programa, iluminados artificialmente cuando haga falta para garantizar la calidad de la imagen, bajo una pértiga con un micrófono a pocos centímetros de sus cabezas (¿dónde les podríamos enganchar un micrófono a ellos?), enfocados por una o varias cámaras que están viendo todo el tiempo a su lado, oyendo todo el rato los comentarios y las indicaciones del equipo técnico, que se encuentran y se comienzan a conocer completamente desnudos en una parte de una playa de Croacia que ha sido acotada con los correspondientes permisos municipales croatas para la grabación de la edición española del naked dating show “Adán y Eva”?

(Releo la columna que, les confieso, he escrito desnudo, y veo que me ha quedado más auténtica, más natural. Lástima que no tuviera a un equipo de Cuatro filmándome a un metro de distancia mientras la escribía. Así la columna, además de natural, habría sido un experimento sociológico).

22 octubre 2014

LA CENA Y LAS DEUDAS

El gran Benjamin Franklin dejó dicho que es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas, pero la sutilísima verdad de la sentencia del sabio de Boston se resquebraja cuando hablamos de series televisivas. Acostarse después de haber cenado un capítulo de “Gotham” (Canal+ Series), por ejemplo, significa que nos levantaremos con deudas y con hambre de más capítulos protagonizados por el detective James Gordon, un idealista que intenta descubrir al asesino de los padres de Bruce Wayne en la corrupta y fascinante Gotham City. El detective Gordon tiene un fuerte parecido físico y una leve similitud moral con el agente Ed Exley de “L. A. Confiential”,  pero lo mejor de la serie es el joven Wayne antes de su conversión en Batman y el tan fantástico como malvado Pingüino. Es bueno levantarse con deudas y con hambre después de cenar un capítulo de “Gotham”. Lo malo de levantarse con hambre es que corremos el riesgo de darnos un atracón. Y un atracón no siempre permite hacer una buena digestión de una serie.

Es bueno levantarse con hambre y con deudas televisivas. Pero no es lo mismo levantarse con hambre de “Gotham” que empezar el día con deudas de “The Leftovers” (Canal+ Series). “Gotham” es una serie que no pierde si se disfruta a grandes bocados, mientras que “The Leftovers” es una serie que gana si se la deja reposar. A “Gotham” le va el consumo seguido de varios capítulos, mientras que “The Leftovers” exige paciencia, tiempo, reposo y largas digestiones. Una serie policíaca ambientada en una Gotham todavía sin Batman permite el “ñam, ñam”. Una serie profundamente existencial que se desarrolla en un mundo emocionalmente destruido después de la inexplicable desaparición del dos por ciento de la población mundial necesita ser masticada plano a plano, mirada a mirada, silencio a silencio. Si es cierto, como decía Nietzsche, que quien tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier cómo, el porqué del detective Gordon, del joven Wayne y del Pingüino es lo que invita a consumir“Gotham”, mientras que es el cómo de Kevin Garvey, Laurie Garvey y Nora Durst lo que nos ata a “The Leftovers”. En cualquier caso, es absurdo acostarse sin cenar tanta y tan buena televisión.

21 octubre 2014

ÉPATER LA PROGREOISIE


Miguel Ángel Rodriguez, ex portavoz del Gobierno de Aznar y actual contertulio todoterreno que lo mismo plancha una polémica política que fríe un análisis de la actualidad, tiene un problema que va más allá de las cosas que dice, de las cosas que hace o de la desconcertante capacidad que exhibe para impartir doctrina diciendo las cosas que dice después de hacer las cosas que hace. El problema gordo de MAR es que su personaje es él y él es su personaje.

MAR intentó desacreditar estos días a Jordi Évole (que andaba de “gira televisiva” promocionando la vuelta de “Salvados” y criticó una de sus barbaridades) “desvelando” que las entrevistas del ex Follonero son tramposas porque no son en directo, sino primero grabadas siguiendo un guion y después montadas antes de ser emitidas en diferido. MAR se calentó y le desafíó a un cara a cara en directo “sin guion”. Incluso amplió su desafío a Wyoming (al que también acusa de cometer el pecado de trabajar con guión). En realidad, MAR no desvela nada porque es público y notorio que Évole y Wyoming trabajan con guion (aunque debería explicar si en su día aceptó ser entrevistado por Évole porque cuando el entrevistado es él mismo, el engaño es aceptable y ya no le produce escrúpulos morales.

Por otra parte, deberíamos entender que la grandeza de Wyoming y Évole no está en que José Miguel Monzón y Jordi Évole Requena sean unos tipos muy listos, simpáticos e ingeniosos, sino en que han construido unos personajes muy listos, simpáticos e ingeniosos a los que preparan unos guiones en condiciones y ese es el motivo por el que no sueltan por esa boca la primera ocurrencia que les viene a la cabeza, algo de lo que adolece MAR cuando intenta epatar a la progresía.

¿Y la vuelta de “Salvados”? Excelente, ya lo vieron: una buena idea, un guion currado, un escenario prodigioso y ese magnífico personaje que antes fue El Follonero, y que ahora se hace llamar Jordi Évole, en su sitio.

20 octubre 2014

DESINFORMACIÓN TV



Íker Jiménez y Julio Somoano deberían intercambiar sus puestos por un día. Como muestra de complicidad y buen rollo. Igual que hicieron aquella vez Buenafuente y Wyoming, que cada uno presentó el programa del otro y nos dejaron maravillados. Parecería que entre el conductor de la nave del misterio y el director de informativos de RTVE hay una distancia insalvable, pero no es así. El primero podría moderar “El debate” de La 1 la noche del miércoles con la misma cara de velocidad, y el segundo podría presentar “Cuarto milenio” la noche del domingo en Cuatro sin traicionar sus criterios periodísticos. Y tal vez no nos dejarán maravillados, pero sí está garantizado que nos dejen boquiabiertos, tanto como ya hacen ahora cada uno con su programa. Es más, los dos dedicaron recientemente un desconcertante programa al ébola que es para mear y no echar gota.

Empezó hace unas semanas Jiménez ofreciendo un popurrí de palabrería conspiranoica de juzgado de guardia. Terminó Somoano esta semana, que al fin se decidió a debatir en La 1 sobre la crisis del ébola. Contó con estos precedentes en la tele pública: Mariló Montero demostró en “La mañana” de La 1 lo fácil que es quitarse los guantes sanitarios para evitar el contagio de ébola (algo así como demostrar lo fácil que es ser funambulista… a ras de suelo. De todos modos lo hizo mal y acabó sacudiendo los guantes); en “España directo” de La 1 informaron sobre nuestro hospital Carlos III mientras emitían las tranquilizadoras imágenes de un hospital alemán; en Telemadrid se esforzaron en señalar todo lo que a su juicio había hecho mal la enfermera contagiada; y en Castilla-La Mancha TV hablaron del “error” de la enfermera y le dedicaron esta mezquindad: “Hasta los más grandes, hasta los más valientes, cometen fallos”. Samoano no defraudó y en su debate nos llevó a África y EEUU, pero ni se acordó de preguntar sobre la gestión de Ana Mato, ni la nombró siquiera.

Sin duda habría que hacer un intercambio entre estos dos estilos de desinformación, a ver en qué daba.

19 octubre 2014

ME RALLA MAZO ESTAR SIN MI BEBA

Hola, soy la gorra de Omar. Sí, la gorra de Omar el de “Gran Hermano”. Sí, “Gran Hermano 15”. Necesito ayuda. Socorro. No lo soporto más. Sáquenme de esta cabeza. Apiádense de un pobre artículo textil que jamás pensó que correría un destino tan cruel. A mí me fabricaron en Taiwan junto a miles de gorras iguales. Algunas están en Bogotá, otras en Ciudad del Cabo. Por nuestro grupo del wasap algunas cuentan que han acabado siendo llevadas por chavales neoyorquinos que bailan hip-hop en Nolita. ¿Por qué me ha tenido que tocar a mí tener que estar posada sobre la cabeza del cani más insoportable y con el suaj más chungo de la historia de los grandeshermanos poligoneros? Nomínenme. Expúlsenme de la casa. ¿No dicen ahora que los animales tienen derechos? Pues las gorras también. Les quisiera ver a ustedes veinticuatro horas al día encima de esa cabeza, teniendo que oír la diarrea verbal permanente que sufre el tío éste. ¿Qué puede querer decir “te amo a ful”? Les juro que si le vuelvo a oír soltarle a alguna pava “tú siempre serás mi bebita” me meto en el horno de la casa de Guadalix.

Ya lo intenté una vez. Fue después de la hora sin cámaras que Omar y Lucía pasaron juntos. Yo pensaba que al menos entonces Omar me quitaría de su cabeza. Pero no lo hizo. Me tuvo posada en su calva todo el rato. No puedo recordar ningún detalle de lo que vi y oí sin comenzar a gritar de pavor. Entonces decidí acabar con todo. Aprovechando que el chorbo me había posado en el alféizar de una ventana para pegarse una ducha, hice palanca con la visera y me precipité al vacío. Pero caí sobre el hiyab de Shaima y no me hice nada. Nos hemos hecho muy amigos el hiyab y yo. Pero me da igual. Me quiero ir. Hablen con Mercedes Milá. Que me llame el Súper al confe. Pero a mí sola. No quiero llevar a Omar debajo. Para que pueda explicar el martirio al que me encuentro sometida sin coacciones. Oh, no, me acaba de volver a posar sobre su cabeza y le ha dicho a Vitín “me ralla mazo estar sin mi beba”. Ayúdenme. Sáquenme de aquí. Mátenme.

18 octubre 2014

CARRIE Y YO

Oh, dios mío, “Homeland” está más emocionante que nunca. Lo veo sentado en el borde del sofá mordiéndome las uñas. Cuento los minutos que quedan para cada siguiente capítulo. Apago el móvil. Bajo las persianas. No, no me importa gran cosa descubrir para quién trabajaba Sandy en la sombra o los turbios tejemanejes de Andrew Lockhart. El verdadero asunto extremadamente emocionante que se va a resolver en esta temporada de “Homeland” es hasta qué punto puede una serie reinventarse tras tres años gloriosos, cambiar por completo la línea argumental que llevaba hasta el momento, prescindir de un coprotagonista y seguir siendo el mejor thriller de espionaje internacional en lo que llevamos de siglo. Eso es lo que está haciendo de esta temporada de “Homeland” uno de los fenómenos más emocionantes del momento.

Tras dos temporadas unánimente reconocidas como extraordinarias y una tercera que generó mucha polémica acerca de su calidad, los guionistas Howard Gordon y Alex Gansa decidieron dar por concluido el arco argumental de estos tres primeros años. Lo normal hubiera sido terminar la serie entonces, pero la industria televisiva no acostumbra a cerrar productos que están siendo rentables. Finalmente se decidió tirar adelante con una nueva “Homeland” que ya no trata de lo que trataba la vieja “Homeland” y en donde ya sólo quedan Carrie y Saul Berenson del reparto original de la primera temporada. ¿Error monumental, jugada maestra, trampa de los guionistas, hito histórico en la narrativa televisiva de ficción? Qué intriga. Qué suspense.

Por eso los nuevos capítulos de “Homeland” son tan emocionantes. No me importa lo que le pase a Aayan en su relación con Carrie. Lo que me importa es que lo que le pase a Aayan en su relación con Carrie consiga dar lugar a una nueva temporada extraordinaria de “Homeland”. Carrie Mathison se preocupa obsesivamente por salvar Occidente de la amenaza yihadista. Yo me preocupo obsesivamente por el futuro de las series de televisión.

17 octubre 2014

DINERO, MENTIRAS Y PROGRAMAS DE TELEVISIÓN


Hay quien es seguidor de Marisol y piensa que la vida es una tómbola de luz y de color. Otros siguen a Forrest Gump y creen que la vida es como una caja de bombones porque nunca sabes qué te va a tocar. Yo soy más de la escuela de mi abuelo Tomás, que me enseñó a comer pasteles y a clavar puntas en La Milera aplicando en ambos casos el mismo ambicioso criterio: “¡Hasta que se acaben!”. En la crítica televisiva se pueden ir comiendo todos los pasteles que te salen al paso y remachando todas las puntas que sobresalen, pero a veces hay tal abundancia que es difícil conseguir que se acaben.

A Pablo Motos se le va de las manos “El hormiguero” (Antena 3), y su madre, junto a Los Morancos, promocionan en directo la final de “Pequeños gigantes” en Telecinco. Por su parte, en “Tu cara me suena mini” tienen el problema de que Carla llora cuando se entera de que tiene que imitar a Miley Cyrus, una Hannah Montana demasiado crecidita que a la niña de nueve años le parece “una guarra”. Paco Marhuenda y Miguel Ángel Rodríguez se pican en su afán de protagonismo: mientras el primero dice en “Al rojo vivo” que algunos gastaron el dinero de las tarjetas opacas “en putas”, el segundo dice en “Espejo público” que a Artur Mas le gusta ir de víctima y “lo que le falta es un fusilamiento”. Buenafuente tercia convocando una irónica consulta para quejarse de lo tarde que empieza su programa: “¿Cree que el programa 'En el aire' se emite muy tarde? Y en caso negativo, ¿cree que debería emitirse aún más tarde?”.

Lo siento, abuelo, solo puedo dar un martillazo y hay demasiado pasteles, así que escojo uno de mermelada. Jorge Javier Vázquez volvió a confesar en “Sálvame” que el año pasado atravesó una crisis y fue una conversación con Paolo Vasile lo que le salvó de dejarlo todo. El gran jefe sabe que, además de dinero, de vez en cuando debe darle cuerda a sus muñequitos para que sigan dando vueltas creyendo que su trabajo no es una birria molesta y dañina. Por Dios, coge el dinero pero no te creas sus mentiras.

16 octubre 2014

SOLDADITO ESPAÑOL EN "EL INTERMEDIO"


Como en la vida, con la tele se sufre, pero se aprende. Estos días aprendimos que TVE debe dejar de retransmitir el Desfile de las Fuerzas Armadas. El pasado domingo, TVE no hizo más que repetir con el desfile presidido por Felipe VI las mismas tomas y encuadres que hacía con el desfile presidido por Juan Carlos I, que ya eran las mismas que ofrecía cuando Franco era el Jefe del Estado que garantizaba la paz y la unidad de España por la gracia de Dios.

Frente a tanta rigidez y acartonamiento, laSexta realizó anteayer martes un acercamiento a lo mejor del ejército español, a ese ejército del que todos nos deberíamos sentir orgullosos. Se trató de una entrevista a Luis Gonzalo Segura, teniente del ejército de Tierra, realizada en “El intermedio”. Segura (broma de Wyoming: por raro que parezca este Segura no fue al programa a promocionar “Torrente 5”) denunció que, mientras realizaba honradamente el trabajo y los cometidos que tenía asignados en el ejército, descubrió serios indicios de corrupción. Gastos inflados y trampas en las cuentas que convivían alegremente con unos hermosos recortes en gastos sociales que hace años hacen la vida de los españoles más injusta y puñetera. Lo extraño es que no solo no investigaron los casos denunciados sino que ni dieron a Segura una medalla al valor ni le invitaron a participar en el desfile de las Fuerzas Armadas. Al contrario, se le está persiguiendo y presionando para que deje de molestar. Ayer vimos cómo lo hacía un superior en una conversación transcrita por “El intermedio”: “No te empeñes en sanear una empresa si todo el país está podrido”, “¿no pretenderás hacerte famoso por ser el tocapelotas diario?”, “la disciplina por encima de todo. Hay que darle margen al jefe de equivocarse y obedecer aunque esté equivocado, ¿me explico?”.


Está claro: Segura desfilando por todos los programas de todas las cadenas contando lo que hay debería ser el Desfile de las Fuerzas Armadas que ofreciera la tele en vez del de TVE.

15 octubre 2014

ROMA VINCIT

Tras la caída y el olvido de Roma, muchos mármoles de la ciudad de Augusto y Marco Aurelio se convirtieron en cal. Así pasa la gloria del mundo. Casi todas las estatuas y capiteles que sobrevivieron a los saqueos fueron a parar a alguno de los hornos de cal que llenaron la decadente Roma, y cabezas de emperadores compartieron el mismo fin con brazos de diosas, trozos de columnas y pedestales vacíos. Mejor el robo que la destrucción. Mejor terminar adornando la casa de un ricachón o sosteniendo el techo de la vivienda de un pobre diablo que consumirse en un horno de cal. Mejor permitir que “Los misterios de Laura” (TVE) se conviertan en “The Mysteries of Laura” (Cosmopolitan) que dejar que la serie se consuma en ese horno de cal en el que se está transformando TVE.

La adaptación norteamericana de “Los misterios de Laura” (NBC) es una buena noticia para los seguidores de la inspectora Laura Lebrel (convertida ahora en Laura Diamond), del mismo modo que la adaptación de parte del friso de un templo del foro romano en un palacio renacentista es una buena noticia para los amantes de la vieja Roma. Robar no es lo peor que se puede hacer con una serie o con un friso. Es peor el horno de cal, la desidia, la ignorancia destructiva, el encogimiento de hombros, la obsesión por la utilidad inmediata, las prisas por cuadrar las cuentas. Es verdad que la inspectora Laura Diamond es más dura e inquieta que nuestra Laura Lebrel porque, caramba, vivir en Nueva York imprime carácter. Es verdad que “The Mysteries of Laura” tiene más acción pura y ese toque final que los norteamericanos dominan como nadie y que hace que una serie norteamericana sea en el fondo y en la forma eso, una serie norteamericana aunque la idea original sea romana. Y es verdad que los capítulos de “The Mysteries of Laura” son más cortos y manejables que los originales, una lección que la ficción española no acaba de entender. Pero “The Mysteries of Laura” es, al fin y al cabo, un mármol romano salvado del horno de cal que ahora adorna las noches de Cosmopolitan. Roma vincit.

14 octubre 2014

"FARGO" (LA SERIE) Y "FARGO" (LA PELÍCULA)


En la película original de los hermanos Coen, Fargo era un pueblo situado en la frontera de Dakota del Norte y Minnesota. Pero a partir de esa película Fargo empezó a ser muchas más cosas. Se convirtió en un estado de ánimo, en una previsión meteorológica, en ese momento del atardecer en el que alguien hace un chiste con la boca ensangrentada. Tanto se agrandó y se complicó el concepto de Fargo que ha sido necesario que FX encargue a Noah Hawley una serie de diez capítulos de una hora de duración para intentar redefinirlo de nuevo. La emite Canal+ Series desde el pasado domingo, y es sin lugar a dudas una de las grandísimas ficciones televisivas de esta temporada.

“Fargo” (la serie) es “Fargo” (la película) a pesar de no compartir con ella ni personajes, ni trama, ni localizaciones. Fargo (el pueblo en donde transcurría “Fargo” (la película)) sólo aparece en una referencia tangencial en “Fargo” (la serie). No está Frances McDormand, aunque la desconocida y ya queridísima Allison Tolman también es una policía naive y embarazada. No está William H. Macy, aunque el prolífico Martin Freeman -Martin Freeman está alcanzando un grado de ubicuidad sólo conseguido por Morgan Freeman, ¿tendrá algo mágico ese apellido, esas siglas?- lleva el chubasquero de plumas con igual envaramiento. No está Steve Buscemi, aunque Billy Bob Thornton cumple la misma función de recordarnos que en el reino animal no existen los santos, sino que tan sólo existe el desayuno y la cena.

“Fargo” (la serie) sólo comparte con “Fargo” (la película) una rasqueta roja para quitar el hielo del parabrisas del coche y una visión completamente desolada de la naturaleza humana. Es suficiente para acotar un concepto que limita al sur con “True detective”, al norte con Canadá y al oeste con “Breaking bad”. Dentro de diez capítulos Fargo (la serie, la película, el pueblo) nos habrá enseñado que las carreteras heladas en medio de la nieve hacen que todo, tanto el bien como el mal, se vuelva sencillo. Abríguense.

13 octubre 2014

PONTE LA CAMISETA UNA ÚLTIMA VEZ

Venga, Santiago Segura, tú puedes. Eres capaz de hacerlo mejor todavía. Aún te quedan muchos programas de la televisión nacional a los que no has ido. ¿Por qué no una aparición en “Últimas preguntas” que te permita promocionar “Torrente 5” entre el público católico de más de sesenta años de edad? Nunca se sabe dónde vas a poder arañar unos eurillos. O un cameo en “Amar es para siempre” haciendo de un vetusto policía al que toma por maestro un joven Torrente que acaba de ingresar en el cuerpo y del que aprenderá el inconfundible estilo que le caracterizará a partir de entonces. Aunque no los he visto todos, estoy casi seguro de que no has sido invitado todavía a “Al rojo vivo”; ¿a qué esperas para hablar con Ferreras y pedirle que te permita acudir como contertulio llevando una de tus camisetas de “Torrente 5”?

Al igual que ocurre con algunas marcas de refrescos o de zapatillas deportivas, estoy convencido de que empleas mucho más tiempo y esfuerzos en la promoción de tus productos que en su realización. Tienes que estar agotado por tu gira de presentación del nuevo “Torrente”. Pues imagínate nosotros: “Ahora caigo”, “En el aire”, “Zapeando” (hasta aquí normal), “El hormiguero” diez o doce veces, “Espejo público”, “El intermedio”, ¡”La Sexta Noche”! (¿a santo de qué?). En el más que digno estreno de “Los viernes al show” se nos presento no uno, sino cinco Torrentes (Segura más cuatro imitadores). Y esto sólo en cuanto a los programas de Atresmedia. Mediaset te tiene vetado porque los dueños de Telecinco apuestan por sus propios caballos cinematográficos, pero has conseguido colarte en programas de la televisión pública como “La mañana” o “T con T”.

Ana Pastor haciéndote un fact check en “El objetivo”. Jordi Hurtado sometiéndote a “El reto” de “Saber y ganar”. Una discusión con Josep Pedrerol en “Jugones” defendiendo a Del Bosque. Todavía puedes conseguir vender unas entradas más. Un último esfuerzo, Santiago. Ponte la camiseta una última vez.

12 octubre 2014

FELIPE VI RESPETA EL PROTOCOLO



Me temo que el rey Juan Carlos I “El Campechano” perderá su simpático apodo y pasará a la historia como “El Irresponsable”, “El Temerario” o “El Manazas”. Resultó ser un ejemplo nefasto que durante su reinado volviera loca a la Guardia Real a base de romper el protocolo y saltar los cordones de seguridad que levantaban a su alrededor porque deseaba permitir que los plebeyos tocáramos el cielo tocándole a él. Su hijo, Felipe VI, tiene ahora que desligarse de esta pesada herencia y encontrar su propio estilo. Lo veremos hoy mismo, en directo, en la retransmisión del Desfile de la Fiesta Nacional en TVE.

Pongamos la tele y revisemos sus movimientos con lupa. El nuevo rey hoy no tiene que pasar revista al ejército. Eso es lo de menos. Su misión va más allá. Debe enseñar a los españoles que los protocolos están para respetarse, y debe hacerlo siendo él mismo el primero que los acate hasta el último detalle. Cada uno de sus movimientos debe estar perfectamente coreografiado, por supuesto, pero antes debe comenzar por ponerse, y sobre todo —después— quitarse su uniforme de trabajo siguiendo escrupulosamente los pasos establecidos, que para eso él tiene la suerte de disponer de un traje que no le va corto de mangas. Los elegantes guantes blancos deben usarse correctamente. Son para que desde lejos se aprecie que está saludando a la plebe. En ningún caso deben utilizarse para acercarse a tocar a nadie. Y, menos que nadie, a un vasallo, a un súbdito, a un siervo, no vaya a ser que después, al quitarse el traje, se toque la cara y pille cualquier cosa.

Viéndolo en la tele,, Felipe VI es el espejo en el que nos miramos los españoles. Si él no nos enseña a todos —personal sanitario incluido— cómo hacer las cosas, ¿quiénes lo van a hacer, los responsables del sistema sanitario? Qué tontería: estos están ahí para echarle la culpa a otros de lo que pueda salir mal. Si no quiere riñas, mejor que Felipe abandone el estilo paterno y respete el protocolo.

11 octubre 2014

TVE, PEGADA CON LA ACTUALIDAD


Por muchas críticas que reciba, RTVE es una gran empresa. Y lo demuestra, gestionada como está por grandiosos defensores de los emprendedores y del emprendimiento. Esta semana, respondió a las críticas por el nombramiento del nuevo Presidente de RTVE con un campanazo: la vuelta en la madrugada del miércoles de “El debate”, un programa del que nadie se acuerda que ha sido remodelado y para estar más pegado a la actualidad ahora se ocupa de un solo tema al que dedica noventa minutazos, es presentado por Julio Somoano –director de los servicios informativos de RTVE– y se emite simultáneamente en TVE, RNE y la red (La 1, Canal 24H, Radio 5 y rtve.es). ¡Vaya si hay poderío!

Otra cosa es el resultado. Somoano primero se apuntó el tanto de comenzar con una entrevista a Zapatero. Después se apuntó el tanto de permitir a Aznar apuntarse el tanto de no conceder una entrevista a TVE (pillemos el mensaje: a diferencia de otros, Aznar es un hombre de Estado ocupado en su agenda, él mismo y su propio mecanismo). ¿Y de qué trataron? Los informativos son más vistos que nunca a causa del contagio de ébola. Antena 3 dedicó esa misma noche un especial informativo en horario de máxima audiencia muy seguido. Incluso “El intermedio” logró esos días su máximo histórico gracias a este triste asunto. Pero “El debate”  no le ve el interés al ébola y va a lo suyo. Tampoco, por supuesto, al polémico nombramiento del presidente de RTVE o a las críticas que el propio Somoano recibe de los propios servicios informativos de RTVE, donde los trabajadores siguen quejándose de su gestión. “El debate” prefirió volver, otra y otra y otra vez a dar más y más y más vueltas al independentismo catalán.

En La 1, “El debate” tuvo la mitad de audiencia que la ya escasísima audiencia media de la cadena. #elDBTcataluña, hashtag lanzado por el programa, tuvo menos impacto que los caninos #Excalibur, #SalvemosaExcalibur y #DEPExcalibur. Qué olfato periodístico. Más que pegada a la actualidad, TVE parece pegada con la actualidad.

10 octubre 2014

LA SEGUNDA VENIDA DE JOSÉ ANTONIO SÁNCHEZ

No hay derecho a que el Partido Popular vuelva a nombrar por segunda vez a José Antonio Sánchez como presidente de RTVE. ¿Es que acaso no hay jóvenes directivos, nuevos periodistas o nuevos empresarios con iniciativas que puedan dirigir nuestros medios de comunicación públicos tan mal como lo va a hacer José Antonio Sánchez? ¿No es hora de dar el paso a una nueva generación de manipuladores, malos gestores, directivos serviles respecto de los intereses de los partidos que les ponen en el poder, privatizadores y desmanteladores encubiertos de las riquezas de todos los españoles? ¿En verdad en las filas de los profesionales afines al Partido Popular no hay nadie que pueda tomar el relevo de la manipulación informativa y la mala gestión que practicó José Antonio Sánchez durante su anterior presidencia de RTVE, y no queda más remedio que pedir al expresidente que sea presidente de nuevo?

Sánchez dirigió la radio y la televisión públicas durante algunos de sus años más vergonzosos en la etapa del gobierno de José María Aznar. Están en su curriculum espantos informativos como los que protagonizó TVE tras los terribles atentados del 11-M. Posteriormente, tras una aventura telefónica, reapareció como jefazo supremo de Telemadrid en 2011, y gestionó la humillante etapa de esta cadena pública en donde tuvo lugar el ERE que afectó al 80% de la plantilla. Pero un gestor no solamente se mide por sus logros, sino también por su capacidad para crear un equipo en donde se formen futuras figuras que asuman dicha tarea cuando el gestor quede amortizado. ¿De verdad Sánchez no ha sabido formar a ningún sucesor para que carezca por completo de vergüenza y afronte sin el menor resquicio de ética profesional los importantísimos años electorales que tenemos por delante?

Mal está el PP si tiene que recurrir a figuras del pasado para cometer fechorías en puestos directivos actuales. Recuérdese que Aznar nunca ha descartado del todo su regreso a la política.

09 octubre 2014

NATURALEZA HUMANA


Me encanta “Gran Hermano”. Lo sigo desde sus inicios. Me gustó especialmente “Gran Hermano 3”, con aquella historia de aquel tío que estaba saliendo con una y luego se lio con otra. Y “Gran Hermano 5”. Fue estupenda la historia aquella de los que parecía que no iban a liarse y luego resulta que se liaron. No me pierdo un programa. Ni un debate. En los debates de “Gran Hermano 5” había algunos que defendían a los que se habían liado y otros que los atacaban. Y “Gran Hermano 6” fue buenísimo; había un tío que estaba saliendo con una y luego se lió con otra. Y en los debates algunos decían que el tío aquel había hecho bien, y otros decían que no, que había hecho mal. Qué fuerte. Lo que ya fue superjarto fue “Gran Hermano 8”, había un tío y una tía que parecía que no se iban a liar y luego resulta que se liaron. Flipante. ¡Y aquella historia de “Gran Hermano 9”! Sí, hombre, la de aquel tío que estaba saliendo con una y luego se lio con otra. ¡Y aquellos debates de “Gran Hermano. El debate”, con aquellos contertulios que apoyaban al tío y discutían con los otros contertulios que no lo apoyaban!. Como lo que pasó en “Gran Hermano 11”, cuando aquellos dos que parecía que no se iban a liar se liaron y luego en los debates había gente que decía que habían hecho bien y otra gente que decía que habían hecho mal. Sigo los foros por internet y a veces he escrito en ellos. Me acuerdo que escribí cuando “Gran Hermano 12”, porque aquella historia de aquel tío que estaba saliendo con una y luego se lio con otra fue lo más. Y cuando “Gran Hermano 14” también. Quedé pasmado cuando aquellos dos que parecía que no iban a liarse luego se liaron.

Pero jamás había flipado tanto como con “Gran Hermano 15”. Omar estaba saliendo con Lucía, y llegó Paula, y Omar se lio con Paula. Y Yolanda y Jonny parecía que no iban a liarse y resulta que se liaron. No me extraña que GH15 esté siendo un nuevo éxito de audiencia. Y en los debates algunos defienden a Omar y otros lo critican. Y lo mismo con Yolanda y Jonny.

08 octubre 2014

EL PEZ EN EL AGUA



¿Qué sabe el pez del agua en la que nada toda su vida? Esta famosa pregunta formulada por Albert Einstein puede reformularse de muchas maneras. Por ejemplo: ¿qué sabe el futbolista del fútbol en el que nada toda su vida? La respuesta es la misma que da Saladino en la película “El reino de los cielos” cuando Balian le pregunta, tras la caída de la ciudad, qué vale Jerusalén: nada y todo.

Nada y todo. El pez no sabe nada del agua, pero también lo sabe todo. El futbolista no sabe nada de fútbol, pero también lo sabe todo. Jerusalén no vale nada y lo vale todo. Después de ver la entrevista de Iñaki Gabilondo a Jorge Valdano (“Iñaki con Jorge Valdano”, Canal+), el espectador concluye que Valdano no sabe nada de fútbol pero también lo sabe todo. Valdano no sabe nada de los famosos goles de Maradona a Inglaterra en el Mundial de México (el de la “mano de Dios” y el del “barrilete cósmico”) porque los vivió desde muy cerca y no pudo disfrutar de la magia que desprendieron las dos jugadas: Maradona fabricó sus goles para ser vistos desde fuera del terreno de juego. Pero Valdano lo sabe todo de esos dos goles porque no intervino en la jugada del gol de la “mano de Dios” (si lo hubiera hecho, Maradona estaría en fuera de juego) y se limitó a sacar el balón de la portería tras el gol del “barrilete cósmico” (si Maradona hubiera pasado la pelota a Valdano, el comentarista Víctor Hugo Morales no habría preguntado de qué planeta vino Maradona para dejar en el camino a tanto inglés). Las entrevistas futboleras funcionan cuando el entrevistado lo sabe todo y no sabe nada: si sólo lo sabe todo, la entrevista se convierte en una aburrida excursión alrededor del yo y las circunstancias del entrevistado; si no sabe nada, la entrevista deriva hacia los tópicos, los lugares comunes, el “somos once” y el “intentaré hacerlo lo mejor posible”. Valdano lo sabe todo porque vivió en el agua y fue el primer hombre que tocó la pelota que introdujo el barrilete cósmico en la portería inglesa. Valdano no sabe nada porque cree que teorizar sobre el liderazgo permite entender a Guardiola o a Simeone y no vio desde fuera los goles de Maradona a Inglaterra.

Valdano es un pez en el agua cuando habla de fútbol. ¿Y qué importa el fútbol? Tanto como Jerusalén para Saladino.

07 octubre 2014

"NO ES UN DÍA CUALQUIERA"



Los seguidores recalcitrantes de “No es un día cualquiera” (sábados y domingos por la mañana en Radio 1), estamos de enhorabuena: desde septiembre tenemos media hora más de buena radio de regalo. En septiembre, Pepa Fernández y su equipo han dejado de despedirse a la una porque se quedan con sus oyentes (bueno vale, con sus “escuchantes”) hasta la una y media.

¿Alguien quiere más? Lo comprendo, también a mí la doble ración matinal de Juan Carlos Ortega de cada sábado y domingo me satisface, pero no me deja satisfecho. Por eso los sábados por la tarde hay que acordarse de ver “La mitad invisible” en La 2. Media horita de paseo rico rico y con fundamento que suaviza la garganta y despeja la nariz. Si en un descuido imperdonable os perdisteis la última entrega, os quiero ver meneando el bullarengue pero ya y llevándolo hasta la web de RTVE para verlo entero sin masticar: ¡estuvo dedicado a “El orgullo de el tercer mundo” de Faemino y Cansado! Y claro que no es un capítulo repetido como los que nos coloca de vez en cuando La 2: desde septiembre tenemos capítulos nuevos y crujientes recién sacados del horno.

Pero si por algo se distingue un seguidor recalcitrante es porque además de ser seguidor es recalcitrante. Alguna vez pedimos aquí que RTVE pusiera una cámara en “No es un día cualquiera” y emitiera el programa, además de por la radio, por la tele. Pues alegrémonos: el “Pecadores impequeibols” que emite los domingos por la noche La 2 parece una sección de “No es un día cualquiera” por la que van desfilando los habituales del programa. Forges, eso sí, dejó de ser un colaborador para realizar las labores de presentador, mientra Pepa pasó de presentadora a colaboradora (anteayer la vimos hablando del pecado de pereza). No está nada mal: en la radio y en la tele, tanto en sábado como en domingo, podemos decir “No es un día cualquiera”.

06 octubre 2014

NOSTALGIA DE LA NOSTALGIA

(Con motivo del quinto aniversario de “Qué tiempo tan feliz”)

Qué recuerdos tan bonitos me traen los primeros años de “Qué tiempo tan feliz”. Entonces sí que se hacía buena televisión. No como ahora. Los primeros programas de “Qué tiempo tan feliz” eran espléndidos. Ahora si pones la tele no ves más que porquerías y violencia y cochinadas. Pero antes... Ay, antes... Me acuerdo de que en las primeras emisiones de “Qué tiempo tan feliz” pudimos ver excelentes programas sobre figuras tan importantes como Paquirri o Mayra Gómez Kemp. Eran programas realizados con mucho gusto. Pero “Qué tiempo tan feliz” ya no es lo que era. Estas últimas semanas dedicaron tiempo a figuras pasadas de moda como Mayra Gómez Kemp y Paquirri. No hay color. ¡Y aquellos cantantes tan majos que había antes en el grupo del programa! Que cantaban cosas como “Un rayo de sol” o “Vivo cantando”. Eran chavales de los primeros años de “Operación Triunfo”, que fueron mucho mejores que los años siguientes. Ahora los cantantes que amenizan el espacio han salido de los últimos años de “Operación Triunfo”. No hay comparación. Y cantan cosas como “Vivo cantando” o “Un rayo de sol”.

Y María Teresa Campos... Por favor, vaya diferencia. Qué buena era la María Teresa Campos de los primeros años de “Qué tiempo tan feliz”. Antes era dinámica, divertida, ágil, y daba gusto verla presentar a artistas como Raphael o el Puma o Chayanne o Shalia Dúrcal. Pero eso era antes, cuando las cosas eran mucho mejor que ahora. Ahora... Ahora ya no es lo mismo. Yo no digo que no haya estado dinámica, divertida y ágil en el programa de ayer cuando presentó a Shalia Dúrcal, Chayanne, el Puma y Raphael, pero donde esté la María Teresa Campos de antes... Y antes salía su hija Terelu, no como ahora, que sale su hija Terelu... Ya no hay nostalgia como la de antes. Los nuevos ancianos que se incorporan este año a ver “Qué tiempo tan feliz” nunca entenderán lo bueno que era el programa al principio. Eso sólo lo sabemos los antiguos ancianos.

05 octubre 2014

"SÁLVAME", RESPETABLE REFERENTE SOCIAL



¿Es “Sálvame” un referente social y merece todo nuestro respeto? ¿Y Jorge Javier Vázquez? ¿Es también un referente social y merece todo nuestro respeto? Antes de lanzarnos a morder, tengamos en cuenta que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, acaba de visitar “El programa de Ana Rosa” (qué duro es andar de gira promocionando un disco, una película o una candidatura política), donde dijo que sí y que sí, y que por eso volvería a llamar al programa una y mil veces.

Veamos. Lo del respeto es fácil de conceder. Ni Jorgeja ni su espacio merecen “veneración, acatamiento que se hace a alguien” ni “miramiento, consideración, deferencia”, que son las dos primeras acepciones de “respeto” en el DRAE. Pero podemos aplicarles la cuarta acepción porque producen miedo y recelo. Ahora nos queda lo más difícil. ¿Son un referente social? Otros casos similares nos pueden dar la pista que necesitamos.

“Gran hermano” y “Mujeres y hombres y viceversa” son sin duda referentes sociales. Las últimas y abundantes exhibiciones de ignorancia supina (o sea, necia y estólida) en “GH15” y, ya puestos, la reciente noticia de que un concursante de “GH12” acaba de ser operado de un tumor de piel maligno en la cara, son un gran referente social (eso sí, negativo) que nos anima a huir del analfabetismo y de la radiación ultravioleta a partes iguales. La bronca chulesca de anteayer entre un participante hormonado (redundancia) y la presentadora, resuelta por Emma García con un cortante “Para chula está la presentadora”, es un referente social, también negativo, de lo que no queremos ser ni parecer. En nada van “Sálvame” y Vázquez a la zaga de estos ejemplos. Así que sí, señor Sánchez, también a nosotros nos parecen ambos un referente social y merecen todo nuestro respeto. Ese es el motivo por el que acojonaditos nos tienen ellos y sus seguidores.

04 octubre 2014

ARMENIA DE ARMENIA


Pero, bueno, ¿será posible? Pues hasta ahí podríamos llegar... Estamos en España y somos españoles de pura cepa, españoles de toda la vida. Claro, se empieza permitiendo que nuestra patria se llene de extranjeros como si fuera de ellos, y al final pretenden arrebatarnos nuestros tesoros más preciados. Pues de eso, nada. Sólo faltaba. Los premios de los concursos de la televisión española, para los españoles. Los españoles, primero. Hombre, por dios... Vienen de fuera y nos quitan a los españoles nuestros trabajos hundiéndonos en el paro. Después nos quitan a los españoles la atención sanitaria y tenemos que ver cómo se atiende a los inmigrantes en la salud pública antes que a nosotros. Luego nos quitan a los españoles las plazas en las escuelas para nuestros hijos. Después en las filas de la beneficencia hay que andar dándoles de desayunar a ellos antes que a los españoles. Hasta aquí podría tolerarse. Pero es que ahora además pretenden llevarse el rosco de “Pasapalabra”. Y eso sí que no. Espabila, Rajoy, y ponte a legislar, que esto sí que es un problema de Estado.

Se llama Lilit y es armenia. Armenia de Armenia. Lleva siete años en España. Nosotros la hemos acogido con los brazos abiertos, y ella nos devuelve el favor concursando en “Pasapalabra” y acertándolo casi todo un programa tras otro. El día menos pensado va a enfrentarse en el rosco a un español y va a ganarlo ella. Y eso sí que no. Marine Le Pen acaba de prometer que en cuanto llegue a la presidencia francesa los concursos de la tele gabacha sólo los podrán ganar extranjeros si no hay ningún francés capacitado para ganarlo. Pues aquí igual. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Qué nueva atribución exclusivamente española nos van a arrebatar los extranjeros? ¿Ganará “Gran Hermano” un turco? ¿Una bielorrusa dirá que está embarazada de Alberto Isla? El rosco  español del “Pasapalabra” español, para los españoles. Rajoy, ya nos traicionaste con lo de la ley del aborto, no nos traiciones con esto ahora también.

03 octubre 2014

¿QUÉ TENGO? ¡UN VOTO!


Toñi Moreno languidece en las tardes de La 1. “T con T”, el programa que presenta esta temporada, ocupa ahora el mismo lugar que antes ocupaba “Entre todos”, el programa que presentaba la pasada temporada. Desde su estreno, “Entre todos” se hizo un hueco en el mando a distancia de unos cuantos miles de fieles espectadores (incluyendo la reina Sofía), pero “T con T” no termina de arrancar. Los seguidores de “Entre todos” que ahora han abandonado a Toñi Moreno le deben una explicación igual que se la debía el alcalde Pepe Isbert al pueblo de Villar del Río. A ver por qué antes estaban encantados de hacer la digestión en la sobremesa viendo en “Entre todos” las desgraciadas situaciones personales y familiares de las pobres personas que acudían desesperadas al programa para pedir ayuda, y ahora en “T con T” no le ven interés a los variopintos contenidos de un magacín al uso, un poco sosito y ñoño, pero correcto aunque solo sea porque nadie tiene que aceptar en él la humillación de desnudar su vida para hacer de la limosna un espectáculo audiovisual.


Sí, vale, pero ¿y qué pasa con los demás?, ¿qué pasa con quienes no veíamos “Entre todos” pero lo criticábamos? Le dábamos leña con tanta inquina (y razón) que este verano TVE acabó por rendirse. Anunció que “Entre todos” no volvería y en su lugar Moreno presentaría un magacín blanco, sin lástimas, penas ni conmiseraciones. Ya tenemos lo que queríamos. No demos la razón a quienes decían que criticábamos porque queríamos no ver el dolor ajeno sin hacer nada para remediarlo. Sigue habiendo ciudadanos sin trabajo, sin vivienda, sin ingresos, con enfermedades raras, con dependencia de un cuidador a quien no pueden pagar. Y sigue habiendo niños y jóvenes con problemas familiares y dificultades para proseguir sus estudios. No queremos limosnas para ellos. Los informativos hablan estos días de los presupuestos generales del Estado. Vayamos más allá de los titulares y analicemos esos números: sanidad, educación, desempleo, dependencia, becas. Y, luego, obremos en consecuencia.

02 octubre 2014

EMPRENDEDORES EN EL MUNDO


TVE apoya a los emprendedores, pero poco. Debería hacer más por ellos. En estos años de crisis que, ya se sabe, no es más que una hermosa oportunidad para el emprendimiento, hay algunos programas diseminados por la parrilla en los que TVE nos cuenta lo buenos que son nuestros emprendedores, lo bien que emprenden y lo bien que fabrican, producen y exportan, pero suelen ser programas cortitos relegados a La 2, programas que parece que están ahí de relleno, un poco por compromiso. No debería ser así. ¿De verdad queremos fomentar la “cultura del esfuerzo” o no? ¿Estamos en que hay que “trabajar duro” para lograr algo o qué? ¿Aceptamos o no aceptamos el “sacrificio personal” como animal de compañía? Pues que se note.

En septiembre, miles y miles de abnegados patriotas dieron un paso al frente y arrostraron el futuro con espíritu emprendedor y una canción en sus labios. Son ciudadanos que asumen la cultura del esfuerzo, si bien es cierto que nunca se podrán esforzar lo suficiente como para nacer siendo el primer hijo varón de un rey que un buen día abdica, por lo que nunca heredarán trono alguno. También están dispuestos a trabajar duro, pero no tanto como para lograr nacer hijos de un papá banquero rico que al morir les deje en herencia un rentable banco en marcha implantado en medio mundo. Y, en fin, aceptan el sacrificio personal, aunque les resultará imposible tener una capacidad de renuncia tal que les permita nacer como sobrinos de un señor con un negocio familiar inmenso que se ponga malito, se muera y les deje en su testamento un recuerdo con un gran valor sentimental: una cadena de grandes almacenes a su nombre.

Por eso, miles y miles de españoles concienciados prosiguen con sus estudios y emprenden un nuevo curso. Dedicarán el próximo año a lo que su país necesita, invirtiendo todo lo que tienen, su propia vida, en estudiar y prepararse. TVE debe un programa a estos valientes emprendedores. Después de todo, gracias a ellos España fabrica, produce y exporta titulados al mundo entero.

01 octubre 2014

HOUSE CON ESTÓMAGO

El doctor John W. Thackery (“The Knick”, Canal+ Series) del hospital The Knickerbocker de Nueva York es un Gregory House de principios del siglo XX que, como el especialista en diagnóstico del Hospital Universitario Princeton-Plainsboro de Nueva Jersey, es arrogante, grosero y ferozmente antipático, pero también el médico que todos querríamos tener a nuestro lado cuando ese saco de huesos y vísceras que es el cuerpo deja de funcionar correctamente. A diferencia de House, el doctor Thackery se mancha las manos de sangre en el quirófano, pero Thackery y House son igual de bordes con sus subordinados, desprecian de la misma manera a sus superiores, tienen el mismo tono entre cínico y desabrido cada vez que abren la boca, son de pocos amigos y se mantienen a magnífica distancia de todo lo que no les interesa. Y los dos médicos tienen una retorcida vida privada, más allá de sus adicciones a la cocaína y la vicodina. Si a usted le gustó “House”, le gustará “The Knick”. Otra cosa es lo que opine su estómago.

Odón, abad de Cluny en el siglo X, decía que si los hombres vieran lo que hay debajo de la piel, la mera vista de los cuerpos nos levantaría el estómago. En el primer capítulo de “The Knick”, el doctor Thackery y su colega se proponen hacer una complicadísima cesárea en cien segundos. Pues bien, algunos aguantamos menos de cien segundos con los ojos fijos en la pantalla del televisor porque el realismo y el crudo detalle de las imágenes de la serie creada por Steven Soderberg levantan el estómago de los que tenemos en el asesinato en la ducha de Marion Crane la frontera de lo soportable. “The Knick” es una serie dura porque la vida y la muerte en un hospital neoyorquino de principios del siglo pasado eran muy duras. La razón puede soportar el racismo del doctor Thackery por los mismos motivos históricos por los que podemos entender la defensa de la esclavitud por parte de Aristóteles, pero el estómago no tiene nada que ver con la razón. Si usted puede aguantar cien segundos acompañando al doctor Thackery en el quirófano del hospital The Knickerbocker, le garantizo que seguirá con él hasta el infinito y más allá. Si no, tendrá que negociar con su estómago.