11/11/16

EL BURLADOR BURLADO

En serio, Cárdenas, chaval, hay que tener unos huevazos del tamaño de las tetas que le gustan a Donald Trump para que, contando con el brillante historial que adorna tu curriculum, te hayas ofendido por el tímido y rápidamente reculado “gilipollas” que te dedicó el otro día Ernesto Sevilla. No son ganas de hacer sangre, lo juro, pero no queda más remedio que recordarte que hace un par de añitos el mismísimo Tribunal Constitucional te condenó en sentencia firme e inapelable por realizar una entrevista a un discapacitado “únicamente con propósito burlesco, para ridiculizar al entrevistado, poniendo de relieve sus signos evidentes de discapacidad física y psíquica”. No entro a discutir si esa condena descalifica o no a un presentador para trabajar como entrevistador en una televisión pública, pero, venga ya, para ser alguien al que el más alto tribunal de España le ha dicho que utilizó "la vulnerabilidad de un discapacitado psíquico con la clara y censurable intención de burlarse de sus condiciones físicas y psíquicas” pareces tener una paradójica ultrasensibilidad cuando eres tú el objeto de la burla.

Porque no fue más que una burla. Y una burla mil veces menor que la tuya. La apostilla de Sevilla se notó espontánea y balbuceante, al hilo del monólogo que estaba defendiendo. Y nada más soltarla se le vio azorado y arrepentido, sin saber cómo sacar la pata que había metido. Rio nervioso, miró de reojo a Pablo Motos, dio muestras de una cierta conciencia de error que jamás se intuía en tus risas faltosas durante aquellos horribles años previos a la milagrosa reconversión de Javier Sardá en comentarista político. Y ha tardado pocos días en pedirte perdón. La burla de Sevilla fue improvisada y las tuyas eran muy planeadas. No quiero decir que la sentencia del Tribunal Constitucional incluya un apartado en el que se te declare burlable de forma impune a perpetuidad, pero ese leve paralelismo entre lo que tú hiciste y lo que te ha hecho el burlador de Sevilla hace que todo tenga un delicioso regustillo a justicia poética. Salvo en lo de la discapacidad. Ahí no hay paralelismo entre aquel chico y tú: las taras morales son mucho más graves que las psíquicas.

41 comentarios:

  1. Que vas a alegar tú ahora, Cárdenas?

    ResponderEliminar
  2. Al que hace esta critica:" te quieres casar conmigo"?

    ResponderEliminar
  3. No puede alegar nada eve, primero debería de ser capaz de comprender el artículo, y no llega a tanto

    ResponderEliminar
  4. Antonio, escribiendo así no esperes que Cárdenas lo entiena.

    ResponderEliminar
  5. Perfecto, y la de cosas que se ha de callar este personajucho, con el cuñadísimo Arús que si no es por eso a saber que estaría haciendo, aparte que en el Força Barça empezó intentando "imitar" en algunos sketchs y era patético. Y lo de mofarse de gente disminuida no sé si este es el caso pero recuerdo uno que se mofaban de un chaval que solía ir al Palau Blaugrana y jugaron con la buena fé de él como de otras personas, estaría bien repescar imágenes y declaraciones de estos que se creen intocables,muy bien por este artículo

    ResponderEliminar
  6. Primero informaros bien y luego criticáis si no sabéis de que va la cosa callaros, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ilustranos, por favor.

      Eliminar
    2. Infórmate tú de cómo hablar castellano, paleto de mierda

      Eliminar
  7. Primero informaros bien y luego criticáis si no sabéis de que va la cosa callaros, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Informarnos bien pero ¿de que?, no es por nada, pero tu mensaje me hace gracia y espero que no creas que es una critica, yo alavo mucho a los payasos por hacernos reir.

      Eliminar
  8. Mmmm... me parece correcta la postura de Cardena. Vi ese día el programa del hormiguero y sinceramente a menos que tengan un problema personal entre ellos, no comparto la idea de llamar Gilipollas a Cardenas por un anuncio, por tanto, me gusta la respuesta de Cardenas a través de un Twite y más sin descalificar a nadie... Simplemente normal.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo a lo que yo añadiría...quizas la sentencia no declara burlable al sentenciado pero desde luego, desde mi punto de vista, si lo declara GILIPOLLAS y con mayusculas.
    Saliendo un poco del tema en particular y abordandolo de un modo mas general me resulta curioso como ha evolucionado la sociedad en la que las duras palabras de los politicos como Trump, Hernando, Rivera o Iglesias escandalizan pero dejan de tener relevancia sin embargo el humor negro de unos chistes o unos titeres pasa a ser apologia del terrorismo. Mal vamos.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Yo quiero que Cardenas recite un trabalenguas como penitencia en todos los programas. Me encanta su léxico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le falta vocalizar.
      No és apto para trabajar en ràdio. Se rodea de gente muy brillante y creativa però el no sabe hablar y cuando lo hace aburre tremendamente. Le falta tono, agilidad, vocalizacion. Hay quien tiene muchos padrinos. Claro ejemplo del que nació con la flor en el culo

      Eliminar
  12. Estoy alucinado por la cantidad e faltas de ortografía en algunos comentarios.

    ResponderEliminar
  13. estupenda lectura llena de razón

    ResponderEliminar
  14. Recordad aquellos que escuchais el programa de radio de Cardenas, q se mete mucho con la ex de Sevilla, Patricia Conde. Asi que ni tan mal.

    ResponderEliminar
  15. Soy fan de la caña que el señor cardenas le da a todos los politicos de este pais, soy fan de todo lo que ayuda a asociaciones y demas, soy fan de su intelecto y de los cojones que tiene para decir las cosas que dice (sobretodo en la radio) Pero...que se ofenda por que le digan gilipollas, cuando el llama a todo el que le viene en gana de gilipollas para arriba...me parece patetico por su parte, ya que a patricia conde la deja casi a diario en la radio a la altura de una "babucha" por no hablar de la cantidad de descalificativos que usan para otros compañeros de profesion y colaboradores de programas, como se rien de iker jimenez o de su mujer, etc etc... Señor CARDENAS, como dicen en mi pueblo, "DONDE LAS DAN, LAS TOMAN"

    ResponderEliminar
  16. Y que no culpe al karma de lo que le pasa por gilipollas.

    ResponderEliminar
  17. Me río con esto de las redes sociales , que bonito es hablar detrás de un perfil

    ResponderEliminar
  18. Me río con esto de las redes sociales , que bonito es hablar detrás de un perfil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dijo otro que habla detrás de otro perfil, encima, del malo....

      Eliminar
    2. Que grande;) tienes para todos ... y encima con razón!

      Eliminar
  19. Jajaja que buena cachetada en el moflete de este energúmeno sin posibilidad de redención.

    ResponderEliminar
  20. Lo que a mi me cuesta entender es cómo alguien como cárdenas, que se nota a leguas que ha tenido problemas de dicción o ha tenido que ir mucho a un logopeda para no trabarse, (y quep or tanto, seguro que ha sufrido discriminaciones tipo "medialengua"), insulte a personas discapacitadas como la de la denuncia o que iniciase su carrera profesional buscando "pintorescas" personas para exponerlas y burlarse (y que todos nos burlásemos) de ellas, y que siga haciendo lo mismo en mayor o menor medida. Y que encima ahora se tome tan mal ataques más o menos fortuitos. Si esto mismo es lo que le lleva dando de comer toda la vida. ¿Qué piensa este hombre? Yo por lo menos no le veo ni coherencia ni humanidad ninguna.

    Un saludo desde Sevilla. Andriu <3

    ResponderEliminar
  21. Cardenas esta encantado de conocerse y se rodea de gente que le adule,la realidad es que seguramente nadie le aprecie o solo lo hagan por interes(trabajo,contactos etc)me da pena como persona,creo k es el tipico que lo tiene todo menos amigos de verdad,nadie le llorara cuando falte.

    ResponderEliminar
  22. Lo bueno de todo que va a seguir dirigiendo un segmento en la radio aunque este juzgado...��

    ResponderEliminar
  23. Este pseudoperiodista o lo que sea, consiguio la fama mofándose de gente como Carmen de Mairena o como Carlos Jesús. Sin duda una trayectoria sería y rigurosa. Lamentable que le paguemos entre todos un sueldo en la tele publica.

    ResponderEliminar
  24. Mirad en que pais estamos que cualquier GILIPOLLAS se hace famoso... Este cardenas trabajaba en la obra llevando una escavadora pequeña, de hay salto al la radio y a la tv de la mano de su cuñado alfonso arus (su mujer le debió decir:(haber si puedes enchufar a mi hermano... El GILIPOLLAS) y de ahí, al lugar donde esta hoy, en un programa de radio donde el mismo se da el protagonismo pensandose que es periodista o un gran locutor, y no se da cuenta de lo inculto y patetico que es. Dudo mucho que entienda lo que estamos escribiendo, eso si, seguro que tiene algun contacto que se lo pueda explicar y escribirle una respuesta... Pero que tonto dios...

    ResponderEliminar
  25. Éste comentario es Literatura tanto en la forma como en el fono.

    ResponderEliminar
  26. Justicia poética. No sé qué hace este señor todavía en los medios. Es la clase de basura humana tóxica de la que hay que deshacerse...

    ResponderEliminar
  27. Trayectoria profesional de Cárdenas:

    - empieza entrevistando a los que Alfonso Arús le dice, como a Carlos Jesús.
    - ve que eso vende y los empieza a buscar él para otro "líder de audiencias" posteriormente, Javier Sardá.
    - algún programa aquí y allá en la radio sin mucho éxito.
    - hace una película donde ridiculiza hasta el extremo de la agresión física a los mismos frikis que le han encumbrado, en lugar de hacer una película sobre las miserias de la vida que han llevado a esos personajes a ser quienes son.
    - critica capitalismos, corrupciones políticas y bancarias, etc, etc, mientras pone anuncios leídos por él de bancos, grandes marcas, etc, por los que evidentemente ha cobrado.

    ¿Gilipollas el Cárdenas?

    Para nada. Es muuuuy listo y sabe ganar pasta.

    Mezquino, ruin, hipócrita... ¿Pero gilipollas? No, eso no lo es.

    ResponderEliminar