29 febrero 2016

NO SABE NADA URDANGARÍN


Sale estos días en la tele un tipo dándoselas de Sócrates sin serlo. Viste más pijo, no es ateniense, es más guapo y no considera preferible sufrir una injusticia a cometerla. Iñaki Urdangarín no es Sócrates porque no sabe hacer preguntas ni buscar respuestas. Recorre los telediarios y frunciendo el ceño asegura que solo sabe que no sabe nada. Lejos de ser considerado el hombre más sabio de Atenas, aspira al título de más listillo de España. Sócrates era sabio porque sabía que no sabía nada. Urdangarín sabe que sabe pero dice no saber nada.

Urdangarín no recuerda, señoría. Y diciendo que no sabe no pica como un tábano a sus conciudadanos, pero molesta. No quiere despertar ni espabilar a nadie cuando no sabe, cuando no recuerda, cuando no le consta. Su fin no es espolearnos, es adormecernos, entontecernos, matarnos de aburrimiento. Sócrates recorría Atenas quitando la máscara a los supuestos sabios que decían saber lo que en realidad ignoraban. Urdangarín recorre los telediarios con la máscara de quien dice ignorar lo que en realidad sabe. La culpa es de otros, lo hicieron todo los listos, ellos son los que saben hacer trampas, dice. Sin ellos, Urdangarín se queda desasistido, sin capacidad para saber y, por tanto, para cometer delito ninguno. Los que saben, los malos, son otros. Solo (solamente) sabe que no sabe nada porque solo (en soledad) sabe que no sabe nada, señoría.

Tras los telediarios, en “LaSexta noche” debaten sobre la comparecencia de Urdangarín ante la justicia. Falta sentido socrático: nadie obra mal a sabiendas; el delincuente no debe ser castigado, sino instruido; los centros penitenciarios deben ser sustituidos por centros educativos. La ironía no socrática ocurre cuando el delincuente finge su ignorancia, cuando el maestro del centro educativo (una “escuela de negocios”) enseña a delinquir, cuando el alumno aprende que el mejor negocio es el delito y la mejor coartada es la ignorancia. Quien dice saber lo que ignora es peligroso. Quien dice ignorar lo que sabe puede serlo más.

28 febrero 2016

SUSANNA NO ENCONTRÓ EL BOSÓN DE HIGGS

¡Chúpate ésa, CERN! Te gastas miles de millones en conseguir crear un superacelerador de partículas de megaaltísima tecnología, y llega Antena 3 y consigue llegar mucho más lejos que tú con cuatro duros. Construyes un tubo circular que mide un porronaco de kilómetros de diámetro enterrado en las profundidades del subsuelo centroeuropeo con el único objetivo de poder crear extraordinarias condiciones de vacío, y Susanna Griso nos ofrece una entrevista con Raphael que consigue multiplicar por mil el vacío del Gran Colisionador de Hadrones a plena luz del día y en menos de una hora. Y sin dejar de sonreír y de tomar manzanilla. Así somos en España. Suizos, pringaos.

La Agencia Europea para la Investigación Nuclear se enorgullece de haber conseguido crear en Ginebra un entorno experimental en donde se registra una escasez de partículas semejante a la que existe en el espacio interestelar. Vaya birria. El tubo ése parece estar relleno de tocinillo de cielo en comparación con el cero absoluto de interés que tuvieron los dos días y una noche que Raphael y Susanna pasaron charlando. Reto al mismísimo Sheldon Cooper a que busque un solo neutrino semántico entre tantas referencias a si el cantante es o no es supersticioso, es o no es homosexual, es o no es perfeccionista, es o no es divertido. Que el doctor Leonard Hofstadter nos aclare si hay mayor vacío cuántico entre los electrones que dan saltitos en la pantalla formando las caras de la presentadora y el showman o en la conversación mantenida durante el desayuno entre ambos.

Me mantuve despierto como pude durante todo el “Dos días y una noche” intentando detectar un único bit de información relevante que justificara el uso del espacio radioeléctrico que Antena 3 estaba haciendo. No lo conseguí. En un primer momento me indigné, pero luego comprendí que Griso había realizado un experimento de televisión cuántica que dejaba en pañales al acelerador de partículas del CERN. A ver si aprendéis, físicos empanaos. Eso sí, como pequeña diferencia, Susanna no encontró el bosón de Higgs.

27 febrero 2016

MAJETE DE DERECHAS, MAJETE DE IZQUIERDAS

Ha llegado el momento del gran enfrentamiento. Godzilla contra King Kong. Tú a Boston y yo a California. Hombre rico, hombre pobre. La televisión nacional ha alcanzado un momento de madurez que permite realizar el duelo definitivo que la realidad social, histórica y política está demandando. No es Sardá contra Marhuenda, ni Motos contra Wyoming. Estoy hablando de algo de mucho mayor nivel. Física teórica. ¿Kepler contra Brahe? Más, más… Tira para arriba. Me refiero al choque de los choques, una piedra inamovible contra un tren imparable, el gato de Schrödinger vivo contra el gato de Schrödinger muerto. Hablo… me estremezco sólo de pensarlo… de poner frente a frente a Bertín Osborne y a Jordi Évole.

El majete de derechas contra el majete de izquierdas. El campechano de izquierdas contra el campechano de derechas. En un terreno neutral o, mejor, a doble partido. Un “Salvados” dedicado al mundo de los grandes crooners con una larga entrevista a Bertín. Un “En la tuya o en la mía” centrado en la cocina y la sala de estar de Évole. Imaginen el comienzo. Se encuentran los dos y empieza una batalla descarnada por ser más informal que el contrario. “Hombre, Jordi, ¿qué tal?”, “Ostras, Bertín, un abrazo”. Muchas risas, mucha camisa de cuadros, mucho pasarse el brazo por el hombro. Y todo muy muy muy casual. Frases a medio terminar interrumpidas por una ocurrencia del otro. Posturas muy relajadas en el sofá.

Pero el futuro de España en sus manos. ¿Qué pasa cuando un campechano de izquierdas lanza sus preguntas falsamente sencillas y fingidamente inocentes a un campechano de derechas? ¿Campechanía y anticampechanía se neutralizan mutuamente y se generan agujeros negros muy majetes? ¿Qué pasa cuando un majete de derechas le suelta alguna simpleza casposa a un majete de izquierdas? ¿Son los dos tan majos que quedan fundidos y se genera un líder muy centrista pero más campechano aun? Que lo organice Manuel Campo Vidal, y luego el que gane que gobierne España con un tono de andar por casa muy informal.

26 febrero 2016

EL QUE TIENE VOCA SE EQUIBOCA


Hermann Tertsch es un sentimiento cabreado. En “El intermedio” deberían tenerlo en cuenta y no meterse tanto con él hiriendo sus seres humanos. Sin duda son sus lastimados seres humanos la explicación de que Tertsch dijera que usted y yo y todos los españoles somos unos salvajes y unos brutos y unos vandálicos y unos rudos. O sea, que no estamos civilizados; algo que sabemos porque es la conclusión lógica de dos premisas: que somos españoles, como dice el DNI; y que España no es un país civilizado, como dice Tertsch. Y, por favor, aunque ustedes también sean sentimientos no permitan que esta afirmación hiera sus seres humanos.

Estos días salieron a la luz los pagos disparatados de Telemadrid a determinados personajes durante estos años de crisis. Enfádense si quieren con el hecho de que Tertsch cobró varios cientos de euros diarios durante el tiempo suficiente como para rebasar el millón de euros de caja, pero no se enfaden por lo que dice. El pasado 23-F Wyoming hizo la broma de decir: “Que Tejero donara sangre puede explicar el timeline de Hermann Tertsch en Twitter”. Como Tertsch es un sentimiento que tiene seres humanos se vio arrastrado a responder así de enfurruñado: “En un país civilizado LaSexta estaría prohibida por golpista y Wyoming sería un mierda marginal. Aquí triunfan”. Ya ven que nos insulta por modus tollens, pero sin maldad.

En “El intermedio”, los autores de aquel vídeo manipulado de “Muchas tardes y buenas gracias” tampoco deberían enfadarse con Mariano Rajoy porque les haya superado anteayer en “Espejo público”. Historia de la televisión: “¡Anda, la cartera!”, “Vamos a la cama que hay que descansar”, “¿Es el enemigo? Que se ponga”, “Y hasta aquí puedo leer”, ¿Cómo están ustedes?”, “¡A jugaaar!”, “Regardé la gilipolluá”, “No conteste ahora, hágalo después de la publicidad”, “Hablemos del milenarismo”, “Se sienten, coño”, “He venido a hablar de mi libro”, “¿Encanna?”, “¡Mosquis!”, y, ahora, “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”.

25 febrero 2016

TVE EN FUNCIONES


No sé porqué si tenemos una tele pública que depende del Gobierno y un Gobierno en funciones, no tenemos una tele pública en funciones. Es decir, TVE debería ser una televisión en funciones mientras se den dos circunstancias: que el Gobierno esté en funciones y que el Gobierno no deje de considerar TVE una herramienta propagandística a su servicio.

Por ejemplo, hace un par de semanas que La 2 estrenó “El ojo clínico”, un programa divulgativo de una hora que sirve para que la tarde de los domingos los espectadores se informen sobre diferentes asuntos médicos, pero sobre todo para que el muy conocido, muy tertuliano, muy polémico y muy conservador Carlos Dávila vuelva a TVE; a ver por qué TVE iba a darle un programa a Ernesto Sáenz de Buruaga y a él no, si todos son igual de amigos. No hace tanto que Dávila dijo en Intereconomía esto del juez Santiago Pedraz: “A mí este tipo me avergüenza, me avergüenza que esté en la Audiencia Nacional por mucho flequillo que lleve el cabrón”. Por ello fue juzgado y condenado, pero no pisó la cárcel: solo lo dijo en la tele como aquilatada opinión personal lanzada a los cuatro vientos y no formando parte de una peligrosa ficción protagonizada por títeres.

Estos años vimos usar TVE para pagar favores dando programas a aliados y afines, pero ahora que el Gobierno está en funciones TVE debería cortarse un poco y comportarse también como una tele en funciones. En condiciones así no debería estrenar un programa como “El ojo clínico” que paga 1.700 euros por emisión a un viejo amigo, debería anular la pena de destierro al horario de madrugada que están sufriendo en “La 2 Noticias” por díscolos, debería dejar en el baúl de los recuerdos la vergonzosa película documental emitida anteayer (“De la película al trono”) que glorifica al rey Juan Carlos de forma más babosa que hacía el NO-DO con Franco. Y, por encima de todo, una TVE en funciones debería darle vacaciones ya a Bertín Osborne, a su casa, a su familia y, de paso, a nosotros.

24 febrero 2016

NOS BASTA CON MARIO


Si, como dice Aristóteles en la “Poética”, lo que está más condensado gusta más que lo diluido en mucho tiempo, de forma que Sófocles no mejoraría su “Edipo” si la tragedia se extendiera a tantos versos como la “Ilíada” de Homero, entonces “Likes”, el programa de Canal #0 (Movistar +) presentado por Raquel Sánchez-Silva y basado en virales, memes, “gifs” animados, “trending topics” del día y demás neochorradas superfuertes gustará más que la enorme producción diaria de memes, “gifs” animados y tal y tal que llenan internet como Cristiano Ronaldo llena sus estadísticas con goles intrascendentes que no ganan títulos. Las neochorradas condensadas de “Likes” como ese policía que se parece a Leonardo DiCaprio pueden ser soportables porque, al menos, nos evitan comparar los memes del día con los versos de Homero. Otra cosa es tener que aguantar a Chenoa, a Mario y a sus aburridas circunstancias.

La siempre sonriente Raquel Sánchez-Silva afirmó, antes del estreno de “Likes”, que su obligación como presentadora del programa es conseguir que Chenoa sea más Chenoa que nunca, y que Mario sea más Mario que nunca. Cielo santo. El propósito de Raquel es inquietante porque significa que, hasta ahora, no hemos visto a la auténtica Chenoa y al auténtico Mario. O puede que sí. Puede que Raquel quiera ser como esos entrenadores que aspiran a que sus jugadores den el ciento diez por ciento de sí mismos en el terreno de juego, de forma que si hasta ahora conocíamos a Chenoa y a Mario al ciento por ciento, gracias a “Likes” podremos disfrutar de una versión extendida de las cosas de Chenoa y de Mario. Glup. Creo que no es necesario tanto esfuerzo. Al igual que el “Edipo” de Sófocles no mejoraría si se extendiera a tantos versos como la “Ilíada” de Homero, la versión que ya conocemos de Chenoa y Mario no mejoraría si, como pretende Raquel, se extendiera más que nunca. Nos basta con Mario, ese humano que promete desnudarse si consigue no sé qué y que no sólo presume de no conocer a Íñigo Errejón sino que ni siquiera es capaz de recordar su apellido veinte segundos después. No hace falta que “Likes” se esfuerce en mostrarnos a un Mario más Mario que nunca. Gracias.

23 febrero 2016

¿CÓMO SUPONER QUE IBA A SER UN FRACASO?

La comunidad televisiva nacional se encuentra desconcertada ante el fracaso del nuevo programa de Patricia Gaztañaga para Televisión Española. “Cuestión de tiempo” venía a intentar cubrir satisfactoriamente esa franja de media tarde en la que nuestra televisión pública lleva fallando desde la aparición de la televisión en color. Sustituía a “Esto es vida”, un magacín sobre salud presentado por Cristina Lasvignes que sólo duró tres meses en antena. “Cuestión de tiempo” no pasó de dos semanas.

“No entendemos qué ha podido pasar. Lo ocurrido no aparecía ni en los peores escenarios previstos”, ha declarado un desconcertado José Ramón Díez, director de Televisión Española. “Nuestros informes señalaban que ‘Cuestión de tiempo’ poseía un formato que ya ha quedado totalmente obsoleto, que lleva varios años sin dar lugar a ningún programa de éxito en ninguna televisión pública europea. Además, la presentadora ha perdido por completo en los últimos tiempos el escaso tirón que pudo tener en su día. Por si fuera poco, se emitía en una cadena que hace varias legislaturas que ha dejado de ser vista por los espectadores como una cadena con posibilidades de ofrecer algo interesante al final de la tarde. Añadamos a todo esto que los primeros programas fueron especialmente aburridos y carentes de todo interés. No va ni delante ni detrás de ningún programa de éxito. Le tocó competir contra programas rosa y concursos de tarde fuertemente asentados en la programación. ¿Quién podía imaginar que no iba a ser un éxito rotundo que revolucionara por completo la parrilla a esa hora? ¿Cómo suponer que nos íbamos a enfrentar a un fracasazo incapaz de superar el 4% de audiencia?”.

Sin embargo, el director de TVE se mostró esperanzado en el éxito de su nuevo proyecto para la franja diaria del final de la tarde. No quiso dar detalles: sólo adelantó que se trataba de un reality de sentimientos donde la gente normal hablaría de sus emociones hacia otras personas. Como presentadores se barajan nombres como Ramón García o Maxim Huerta. “Esta vez lo petamos fijo”, señaló.

22 febrero 2016

AGUIRRE, LAS RANAS, LOS VIDEOCLIPS


Me está ocurriendo algo raro: a base de escuchar todas las semanas a “La Sexta columna” hablar sobre la corrupción con la mejor banda sonora de la televisión española actual me empieza a caer bien la peña de la trama Gürtel, disculpo a los implicados en la Púnica, me creo que Rita Barberá no sabía nada sobre lo que ocurría en el Ayuntamiento de Valencia. Los psicólogos lo llaman “condicionamiento clásico”, y es lo que le pasaba al perro de Pavlov con la comida y la campanilla. En mi caso la comida es “When the levee breaks” de Led Zeppelin y la campanilla es el careto de Francisco Granados, pero el esquema es básicamente el mismo. He asociado el “Are you gonna go my way” de Lenny Kravitz con la banca andorrana, y me está apeteciendo llevar mis exiguos ahorros a la entidad transpirenaica. Un reciente programa dedicado a la trama Gürtel se enriqueció con temazos de Bowie, R.E.M., y Massive Attack; bah, pues a lo mejor estos empresarios no fueron tan corrompedores ni esos alcaldes tan corrompidos…

El último ejemplo ocurrió este pasado fin de semana. El programa de investigación periodística se centraba en Esperanza Aguirre, y pudimos asistir de nuevo a aquellas declaraciones en las que la ex casi todo aseguraba que sólo dos de sus cientos de nombramientos le habían salido rana. Recuerdo haberme indignado la primera vez que escuché esas palabras, pero este viernes “La Sexta columna” las acompañó de “Funny little frog”, y el tema de Belle and Sebastian es tan puñeteramente delicioso que no pude evitar darle la razón a Aguirre y estimar que efectivamente todo el follón de la trama Púnica ni enturbia la prodigiosa capacidad gestora ni el virginal historial político de la madrileña.

Son los efectos secundarios de haber convertido un espacio de investigación política en el mejor programa musical de la programación del momento. Todo se vuelve onírico, irreal, de celuloide. Terminas de ver "La Sexta columna” y te queda la duda de si todo lo que está ocurriendo en la España de 2016 forma parte de un gigantesco videoclip.

21 febrero 2016

LA MOLESTA, LA FEA Y EL LISTO


“Equipo de investigación” (noche de los viernes en laSexta) cumplió anteayer doscientos programas. Felicidades. Se dice pronto: doscientos reportajes, doscientas investigaciones, doscientos asuntos de máximo interés elegidos por su actualidad, su relevancia periodística, su impacto social. Se dice pronto pero se puede decir más pronto: doscientas ocasiones perdidas de ver un buen programa por escapar de una locución impostada, forzada, artificial, en definitiva, molesta. Alguno dirá que la molestia tiene su origen en los años en que Gloria Serra presentó “La noria” junto a Jordi González en Telecinco, lo que hace a las personas de bien odiar ese soniquete. Otros dirán que es la locución en sí misma lo que es insoportable. El caso es que esa molesta prosodia invita a huir, a no ver la tele.

Belén Esteban vuelve por “Gran hermano VIP”. Felicidades. Antes, tuvo el santo cuajo de declarar que había sufrido mucho en el anterior “GH VIP” porque la obligaron a entrar y ella no quería. Será la mierda de programa o será la grima que da la hipocresía de quien se queja pero está dispuesta a aceptar cualquier encargo para poder seguir ganando mucho dinero sin mancharse las manos trabajando, el caso es que esta señora invita a huir, a no ver la tele.

José Antonio Sánchez, presidente de RTVE, sí que sabe. Dice que está muy bien que el documental “Yo, Juan Carlos I, Rey de España”, ya emitido en Francia, siga sin verse en España, porque así, si se emitiera “tendría mucha más audiencia”. Es más: “Nosotros nunca vetamos nada, debemos de tener un centenar de documentales guardados para darlos en el momento que consideremos oportuno”. Hay que ver qué señor más listo. Felicidades. Gracias a él no hay que huir para no ver la tele. Puedes quedar sentado frente a ella esperando en vano, que ya se ocupa él de que guardar los programas en un gran cajón para que no los veas. Gracias por nada.

20 febrero 2016

DE CHUECA AL CIELO


Cada uno en su hábitat y Dios en el de todos. Lo dijo anteayer Ana Rosa en “El programa de Ana Rosa”. “Es como si hay una manifestación en contra de los gays en su hábitat”, fueron sus palabras. Las dijo para criticar lo mal que elige Rita Maestre, hoy portavoz del Ayuntamiento de Madrid, los lugares para manifestarse. Está bien, parece ser, manifestarse contra los gays, pero no debe hacerse en su hábitat, eso sí que no. Y quien quiera manifestar que es un racista asqueroso en vez de (o además de) homófobo asqueroso, puede hacerlo, claro, pero siempre y cuando no lo haga en un hábitat judío o gitano o de aquel colectivo humano que considere inferior y despreciable.

Ese fue el error de Maestre. Ella quería manifestarse contra el hecho de que hubiera lugares consagrados al culto de una determinada confesión religiosa (concretamente la católica) pagados con dinero público en universidades públicas de un Estado aconfesional. Pero metió la pata al manifestarlo en un lugar consagrado al culto de una determinada confesión religiosa (concretamente la católica) pagado con dinero público en una universidad pública de un Estado aconfesional. “La libertad de expresión, sí; pero en su sitio”, concluye Ana Rosa.

Siguiendo esta doctrina, el trabajador de informativos de TVE expedientado estos días por criticar la manipulación de los telediarios se lo merece: se manifestó en el hábitat de TVE. Alfonso García, ex director de Informativos de Telemadrid, criticó la manipulación que sufrió Telemadrid (“Aguirre me preguntó por qué había tantos rojos en Telemadrid”), pero tuvo el cuidado de no manifestarlo en el hábitat de Telemadrid, sino en el “Más vale tarde” de laSexta. Peor estuvo Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, que en “El objetivo” manifestó su desacuerdo con las preguntas que le hacía Ana Pastor ¡en el hábitat de Ana Pastor!

El lunes, Mariano Rajoy visitará 13TV. Respetará la “doctrina Ana Rosa”. No se quejará de las preguntas por muy sobonas que sean. Se encontrará a gusto en su hábitat y Dios en el de todos.

19 febrero 2016

"YIPIKAYEI, HIDEPUTAS"


Existen los guiños normales que aparecen en una serie en referencia a algún elemento ajeno a la serie. Existen los reguiños, o guiños de segundo nivel, que ocurren cuando un guiño aparece en una serie en referencia a algo que hace referencia a algún elemento ajeno a la serie. Existen los requeteguiños, o guiños de tercer nivel, que ocurren cuando un guiño aparece en una serie en referencia a algo que hace referencia a algo que hace referencia a algún elemento ajeno a la serie. La TGT (Teoría de Guiños Televisivos) no contempla la posibilidad teórica de guiños de mayor nivel, y, sin embargo, el pasado lunes Televisión Española emitió un requetequetequeteguiño, o guiño de quinto nivel, que se refería a algo que hace referencia a algo que hace referencia a algo que hace referencia a algo que hace referencia a un elemento ajeno a la serie. Fue el momento más delicioso de la televisión en lo que llevamos de 2016, y la señal inequívoca de que “El Ministerio del Tiempo”, la serie española más inteligente del momento, había vuelto a la programación.

Ambrosio de Spínola, histórico general y caballero de la Orden de Santiago que aparece en el célebre cuadro de Velázquez “La rendición de Breda”, en plena refriega contra un grupo de musulmanes, suelta “yipikayei, hideputas”, línea de guión en donde se lanza un guiño a Ramón Langa, actor que interpreta a Spínola, lo que lanza a un guiño a su labor como doblador, lo que lanza un guiño al hecho de que ha doblado muchas veces al actor Bruce Willis, lo que lanza un guiño a John McLane, personaje famoso por su frase "yippee-ki-yay, motherfucker", doblada al español muchas veces por Langa como “yipikayei, hijo de puta”. Cuenten los niveles, cuenten. Cinco. Guiño de quinto nivel. Requetequetequeteguiño. Gracias, Ministerio del Tiempo. Pero sepan que a partir de ahora todos los ministéricos escrutaremos minuciosamente cada capítulo en busca de un guiño de sexto nivel que vuelva a poner patas arriba la Teoría de Guiños Televisivos y la ficción televisiva inteligente en general. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

18 febrero 2016

A LA MANERA DE ROSENDO Y JULIÁN


“A mi manera” es uno de los mayores horrores que hemos visto en las últimas décadas en nuestra televisión. En eso estamos todos de acuerdo. Pero, un momento… ¿ha fallado el formato o ha fallado el casting? No sé si me explico. Ver a Manolo Tena hacer una versión de “Grité una noche” de Nacho García Vega da más grimita que frotar corcho blanco contra una pizarra, pero imagínense a Julián Siniestro Hernández cantando una versión muy lenta y entrañable de “La fiesta” de Ilegales en medio de planos de Jorge Ilegales conteniendo las lágrimas de emoción cuando llegan los versos “y nos emborrachamos / todos nos colocamos / metimos mano a las chicas”. ¿No sería una experiencia televisiva imborrable que se traspasase generación tras generación? Es cierto que el Museo de Cera de Madrid ha escogido la versión de “Una calle de París” que hizo Marta Sánchez en el programa dedicado a Mikel Erentxun como banda sonora de su Cámara de los Horrores, pero piensen en la delicada maravilla que podría llegar a ser una versión que hiciera el Sevilla de “En blanco y negro” de Barricada ante la presencia del mismísimo Drogas.

“A mi manera” da un poquito de ganitas de potar, pero su parodia escribiría las páginas más cachondas de la historia de la música pop española. Exijamos una segunda temporada de “A mi manera” en donde se reúnan Rosendo, Robe de Extremoduro, Julián Hernández, Jorge Ilegales, el Drogas y el Sevilla en una bonita casa al borde del mar Mediterráneo. Que se pasen el día besándose, abrazándose, contándose la gran admiración que sienten los unos por los otros. Que lloren, que lloren mucho recordando los momentos difíciles en donde una canción les salvó la vida. Y después que Robe haga “¿Me has dicho borracho?” y Jorge Ilegales reinterprete “Maneras de vivir”. Ver a Rosendo haciendo “Bailaré sobre tu tumba” a su manera mientras un emocionado Julián Hernández se coge de la mano del Drogas habrá merecido la pena de ver a Nacho García Vega cantando “Desconocida” de Marta Sánchez.

17 febrero 2016

EL CAPITÁN TRUENO CONTRA "SÁLVAME"


El estreno de una nueva temporada de la estupenda serie “El Ministerio del Tiempo” (TVE) es una gran noticia para los que aman la historia, el misterio, la acción y la ficción sin demasiados fuegos artificiales en plan “Transformers”. El estreno de la nueva temporada de “El Ministerio del Tiempo” es también una mala noticia para los que quieren convencernos de que ver “Sálvame” o “Gran hermano” es una manera de relajarse después de un duro día de trabajo y para los nihilistas que, como el hijo de Tony Soprano, se preguntan qué sentido tiene todo: “Vas a Italia, levantas pesas, ves una película… Son sólo distracciones hasta que te mueres”, dice Anthony Jr. en un capítulo de “Los Soprano” con su insuperable cara de aburrimiento. Las aventuras de los funcionarios del Tiempo, como viajar a Italia, levantar pesas o ver una película, son algo más que una manera de pasar el tiempo hasta que llegue la muerte y, por supuesto, es una actividad menos alienante que estar pendiente de las horribles vidas de los concursantes (o invitados) de “Sálvame” y de los invitados (o concursantes) de “Gran hermano”.

Funcionarios del siglo XX viajan en el tiempo hasta el siglo XI. El Cid muere veinte años antes de lo que dice la historia. Y empieza la aventura. ¿Qué habría pasado si el Cid hubiera muerto veinte años antes de lo debido, además de que nos quedaríamos sin ver a Charlton Heston interpretando al personaje en la gran película de Anthony Mann? Nunca lo sabremos, porque el Ministerio del Tiempo se encargará de arreglar el problema provocado por la negligencia de dos funcionarios que no podrán vender las imágenes de la muerte del Cid a Telecinco. La idea de la serie es buenísima, pero creo que se puede mejorar. ¿Por qué conformarse con viajar a la historia y encontrarse con el Cid, Napoleón o Cervantes? ¿Por qué no viajar también a la historia de ficción y hacer que los funcionarios del ministerio conozcan al Capitán Trueno, al Jabato, al Príncipe Valiente o al Hombre Enmascarado? ¿Qué pasaría si Sergio Peris-Mencheta, el actor que interviene en el primer capítulo de la segunda temporada de “El Ministerio del Tiempo”, conociera en el segundo capítulo al Capitán Trueno, a quien interpretó en la película “El Capitán Trueno y el Santo Grial”? ¿Qué pasaría si el Capitán Trueno, por ejemplo, se enamorara del actor que le interpretó, abandonando a la rubísima Sigrid de Thule? Tiembla, “Sálvame”.

16 febrero 2016

"ESPE"


Guiños en algunas parrillas televisivas e incluso canales enteros con programación especial en el día de san Valentín… para nada. Parejitas por aquí y parejitas por allá en el doodle de Google sepultadas por el peso de los acontecimientos. En el buscador pensarían que nos iba a hacer gracia ver los dibujos animados de una tetera con una cafetera, una caja de pañuelos de papel con un rollo de papel higiénico, un cactus con un erizo; pero la pareja del día fue la formada en 3-D por Jordi Évole y Esperanza Aguirre. La televisión y la política hacen extraños compañeros de cama.

Hace veinte años que Pablo Carbonell, reportero de “Caiga quien caiga”, parecía sentir una especial predilección por pitorrearse de la por entonces ministra de Educación y Cultura del gobierno de Aznar. “Espe”, la llamaba muerto de risa. Aquel intento por aprovecharse de la supuesta candidez de la ministra se reveló después como la jugada maestra de una superviviente política por aprovecharse de la cierta candidez del reportero.

Ahora es Évole quien hace de Aguirre su amuleto. Desde que empezó a promocionar la vuelta de “Salvados”, se apoyó en el regreso de Aguirre al programa. ¡Con lo airada que se había ido la cólera de Dios en su visita anterior y ahora volvía a comer de su mano! El amuleto hizo un milagro más: anteayer, horas antes de la emisión de “Salvados”, dimitió de la presidencia del PP de Madrid y avisó de que ese día todos debíamos ver el programa de Évole. Resultado: “Salvados” lo peta y es líder absoluto en su franja horaria. Más de tres millones de personas estuvieron pendientes de cada frase, cada palabra, cada gesto de Aguirre.

Permanezcamos atentos a nuestras pantallas para saber quién será el próximo personaje televisivo que la política en activo más dimitida del mundo, actualmente portavoz del PP en el ayuntamiento de Madrid, utilizará de plataforma para proseguir su carrera política.

15 febrero 2016

PORNO EN LA TELE


Miramos con lupa las grandes cadenas, pero descuidamos los rincones. Aquí y allá menudean canales locales que transforman la aburrida sesión de zapping de un televidente insatisfecho en una loca galopada por un campo minado. Por la noche estas teles se llenan de chats eróticos, de señoras y señores que se toman grandes confianzas entre ellos a pesar de no tener un proyecto de vida en común, de lecciones de anatomía que Rembrandt no se atrevería a pintar. Pero, ay, cuando pasa la noche termina la rutina y el aburrimiento que supone la coreografía más vieja del mundo. Con el día llegan los adivinos, videntes y pitonisas. Comienzan entonces los sobresaltos, la falta de respeto a los telespectadores, la vergüenza.

La misma tarotista que aconseja ir a buscar novio al baile porque tiene la ventaja de que bailando “quemas adrenalinas”, da estos consejos guiada por las estrellas, la impunidad de su negocio y el espíritu momificado de Elena Francis, que aún sigue con nosotros haciendo daño: “Qué se le va a hacer, amiga Sagitario, cada uno es como es. Los signos de fuego somos muy controladores. Es el purgatorio que tenéis que aguantar quienes vivís con nosotros. Los Leo somos celosos. Es así. Pero vete a por él porque los Leo estamos muy cotizados. Lo mejor es que te aproveches de sus celos para que se lance a por ti. Pero hazlo sin pasarte. Los celos son la garantía de que te quiere. ¿Qué clase de amor sería un amor sin celos?”.

Días después de que volviera “Salvados” con un gran programa sobre la violencia machista, en un rincón de la tele decían estas barbaridades. De aquel programa se habló mucho. De este, nada. Atendemos las avenidas y descuidamos las cunetas por las que caminan desgraciados que son engañados y explotados por rufianes. “Porno”, del griego “porné”: prostituta. “Rufián”, del latín “rufianus”: proxeneta que trafica con prostitutas que, ya en época romana, usaban pelucas de color rubio o pelirrojo (“rufus”). El porno en la tele no es nada, el peligro está en los rufianes.

14 febrero 2016

LA IMPRESCINDIBILIDAD DE LA FILOSOFÍA


¿Pero en qué quedamos? ¿La Filosofía es imprescindible o no? Justo cuando comienza a implantarse en buena parte del país un sistema educativo en donde la historia de la Filosofía queda reducida a una mera optativa en la cual no se reconoce su papel insustituible en la formación de nuestros bachilleres, la televisión pública emite un documental dentro de su serie “Imprescindibles” dedicado a la figura de Gustavo Bueno, y, por tanto, a la Filosofía más robusta y potente que se ha producido en España en los últimos cincuenta años. Justo cuando TVE asegura en ese programa que la Filosofía ha de estar implantada políticamente, ya que si no la ciudadanía no podrá desembarazarse de los mitos que asfixian su pensamiento, el Gobierno de la nación implanta una LOMCE en donde la Filosofía queda relegada al papel menos importante que tuvo jamás desde que existe nuestra enseñanza pública. Venga, Reino de España, ponga de acuerdo a sus instituciones y aclárese, ¿Gustavo Bueno es completamente imprescindible tal como defiende La 2 o es perfectamente prescindible tal como defiende Wert?

Se atribuye a Picasso –luego vaya usted a saber- la frase “el arte es necesario, pero no sé para qué”. Durante la hora entera del “Imprescindibles” escuchamos a Bueno y a cuantos comentaron la importancia de su obra explicar por qué la Filosofía es necesaria y para qué lo es. Contra el pensamiento acrítico, contra los mitos ignorantes, contra los falsos razonamientos que no buscan más que llegar a las conclusiones que las emociones y los intereses ya habían decidido previamente, la Filosofía de Gustavo Bueno ofrece un modelo de análisis de la realidad perfectamente aplicable a la educación de los jóvenes, ya que no se basa en genialidades ni personalismos, sino en el rechazo de cualquier a priori –no otra cosa es el materialismo- y el estudio paciente y sistemático –no otra cosa es la Academia- de la tradición platónica. Ahora para el legislador la alternativa del primer párrafo cambia. Ya no se trata de si la Filosofía es imprescindible o no. Se trata de si es imprescindible potenciarla o es imprescindible eliminarla.

13 febrero 2016

LOS FANTASMAS DE CANAL+



(Cariñoso y humilde homenaje a la maravillosa canción “Los fantasmas del Roxy”, de Joan Manuel Serrat y Joan Marsé, interpretada por el primero en la última gala de los Goya)

Sepan aquéllos que no estén al corriente que el Canal+ del que estoy hablando fue una cadena de pago que durante muchos años se emitió en la televisión de España. Echaban cine de estreno, fútbol y programas de entrevistas de ésos que tú detestas y me chiflan a mí, llenos de cortinillas de diseño y modernos cuya meta en la vida es hacerse famosos a base de posturear. No tenía el nivel de la HBO, pero allí fue donde a Daphne Moon Niles Crane le juró amor eterno mirándose en sus ojos claros, y en todos los sofás de España se aplaudió con frenesí ante la pantalla de Canal+ cuando ella dijo que sí. Yo fui uno de los que lloraron cuando anunciaron su desaparición y en su lugar han instalado #0, la nueva cadena estrella de Movistar+; sobre las ruinas de Canal+ puedes encontrar ahora una cadena generalista.

Pero de un tiempo acá en la cadena ocurren cosas a las que nadie encuentra explicación. Un vigilante nocturno asegura que en el plató de “Late Motiv” apareció de pronto el Central Perk; y en sus sillones Phoebe cantaba “Smelly cat” a Ross y a Chandler. Y como pólvora encendida por Movistar+ está corriendo la voz de que los fantasmas de Canal+ son algo más que un rumor. Cuentan que al ver a Máximo Pradera y Fernando Schwartz hacer una entrevista promocional de “Todo sobre mi madre” a un jovencísimo Pedro Almodóvar en el bar de #0, Raquel Sánchez Silva se desparramó. Y que Pepe Colubi, al entrar a su camerino tras grabar un “Ilustres ignorantes”, sorprendió a una pareja de actrices porno haciendo la tijera aunque una extraña codificación con rayas grises impedía verlo con claridad. Así que no se espante, amigo, si en medio de “El día después” se aparece el guiñol de Hilario Pino diciendo “buenas noches noches”. Son los fantasmas de Canal+, que no descansan en paz.

12 febrero 2016

AL NORTE DEL EDÉN


Como “Allí abajo”, pero allí arriba. O sea, en Berlín en vez de Sevilla. Eso es “Buscando el norte”, la nueva serie de Antena 3 para la noche de los miércoles. Un paso más en el conocido y reiterativo camino del choque de culturas, los malentendidos y las meteduras de pata que se producen cuando hay un cambio de costumbres. Quien quiera ver una serie así no necesita engancharse a “Buscando el norte” en Antena 3. Basta con que siga viendo “Allí abajo”, de la que hoy mismo estrena la misma cadena su segunda temporada para que veamos cómo la andaluza le devuelve la visita al vasco.

Como “Con el culo al aire”, pero en Alemania. O sea, en otro país europeo en vez de en un camping español. Eso es “Buscando el norte”, un paso más en el conocido y transitado camino de las dificultades económicas y la lucha para buscarse la vida en situaciones complicadas. Quien quisiera ver una serie así no necesita engancharse a “Buscando el norte”. Basta con que hubiera seguido “Con el culo al aire” en La 1 durante sus tres temporadas y ya estaría servido.

Como “Españoles en el mundo”, pero en serie. O sea, en la ficción en vez de en la realidad. Eso es “Buscando el norte”, un paso más en el conocido y explotado camino de los ciudadanos de un país, de una ciudad, que explican a sus paisanos cómo les va la vida en otro país, en otra ciudad. Quien quiera ver cómo viven y cuánto añoran lo suyo no necesita engancharse a “Buscando el norte”. Basta con que vea “Españoles por el mundo” o cualquiera de las mil versiones de ese formato que se han hecho.

Pero si se trata de pasar un buen rato la noche del miércoles buscando un lugar amable en el que refugiarse del chaparrón de “En la tuya o en la mía”, de transitar por una ficción más real que ese buen rollo impostado con el que Bertín Osborne filtra la idea de que todo, especialmente España, va bien; en ese caso, no lo dudemos: mejor que en la hermosa casa del campechano Bertín o en la preciosa casa de su simpático invitado, se está en Berlín, Alemania, buscando el norte al norte del Edén.

11 febrero 2016

TVE MEJORA


TVE le da un programa a Patricia Gaztañaga, la de “El diario de Patricia”; y no a Toñi Moreno, la de “Entre todos”. Ahí tendremos a Patricia, cada tarde, en La 1. Menos mal que la que vuelve es esta, y no la otra.

Habíamos acabado hartos de Toñi. Presentó “Entre todos” solo durante un año, de mediados de 2013 a mediados de 2014, pero hay que ver cómo nos cundió y lo hartos que quedamos. Cada tarde repetía la misma ceremonia. Se desgañitaba gritando “¿Qué tengo?”, para que el público aullara “¡Llamada!”. Esa es la parte que estaba bien. Lo malo es lo que venía después. Después no decía “Más fuerte que no se oye, ¿qué tengo?”. Después no había una aventura con el señor Chinarro en la que Fofó, Miliki y Fofito intentaban que Gaby no se enterara de que habían roto algo. Después no se despedía cantando “Hola, don Pepito”. Lo que venía después del “¿Qué tengo?” era un desfile lamentable de llamadas telefónicas en el que los telespectadores no daban limosna a las personas más lo necesitaban, sino a las que habían sido más eficaces contado en la tele sus miserias, sus penas, el abandono que sufrían de las instituciones que deberían darles ayuda. Valía todo: enfermedades, lesiones, desamparo, orfandad. Ser capaz de hacer llorar a moco tendido era una garantía de éxito para el necesitado y para el programa, que transformaba el éxito de audiencia en un lacrimógeno festival de llamadas. “¿Qué tengo?”, “¿qué tengo?”, “¿qué tengo?”. “¡Llamada!”, “¡¡llamada!!”, “¡¡¡llamada!!!”.

Menos mal que ese no es el estilo de Patricia. Por eso, en el nuevo “Cuestión de tiempo” no pide dinero para nadie. Ella es más de exhibir la vida de los invitados, como Toñi; de hacer espectáculo de las miserias e ilusiones de los demás (y no de las suyas), como Toñi; de buscar audiencia usando pornografía sentimental con opción a deshidratarse llorando, como Toñi; pero, ojo, sin darle dinero a nadie. Un exhibicionismo gratuito, un voyeurismo sin costes en el que sí que TVE mejora, sí. Mejora un montón.

10 febrero 2016

SUPER BBC BOWL


Hubo un tiempo en que la BBC era un servicio público de televisión (también radio e internet) famoso por su independencia, la calidad de sus productos y haber parido genialidades como la serie “Yo, Claudio” y “Monty Python's Flying Circus”. Ahora la BBC es una manera de referirse a la famosa, cara y eficaz delantera del Real Madrid formada por Benzema, Bale y Cristiano. Pero, desde el pasado domingo, la BBC es también el trío de artistas que deslumbraron a la audiencia en el descanso de la Super Bowl y convirtieron la final entre Carolina Panthers y Denver Broncos en un largo “antes” y un triste “después” de la actuación de Bruno Mars, Beyoncé y Coldplay. Los intensísimos dos minutos y veintiún segundos que una Lady Gaga subida a los más desmesurados tacones que puedan ser pensados empleó en cantar el himno de los Estados Unidos de América ya nos advirtieron de que la Super Bowl es mucho más que un partido de fútbol americano. La BBC lo confirmó.

Supongo que los amantes del fútbol americano disfrutarían con la enorme victoria de los Broncos de Denver y la definitiva entrada en la leyenda de Peyton Manning, ese tipo que alcanzó la inmortalidad cuando estaba a punto de cumplir cuarenta años. Pero los que carecemos de sensibilidad, entendimiento y razón para pasar no sé cuántas horas delante del televisor viendo cómo unos señores que darían miedo al alienígena con mandíbulas cruciformes móviles que se enfrenta a Schwarzenegger en la película “Depredador” se atacan unos a otros, caímos rendidos ante la BBC. El Cyrano de Bergerac de Edmond Rostand dice que lo noble, lo hermoso, es batirse por nada. Para los que decidimos ver la cincuenta edición de la Super Bowl sin sentir nada, sin entender nada y sin razonar nada de lo que rodea a este deporte, lo noble y lo hermoso fue batirnos con el fútbol americano por nada, por unos minutos musicales en el descanso que no influyeron en el resultado final ni añadieron nada a las carreras de los depredadores por el terreno de juego. Fue noble y hermoso disfrutar con la BBC sin tener delante a la delantera del Real Madrid ni al tartamudo emperador Claudio. Si la próxima edición de la Super Bowl es un concierto interrumpido por un mini partido de fútbol americano, y no un partido de fútbol americano interrumpido por un mini concierto, no me perderé el espectáculo ni por una final de la Liga de Campeones. Un momento… ¿Qué he dicho?

09 febrero 2016

CORTE DE MANGA DE HONOR


Te ignoran durante décadas. Te acusan de haber realizado el peor cine de la historia de España. Consideran que eres el responsable de que el término “españolada” haya sido durante muchos años sinónimo de “mal cine” y eso haya perjudicado notablemente la rentabilidad económica del cine nacional. Apareces en todos los textos de cinematografía asociado a un estilo de películas vulgares, de consumo rápido, meramente comerciales y alejadas de cualquier contenido artístico. Se te considera ideológicamente complaciente con antiguos regímenes y representante de los valores más rancios de la España más casposa. Se te identifica con el landismo, término de cuyo significado peyorativo logró librarse hasta el mismísimo Alfredo Landa mientras tú seguías cargando con él. Se te identifica con el destape, término de cuyo significado peyorativo nadie ha conseguido librarse ni lo conseguirá al menos hasta que María José Cantudo sea una venerable ancianita. No se te estudia en ninguna escuela de cine. Tu lista de actores habituales forma el grupo de intérpretes con menores reconocimientos por parte de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España del que se tenga constancia. Se destaca que llegaste a rodar seis películas en un año, que es el tiempo que tarda Víctor Erice en decidir el encuadre de cada uno de sus planos. Tu asociación con Andrés Pajares y Fernando Esteso da lugar a un porrón de películas de las que el cine académico se avergüenza desde el primer fotograma de la primera hasta el último fotograma de la última.

Y ahora, casi con noventa años, se te concede el Goya de Honor 2016 –que en su día recibió gente como Concha Velasco, Antonio Mercero, Rafael Azcona o Juan Antonio Bardem- y todos los asistentes a la ceremonia de entrega de los premios de la Academia, -entre los cuales se encuentran premios Nobel, actores internacionales, ministros- te rinden de pie una larga ovación. Dinos, Mariano Ozores, ¿cómo hiciste para no pegar un corte de manga a los allí presentes y poner definitivamente las cosas en su sitio?

08 febrero 2016

¡MITOCONDRIA!


El periodista Nacho Medina puede hablar en “Soy noticia” (antes, noche de los sábados; ahora, noche de los viernes en Cuatro) de cualquier persona, grupo o circunstancia social de las muchas que forman el variopinto mundo en el que vivimos: personas que son ciborgs, hombres que quieren transformarse en enormes muñecas vivientes, personas que viven encerradas y solo se relacionan con el exterior a través de Internet, mujeres que se ganan la vida vendiendo sus bragas usadas o personas que viven de la comida que sacan de la basura. Por hablar, puede hablar incluso de una persona tan superficial y superpija como Tamara Falcó, y darle bola llevándola a visitar un convento de monjitas de verdad para que se vea lo superespiritual que es la niña jugando al misticismo católico de la Nueva Era para tontos. En “Soy noticia” puede verse, en fin, cualquier cosa de todo ese enorme y diverso batiburrillo de perfiles que forman la sociedad plural en la que vivimos. Hay un “pero”: siempre y cuando no se trate de personas que hayan estudiado un bachillerato de ciencias y hablen de asuntos que no interesan a nadie como rutas metabólicas, ciclo de Krebs, glucólisis, anabolismo, catabolismo, o en general, qué coño, lo digo, metabolómica.

“Soy noticia” forma parte, junto a “Conexión Samanta”, el espacio contenedor “Reporteros Cuatro”. Samanta Villar trató el viernes pasado de las escuelas de negocios, pero para evitar hacer un publirreportaje buscó el contrapunto crítico entrevistando a Juan Carlos Monedero. Que aprenda de ella Nacho Medina: entrevistó a un timador que asegura llevar diez años sin comer ni beber porque “la energía no viene de la comida ni de la bebida”, pero no fue capaz de buscar el contrapunto dándole la palabra a alguien que hubiera estudiado un bachillerato de ciencias. ¿“Energía, dice? Habrían bastado dos segundos para gritarle al peligroso mamarracho algo para lo que no tiene respuesta toda su palabrería pseudocientífica: “¡Mitocondria!”.

07 febrero 2016

BOMBARDEEMOS TRIGO LIMPIO


No podemos seguir bombardeando Siria como hasta ahora. Occidente en general, y Europa en concreto, no puede seguir fabricando y vendiendo bombas que se lanzan indiscriminadamente contra la población civil siria por muy buen negocio que sea y por mucho bien que haga a nuestra balanza de pagos. Antes, hay que distinguir objetivos con exactitud, planificar las intervenciones militares con cuidado e identificar claramente nuestro propósito. Como dijo hace unas semanas el cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, en unas famosas declaraciones sobre la situación de Europa como consecuencia de la guerra de Siria: “Hay que ser muy lúcidos”. Pues seámoslo. Así, cuando sepamos en medio de este enorme jaleo quiénes son los buenos y quiénes son los malos, podremos bombardear a los buenos, ir a por ellos, acabar con sus casas, con sus familias, con sus vidas.

Los drones, ángeles de la guarda, nos muestran el peligro y nos advierten. Anteayer, los telediarios ofrecían las imágenes que grabaron de la devastación en Siria. Casas, calles, barrios enteros destruidos en ciudades que son inmensas escombreras. Y la población bombardeada, con ese interés egoísta por sobrevivir que tienen los desgraciados, nos invade. Ni escapa ni huye ni rehúye: nos invade. “¿Qué está pasando en Europa? Hay que ser muy lúcidos. Esta invasión de inmigrantes, de refugiados, ¿es todo trigo limpio o viene con mucha mezcla? Viene con mucha mezcla”. Tienen razón el cardenal y el Espíritu Santo que le ilumina. Viene con mucha mezcla porque las bombas caen indiscriminadamente sobre todos: sobre una gran mezcla de buenos y malos, justos e injustos, píos piadosos e impíos despiadados que, batidos sobre fuego de metralla, nos invaden mezclados.

“No dejemos pasar todo” ruge en el cardenal el Dios del Antiguo Testamento. Es fácil: hagamos que las bombas caigan solo sobre los buenos. Así podremos ser caritativos y acoger a los honestos supervivientes que jamás causarán ningún mal ni cometerán delito alguno. Que vengan a Europa solo los justos, los puros, los moralmente perfectos, que gilipollas ya tenemos bastantes.

06 febrero 2016

QUESTIONS ABOUT THE SPANISH EUROVISION SONG


Si no hay problema en que la letra esté cantada íntegramente en inglés, ¿por qué iba a haberlo en que la canción que va a representar a Televisión Española en el Festival de Eurovisión de este año también estuviera escrita por autores ingleses? Y si no hay problema en que la letra esté cantada íntegramente en inglés y escrita por autores ingleses, ¿por qué iba a haberlo en que la canción que va a representar a Televisión Española en el Festival de Eurovisión de este año también estuviera interpretada por cantantes ingleses? Y si no hay problema en que la letra esté cantada íntegramente en inglés, escrita por autores ingleses e interpretada por cantantes ingleses, ¿por qué iba a haberlo en que la canción que va a representar a Televisión Española en el Festival de Eurovisión de este año hubiera sido elegida por espectadores ingleses aficionados a la música? Y si no hay problema en que la letra esté cantada íntegramente en inglés, escrita por autores ingleses, interpretada por cantantes ingleses y elegida por espectadores ingleses aficionados a la música, ¿por qué iba a haberlo en que la canción que va a representar a Televisión Española en el Festival de Eurovisión de este año hubiera sido seleccionada en una gala celebrada en la televisión inglesa? Y si no hay problema en que la letra esté cantada íntegramente en inglés, escrita por autores ingleses, interpretada por cantantes ingleses, elegida por espectadores ingleses aficionados a la música y seleccionada en una gala celebrada en la televisión inglesa, ¿por qué iba haberlo en que todo lo relativo a la canción que va a representar a Televisión Española en el Festival de Eurovisión de este año hubiera caído bajo la organización de la BBC?

Resumiendo, si no hay problema en que la letra esté cantada íntegramente en inglés, ¿por qué iba a haberlo en que la canción que va a representar a España en el Festival de Eurovisión de este año fuera la canción que va a representar al Reino Unido en el Festival de Eurovisión de este año? Además, seguro que es mejor que la nuestra…

05 febrero 2016

LLÁCER, VUELVE PRONTO


Como en la vida, en la televisión el mal nunca descansa. El bien lo hace a veces, agotado, reflexivo. Como las personas, la televisión produce excrementos a diario y sólo ocasionalmente da lugar a algo defendible. “Tu cara me suena” termina en la noche de los viernes, pero “Sálvame Deluxe”, como el mal, como los excrementos, no termina nunca. (Larga digresión: ¿TCMS es un buen programa de televisión? Recordemos la Teoría de la Relatividad Televisiva: no existe la bondad absoluta de los programas, sino una bondad relativa a los demás programas con los que compite por la audiencia. Si TCMS se disputara los espectadores contra la segunda temporada de “Fargo”, podríamos afirmar que el show de Antena 3 sería una auténtica birria. Pero teniendo en cuenta que el concurso de imitadores famosos pelea por el mismo segmento de audiencia que “Sálvame”, hemos de concluir que TCMS es uno de los mejores espacios de la televisión generalista del momento. Fin de la digresión. Regresemos al discurso).

No es el menor de los males de “Sálvame” que sus temporadas no terminan nunca. La inmensa bola fecal que arrastra montaña arriba con cada emisión reaparece en la llanura cada tarde y hay que volver a pasarse horas y horas empujándola hacia ninguna parte. Durante estas pasadas semanas TCMS libró una guerra de forma eficaz contra el “Deluxe”, ganó varias de las batallas y adoptó la única estrategia que puede vencer a la telebasura: un entretenimiento eficaz e ingenioso que no esté basado en la explotación de las pasiones humanas más miserables y los valores más antisociales. Las imitaciones de Ruth Lorenzo y Edu Soto han hecho más daño al estercolero de Mediaset que mil columnas de críticos de televisión y de catedráticos de ética.

Pero el bien descansa y Jorge Javier Vázquez no. Las temporadas de TCMS se terminan, pero Steisy y Matamoros e Isa Pantoja no se terminan nunca. Hasta que comience la próxima temporada del show de Antena 3, el mal vuelve a tener el monopolio de la noche de los viernes. Jamás pensé que diría algo así, pero, por favor, Llácer, vuelve pronto.

04 febrero 2016

ESA RISA CON LA QUE AÚLLAS DE DOLOR


De vez en cuando la vida te regala inesperadamente una nueva serie de Louis C.K. Porque sí. Porque es generosa. Porque en el fondo te quiere casi más de lo que tú la quieres a ella. Tú no has hecho nada para merecer ese regalo. Nada. Porque no es ningún mérito, sino una emoción egoísta e interesada, adorar “Louie” de forma casi religiosa. Ver cada temporada una y otra vez intentado contagiarte de una mínima parte de la inteligencia que gotea de cada secuencia de cada capítulo. Hablar a todo el mundo de forma obsesiva de ella y sentirte inmediatamente hermanado con cualquiera que comparta esa pasión. Tú eres un tipo muy vulgar. Entras bostezando en tu página de noticias favorita y te encuentras con que anoche, sin avisos ni tráilers ni pollas, Louis C.K. –una de las tres o cuatro mentes de la televisión mundial con más puntería para dar exactamente en el clavo escondido de los asuntos importantes- colgó en su página web el primer capítulo de una nueva serie llamada “Horace and Pete” que ha grabado sin que nadie lo supiera. Porque sí. Porque la vida es generosa.

De otra manera no se explicaría que en el reparto estuviera Steve Buscemi regentando un bar junto a C.K. O que entre los parroquianos se encuentren Jessica Lange y Edie Falco ¡y Alan Alda! O que, según cuentan, el género vuelva a ser un patchwork y la reacción del espectador sólo se parezca a la risa nerviosa y resignada que te entra cuando echas alcohol a una herida. Esa risa con la que aúllas de dolor. Así que, como muestra de un mínimo agradecimiento hacia Louis y la vida, empiezas a planear nervioso cómo poder ver la serie cuanto antes, dónde conseguir subtítulos. Repasas las novedades de las plataformas de pago nacionales. Llamas a tus amigos y les comentas la noticia con la esperanza de que te ayuden a poder ver un día, una hora antes, el primer capítulo de “Horace and Pete”.

De vez en cuando la vida te regala inesperadamente una nueva serie de Louis C.K. En el colmo de la generosidad, para demostrar que no es sólo amor sino auténtica adoración lo que siente por ti, la canción de los créditos ha sido escrita para la ocasión e interpretada por Paul Simon.

03 febrero 2016

MULDER Y SCULLY NO ESTÁN EN BELICE


En la serie “Mad Dogs” (Canal + Series), cuatro amigos viajan a Belice invitados por otro amigo multimillonario que quiere celebrar con ellos su retirada del mundo de los negocios. El amigo rico, dueño de una casa enorme y acostumbrado a un modo de vida que todos envidian, es asesinado en una cena y, a partir de ahí, todo se descontrola porque nada es lo que parece: el ricachón tenía muchos secretos, Belice no es exactamente un paraíso, la policía no es de fiar, los capos de la droga son como el Gran Hermano y las relaciones entre los cuatro amigos tienen las raíces podridas. “Mad Dogs” es una comedia negra, quizás demasiado larga, que puede verse como una versión centroamericana de “Resacón en Las Vegas” con las mismas situaciones absurdas y personajes metidos en unos líos que ni comprenden ni saben solucionar sin provocar nuevos líos. Pero si hablamos de resacones, entonces hay que dejar Belice y viajar al mundo de “Expediente X”.

Vamos a dejarlo claro. Los nuevos capítulos de “Expediente X” (Fox) gustarán a los que llevamos años echando de menos a Mulder y Scully, y el resto de los espectadores verán la serie como si fuera un resacón de extraterrestres y monstruos. Sin amar a Mulder y Scully, el regreso de “Expediente X” no es más que otro resacón que funciona como una comedia negra y avanza a golpe de situaciones absurdas y personajes que se meten en líos. Sin amor, sin querer creer en Mulder y Scully, “Expediente X” es “Mad Dogs” con extraterrestres. Pero lo que hace grande a “Expediente X”, al menos para los que amamos la serie, es que presenta los mismos casos de los que vive “Cuarto milenio” desde una perspectiva de ficción casi filosófica. Si el inagotable mito de la caverna que Platón plantea en la “República” podría verse no como un análisis de las distintas formas de conocimiento, sino de los distintos modos de vida, la serie “Expediente X” puede interpretarse también como una reflexión acerca de los diferentes modos de vida, mientras que “Cuarto milenio” pretende examinar las diferentes formas de conocimiento. A muchos nos gustan los esfuerzos de Mulder y Scully por llegar a la luz del sol y la lucha de los dos agentes contra la luz artificial que ilumina la caverna, pero despreciamos los esfuerzos de Iker Jiménez para convertir una manera de vida en una forma de conocimiento. “Expediente X” está tan lejos de Las Vegas y de Belice como de “Cuarto Milenio”.

02 febrero 2016

PREMIOS ¡BRAVO!


La Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Española no otorgará el Premio ¡Bravo! de Televisión a la serie documental “Yo, dictadora” de Canal Historia en la puñetera vida.

Ayer hablábamos de Carmen Polo, una de las primeras damas de las que trata esta serie, pero hay otras a cual más infames: Imelda Marcos, de Filipinas; Nexhmije Hoxha, de Albania; Jewel Taylor, de Liberia; Lucía Hiriart, de Chile; Elena Ceaușescu, de Rumanía… Esta es una serie que nunca recibirá el premio ¡Bravo! Por ser tan imprescindible como desagradable. No solo anuncia que se sumerge en las vidas de estas mujeres para analizar su poder, responsabilidad, y las consecuencias derivadas de su papel como esposas de los jefes de Estado con peor reputación en el mundo. Es que, además, es tan honrada que lo hace. En cinco capítulos demoledores les da la palabra (cuando es posible) para después desenmascararlas como derrochadoras que despertaron el odio de su pueblo y aceleraron la caída de sus despóticos maridos, manchadas de sangre que defendieron el marxismo hasta las últimas consecuencias, turbias “cocineras” que preferían estar en la sombra, seductoras y cultivadas ambiciosas o reinas sin corona que presumían de ser caritativas para fortalecer su régimen totalitario.

Los ¡Bravo! premian a quienes llevan la “alegría, el entretenimiento, la verdad y el descanso a las personas”. El de Televisión de 2015 lo ganó Bertín Osborne por su “tono amable y cercano que huye de la crítica, la discusión y el mal gusto”. Como Bertín, “Yo, dictadora” entrevistó a Carmen Martínez Bordiú. Pero abrió preguntándose: “¿Se puede vivir con un monstruo sin serlo?”, y cerró diciendo: “Las reinas destronadas sirvieron a monarquías totalitarias dándose aires de piedad y bienhechoras, cuando eran simplemente la cobertura del enriquecimiento de su propia dinastía. La emperatriz de ellas es la más fría e intocable señora de Franco. Tras el desfile militar, la justicia se cuadró ante la esposa del general caído”. ¿Se imaginan a una comisión de obispos dándole un premio a algo de tan mal gusto simplemente porque es verdad?

01 febrero 2016

CARMEN POLO, MUJER DE UN DICTADOR


Todos los españoles estamos suscritos a los canales de pago de la plataforma TVE. No nos queda otra. Así disponemos de una amplia oferta audiovisual en abierto. Hay, además, otros canales que solo pueden ver quienes pagan por ampliar esa oferta. ¿Más significa mejor? ¿Pueden estos pequeños canales con pocos clientes y menos medios ofrecer mejores contenidos que los de una poderosa plataforma que cuenta con el respaldo de un Estado y su Gobierno, que directamente la rige? Carmen Martínez Bordiú alabó a Franco en TVE ante un complaciente Bertín Osborne. Vean lo que responde a sus palabras el documental “Yo, dictadora”, emitido en Canal Historia.

- Mi abuelo era un militar que quería lo mejor para su país porque era un gran patriota.
- Franco instaura una dictadura militar en 1939. El partido único, el ejército y la Iglesia son sus tres pilares. 30.000 niños son arrebatados a unos padres juzgados por subversivos y entregados a buenas familias franquistas. Homosexuales y prostitutas son enviados a campos correccionales. El terror impuesto es el más mortal después de los nazis en Alemania. Franco amasó una gran fortuna superior a 350 millones de euros.
- Mi abuela era una mujer muy religiosa que vivió a la sombra de su marido. Nunca oí que la llamaran “la mujer de un dictador”.
- Carmen Polo es una mujer que reza todos los días en la Iglesia. Un modelo de la ideología franquista. La Iglesia bendijo a Franco y le dio el título “Por la Gracia de Dios” que le otorgaba un derecho divino. El clero denunciaba a los feligreses de dudosa lealtad al Régimen.
- Mi abuela nunca intervino en ninguna decisión política.
- Igual que la señora Pinochet, la señora Franco no pudo ignorar los miles de oponentes políticos ejecutados o la existencia de campos de internamiento. ¿Para qué iba a preocuparse si tenía a Dios de su parte?
- Mi abuela no era una reina sin corona. Mi abuelo podía entregar títulos nobiliarios porque España era como un reino en aquel momento.
- El Generalísimo se veía a sí mismo como el administrador del reino preparando el retorno de la monarquía. A su muerte, Juan Carlos le ofrece un título nobiliario, Señora de Meirás, la Grandeza de España, que viene acompañada con honores y una generosa pensión del Gobierno.