30 julio 2016

¡VUELVE, MARILÓ!


Nada más dejar Mariló Montero “La mañana” de La 1 en manos de Silvia Jato se supo que esta cobraba el doble. Qué feo. Años promocionando TVE con sus ocurrencias y ahora la humillan doblando el sueldo a una señora desaparecida del panorama televisivo nacional desde hace años. Que no pueda demostrarse  que Jato tiene enchufe por ser pareja del expresidente del PP en Valencia, Alberto Fabra, solo empeora las cosas. ¿Pero qué hizo Jato últimamente de mérito para TVE? ¿Decir que se negaba a hablar de Pablo Iglesias porque “no merece ni cinco minutos” y “España es un país serio y se merece políticos serios”? ¿Añadir estos días el desliz de llamar a Valencia “pueblecito”? Por favor, eso lo supera Mariló con la gorra.

Días atrás, de un móvil robado se extrajeron y publicaron unos mensajes privados en Telegram de Pablo Iglesias a Monedero en los que comentaba cómo Mariló le daba caña en “La mañana”. Tras olvidar cuánto luchó (con razón) hace un año para que no se publicaran unas fotos robadas en ‘top less’ que le hicieron en la intimidad, pasó a la acción. En privado todos decimos barbaridades cuando recurrimos a la ironía, el humor y la complicidad, así que fue fácil. Mariló pidió la dimisión de Iglesias por teclear “la azotaría hasta que sangrase”, y aprovechó que añadiera “soy marxista algo perverso convertido en un psicópata” para tomarlo también al pie de la letra y rematar: “Iglesias se considera un perverso. Según la RAE, es alguien sumamente malo, que causa daño intencionadamente. Que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas. Además de un poco psicópata, añade. Psicopatía, a nivel psiquiátrico, es una enfermedad mental. Es una anomalía psíquica por obra de la cual, a pesar de la integridad de las funciones perceptivas y mentales, se halla patológicamente alterada la conducta social del individuo que la padece”. No sabe parar y ¡precisa el diagnóstico como “psicópata carismático”!: “Ellos destacan, entre otras características, la falta de empatía, la mentira, el talento para manipular a los demás, el egocentrismo y que son incapaces de sentir remordimiento o culpa”.

Por Dios, que le tripliquen el sueldo y que vuelva.

29 julio 2016

FELICIDADES, CUATRO


Hay que felicitar a Cuatro por la no emisión de un programa que ha tenido el acierto de no emitir justo en el momento que más falta hacía: nunca. Queda raro decirlo, pero es así. Muchas veces criticamos lo que hay en la tele porque no vale todo. Otras criticamos lo que no hay porque la tele tiene una función social que cumplir dando cuenta de asuntos que se olvidan o esconden. Cuando hay suerte, toca alegrarse por las cosas bien hechas, a lo que se añade la gratificación de ayudar a su conocimiento y difusión. Pero nunca nos acordamos de felicitar a quien acierta no metiendo la pata, a quien triunfa quedándose quieto, a quien toca el cielo por omisión.

Pues bien, tras varios meses trabajando en “Proyecto Bullying”, un programa en el que en varias entregas se muestran diferentes casos reales de acoso escolar a menores de edad en centros educativos españoles, Cuatro optó por la prudencia en un asunto tan delicado y no lo estrenó sin más. Se tomó la precaución de remitir las imágenes a las Fiscalías de Menores de las provincias donde se grabó, que indicaron a la cadena que iba por mal camino. Aquello no gustó, pero aunque ya había desenfundado, Cuatro prefirió volver a enfundar sin disparar para no herir a nadie. Gracias a eso, felicitamos a la cadena en vez de saltarle al cuello.

José Javier Huete, fiscal encargado de coordinar las distintas fiscalías provinciales de menores, explicó estos días en un curso de verano lo peligroso de “Proyecto Bullying”: se podía identificar a los menores y los centros grabados, se utilizaban cámaras ocultas en mochilas dentro de los colegios de forma inadecuada, se recreaba en las conductas violentas repitiendo los insultos y las frases hirientes hasta el hastío, el afán por conseguir imágenes duras llegaba a bordear la inducción al delito, y cerraba presentando los casos como felizmente solucionados cuando no era así.

Perseguir el acoso merece una felicitación. No emitir un programa que disfraza como denuncia y servicio público una mierda pinchada en un palo que usa a los niños para sus propios intereses, también.

28 julio 2016

MÁS VENEZUELA, Y A VER SI CUELA


Todos los informativos de todas las cadenas, todas las entrevistas a miembros de diferentes partidos, todas las tertulias políticas dicen lo mismo sobre la situación de bloqueo institucional en España, pero nadie se acuerda de las instituciones venezolanas. España necesita que se alcance consenso, España necesita que se invista un nuevo presidente, España tiene que disponer cuanto antes de nuevo Gobierno, pero nadie dice nada del consenso, del presidente ni del Gobierno de Venezuela. Nuestra economía requiere que en España haya estabilidad política, los inversores demandan seguridad política en España, las empresas españolas precisan un marco político sólido y sin vaivenes, pero nadie tiene una palabra para la economía, los inversores y las empresas venezolanas. El rey hace ronda de consultas día sí y día también, el rey recibe a los representantes políticos sin que parezca vislumbrarse un acuerdo, el rey está cada vez más preocupado por la situación institucional, pero ni siquiera el rey -que según la tele es tan poderoso y tan perfecto como antes lo fue su padre y antes lo fue Franco, que ya es decir- tiene un gesto para Venezuela.

Pues si para resolver este imperdonable olvido de la tele y el pueblo español con el venezolano hay que volver a convocar elecciones, que se convoquen. Ya veréis entonces cómo todo el mundo en la tele vuelve a hablar de Venezuela, a preocuparse por Venezuela, a viajar a Venezuela. Como en las precampañas y campañas electorales anteriores, los informativos volverán a llenarse de imágenes de las calles de Venezuela, las entrevistas volverán a preguntar por los problemas de Venezuela, las tertulias volverán discutir si el desabastecimiento de estanterías en las tiendas de estanterías es el causante de que en Venezuela las tiendas de estanterías tengan las estanterías vacías.

Solo falta que, si hay nuevas elecciones, las líneas aéreas tengan la precaución de reforzar los vuelos a Venezuela para dar abasto a la oleada de políticos y periodistas que se les viene encima.

27 julio 2016

VACACIONES SIGNIFICA VACACIONES


Brexit significa Brexit y vacaciones significa vacaciones. No es tan difícil de entender. Si lo puede asumir Theresa May, lo puede asumir Cristina Pedroche.

La nueva primera ministra británica no defendió la salida del Reino Unido de la Unión Europea en el pasado referéndum. Sin embargo, tras el recuento de votos asumió el resultado sin pamplinas. “Brexit means Brexit”, dijo en perfecto inglés. Podía ser que el Brexit no fuera su opción, podía haber peticiones para repetir el referéndum, podía generarse un problema político internacional de primer orden, podía enfriarse la economía británica, europea y mundial, pero May tuvo claro que Brexit significa Brexit.

La colaboradora de “Zapeando”, presentadora en “Pekín Express”, copresentadora transparente en Nochevieja y chica para lo que vaya haciendo falta en laSexta lo tiene mucho peor para asumir que vacaciones significa vacaciones. No parece fácil que desaparezca durante todo un mes, empeñada como está en ser constantemente noticia por su imagen, sus fotos, sus vestidos, sus posados, sus transparencias, lo que se le ve y lo que no se le ve. Con la falta que hace que tome vacaciones y todos podamos descansar.

La última de Pedroche es que publicó en Instagram una foto semidesnuda que le hizo su marido. Está de espalda pero con la cara girada para que se vea que es ella, y de forma que se adivine el perfil de un pecho como en aquellos anuncios tristes de gel de los años ochenta. Es el estilo Pedroche para promocionarse, lo que no sé es por qué él no se promociona igual publicando fotos semidesnudo hechas por ella. De texto, dos palabras: “Desconexión total”. Ostras, ¿la desconexión total no sería que dejara de estar conectada y nos dejara en paz? Este tuit de una amiga me enseñó un día mi hija muerta de risa: “Estoy harta de la gente, me voy a una isla desierta, ¿quién se viene?”. Pedroche maneja la lógica con el mismo rigor. Que, por Dios, se vaya de vacaciones, descanse y nos deje descansar asumiendo que vacaciones significa vacaciones. 

26 julio 2016

PARA SER CONDUCTOR DE SEGUNDA


Domingo, 24 de julio. Tercer aniversario del terrible accidente ferroviario en la curva de Angrois. Los familiares de las víctimas continúan con sus reivindicaciones para que se esclarezca lo sucedido. Llevan su lucha a la plaza del Obradoiro de Santiago y al lugar del accidente. Por la tarde, Canal 24H repasa los acontecimientos del día de una forma desconcertante. Abre señalando (una vez más y van cientos en tres años) que el accidente se produjo por un error humano debido a que el conductor iba con exceso de velocidad y hablando por teléfono. Justo la visión simplista que los familiares de las víctimas denuncian con sus movilizaciones. Después el desarrollo de la noticia ya añade datos que chocan con esta explicación inicial, pero eso viene después. Lo esencial ha sido dicho y repetido una vez más para que prevalezca sobre el jaleo judicial posterior, sobre el cruce de informes y contrainformes, sobre la complejidad de un caso en el que hay tantas partes implicadas, sobre, en fin, lo que realmente era anteayer la noticia: las denuncias de que las cosas no se están haciendo bien.

Los familiares piden justicia y verdad porque consideran que el proceso de investigación estuvo repleto de mentiras y ocultaciones por parte del PP y el PSOE, pero es que el conductor iba demasiado rápido. Exigen una comisión parlamentaria que depure las responsabilidades políticas, un informe técnico independiente, que Ana Pastor dé la cara y recuerdan que la Unión Europea les da la razón en este asunto, pero es que el conductor iba hablando por teléfono. No habría accidente si no fuera por el cambio de proyecto que rebajó la seguridad realizado con el exministro José Blanco y por la desconexión del sistema del control de velocidad con Ana Pastor de ministra, pero es que hubo un error humano del conductor.

Tras un accidente, ningún conductor es de primera, pero, al menos, los del accidente del Yak-42 y el metro de Valencia facilitaron las cosas a sus jefes muriendo en acto de servicio.

25 julio 2016

TODOS CON MARHUENDA


Primeros minutos de “Espejo público” (Antena 3) en la mañana del pasado viernes. Abordan el papel del rey en la ronda de consultas y Paco Marhuenda abre acercando una cerilla al polvorín: “Al rey no hay que pedirle nada. Hombre, él podrá opinar porque es un ser humano, es un hombre muy inteligente, muy inteligente. Sería, y perdón por la ironía, un gran presidente de la República, quizás el mejor que pudiéramos encontrar porque es una persona de una formación y de una calidad humana extraordinaria”. Marhuenda juega con fuego, pero no hay explosión. Solo hay que entender y perdonar la ironía. Hágase su voluntad y prosigamos.

También el día anterior “Espejo público” jugó con fuego, pero no avisó. Por eso no se entendió la irónica entrevista que tanto los tertulianos como la presentadora (Sandra Golpe, sustituta de Susanna Griso) hicieron al diputado de Unidos Podemos Diego Cañamero. Se les acusó de mala educación, de usar un inaceptable tono señoritingo de menosprecio y condescendencia, de intentar ridiculizarlo tratándolo como no se atreverían a tratar a ningún otro diputado, de caer en el paternalismo y el griterío, de insultar a las personas que representa, de despreciar lo popular con sus risitas. Se trata de la misma ironía que tampoco se apreció en el comentario de Ana Rosa Quintana cuando dijo, también de Cañamero, “No se puede sentar en el Congreso alguien que dice ‘el pograma’”. Y también por eso le están dando tanta leña a la pobre señora.

Al menos, Marhuenda avisa de la ironía. La ironía de decir que el rey es un ser humano cuando todos lo somos pero solo él es rey. La ironía de asegurar que es un hombre inteligente cuando heredó el título de rey por ser hijo de rey y hombre (varón), y no por inteligente. La ironía de afirmar que sería un gran presidente de una República que él obstaculiza porque, contra todo ideal republicano, se le pagó una formación privilegiada como rey. La ironía de rematar con que es una persona de una calidad humana extraordinaria cuando se niega a que los ciudadanos podamos evaluarla y votar. Así que todos con Marhuenda, ¡viva Felipe Borbón y viva la República!

24 julio 2016

JULIÁN MUÑOZ EN "HERMANO MAYOR"


Vuelve “Hermano mayor” (noche de los viernes en Cuatro). El hermano mayor de “Hermano mayor” ya no es Pedro García Aguado sino Jerónimo García, pero el programa escarba en la misma dirección. Sigue hundiéndose en el pozo negro del que obtienen sus casos para una audiencia cada vez más exigente. Se trata de jóvenes en edad penal, o sea, adultos, que son protagonistas absolutos en un programa en horario de máxima audiencia en vez de estar en la cárcel gracias a que sus padres han preferido acudir a la tele en vez de a la policía a contar el infierno que viven. El premio de la redención final de cada episodio justifica el espacio, pero cada entrega sigue pagando el mismo duro peaje: premiar las conductas más violentas y antisociales haciendo famosos y protagonistas a jóvenes narcisistas.

El viernes conocimos a Adrián. Siendo niño, más o menos cuando nos echamos las manos a la cabeza porque Telecinco pretendía pagar unos 350.000 euros al delincuente Julián Muñoz por una entrevista, sus padres quedaron en paro, fueron desahuciados y su mundo se vino abajo. Años después, se convirtió en un tirano violento que solo pensaba en hacerse proxeneta, asesino a sueldo y narcotraficante para ser un delincuente millonario y “vivir en Puerto Banús con putas y un yate”. Tan claro lo tenía que para demostrarlo rompía sillas, descargaba extintores, pedía a sus padres cosas caras, decía que sería sicario o escolta y cultivaba una pequeña planta de marihuana en un armario consumiendo más energía eléctrica de lo que valía el hierbajo. Sabía tan poco de la vida y del mundo que se guiaba por lo que veía en las series. Ni se le ocurrió aspirar a ser un poderoso político corrupto como los de los telediarios y vivir como un señor respetable que usa el “volquete de putas” como unidad de medida.

Ese mismo viernes, lo que queda de Julián Muñoz concedió una entrevista en la tele. Ni en horario de máxima audiencia, ni en Telecinco, ni rompiendo audímetros. Era la una de la madrugada en 13TV ante cuatro gatos. Ya solo intenta dar pena. No le pagarían gran cosa.

23 julio 2016

NADERÍAS TELECINCO


Qué falta de profesionalidad. Acaba “Supervivientes”, pasan los días y no le damos la atención que merece. ¿No vale la pena analizar ninguna de las comentadísimas noticias protagonizadas por los famosos más conocidos en el espacio más visto en torno al cual se articula toda la programación de la cadena más rentable del país? Pues allá vamos.

Empecemos con el fuego cruzado entre Mila (Ximénez) y Milá (Mercedes). Es algo terrible porque una criticó a otra, la otra subió el tono, hubo insultos por parte de alguna de ellas (o de las dos, no lo entendí bien a pesar de dedicarle al asunto casi medio minuto) llamándose cosas feas como “indecente” y “cobarde de mierda”. Algo así. El caso es que se hace necesario poner los puntos sobre las íes señalando algo esencial sobre este agrio enfrentamiento: nada. Así que nada digo. También quiero terciar en el caso abierto por la dirección de “Supervivientes” cuando Sandra Barneda reconoció que había cosas que no se emitían para proteger a concursantes como Dulce que, según Lydia Lozano había hecho declaraciones “querellables”. Ante semejante polémica del copón de oros nada mejor que no decir nada, así que nada añado.

¿Y qué aportar a las declaraciones de Yola Berrocal que tras el fin de “Supervivientes” dijo que hubo veces en el concurso que se sintió “como si fuera una puta mierda”? Nada se merece nada, así que nada digo. Nada que decir tampoco sobre la tontería de que, una vez más, cuando Jorge Javier Vázquez tuvo que proclamar el campeón de “Supervivientes” colocó al que fue ganador a su derecha porque tiene que levantarle el brazo y en el izquierdo sufre una vieja lesión. Nada que decir así mismo sobre el tenso reencuentro guionizado ante las cámaras entre Mila Ximénez y Lydia Lozano. Y nada de nada sobre la falta de Carmen Lomana en el último debate por haber sido mala. Evaluaría más noticiones de “Supervivientes” con los que Telecinco rellenó varios meses de tele, pero la actualidad me obliga a examinar detalladamente el reciente homenaje de “Sálvame” a Pokémon GO con Karmele Marchante disfrazada de Pikachu. Otro caso de nadería sobre nadería, otra nada en la que es mejor no decir nada, nada y requetenada.

22 julio 2016

VIVA LA PRECARIEDAD LABORAL


Vuelco en el mundo laboral. Todo arreglado. La realidad seguirá igual: precariedad, trabajo temporal, despido barato, accidentes laborales, inseguridad en el empleo, salarios menguantes en horarios crecientes. Pero ahora sabemos que eso son pijadas. Lo importante es divertirse. Sea lo que sea, haya que hacer lo que haya que hacer, paguen lo que paguen y ofrezcan las condiciones que ofrezcan, esos detalles no tienen importancia. De lo que se trata es de ir al trabajo a pasárselo pipa, a conocer gente, a estar de charleta con los compañeros, a vivir nuevas experiencias. Y por el sueldo ni se pregunta, no seamos cutres hablando de dinero. La riqueza está en vivir experiencias inolvidables que podamos contar en las fiestas. Como hacen los famosos de la tele en “Trabajo temporal” (noche de los miércoles en La 1”).

Es que ver a Fernando Romay de peluquero es para troncharse. Y es superfuerte ver a Mario Vaquerizo confundiendo ser bombero con un simple cambio de look a sabiendas de que no deberá enfrentarse a ningún riesgo real sino pasar unas horas en un parque de bomberos como si fuera un parque temático. Y vaya cómo mola ver a Carlos Sobera bromeando con los accidentes laborales que conlleva la precariedad laboral cuando se le cae una mercancía que los currantes de verdad deben pagar con un día de sueldo. Tanto como verle muerto de risa cuando le despiden por incompetente porque sabe que no necesita ese trabajo para vivir. Ana Obregón demostró lo chachi que es ser limpiadora si hablas por los codos aunque exijan trabajar en silencio, si te sientas aunque esté prohibido, si no limpias los baños aunque te manden y si te pones insolente cuando te paran los pies. Todo ello con la arrogancia de quien confunde la naturalidad con la chulería porque no se juega nada; y con la osadía de quien piensa que puede hacer lo que le de la gana si usa diminutivos (“No sé estar calladita”, “Es que el baño me da un poquito de asquito”).

Como diría la bruja Avería: ¡viva “Trabajo temporal”, viva la precariedad laboral, viva el capital!

21 julio 2016

INFLUIR A UN INFLUIDOR


Concediendo que Telecinco aún posee un anverso luminoso, que ya es conceder, el estreno de “Quiero ser” la noche del martes supone el triunfo de Sara Carbonero en su paso al reverso tenebroso. Carbonero, presentadora oficial del programa, apenas salió en pantalla, no se implicó en el programa, apareció en un visto y no visto dando unas entradillas descontextualizadas en medio de un descampado, dejó que fueran otros (concursantes y asesores) quienes llevaran el protagonismo del espacio y, en fin, alimentó aún más esa expectación tan barata y tan del gusto de Telecinco en la que el interés de lo que se está emitiendo estriba en que actúa como caja de resonancia de lo que se va a emitir después; y lo que se emite después solo es la amplificación vacía de lo que ya se emitió antes en un pimpampum de dimes y diretes protagonizado por una tropa de invitados e invitadetes.

Hoy por la noche, cuando la expectación creada por “Quiero ser” alcance las más altas cotas de miseria en forma de gala semanal, Carbonero reinará en el plató si acierta a seguir el camino emprendido en el estreno: mantener las distancias, dar paso al espectáculo sin que le salpique la porquería, ejercer, en fin, de jefa de pista del circo que se mantiene impasible mientras ante ella van desfilando los equilibristas, los payasos y las fieras. Debe limitarse, en definitiva, a cumplir lo que ya declaró en una entrevista promocional del espacio: “No me asusta porque no estoy metida en el reality ni en la convivencia de ellos, estaré haciendo mi trabajo que es presentar. No me da reparo porque mi papel no es mostrar nada mío. Al fin y al cabo estoy trabajando como presentadora”.

Por cierto, “Quiero ser” dice ser un concurso entre varios aspirantes a ‘influencer’ de moda. ‘Influencer’, hay que joderse. Para quien no quiera ejercer de papanatas y necesite referirse a semejante ser, la Fundéu propone decir “influidor”. Vamos a intentarlo. Carbonero, seria y distante, puede ejercer tranquila de faro desde su atalaya: quien influye a un influidor tiene mil años de perdón.

20 julio 2016

"HABLE CON ELLAS" VUELTA Y VUELTA


La causa del fracaso de la vuelta de “Hable con ellas” (noche del domingo en Telecinco) es la vuelta de “Hable con ellas”. Como se trata de Telecinco, cuando hablamos de fracaso no nos referimos a que esta entrega haya sido una birria puesto que este programa ya había sido una birria en sus dos temporadas anteriores. Cuando hablamos de fracaso nos referimos a que no les resultó rentable porque no tuvo audiencia: ni siquiera ese público que la cadena crió con mimo embuchándole todo tipo de porquerías quiso tragarse semejante engrudo.

Es que una de las ellas de “Hable con ellas” es un personaje interpretado por un hombre y rompe el perfil de confidencia femenina del programa, es que se alarga demasiado al sumar el horario de máxima audiencia con el late night, es que trata de sustituir uno de los huecos que deja la falta de ‘realities’ marca de la casa sin ser él mismo un ‘reality’, es que busca la complicidad del público y comete el error de emitirse enlatado perdiéndose ese espejismo que produce la tele en directo al hacer creer que cualquier cosa puede ocurrir en un programa en el que, no nos engañemos, toooodo está guionizado. Disculpas. Aunque todas sean verdad, que lo serán, la fundamental causa del fracaso de la vuelta de “Hable con ellas” es la vuelta de “Hable con ellas”.

El domingo “El día del Señor” en La 2 tuvo una cuota de audiencia del 6,6 por ciento. “Hable con ellas” tuvo un 11,1. Si el Señor sube la media de audiencia de su cadena y las señoras hunden la suya es porque Telecinco ya tiene suficientes programas en el que sus colaboradores hablan durante horas de sí mismos y sus colaboradoras hablan de sí mismas durante horas. Por eso debería devolverlo a talleres y hacerle las modificaciones técnicas y los pequeños ajustes necesarios para que, teniendo en cuenta que la causa del fracaso de la vuelta de “Hable con ellas” es la vuelta de “Hable con ellas”, el programa reciba un impulso y mejore dejando de existir y desapareciendo para siempre jamás.

19 julio 2016

TENER Y NO TENER


Hay programas que son buenos por lo que tienen y hay programas que son buenos por lo que no tienen. “Saber y ganar” pertenece a esta segunda categoría. Son muchas las virtudes del clásico concurso de La 2, y todas las que me vienen a la cabeza están más relacionadas con ausencias que con presencias: “Saber y ganar” no tiene fanfarrias chillonas, no tiene presentadores insoportables que necesitan caer bien a los espectadores desde el primer segundo del primer programa. “Saber y ganar” no tiene secciones patrocinadas por yogures ni por compañías de telefonía móvil, ni cámaras que se mueven haciendo vueltas de campana vertiginosas, no tiene un plató decorado en tonos azules con luces azules que enfocan al presentador que viste un traje azul, no tiene dinámicas caprichosas y extravagantes, no tiene azafatos ni azafatas, no está inflado para que dure el cuádruple de lo que debería dudar, no tiene interrupciones publicitarias ni explícitas ni implícitas. “Saber y ganar” -oh, gracias, Dios de los concursos televisivos- no tiene concursantes seleccionados por su espontaneidad ante las cámaras o por su fotogenia, ni se les entrevista previamente para que aseguren que para ellos participar en este programa supone cumplir el mayor sueño de sus vidas, no se les graba en sus domicilios. Los familiares de los concursantes en “Saber y ganar” no están en una sala anexa viendo todo lo que sucede en un monitor y dando ánimo a los participantes. No tiene famosos. No tiene público en gradas que grita y se sorprende. No tiene premios en metálico obscenamente elevados.

Y entre todas las cosas que “Saber y ganar” no tiene, ¿saben ustedes cuál es la que afortunadamente menos tiene? Pues el concurso de Jordi Hurtado -me acabo de dar cuenta de que la columna está a punto de acabar y aún no había nombrado a Hurtado- no tiene la menor necesidad de ser trending topic. Y aun así, el día que les apetece se ponen todos a bailar una canción de New Kids on the Block y lo petan en las redes sociales, como ocurrió hace cuatro días. Benditos sean.

18 julio 2016

DELENDA EST "LAS KARDASHIAN"

Delenda est “Las Kardashian”. Voy a hacer como Catón el Viejo, cónsul y senador romano tan partidario de declarar la guerra a Cartago que terminaba siempre sus discursos con la frase “delenda est Carthago”. No importaba cuál fuera el tema de sus intervenciones en el Senado, -política interior, diplomacia, impuestos…-; siempre sus palabras se cerraban con la afirmación de que “Cartago debe ser destruida”. TEN, una nueva cadena de la TDT, ha comenzado a emitir “Las Kardashian”, un reality en donde se ofrece a los espectadores como modelos de vida el grupo familiar más disfuncional al oeste de los Urales, ganador del premio Charles Manson a las cinco mujeres que peor encarnan los valores que deseamos para vivir en paz en una sociedad democrática. Yo vi el primer capítulo libre de cualquier prejuicio… bueno, quizá vi sólo un cuarto de hora sabiendo un poco ya quienes eran Kim, Kourtney, Khloe, Kendall y Kylie… vale, lo confieso, sólo vi la cabecera sabiendo que me iba a encontrar flotando en medio de la TDT la isla gigante de basura que se comenta que vaga por el Pacífico. Y me fue suficiente.

“Las Kardashian” debe ser destruido. Me refiero al programa. A las cinco Kardashian bastaría con encerrarlas en un campo de reeducación norcoreano. Juro por la tierra roja de Tara que a partir de hoy terminaré todas mis columnas con la frase “delenda est ‘Las Kardashian’”. Si me quejo de las pausas publicitarias dobles de laSexta concluiré diciendo “delenda est ‘Las Kardashian’”. Si comento la intolerable injusticia que es la escasa presencia de “Horace and Pete” entre los nominados a los Emmy, el último punto y seguido dará paso a la sentencia “delenda est ‘Las Kardashian’”. ¿Estrena Telecinco “Hable con ellas”? Muy bien, la crónica terminará con la frase “delenda est ‘Las Kardashian’”. Y así hasta que este reality sea barrido de la faz catódica del planeta. Efectivamente, Roma destruyó Cartago y llenó de sal su superficie para que nada pudiera volver a crecer, aunque para entonces Catón ya había palmado. Preferiría que el fin de “Las Kardashian” me pillara vivo. Delenda est “Las Kardashian”.

17 julio 2016

A TODOS NOS GUSTA GILA

Sobre gustos sí hay algo escrito: a todos nos gusta Gila. Tenemos diferentes gustos musicales, discutimos acerca de cuestiones gastronómicas, a algunos les gusta madrugar y a otros les gusta trasnochar. Pero a todos nos gusta Gila. La convivencia en las sociedades democráticas es inherentemente conflictiva dadas las diferentes opiniones que existen acerca de todo tipo de cuestiones. Pero quizá se pueda llegar a un acuerdo partiendo del hecho de que a todos nos gusta Gila. Discuten los académicos acerca de la naturaleza humana buscando algo que defina nuestra condición, que se encuentre en cada individuo sin excepción. Deberían estudiar la posibilidad de intentar comprender esa naturaleza a partir de Gila. Los jóvenes discuten con sus padres, pero a los jóvenes y a los padres les gusta Gila. Los varones discuten con las mujeres, pero a los varones y a las mujeres les gusta Gila. Gila gusta a los trescientos cincuenta parlamentarios del Congreso de los Diputados y a los doscientos sesenta y seis senadores del Senado, ¿de verdad no hay manera de formar un gobierno sobre este acuerdo? Seas del Real Madrid o del Fútbol Club Barcelona, te gusta Gila; seas creyente o ateo, te gusta Gila; vivas en Bollullos del Condado, en Roda de Ter o en San Andrés de Teixido, te gusta Gila. Bertín Osborne no le gusta a todo el mundo. Pablo Motos, Wyoming, José Mota, Joaquín Sabina, no le gustan a todo el mundo. Incluso Arguiñano, Forges y Serrat no consiguen gustarle a todo el mundo, al haberse registrado casos aislados de antipatía a estos artistas. Pero nunca jamás ha existido nadie a quien no le guste escuchar a Gila contar cómo nació, cómo detuvo a Jack el Destripador o cómo eran las bromas en su pueblo. Asómese a la ventana: a toda esa gente que ve le gusta Gila.

Quizá por ello, por estar a la altura de esta figura, Televisión Española decidió celebrar el decimoquinto aniversario de su muerte un día entre semana, en La 2, de madrugada, y recuperando una recopilación cutre realizada hace varios años.

16 julio 2016

EL CÓMO Y EL PARA QUÉ


(Para Eva y Sole)
En una conversación reciente dos amigas crearon una situación curiosa. Una de ellas se quejaba de no hacer topless en la playa a pesar de lo mucho que le apetecía. Ninguna de las demás mujeres del grupo con el que solía ir se quitaba la parte de arriba del bañador, y a ella le daba vergüenza hacerlo. La otra amiga de la conversación contó exactamente la historia contraria. Ésta se quejaba porque todas las mujeres de su grupo en la playa mostraban su pecho desnudo, y ella hacía topless también a pesar de que no le apetecía porque le daba vergüenza ser la única en no hacerlo. La cuestión es ¿mis dos amigas se comportan igual en la playa o se comportan de formas opuestas? Si describimos lo que hacen atendiendo al cómo de sus conductas, resultan estar haciendo cosas diferentes: una se pone la parte de arriba del bañador, la otra se lo quita; pero si nos fijamos en el para qué de lo que hacen, los dos comportamientos son el mismo: en ambos casos se busca no sentir vergüenza al destacar en el grupo.

Quiero explicar con esto que dos conductas pueden ser opuestas pero obedecer al mismo motivo. La noche de la masacre de Niza, Mediaset y Atresmedia tomaron decisiones contrarias: Mediaset continuó emitiendo “Supervivientes” -¡qué horroroso sarcasmo!- en Telecinco y “CSI” en Cuatro, mientras que Atresmedia, tanto en Antena 3 como en laSexta, interrumpió su programación y emitió especiales informativos sobre el atentado. Atendiendo al cómo, ambas empresas actuaron de forma diferente, pero, conociendo el perfil de los espectadores de las diferentes cadenas televisivas en España y preguntándonos por el para qué, es posible que Telecinco, Cuatro, Antena 3 y laSexta se hayan comportado de la misma manera y hayan ofrecido a su público la programación que maximizaría las audiencias en cada caso. Atresmedia y Mediaset se parecen entre sí tanto como mis dos amigas. La única diferencia en esta historia se da entre Mediaset y mis amigas: mis amigas saben lo que es sentir vergüenza.

15 julio 2016

VIVA SAN FERMÍN


Se han acabado las fiestas de San Fermín y los telediarios no volverán a ser los mismos hasta el año que viene. Estos días estuvieron tan hermosos que daba gusto verlos con su una de cal lamentando los accidentes de tráfico y su otra de arena elogiando los encierros, con su información sobre las multas con las que las campañas de seguridad de la Dirección General de Tráfico echan sal sobre las imprudencias al volante y el contrapunto que aporta la pimienta del riesgo, la emoción del peligro, la exaltación de jugarse la vida ante millones de telespectadores a los que se nos sirven los mejores momentos a cámara lenta para que no perdamos detalle.

Estará estupendo –porque lo hacen por nuestro bien y salva vidas y eso– que los telediarios sigan informando de la última campaña de la DGT en la que revisan el adecuado mantenimiento y a la puesta a punto de todos los elementos de seguridad del vehículo que debe realizarse antes de comenzar un viaje, pero nos faltará el contraste que supone ver a la peña preparar la carrera cantando a un muñeco con un periódico en la mano. Seguiremos viendo imágenes de imprudencias captadas desde un helicóptero, pero nos faltará la vista aérea de la curva de Estafeta. Nos advertirán de que la antigüedad media de los vehículos en los que viajan las víctimas mortales de accidentes en carretera va en aumento y ya ha llegado hasta los 14 años, pero echaremos de menos el espíritu jovial y optimismo vital con el que mozos de ochenta se enfrentan a la cuesta de santo Domingo.

Que no digo yo que vaya a servir para librar, pero como todos vemos la tele y los polis también, si os pillan sin el cinturón de seguridad, yendo en bici sin casco por una vía interurbana o viviendo la vida a tope circulando por una autopista en sentido contrario, intenten congraciarse explicando que todo está controlado porque antes de salir cantaron así: “A san Fermín pedimos, aunque igual ni existió, nos guíe haciendo el necio, dándonos su bendición. ¡Viva san Fermín!”. Y si funciona, avisáis a TVE, que a lo mejor el año que viene os retransmite en directo.

14 julio 2016

¡CONDONES "EL HORMIGUERO"!


Si googleáis “resistencia al desgaste” os salen en primer lugar dos elementos: el caucho y “El hormiguero”. Así es internet. El caucho es un polímero que se puede obtener de plantas euforbiáceas y que se usó ya en culturas antiguas para la fabricación de productos gomosos, impermeables, elásticos, siendo especialmente valorado por su larga vida útil y la resistencia que presenta a la abrasión y a otras formas de desgaste. “El hormiguero” es un programa de variedades que se emite actualmente en el access time de Antena 3 mezclando entrevistas, juegos y curiosidades de todo tipo; acaba de terminar su décima temporada con los mejores resultados de audiencia de su historia, sin acusar el menor síntoma de cansancio entre sus seguidores. El caucho resiste el uso y la erosión mejor que ningún otro material. “El hormiguero” resiste el uso y el paso de las temporadas mejor que ningún otro programa. ¿Cómo poder unir ambos elementos y crear la síntesis perfecta, la apoteosis de la resistencia al desgaste? ¿Un “El hormiguero” hecho de caucho? ¿Una fábrica de caucho dentro del plató de “El hormiguero”?

¡No! ¡Condones! ¡Condones “El hormiguero”! ¡Lo petan! ¡Vaya bombazo! Una variedad del caucho es el látex, y una aplicación muy famosa del látex es la fabricación de preservativos. Una cualidad muy valorada en los preservativos es su seguridad y resistencia al desgaste, y nada en este país resiste mejor el desgaste que el programa de Antena 3. ¿Quién no preferirá comprar condones con la garantía que ofrece ver la cara de Pablo Motos en el envase? ¿Por qué no aprovechar el tirón comercial que ha de suponer que muchos adolescentes de hoy fueran fans de Trancas y Barrancas hace cuatro, seis u ocho años? Y en cada caja de doce, uno un poco más grande que los demás con la imagen de un sonriente Will Smith levantando el pulgar. Condones “El hormiguero” con la imagen del Hombre de Negro y el texto “El Hombre de Negro usa Condones ‘El hormiguero’” y Motos y su chou tiene garantizados otros diez años comiéndose… eh… a la competencia.

13 julio 2016

BARBARIE

Con la brillantez que acostumbra, dice Fernando Savater que la barbarie se define por la equiparación de los seres humanos y los animales, y que eso ocurre por igual cuando se trata a los seres humanos como animales y cuando se trata a los animales como seres humanos. Vimos ejemplos de estas aberraciones en la televisión del lunes. Ambas barbaridades provocan sobre todo, por encima del enfado que se supone en cualquier persona bien educada, la misma repugnancia lógica, estrictamente conceptual, al ser la distinción entre persona y animal uno de los axiomas fundadores de cualquier sistema moral civilizado, por lo que de salvaguarda de la persona tiene y por su función vertebradora de conceptos como "libertad", "derecho" o "responsabilidad". Por eso sentimos ese asco no emocional sino racional, cuando vemos cómo el miserable Skinny (“Sin perdón”, La 1; Clint, gracias por ayudarnos a entender la vida con películas maravillosas como éstas) trata a las prostitutas que mantiene en su pocilga como mero ganado al que explota, con el que comercia o intercambia por caballos.

Y por igual motivo sentimos la misma náusea moral cuando la barbarie aflora por el otro lado y oímos en los informativos cómo el torero fallecido Víctor Barrio es llamado “asesino” y su muerte es celebrada por miserables que se envuelven en el movimiento más intelectualmente estúpido de las últimas décadas: el animalismo (larga nota aclaratoria: deberíamos llamarle el “mamiferismo”; los artrópodos -hormigas, arañas, cucarachas…- constituyen el 97% de los animales que pueblan este planeta, son seres absolutamente vivos, sintientes y sufrientes, y le importan una mierda seca al 100% de los animalistas. Ni una sola de las medidas del PACMA va orientada a defender los derechos de los insectos, a pesar de ser el tipo de animal más abundante en nuestro país. ¿Qué modelo e idea tienen de lo que es un animal? ¿Sus gatos?).

¿La barbarie proviene de la maldad o de la ignorancia? ¿Sería más fácil conseguir mediante la educación dejar de tratar a las personas como ganado o dejar de tratar al ganado como personas? ¿Qué es más grave, querer a un hijo como si fuera un perro o querer a un perro como si fuera un hijo?

12 julio 2016

"LA PATALETA DE PACO"


¿Al comienzo de “La Sexta Noche” no podrían informarnos de cuándo va a tener lugar la pataleta de Paco Marhuenda? Lo digo para poder ver ya este minuto en concreto sin necesidad de comernos las cinco horitas que dura el reality político de laSexta. La estructura es siempre la misma: el amado periodista se encuentra defendiendo que las grabaciones de Jorge Fernández Díaz no deberían hacer dimitir al ministro, o que Rita Barberá está bien donde está, o que Aznar es el único presidente de la foto de las Azores que no debe pedir perdón, y poco a poco se va viendo acorralado por las intervenciones de sus oponentes. Cuando ya está al borde del KO técnico, aprovecha cualquier interrupción por parte de otros contertulios o alguna anotación por parte del presentador para decir sus palabras mágicas “¿sabes qué? Que hables tú sólo, chico. Hala. Sí, sí, habla tú. A mí todo esto me da igual. Ya está bien de esta broma, hombre”. Y a partir de ahí se enfurruña y deja de hablar. Y si le piden que siga con su intervención se niega. “Ya no hablo más, ya no hablo más, hombre, que no”. E incluso aguanta un poco la respiración.

Al ocurrir todas las semanas hacia la misma altura del programa, se ha ido convirtiendo en un elemento identificativo como el diseño del plató o el lugar en el que se sienta cada opinador profesional. Es tan previsible, repetitivo y estructurado el episodio que se merece una sección propia dentro de “La Sexta Noche” dedicada sólo a esto. Con sintonía y cabecera propia. “La pataleta de Paco”. “Ea, ea, ea, Marhuenda se cabrea”. “El cisco de Francisco”. Algo así. Y debería formar parte de la escaleta del programa. Y los demás tertulianos se irían turnando semana a semana para ser los que realizan el trabajo secundario de desencadenar la perreta del periodista. Y seguro que habría marcas comerciales dispuestas a financiar esta sección: “Alucinógenos Manolita patrocina este espacio”, “Clásicos del Humor de Ayer y de Hoy les ofrece…”. Y con un poco de suerte -¿por qué no?- “La pataleta de Paco” podrían convertirse en el primer spin off de una tertulia política y tener su programa propio dentro de Atresmedia. Yo no me lo perdería.

11 julio 2016

CARTA A LOS GUIONISTAS DE "TOY STORY 4"

Queridos amigos: sois muy valientes y espero de todo corazón que vuestro talento esté a la altura de vuestra osadía. He vuelto a ver “Toy Story 3” en una cadena que tenemos en España llamada Cuatro, y, como cada una de las veces que he visto esta película, he pasado las mejores dos horas de toda la semana. Es cierto que “Toy Story” y “Toy Story 2” eran también estupendas, pero el equilibrio entre todos los ingredientes del gran cine -humor, aventura, temas, sorpresa, técnica, diálogos, ritmo, argumento- que consiguió la tercera parte de la serie corta la respiración con cada matiz, y deja un abrazo calentito que sigue durando varias horas después y te susurra que no todo está perdido en el cine actual. En la página de Pixar me acabo de enterar de que ya se está realizando la cuarta película, que se estrenará dentro de dos años.

Y me he animado a escribiros una carta. Estoy seguro de que hablo en nombre de mucha gente. Porque si “Toy Story 4” consigue acercarse, igualar o incluso superar a “Toy Story 3” pasaréis a ser los héroes de millones de aficionados al cine y habréis conseguido algo semejante a lo que conseguiría quien escribiera un guion para “El padrino 4” que no desmereciera de la trilogía original. Pero si “Toy Story 4” falla, si la película no es perfecta, si resulta que fue un error esta discutidísima cuarta entrega y lo que nos entregáis es “Woody y Buzz Lightyear y el reino de la calavera de cristal”, entonces vais a despertar las iras de todos los integrantes de la cofradía de guardianes del legado de “Toy Story” y habréis escrito una de las páginas más frustrantes y tristes de la historia del cine. ¿De verdad era necesaria una cuarta película ocho años después de la perfección del cierre de la trilogía que supuso "Toy Story 3"? Vuestro trabajo nos dará la respuesta.

Pocas veces una película será vista con expectativas tan altas por parte de la crítica y el público como el estreno en el verano de 2018 de “Toy Story 4”. Yo ya estoy deseando que llegue el momento. No sólo por conocer el resultado de la tarea heroica en la que os habéis metido, sino porque seguro que Cuatro vuelve a programar “Toy Story 3” días antes del estreno y yo vuelvo a pasar las mejores dos horas de la semana. Un abrazo muy fuerte, queridos amigos, y que tengáis mucha suerte.

10 julio 2016

EL ÍNDICE ADICTIVO SERIÓFILO

Al igual que hace con otras sustancias adictivas, el Instituto de Salud Mental de los EE.UU. está conduciendo una serie de investigaciones sistemáticas para determinar el carácter adictivo de las series de televisión. El campo de los trastornos adictivos no químicos (compras, juego, conciertos de Neil Young…) está recibiendo cada vez más atención de las autoridades sanitarias. De la misma manera que conocemos la cantidad de consumo que da lugar a la adicción al alcohol, al tabaco o a otras drogas, el ISM norteamericano quiere saber cuántos capítulos de “Juego de Tronos”, “Modern family” o “Girls” hay que ver para que un espectador comience a presentar los signos propios de una dependencia (abandono de las obligaciones cotidianas, estrechamiento de los intereses vitales alrededor de los contenidos de la serie, inquietud y agitación en ausencia de la serie).

Los primeros resultados de estos estudios colocan a “The Big Bang Theory” como la serie de televisión más adictiva del momento, habiéndose detectado casos de enganche patológico a esta comedia tras haber visto un único capítulo. “Modern family”, “Homeland”, “The walking dead” y “Sherlock” ocupan los siguientes puestos en esta lista de potencial adictivo, y la ISM recomienda que sean vistas con moderación, espaciando al máximo la visión de los episodios y evitando ver más de uno de cada sentada. La rapidez con la que aparece la dependencia no tiene porqué ir en relación con la intensidad de la misma: series como “The Americans” o “Louie” provocan adicciones muy intensas entre sus seguidores, aunque éstas requieren de muchas visiones de los capítulos para llegar a declararse. Se está valorando que a partir de la próxima temporada las series deban incluir al comienzo de cada episodio una banda con su Índice Adictivo correspondiente. Los DVDs que se vendan también deberán ocupar un 40% de su portada con advertencias sobre este asunto y fotografías de personas cuyas vidas se vieron arruinadas por su adicción a estas series.

09 julio 2016

RUIDO EN JÚPITER


Tres cuartos de hora después de que nosotros lo veamos en nuestras pantallas, “Mujeres y hombres y viceversa” llega a Júpiter. A la sonda Juno le ha costado cinco años recorrer los casi seiscientos millones de kilómetros que separan nuestro planeta Tierra del mayor planeta del Sistema Solar, pero las ondas electromagnéticas, da igual que transporten la información sobre el fin del hambre en el mundo o sobre cómo Jenny discutió con Labrador por sus tonteos con otras pretendientas, se mueven a la velocidad de la luz, y esos novecientos millones de kilómetros se corresponden casi exactamente con cuarenta y cinco minutos luz. “Mujeres y hombres y viceversa” se emite de 12:45 a 14:15 en España. En Júpiter se emite de 13:30 a 15:00.

La sonda Juno dará treinta y siete vueltas alrededor del planeta gigante y gaseoso durante los próximos veinte meses. Mientras lo hace, la cita que tuvieron Pollo y Sofía en la que aquél le regaló una camiseta a ésta atravesará las nubes de hidrógeno y helio que componen la mayor parte de la atmósfera joviana. Quizá alguna imagen de los tacones de quince centímetros de Bea o de los brazos tatuados de Hugo cruce la gran tormenta roja de dieciséis mil kilómetros de diámetro que lleva trescientos años sacudiendo su exosfera. En medio del más absoluto silencio interplanetario, más de seis veces más lejos de la Tierra de lo que se encuentra el Sol, con un receptor adecuado podríamos oír el “¡no pintas nada!” que Sofía le gritó a Jenny creando ondas sonoras entre los gases de Júpiter. Dada la diferente composición de su atmósfera respecto a la nuestra, la voz tendría un timbre extraño, propio de un monstruo.

Gracias a la sonda Juno conoceremos la estructura del planeta. Se cree que Júpiter tiene un núcleo sólido y pequeño. Si es así, las imágenes de Jenny despreciando a Juan rebotarían en todas direcciones al chocar contra esa superficie dura, mientras en el cielo joviano el pequeño punto de Juno continúa su recorrido elíptico e indiferente. En su barrido de frecuencias electromagnéticas la sonda registrará la señal de “Mujeres y hombres y viceversa” que le llegará a las 12:45, hora de España en el planeta Tierra, y la desechará como ruido.

08 julio 2016

¡SERIES DE TELEVISIÓN, NACIONALIZACIÓN!

¡Nacionalización de las series de televisión! ¡Expropiación de las series que han sido privatizadas y devolución al pueblo! ¡Gestión popular de los productos de televisión pública y prohibición legal de su venta a cadenas privadas! No consentiremos que los procesos de privatización terminen convirtiendo a TVE en el suministrador de programas de éxito de los holdings empresariales mediáticos que operan en nuestro país. Primero fue “Operación Triunfo”, que en su primera edición emitida en La 1 obtuvo uno de los mayores éxitos de toda la historia; posteriormente fue cedida a Telecinco, que se aprovechó de la inercia que el programa traía de La 1 y contempló su decadencia a partir de ahí. ¡Basta ya! ¡Na-cio-na-li-za-ción de los talent shows musicales! Después fue “Amar en tiempos revueltos”, que se privatizó en Antena 3 como “Amar es para siempre”, con las naturales suspicacias de puertas giratorias entre la gestión pública y los consejos de administración privados.

Y ahora se rumorea insistentemente que dos de los productos más rentables de Televisión Española van a ser privatizados. Es posible que las futuras temporadas de “Cuéntame cómo pasó” y “El ministerio del tiempo” no las disfrutemos en la televisión de todos, sino que debamos verla en cadenas generalistas privadas o incluso televisiones de pago. ¡Exigimos transparencia e información completa de la marcha de estas negociaciones! ¡Ni un paso atrás en la defensa de las series de la televisión pública! ¡Na-cio-na-li-za-ción! Basta ya de recortes. Basta de falsas excusas que disfrazan de eficacia económica lo que no es más que un descenso en la calidad de nuestras series favoritas. Exigimos continuar viendo las aventuras de Amelia Folch, Alonso de Entrerríos y Julián Martínez y las desventuras de la familia Alcántara en las cadenas propiedad del pueblo español. ¡Ex-pro-pia-ción!

(Eh, ¿cómo dicen? ¿“En la tuya o en la mía”? ¿Bertín? Eh… Bueno, tampoco pasa nada porque alguna vez un programa de TVE se vaya a una cadena privada. No hay que ser extremistas.)

07 julio 2016

"PODEMOS" COMO FANTASÍA

Les voy a contar la causa del desplome de Podemos en las últimas elecciones, pero antes, para ello, necesito hablarles un momentito acerca de “American Beauty”, la increíble película de Sam Mendes de 1999 que empezaremos a ver estos días en esa cadena que por sí sola justifica la existencia de la televisión y que se llama TCM.

“American Beauty” es una reflexión sobre todos los aspectos importantes de la vida, pero en estas líneas defenderemos que “American Beauty” es ante todo una reflexión sobre el papel que las fantasías desempeñan en la vida del ciudadano actual. Lester afronta sus cuarenta años en medio de una existencia gris y solitaria en donde ningún aspecto -ni el laboral, ni el familiar, ni el social, ni el sexual…- funciona satisfactoriamente. Y en esa situación la aparición de Angela -una amiga de su hija, atractiva y aparentemente promiscua- pega un puñetazo al tablero, y hace que todo comience a girar alrededor de fantasías sexuales pobladas de rosas y de Angela y del empeño por conseguir como sea acostarse con la joven. Lester, claro está, es el electorado de izquierdas, y Angela, por supuesto, es Podemos. Pero Sam Mendes entiende tan bien el alma humana que sabe que la persecución de una fantasía no tiene por qué tener que ver con su satisfacción cuando llega el momento. Las fantasías enseñan su cara buena cuando están lejos y su cara mala cuando finalmente las rozamos con los dedos. No soñamos con asaltar los cielos para asaltarlos, sino por la satisfacción que nos produce ser alguien que sueña con asaltar los cielos. Lester jugó a querer acostarse con Angela mientras no podía hacerlo, como el electorado de izquierdas jugó a votar a Podemos siempre que no pudiera ganar. Pero cuando Angela se desnuda y se ofrece a Lester, el pobre hombre se retira, le arropa y le prepara un sándwich.

Angela -Pablo Iglesias- llora despechada y dice “me dijiste que era bonita. Me siento estúpida”. Lester -usted y yo- la consuela. Pocos minutos después un vecino facha y atormentado por mil complejos mata a Lester de un tiro en la cabeza.

06 julio 2016

LOS CHISTES DE MATÍAS PRATS: UN ACERCAMIENTO FENOMENOLÓGICO


Empiezas a ver el informativo de Matías Prats y ya te sientes un poco nervioso. No sabes si hoy ocurrirá o no. Al principio te enterabas de los chistes por twitter o facebook, pero pronto comenzaste a sentir un gusanillo raro y te entraron ganas de verlo en directo. Entendiste que estaba empezando a ocurrir algo importante y no querías que te lo contaran. Leíste en una web que algunos grupos de fans ya hacen quedadas masivas en bares con pantalla gigante, llenan un chupito y sólo lo beben si finalmente Matías hace un chiste. A veces ocurre, a veces no. Ahí está la gracia. Todavía estamos al comienzo del informativo. Se está hablando de noticias serias. Rajoy, el Brexit, el ISIS. Sabes que en ese momento del espacio todavía no puede haber chiste. Claro, si hiciera un chiste todos los días la cosa perdería su puntillo. Y si no los hiciera casi nunca, también. Esa frecuencia tan inteligente también está ayudando a construir el mito.

Se acercan las noticias finales. Sube la expectación. Aunque estás solo, tú también te has servido un chupito y la superficie del licor amplifica un levísimo temblor en los dedos. Los temas se vuelven banales. Noticias curiosas, imágenes divertidas. Tiene que ser ahora. Ahora o habrá que esperar hasta el próximo informativo. Si va a ocurrir, será en muy pocos segundos. Ya estás claramente ansioso. Sonríes nervioso. No puedes dejar de jugar con un pellejín que tienes en el labio inferior. Nada en la voz de Matías Prats permite adivinar si habrá chiste o no. Nada en su expresión facial. Y de pronto llega esa pausa. No dura más de un segundo, pero esa pausa es más informativa que el resto del informativo. Una frase aparentemente seria se ha quedado interrumpida a medias y ya sabes que terminará en un chiste malo. Un chiste malo buenísimo. Sííííííí, va a ocurrir. Esas décimas de segundo marcan una plenitud experiencial. Las pupilas se dilatan, el cuerpo entero se orienta hacia la pantalla, aumenta la glucólisis en el hígado. Esas centésimas de segundo se estiran vitalmente y da para mucho: para acercar el vaso de chupito hacia los labios, para dar por buena la media hora de espera, para aventurar mil posibles desenlaces a la frase empezada. Ocurrió, ocurrió una vez más. Matías lo ha vuelto a hacer y tú has estado allí viéndolo en directo. Viendo la construcción suave de un mito.

Twitter arde, pero esta vez ya no eres tú el que lee los tuits. Ahora eres tú el que los cuelga.

05 julio 2016

DERIVAR A UN ESPECIALISTA


Con los tertulianos y comentaristas políticos televisivos debería ocurrir como con los médicos. Existe una categoría de médicos -generalistas, de cabecera, de familia- que son los encargados de manejar los casos sencillos, las patologías no graves que presentan sus pacientes. Saben un poco de todo a costa de no saber muchísimo de nada, y son los profesionales adecuados para afrontar la mayoría de los casos que llegan a los sistemas de salud. Saben mucho de medicina general, y saben también algo más de extraordinaria importancia: saben cuándo deben inhibirse y derivar el paciente a un especialista porque el caso sobrepasa sus competencias y conocimientos.

Sin embargo, los tertulianos de familia se creen también dermatólogos, psiquiatras, oncólogos o neurocirujanos. Nunca derivan sus casos a tertulianos especialistas. Pilar Cernuda no entiende que ella es la persona adecuada cuando se trata de comentar la noticia del veto de la organización del Día del Orgullo Gay a los miembros del Partido Popular, pero que cuando se le pregunta por la polémica entre Greenpeace y cien premios Nobel a costa del arroz dorado transgénico debería decir “yo de eso no sé lo suficiente; le voy a dar un volante para que pida hora con Manuel Toharia y que él le conteste”. De la misma manera, Ana Pardo de Vera es la periodista a la que debemos acudir cuando queremos un comentario inteligente sobre los inmigrantes británicos en Benidorm que votaron a favor del Brexit porque no quieren que Gran Bretaña se llene de inmigrantes, pero ella misma debería ser la primera en encogerse de hombros y derivar a la audiencia a un especialista en terrorismo yihadista cuando se le pregunta por el atentado reciente en el aeropuerto de Estambul o en la heladería de Bagdad.

Hace falta una prueba TIR (Tertuliano Interno Residente) tras la que los contertulios elijan una especialidad u opten por dedicarse al comentario generalista de cabecera. No podemos seguir asistiendo al ridículo de Javier Sardá, Eduardo Inda o Cristina López Schslitinginsltch cada vez que comparten plató con alguien que sí sabe de lo que habla cuando habla del Daesh.

04 julio 2016

¿A FERRERAS? ¿A SISTIAGA? ¿A GONZO?


A ver si os creéis que es fácil sustituir a Mercedes Milá al frente de “Gran Hermano”... A ver si pensáis que eso lo puede hacer cualquiera... Las redes se han enfadado mucho tras la noticia de que Telecinco había decidido confiar a Jorge Javier Vázquez la continuidad del reality más importante de la televisión española una vez que la presentadora catalana dio por terminada su relación casi ininterrumpida con él desde hace quince años. Pero un repaso a la manada de presentadores de Mediaset permite darse cuenta de que únicamente JJV puede valer para la difícil misión de llevar hacia adelante hasta el año 2030 ese inmenso carro de estiércol.

Hay que tener un cuajo muy turbio y correoso para meterse en ese charco de mierda con una sonrisa. Hay que tener la colección casi completa de los valores que jamás figurarían en el curriculum educativo que quisiéramos que estudiasen nuestros hijos. Hay que haber conseguido interiorizar de forma refleja que no hay más dioses que el espectáculo y la zafiedad. Como todos los grandes profesionales, Milá conseguía realizar este trabajo tan complicado dando la impresión de que es sencillo. Pero en absoluto. Nadie puede hacer esto con la anomia aristocrática con la que lo hacía Mercedes.

O casi nadie. La elección de JJV no es ni buena ni mala. Es inevitable. Su hoja de servicios incluye una ejecución magistral de cualquier palo de la telebasura sin un parpadeo: programas del corazón, realities de aventuras, programas de testimonios, talent shows. Y siempre puntuando cinco de cinco en los requisitos imprescindibles para trabajar en el sector de la colotelevisión: no conocer el significado de la palabra “escrúpulo”, ser un gran sembrador de cizaña, no preocuparse en absoluto por la influencia social del trabajo, no perder la ocasión de abonar cualquier mal sentimiento y trabajar en Telecinco. Todos los que ahora se están quejando de la elección de JJV como sustituto de Milá, ¿a quién esperaban encontrarse al frente del próximo GH? ¿A Ferreras? ¿A Sistiaga? ¿A Gonzo?

03 julio 2016

MARILÓ MONTVERO

No puede ser. Mariló Montero no puede irse de TVE. Mariló Montero es Televisión Española. Más concretamente, Mariló Montero es La 1, como Mamen Mendizábal es laSexta y Matías Prats es Antena 3. Nunca hubo una comunión tan estrecha entre una empresa y una trabajadora. Ese puntito rancio tan Mariló Montero, tan TVE. Ese no ser malo pero tampoco bueno tan TVE, tan Mariló Montero. Ese ser de derechas como un acto reflejo tan Mariló Montero, tan TVE. Ese magazine de barrio tan Mariló, tan La 1. Ese soy moderna pero a la que se tercie entrevisto a Normal Duval y le pregunto sobre su nueva revista en la Gran Vía con Juanito Navarro tan La 1, tan Mariló. Esa Mariló tan La 1. Esa La 1 tan Mariló.

Son la misma cosa. Dicen que los perros y sus dueños terminan pareciéndose con el tiempo. En el parecido entre Mariló Montero y La 1 no queda claro quién ha sido la mascota y quién el entrenador. Quizá haya sido el ente público el que ha ido moldeando lentamente ese espíritu de marca blanca que ha tenido la presentadora de las mañanas de La 1 desde hace siete años. O ha sido al revés, y fue Mariló Montero la que trajo consigo e inoculó en la televisión pública ese glamour de papel charol de cuando la EGB, ese “estoy para comerme” de todo a 1 euro que acabó, salvo honrosas y maltratadas excepciones, convirtiéndose en una de las señas de la marca TVE.

Por eso el anuncio de la marcha de Mariló Montero de La 1 me ha sacudido el alma y los conceptos más que la marcha de Vicente del Bosque de la selección española o la marcha de Íñigo Errejón de Podemos (NOTA: en el momento de escribir estas líneas esta última marcha aún no ha sucedido en sentido estricto); incluso, diré más, más que el propio cese temporal de la convivencia entre Jordi Hurtado y “Saber y ganar”, que nos dejó a todos más presagiantemente desasosegados que la aparición de Tippi Hedren y los pájaros -por ese orden- en Bodega Bay. Allá donde vaya Mariló Montvero llevará TVE consigo. No sólo en el matrimonio uno se une hasta que la muerte le separa. Que lo sepan sus futuros empleadores.

02 julio 2016

"THE AMERICANS" FOUR SEASON COMPLETE

Llegó el momento. Toda espera tiene su recompensa. Muajajajaja. Vosotros habéis pasado trece semanas viendo capítulo a capítulo la cuarta temporada de “The Americans”. Sufriendo con cada cliffhanger al término de cada episodio. Teniendo que recordar decenas de nombres y de caras de una semana a otra. Ah, qué mala es la falta de fuerza de voluntad. Yo, no. Yo supe esperar. Me moría de ganas de saborear otro nuevo maratón de la mejor serie de la década. Pero no quería hacerlo en pequeñas dosis separadas siete días entre sí. Así que acumulé cada capítulo bien guardadito sin verlo. Hasta hoy. La paciencia es un árbol de raíces largas pero frutos amarillos. No, espera, de raíces fuertes pero frutos amargos. Bueno, no sé... Pero me suena que hay un refrán que dice no sé qué sobre la paciencia y los árboles. Pues eso.

Hoy es el día. Son las dos de la tarde y me dispongo a zamparme de una sentada toda la cuarta temporada de “The Americans”. Trece horacas. Catapún. He apagado el móvil. He dicho a mi familia que voy a recluirme durante el resto de la jornada para meditar mi postura ante la investidura de Rajoy. He colocado estratégicamente dispuestos a lo largo del sofá y en banquetas adláteres cuantos víveres y cerveza puede necesitar un ser humano para sobrevivir a setecientos ochenta minutos de aislamiento. Un baño portátil instalado junto a la puerta en un ángulo desde el que se divisa el televisor a la perfección garantiza que no necesite interrumpir la experiencia en caso de un comportamiento traicionero de la cerveza o un giro de guion de los que desenrollan el colon como un matasuegras. Vamos, Elisabeth y Phillip Jennings, dadme vuestro mejor golpe. Os estoy esperando.

Ni un cliffhanger. Ni un “¿Chevchenko era el espía que mató a Harris o el dirigente que montó lo del suicidio de Gene?”. “The Americans” four season complete de un trago. A cada final de capítulo le sucederá el comienzo del siguiente. Cuando todo esto termine serán las tres de la mañana de mañana. Lentamente miraré a mi alrededor con extrañeza, como el que sale de un sueño de siglos. No estoy seguro de que me parezca más familiar la España de Errejón y Rivera que la Norteamérica de Reagan.

01 julio 2016

ISLAS REMOTAS

Adrián Sánchez Esbilla abre su ensayo “Al oeste del mito”, donde el escritor gijonés analiza cincuenta wésterns básicos, con una estupenda definición del wéstern que debemos a Anthony Mann, un no menos estupendo director de películas del Oeste: el western es un hombre que afirma que va a hacer algo, y lo hace. Recordé esta definición de Mann mientras veía el documental “Trotamundos: islas remotas, Santa Elena” (La 2). La fama de Santa Elena se debe a que en esta isla murió Napoleón Bonaparte, y ahí está la primera tumba del militar francés. Santa Elena es territorio británico. Napoleón fue un hombre que cuando afirmaba que iba a hacer algo, lo hacía, así que el emperador de los franceses sólo fue un vaquero que murió exiliado en territorio extranjero. Pero, a diferencia de los vaqueros de las películas del Oeste, Napoleón hizo demasiadas cosas y habló demasiado. A veces hizo y dijo cosas horribles, o al menos se le atribuyen hechos y palabras horribles, como aquella vez que, paseando entre los muertos tras una batalla, murmuró que eso lo reponía una noche de París. Otras veces podría parecer el espíritu del mundo montado a caballo, como decía Hegel, y entonces Napoleón recordaría a un vaquero cabalgando hacia horizontes lejanos. En ocasiones Napoleón se parece a William Holden en “Grupo salvaje”, como cuando dijo que los catalanes son franceses confundidos. Y, en fin, a veces Napoleón, ese tipo que pasó sus últimos días en una isla británica, es un oficial del Séptimo de Caballería que sabe que hay música que ahorra cañones, ya sea el toque de carga del Séptimo de Caballería o “La Marsellesa”.

No sé si “La Marsellesa”, el himno de la República Francesa, sigue ahorrando cañones, pero seguro que cuando suena en los partidos de la selección francesa en la Eurocopa (Telecinco) ahorra muchos discursos sobre la patria y muchas discusiones acerca de lo que significa ser francés. Al menos, mientras dure el partido y la Eurocopa. Estaría bien que los franceses, italianos, españoles, ingleses o islandeses recordaran que todos podemos acabar nuestros días exiliados en una isla del océano Atlántico o tan solos como John Wayne en “Centauros del desierto” después de que se cierre la puerta. Y es que todos somos islas remotas que a veces nos juntamos para animar a un equipo de fútbol.