24/8/19

POR FIN, UNA SERIE POLICÍACA

Pero, bueno, ¿qué tipo de serie policíaca es “Line of duty”, en donde los criminales no son psicópatas seriales que matan de forma minuciosa y sanguinaria a causa de sus oscurísimos trastornos mentales? ¿Qué es eso de que los delincuentes actúen movidos por razones como el dinero, los celos, el prestigio o los chantajes? ¿Cómo se ha atrevido la BBC a realizar una serie tan alejada de “Mindhunter”? ¿Y qué tipo de serie policíaca es “Line of duty”, en donde los policías no tienen personalidades atormentadas y retorcidas, y cada frase que pronuncian es un tratado de existencialismo y nihilismo? ¿Qué es eso de que sean gente normal, seria, que no haya tensión sexual entre ellos, que no posean terribles secretos que ocultan detrás de su trabajo? ¿Cómo se ha atrevido la BBC a realizar una serie tan alejada de “True Detective”? ¿Y qué tipo de serie policíaca es “Line of duty”, que no es una exhibición de cadáveres, restos orgánicos e increíbles adelantos técnicos de la policía científica? ¿Qué es eso de que las víctimas mueran de un simple balazo y los espectadores sólo veamos un poco de sangre en el suelo? ¿Cómo se ha atrevido la BBC a realizar una serie tan alejada de los cien “CSI”?

Sin filosofías baratas para posthípsters postpostureros. Sin clases de criminología-ficción que sonrojan hasta a los seguidores de “Expediente Marlasca”. Sin escatologías pajilleras. Sin convertir la violencia en un show extremo ni mostrar influencias de “Star Trek”. Sólo casos sólidos, narrados con sobriedad y rigor impecables, en donde tras cada esquina hay otro nudo complejo y realista que hay que desenlazar. La unidad AC-12 de la policía británica, enfrentándose a delitos internos. Una temporada cada dos años, y la última llegó a Movistar+ hace bien pocas semanas. Si usted estaba harto de los “CSI”, “True detective” y “Mindhunter”, si se moría de ganas de que las series de policías volvieran a ser series policíacas, deje lo que esté haciendo y vuelva a disfrutar de las grandes tramas policiales con “Line of duty”. Por fin.

23/8/19

MIRA LO QUE MIRAMOS

—Oye, tú que haces crítica de televisión lo que tenías que decir es que la tele no vale para nada.
—Sí, pon que la tele es un rollo.
—Que se enteren los de la tele de lo malos que son.
—A ver si así empiezan a echar algo mejor.

Por si no lo han notado, este artículo está hecho con las aportaciones de la gente que piensa que ver la tele es fácil, pero hacer crítica televisiva es más fácil todavía.

—Tenías que poner que empieza uno a buscar con el mando y no encuentra nada.
—Yo ayer me cansé de cambiar de canal y me acosté sin ver nada.
— No, pon que lo peor es que cuando hay algo que te gusta termina a las tantas.

Todos llevamos dentro un ministro de Hacienda, un seleccionador de fútbol y un crítico de televisión. No sé qué dirá la gente cuando conoce a un ministro de Hacienda o a un seleccionador de fútbol, pero lo sospecho viendo qué dice al conocer a un crítico de televisión.

—Pon que el de “MasterChef” es un chulo. Y el joven también.
—Di que Pablo Motos al principio estaba bien, pero es que ya cansa.
—Pon que la del tiempo suelta un rollo terrible y lo que hace falta es que diga rápido si va a llover o no.
—Lo que no se aguanta es a Bertín Osborne. ¿Qué preparación tiene ese tío para llevar ahí tantos años?

No sé cómo reaccionarán los ministros de Hacienda y los seleccionadores de fútbol ante las muestras espontáneas de sabiduría popular, pero bien me gustaría saberlo.

—Contigo quería yo hablar. Pon que vuelva “El tiempo es oro”.
—Sí, que quiten esa porquería de “First dates” y que pongan “El tiempo es oro”. Y películas buenas.
—Pues a mí Sobera me cae bien. Pon que le den programas buenos como antes.
—Lo primero que tenían que hacer es poner unas cuantas multas a los que no empiezan a la hora, a ver si dejan de reírse de nosotros. Sobre todo las series. Dilo ahí.

Ya lo digo. Y ahora que ya está dicho, verán que da igual decir lo que sea porque nosotros miramos la tele, pero ella no nos mira a nosotros. Bueno, sí nos mira, pero no mira lo que decimos, mira lo que miramos.

22/8/19

ARÉVALO AL RESCATE


¿Hay machismo en España? ¿Hay tanto que aflora en el más inesperado rincón de TVE? “RTVE responde” lo planteó así: “¿Hay estereotipos de género en los cursos de aprendizaje de inglés de La 2?”. Y lo ilustró con imágenes de dos personajes recurrentes en el programa “Inglés Online”: una mujer frívola y alocada compradora compulsiva y una mujer limpiadora.

Una espectadora mandó a TVE esta queja sobre “Inglés Online”: “Perpetúa los roles de género malentendidos, se utiliza un lenguaje sexista, y los roles que los actores representan en el aprendizaje del idioma es demasiado sexista”. Así que piensa que sí hay estereotipos. Carlos Jerónimo, productor ejecutivo de La 2, respondió esto: “Esta producción es de hace siete u ocho años. La sociedad ha cambiado muchísimo la visión que tiene de la mujer. Eso es positivo, y entiendo que TVE tendrá que hacer una revisión sobre este proyecto porque, lógicamente, eran caricaturas que antes eran admisibles y en la sociedad actual no lo son tanto. Por eso habrá que hacer una revisión”. Así que también piensa que hay estereotipos. Bertín Osborne aseguraba estos días que “España es un país donde se han conquistado todos los derechos de la mujer que se debían conquistar”, y remataba “Me parece bien que haya movimientos feministas, pero donde tiene que haberlos. Que se vayan a Turquía o a África, España no los necesita”. Ya explicará otro día por qué la mujer no debe conquistar los derechos que faltan, de momento parece que cree que los estereotipos no son una forma de machismo, y, de serlo, solo existen en los cursos de inglés en Turquía o África.

En “Todo es mentira” (sobremesas de Cuatro) Arévalo acudió al rescate: lejos de ser machista, Bertín “es un hombre a favor del feminismo”. Podrá parecer que dice esto porque son amigos. O porque es lo que cree alguien capaz de explicar así las muertes por violencia machista (según él, “muertes por maltrato”): “Eso es gente loca, ¿y cómo evitas eso?”. Yo simplemente creo que lo dice porque es humorista, concretamente un humorista tan machista como su recalcitrante amigo Bertín.

21/8/19

JESÚS TE AMA


¿Crees que si deseas algo con fuerza el universo conspira para que realices tu sueño? ¿Estás seguro de que Jesús te ama, Alá es grande o Jehová es justo y castiga el mal? ¿Piensas que la naturaleza es buena y tiene un remedio para todos nuestros males? Ay, ay. Estás en la misma situación comprometida que quienes creen que el hombre no llegó a la Luna cuando ven el último capítulo de la tercera temporada de “Big Bang Theory”.

Para los seguidores de “Big Bang”, “The Lunar Excitation” es el capítulo en el que Sheldon Cooper conoce a Amy Farrah Fowler. Para los conspiranoicos lunares, es un torpedo en la línea de flotación de sus creencias: desde su azotea en Pasadena, los amigos emiten un rayo láser a la Luna que y reciben de vuelta un par de segundos después gracias a que rebotó en los espejos retrorreflectores que los Apolo dejaron colocadas en su superficie. Ese láser rebotado es un hecho indiscutible que llena de entusiasmo a Sheldon y compañía, pero que obliga a los conspiranoicos a replantearse sus creencias.

Hoy por la noche, La 1 emite la séptima entrega de “Lazos de sangre”, dedicada a la vida y milagros de la familia Larrañaga-Merlo. El verano pasado emitió ocho capítulos y nada podrá evitar que este emita otros ocho. Da igual que hayas deseado con todas tus fuerzas que una tele pública no dedique sus recursos a hablar de la familia Iglesias-Preysler, porque el universo no conspiró para evitarlo. Jesús no evitó que TVE hablara de los Rivera-Ordóñez a pesar de lo que nos ama, Alá no fue capaz de librarnos de los Martínez de Irujo a pesar de lo grande que es, y Jehová no castigó con su ira a quienes emitieron la saga de Chipiona a pesar de lo justo que es castigando el mal. La bondadosa naturaleza, por su parte, pasa de todo y ni siquiera nos alivia el daño un emplasto de aloe vera, que ya es decir.

Hubo una vez en Frigia un nudo más difícil de desamarrar que los lazos de “Lazos de sangre”. Alejandro Magno no lo deshizo, se libró de él con un tajo de espada. Cuando empiece “Lazos de sangre”, recuerda que tanto monta.

20/8/19

LOS INSUSTITUIBLES SUSTITUIDOS

Con tesón, trabajando duramente mientras buena parte del país descansa, mostrando su talento obtenido con esfuerzo, los presentadores sustitutos de los magacines veraniegos matinales están demostrando a lo largo de este agosto que son capaces de realizar programas igual de malos que los que presentan las grandes estrellas de sus cadenas de septiembre a junio. Bravo, Joaquín Prat. Bravo, Lorena García. No es fácil de conseguir, porque para alcanzar el nivel de ruido, nadería y borrosidad que logran Susanna Griso y Ana Rosa Quintana al respectivo frente de “Espejo público” y “El programa de Ana Rosa” hacen falta años y años de curtida profesionalidad y entrega diaria a la labor, pero estos jóvenes periodistas están logrando igualar la dificilísima marca de las presentadoras titulares. A la vista del nulo interés de las horas de televisión que nos ofrecen cada mañana, a nadie le podría extrañar que, con el paso del tiempo y las tiemporadas, terminaran relevando a figuras como Griso y Quintana.

Esas tertulias políticas que se evaporan en el momento en el que terminan, esas crónicas de sucesos de actualidad que no han avanzado desde los cantares de ciego, esos recordatorios de que conviene beber cuando se tiene sed y descansar al volante cuando aparece el cansancio, esas noticias del corazón de gente que ejercita casi todos sus músculos menos el cardíaco. Parece fácil, pero hay que ser capaz de sacar adelante dos o tres horas de televisión diaria sin más materia prima que el vaho. Y, sin embargo, ahí está Joaquín Prat lográndolo día tras día, realizando una labor de la que Ana Rosa Quintana tiene que sentirse orgullosa. Y, sin embargo, ahí está Lorena García, consiguiéndolo mañana tras mañana, ¿quién pudiera en una prueba ciega distinguir su “Espejo Público” del que conduce Susanna Griso? Cada verano se demuestra el carácter sustituible de todas las figuras insustituibles de las cadenas: siempre hay profesionales capaces de hacerlo igual de mal que ellos. 

19/8/19

VIVA EL MAL... MENOR


Una de las dificultades que entraña relacionarse adecuadamente con otras personas es asumir que debemos premiar a quien lo hace mal. Debe uno ser capaz, por ejemplo, de felicitar a Jorge Javier Vázquez por encontrar tiempo en sus vacaciones para difundir fotos suyas desnudo para que veamos cuánto adelgazó. También hay que felicitar al concursante de “Supervivientes” Maestro Joao por pegar con Photoshop una foto de su cara en el cuerpo que le gustaría tener y publicarla a ver si cuela. Incluso a Kiko Eldesálvame, artista anteriormente conocido como “Kiko Eldegranhermano”, porque tiene un programa de teletienda llamado “Mejor llama a Kiko” en el que vende productos de fantasía a las tantas de la mañana. Me explico.

Hay quien opta por darle leña a Jorgeja por ser un egocéntrico que, como no soporta dejar de ser el centro de atención en vacaciones, publica fotos suyas desde allá donde esté para que le hagamos casito, y encima quiere presentarlas como una “travesura” de chico malo. Pero lo que hay que hacer es premiarle. Por eso aquí le felicitamos, porque en vez de hacer el mal como suele, llenando la tele de mensajes retrógrados y casposos disfrazados de progresismo y modernidad, hace un mal menor, lo que es una mejoría en su trayectoria: se entretiene publicando unas fotos inocentes que no van más allá de su yo, él mismo, su inmenso egocentrismo y su propio mecanismo.

También es fácil criticar al Maestro Joao por publicar una foto de mentirijillas, pero sería un error. Le felicitamos porque mientras hace estas chiquilladas deja de lado los engaños más peligrosos de su oficio de timador que adivina el futuro gracias a ese invento suyo de la culomancia.

¿Y qué me dicen de Kiko? Claro que apetece darle, pero debemos tener en cuenta que a un tipo tan peligroso es preferible tenerlo entretenido haciendo un programa a unas horas locas en las que no hay ni Dios viendo la tele. Así que, chaval, sigue con tu “pulsera de la felicidad”, y deja esa tontería de “Sálvame” que te conviene más dormir la siesta.