20/9/18

LOS MORANCOS SON EL FUTURO (a.k.a. POSTPOSTHUMOR)


Ya no es humor ni posthumor. Lo que nos ofrecen Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes en “Capítulo 0” (Movistar+) es postposthumor. Ya no es una parodia sobre las parodias, sino una parodia sobre las parodias sobre las parodias. “La hora chanante” y “Muchachada nui” se rieron de los géneros clásicos del humor. “Capítulo 0” se ríe de “La hora chanante” y “Muchachada nui”. Una vez que se inicia el dominó de las metarreferencias, nada lo puede frenar. Ya no se trata de preguntarse quién afeita al barbero que sólo afeita a los que no se afeitan a sí mismos; la cuestión ahora es quién afeita al barbero que está afeitando a Bertrand Russell mientras escribe sobre el barbero que sólo afeita a los que no se afeitan a sí mismos.

Y el resultado es brutal, canónico, irreversible, alimentado además por un ingenio fascinante y unos cameos extraterrestres -¡sabía que Paco Marhuenda era un cachondo!-. Por mucho que le doy vueltas, no consigo imaginar qué más se podrá hacer en el futuro. El humor audiovisual fue un género artístico que comenzó hace cien años con Charlie Chaplin lanzando tartas de merengue a la cara de Eric Campbell y terminó la semana pasada con el estreno de “Capítulo 0”. Marx acabó con la filosofía. Nietzsche acabó con Dios. El arte del siglo XX mató al arte dedicándose a tomarse a sí mismo como objeto de reflexión. Y Sevilla y Reyes han matado el humor de la misma manera. Eso sí, lo han matado de risa, lo que es de agradecer.

Por tanto, solo queda volver a empezar e iniciar un nuevo ciclo. El éxito de “Friends”, “Frasier” y “Seinfeld” dejó agotada a la comedia durante varios años, y la única solución fue regresar a los esquemas costumbristas más tradicionales con “Modern family” o “The Big Bang theory”. Después del larguísimo viaje hacia el oeste que supone la serie de Movistar+ descubrimos que el humor es esférico y que hemos vuelto al punto de partida. No se lo creerán, pero el único capítulo 1 que cabe tras “Capítulo 0” son los chistes de Arévalo. Los Morancos son el futuro.

19/9/18

ALICE COOPER SUPERSTAR


Supongo que encontrarse con un Jesús de Nazaret negro, cantarín y vestido como si se tratara de un personaje de “Matrix” ya no escandaliza a nadie, excepto a los que se siguen escandalizando con “La última tentación de Cristo” de Martin Scorsese y creen que “La Pasión de Cristo” de Mel Gibson es un documental acerca de la vida, pasión y muerte de Jesús. Así que “Jesus Christ Superstar Live in Concert” (Movistar), una estupenda revisión del clásico “Jesucristo Superstar”, ya no escandaliza ni provoca esos aspavientos tan divertidos a los que nos tienen acostumbrados los que se creen en posesión de la Verdad absoluta y tiro porque me toca. Y eso está bien. Liberados del escándalo, es hora de concentrarse en las maravillosas canciones de “Jesucristo Superstar” con música de Andrew Lloyd Webber y letras de Tim Rice y, sobre todo, es el momento de hacernos algunas preguntas.

Dicen que Charles Chaplin se presentó a un concurso de imitadores de Charlot celebrado en San Francisco y no sólo no ganó, sino que fue eliminado en la primera ronda. ¿Qué ocurriría si el auténtico Jesús de Nazaret se presentara a un “casting” para interpretar a Jesús de Nazaret en “Jesucristo Superstar”? Creo que sería eliminado en la primera ronda por mala voz, por mala pinta y por poco elegante (John Legend, el protagonista de “Jesus Christ Superstar Live en Concert”, sí tiene todo eso). Es más. Es muy probable que Jesús, el hijo de María, ni siquiera pudiera presentarse a un “casting” de Jesús en el Vaticano no porque no supiera cantar bien o no llevara una encantadora melenita como la de Robert Powell en el “Jesús de Nazaret” de Zeffirelli, sino porque el Jesús que vivió en Galilea se parece tanto al Jesús del catolicismo apostólico y romano como los últimos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se parecen a los Juegos celebrados en la antigua Olimpia. Y otra pregunta. ¿Cuántos jóvenes, creyentes o no, podrían seguir los delicadas propuestas teológicas y filosóficas que surgen de las canciones interpretadas por Jesús, María Magdalena (maravillosa Sara Bareilles) o un potentísimo Judas (Brandon Victor Dixon) en “Jesus Christ Superstar”? Y la gran pregunta. La pregunta de las preguntas. La pregunta que más temo formular. Ahí va. ¿Cuántos jóvenes conocen a Alice Cooper, la leyenda del heavy, del hard rock, del punk y de no sé cuántas cosas más, que interpreta a Herodes? Queridos jóvenes, hay que estudiar mucho para entender las dudas de Jesús y la sonrisa llena de dientes de Alice Cooper. Exigid a vuestros profes que os expliquen “Jesucristo Superstar”.

18/9/18

OPERACIÓN TRIUNFITO


Mañana TVE estrena otra edición de “OT”, ya saben, aquello de cantar y triunfar. Como decían en “Popstars”, su marca blanca, “Todo por un sueño”. Teniendo en cuenta el éxito de la anterior edición, podíamos pensar que cantar garantiza el triunfo al menos durante tres meses, así que valdría la pena apostarlo todo por un sueño. A no ser que seamos como José Antonio. Este aspirante a participar en el talent show, tras lograr ser seleccionado para cantar, soñar, tal vez triunfar, renunció a su puesto días antes de que empezara el primer programa.

Tinet Rubira, jefazo de la productora dueña del formato, lo explicó así: “Quiere ser cantante, pero cuando lo piensa con la parte racional, lleva toda la vida queriendo ser médico. La ‘Gala 0’ no le garantizaba la plaza en ‘OT’. Hizo una reflexión y decidió eso”. Como yo no soy neurobiólogo como Rubiera no me atrevo a decir ni pío sobre si José Antonio reflexiona mejor con la parte racional con la que quiere ser médico —con un fonendo para escuchar—, o con la otra con la que quiere ser cantante —con un micrófono para hacerse oír—. Me conformo con sumar: los nuevos concursantes de esta décima operación se unirán al montón de los que ya andan por ahí sueltos de operaciones anteriores para formar un ejército de más de 160 triunfitos que lo dejaron todo por un sueño. No hay mercado capaz de abastecer a tanto triunfito ansioso de tanto triunfo.

Fijémonos en el concurso “Boom”, que está arrasando gracias a Los Lobos, un equipo de participantes imbatible. Para tenerlos contentos, Antena 3 ha cambiado las normas del concurso y les han entregado por adelantado la mitad del millón y medio de euros que llevan ganados hasta ahora. Ese es el triunfo de Los Lobos. El triunfo de la cadena es tenerlos en plantilla desde hace año y medio atrayendo audiencia. Así es el negocio. El triunfo de “OT” no es lanzar la carrera de unos concursantes intercambiables en su ambición, sino renovar por otra temporada. Llega “OT 2018”. Rubiera sí que sabe: “Ojalá la nueva generación de OT haga olvidarse de los concursantes de 2017”. Pues a olvidar se ha dicho.

17/9/18

MÁS MANIPULACIÓN EN TVE


Hay que ser autocrítico, asumir los errores y saber pedir perdón. Rosa María Mateo es la jefaza de TVE desde no hace ni cincuenta días, pero lo que ha hecho con sus servicios informativos está a la vista y no puede negarse. La convivencia de la tele pública con el poder político es siempre difícil, pero la realidad es tozuda y los acontecimientos demuestran que las críticas lanzadas desque aquí a la anterior gestión del Partido Popular estaban equivocadas y merecen una rectificación.

La reciente queja de Rafael Hernando, portavoz adjunto del PP en el Congreso, fue reveladora. Denunció que se obligaba a los comentaristas de RTVE a anunciar el nombramiento de la nueva ministra de Sanidad durante la retransmisión del partido de fútbol entre España y Croacia de la UEFA. Los hechos no dejaban lugar a dudas: ese anuncio se produjo no una sino dos veces. Como la dimisión de Carmen Montón y el nombramiento de María Luisa Carcedo ocurrieron durante la retransmisión, TVE informó en un breve “Telediario” encajado en el descanso del partido. Y, encima, durante el segundo tiempo Juan Carlos Rivero dejó ¡dos veces! de hablar de fútbol —que es para lo que estaba allí— anunciando que TVE iba a emitir tras la retransmisión un especial sobre la dimisión y el nuevo nombramiento.

Criticábamos aquí la anterior gestión de TVE porque los servicios informativos ocultaban, disimulaban o escamoteaban las noticias que incómodas o comprometidas para el Gobierno del PP. Un error. No es que hicieran trampa, es que su modelo informativo consiste en ocultar, disimular o escamotear las noticias incómodas o comprometidas para cualquier Gobierno en general, sea del PP o del PSOE. Normal que ahora se quejen, viendo cómo TVE no solo informa de dimisiones, sino también de la citación judicial a su directora de entretenimiento, de la controversia sobre la venta de armas a Arabia Saudí, o de la polémica por los másteres y tesis doctorales de los políticos, llegando a abrir el “Telediario” y el debate de “Los desayunos” con el caso de la tesis de Pedro Sánchez. Así que me disculpo. Y, no hay duda, mi disculpa es una disculpa real: lo siento mucho, me he equivocado, no volverá a ocurrir.

16/9/18

LA VICTORIA DEL YO

Ya está. Se acabó. El cine, tal y como lo conocemos, desapareció para siempre el pasado fin de semana cuando Alfonso Cuarón ganó el León de Oro del Festival de Venecia por su película “Roma”. He escrito “por su película”, y no “por su cinta”, como es habitual escribir en las crónicas periodísticas. “Roma” no es una cinta, no está formada por rollos que se colocarán en un proyector. “Roma” es un largometraje producido por la plataforma de televisión de pago Netflix y pensado para ser visto en las salas de estar del planeta Tierra. Y esta -al parecer- obra maestra que no se exhibirá en las salas de cine ha ganado el premio máximo del festival de cine más importante del mundo. Fin del siglo XX.

Al final ganó la televisión. La pequeña pantalla venció a la grande. No porque su formato sea más virtuoso o sus contenidos más interesantes. La victoria de la televisión es la victoria del egocentrismo, la única fuerza invencible hoy en día. Es la victoria del ciudadano viendo a solas un capítulo de una serie mientras su hijo ve a solas una película y su pareja ve a solas un documental. Es la derrota de los actos en común, de las negociaciones. Podemos tenerlo todo pagando el pequeño precio de no tener nada. No se niega la calidad de los contenidos de Netflix. Se niega que esa calidad sea la explicación de su victoria sobre las salas de cine.

Con los mejores actores, directores y guionistas del mundo, esta plataforma ya produce en la actualidad el doble de largometrajes para televisión de los que produce Hollywood para las grandes salas. Nos costará explicar a nuestros hijos que hubo un tiempo en el que la gente salía de sus casas y se reunía por centenares para ver juntos una película en una pantalla de ochenta metros cuadrados. Ese pasado extravagante terminó el 8 de septiembre de 2018 con el premio al largometraje de Cuarón. Se acabó esperar meses a que las grandes películas “lleguen” a la televisión: a partir de 2020 será ahí donde se estrenen las que vayan a ganar los Oscars de 2021.

15/9/18

"HACIA EL OESTE"


¿De verdad no van a hacer una serie de televisión sobre la expedición que dio la vuelta al mundo por primera vez en la historia? Esta semana la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo ha comparecido, junto con la Comisión Nacional para la Conmemoración del V Centenario de la Expedición Magallanes-Elcano, para presentar todas las actividades que se van a realizar durante los próximos tres años alrededor de esta celebración. Estamos ante uno de los acontecimientos más destacados de la historia mundial, que va a dar ocasión de llevar a cabo exposiciones, obras de teatro, pruebas deportivas náuticas, conferencias, ¡ópera!, dada la dimensión política, geográfica, científica…

… ¡y televisiva de este increíble viaje! No ha habido en los últimos dos mil años una aventura igual, tan fascinante, tan narrativa, tan visual. Y tan verídica. Doscientos treinta y nueve tripulantes al salir. Dieciocho supervivientes al llegar. Todos los paisajes del planeta. Todos los climas, las tormentas más salvajes. Batallas, enfermedades, motines, conspiraciones. Las naves encontrándose con todos los indígenas, dando de sí la idea de ser humano con cada avance. Barbarie, civilización, guerras, imperios, opulencia, miseria. Todas las cuestiones centrales de nuestra condición política poniéndose en juego en cada jornada. Exploradores con la tarea de cerrar para siempre el planeta en el que vivimos.

¿Se imaginan la seriaza que saldría de ahí, la que harían todos los países de nuestro entorno si contaran en su historia con este acontecimiento? Hace casi quinientos años una escuadra de valientes e inconscientes abandonó el puerto de Sanlúcar de Barrameda con la voluntad de regresar a ese punto viajando únicamente hacia el oeste. No hay guionista cuya inventiva pueda igualar al conjunto de calamidades que afrontaron aquellos hombres. Cambiaron el mundo para siempre con un viaje de aventuras que nunca ha podido superarse. ¿De verdad, entre tanta celebración de su V Centenario, no hay ninguna productora que quiera hacer una serie de televisión sobre esta epopeya?