25/5/19

VOX CONTRA LAS FEMINISTAS FEAS


Ya tuvimos debate electoral en nuestra tele pública con presencia de Vox y no fue para tanto. Es oficial: hemos superado la controversia que suscitaba darle voz en la tele antes de las Elecciones Generales. En Vox dicen que la culpa de todo la tiene laSexta, que es más mala que Yoko Ono, pero los datos no encajan. La Junta Electoral Central no permitió su presencia en los debates de TVE ni de Antena 3. Buenafuente se enfrentó en su “Late motiv” de 0# al dilema como Hamlet: “Hablar o no hablar de Vox, he aquí la cuestión”. Y en laSexta, esta vez sí, Jordi Évole reflexionaba así: “Es la 1ª vez que hablo de Vox en ‘Salvados’. No lo había hecho antes y de hecho hubo alguna discusión interna en el programa, y dijimos: ‘Hasta que no tengan representación, no vamos a hablar de Vox’. Incluso ahora tengo dudas de hacer este programa”. Pero es que su interlocutor, el campeón de la COPE Carlos Herrera, le adelantó por la izquierda: “También depende de cómo hablemos de Vox”. A lo mejor no es laSexta, a lo mejor es un contubernio judeomasónico mundial de todos contra ellos.

Esta semana, por ejemplo, Ana Rosa Quintana se puso torera en Telecinco con estas declaraciones de Jorge Buxadé, candidato de Vox a las elecciones europeas: “A nuestra princesa de la infancia, que era Cenicienta, la maltrataban su madrastra y sus hermanastras, que son todas esas feministas feas que les dicen a las mujeres españolas lo que tienen que hacer”. Pues solo por eso Ana Rosa se enfadó, dijo que ofendía e insultaba a las feministas de una forma absurda, y disparó a dar: “Yo le encuentro a él horroroso”. Y, en laSexta, Wyoming le ridiculizó rehaciendo el cuento de Cenicienta de forma que era una pobre militante de Vox “maltratada por su madrastra y sus hermanastras, unas malvadas y horribles feministas”.

Sí parece que hay ojeriza contra Vox. Buxadé no insulta a las feministas, sino a quienes dicen a las mujeres españolas lo que tienen que hacer. Y si alguien lleva siglos diciéndoles lo que está bien y mal, lo que es pecado y virtud, lo obligatorio y lo prohibido, es sin duda la Santa Madre Iglesia. Lo que ya no sé es por qué llama a sus miembros “feministas feas”.

24/5/19

PUNSET, EL GRANDE


Ha muerto Eduard Punset y no es el momento de hacer chistes. Ha desaparecido quien durante casi veinte años dirigió y presentó “Redes” en TVE, menos bromitas. Nos ha dejado una figura que tiene en su haber el inmenso mérito de haber convencido a TVE de que en su parrilla ‑aunque fuera en La 2, y aunque fuera a las tantas‑ debía haber un programa sobre ciencia no como algo excepcional, sino de forma habitual y con una garantía de continuidad, así que sobra el pitorreo. Nos hemos quedado sin el gran personaje mediático que sustituyó nada menos que a Félix Rodríguez de la Fuente como referente e imagen de la ciencia en la tele española. Creo que se merece un respeto.

Por eso me parece imperdonable esa unanimidad apabullante señalando que con Punset hemos perdido al mejor y más grande divulgador científico de la historia reciente de nuestra televisión, al frente del más longevo y mejor programa de divulgación científica que hemos tenido. Pero, por favor, claro que es así, no queda otra. Lo es porque durante años fue el único y tras su marcha TVE dejó el puesto vacante. Lo es porque durante lustros no hubo otro y a ningún otro le dio TVE la oportunidad de relevarle. Lo es porque durante décadas no tuvo competencia y al marchar no tuvo sustituto. Qué falta de tacto recurrir a este elogio envenenado. ¡El mejor! Pues claro. ¡El más grande! Por supuesto, no te fastidia.

En TVE deberían ponerse colorados viendo estas perversas aclamaciones a Punset. Cuanto antes TVE debería incluir en su parrilla programas de divulgación con vocación de continuidad al frente de diferentes divulgadores con perfiles variados para que esto no vuelva a ocurrir. La existencia de conjuntos formados por un único miembro es peligrosa porque puede acabar en pitorreo. El Vaticano ya lo ha solucionado y nuestro reino también. Cuando llegue el fatídico día, nadie podrá pitorrearse diciendo que ha muerto el mejor y más grande papa que hay, ni que ha fallecido el mejor y más grande rey que tenemos. Es lo bueno de que haya dos.

23/5/19

RUIDO DEPORTIVO


En el partido de baloncesto CSKA-Real Madrid (Final a Cuatro de la Euroliga), un chirrido en la megafonía mientras Nando de Colo lanzaba un tiro libre (que no entró) hizo que el árbitro ordenara repetir el lanzamiento. En el segundo intento, De Colo encestó. Esta jugada fue muy importante en un partido que terminó ganando, de forma inesperada, el CSKA, pero aquí vamos a reflexionar sobre los chirridos, gritos, bocinazos y ruidos varios en el deporte. Un jugador de baloncesto soporta mucho ruido cuando lanza un tiro libre, pero a nadie (ni muchos menos a los árbitros) se le ocurre pedir silencio al público para no molestar al lanzador. Un futbolista que está en el punto de penalti sabe que la afición contraria va a hacer todo el ruido posible, un jugador de balonmano está acostumbrado a aguantar mucha presión desde la grada, no hay ninguna regla contra el ruido en el hockey y de la Fórmula 1, claro, ni hablamos. Sin embargo, el ruido es tabú y una falta imperdonable de educación en el tenis o en el ajedrez. ¿Por qué? ¿Cuál es la razón de que Nadal exija silencio absoluto cuando está a punto de hacer un saque, pero Messi tiene que cargar con todo el peso del Bernabéu antes de lanzar un penalti? ¿Por qué el ajedrecista Magnus Carlsen disfruta del silencio mientras trabaja, pero en el sueldo de De Colo está incluido tener que hacer oídos sordos ante el ruido de los pabellones, salvo que se trate de un chirrido de la megafonía? ¿Hay deportes con ruido y deportes sin ruido? ¿Messi tiene que pensar cómo tirar un penalti con ruido pero Carlsen necesita silencio para pensar su siguiente movimiento?

Dicen que el filósofo Aristipo de Cirene tenía una naturaleza tan delicada que juzgaba lo verdadero por el tacto. Parece que algunos deportistas tienen también una naturaleza tan delicada que juzgan lo verdadero por el oído. Me sorprende la cara de malotes que ponen los tenistas cuando un espectador no se comporta antes de un saque como si estuviera en la ópera. ¿Qué tiene el saque en el tenis que no tenga un penalti en el fútbol? ¿Se imaginan una final del campeonato del mundo de ajedrez en el ruidosísimo  Pabellón de la Paz y la Amistad del Pireo, en Atenas? ¿Y una minifinal de la Liga de Campeones en el Teatro de la Ópera de Viena? A Carlsen se le atragantarían sus sacrificios posicionales, pero Messi no podría acostumbrarse al sonido del silencio. El ruido deportivo es cultural.

22/5/19

BUENAS NOCHES, BUENOS DÍAS Y BUENAS TARDES


Este artículo no destripará ninguna parte importante, irrelevante o mediopensionista de la serie “Juego de tronos”. Eso sí, destripo mi alma ante la comunidad televisiva y confieso que estoy tan harto del fundamentalismo de los juegotronistas, de sus enfados ante los giros argumentales de la serie y de su ley del silencio cuando surge el nombre de Jon Nieve como de los que emplean la muletilla “los que quieren romper España” con cualquier excusa, incluida la posibilidad de que el Barça gane de nuevo la Copa del Rey. “Juego de tronos” ya es historia de la televisión. ¿Y saben qué pasará a partir de ahora? Nada. 

“Juego de tronos” es una serie de televisión, y todos nos hemos divertido con los dragones, las mazmorras, las despiadadas luchas por el poder y un puñado de personajes fascinantes. Y ya está. ¿Recuerdan el final de la película “El show de Truman? Cuando Truman Burbank (un estupendo Jim Carrey) está a punto de abandonar ese plató platónico en el que siempre ha vivido y los espectadores del programa contienen la respiración mientras esperan su decisión, Truman dice su gran frase (“Y por si no volvemos a vernos, buenos días, buenas tardes y buenas noches”), hace una reverencia y atraviesa la puerta que le conducirá al mundo real. Los espectadores se alegran, los ejecutivos de la cadena ordenan el corte de la emisión y enseguida la audiencia busca otro programa que ver. A muchos juegotronistas les falta humildad. Pasara lo que pasara en el último capítulo, los ejecutivos de la HBO ya están buscando nuevos programas que ofrecer a la audiencia, y esa misma audiencia que contuvo la respiración en el último capítulo de “Juego de tonos” es probable que ya esté respirando el aire de una nueva ficción mientras come un trozo de pizza. Habría sido estupendo que Jon, Arya, Tyrion o Sansa hubieran salido del último capítulo de “Juego de tronos” con una reverencia y el deseo de buenas noches (para los que trasnocharon y vieron el último capítulo en la madrugada), buenos días (para los que madrugaron y lo vieron antes de ir a trabajar) y buenas tardes (para los que dedicaron la tarde a ver el último capítulo de la serie después de esquivar todos los intentos de destripe). Porque, en el fondo, no es más que eso. Buenas noches, buenos días, buenas tardes, una reverencia a la audiencia y hasta siempre. No es poco.

Se acabó “Juego de tronos”. ¿Qué pasará con Sheldon Cooper y compañía?

21/5/19

PHOEBE DAENERYS PÉREZ FERNÁNDEZ

Según los últimos registros del Instituto Nacional de Estadística, en España existen cincuenta y siete niñas que se llaman Daenerys, como la dicharachera mamá de dragones de “Juego de Tronos”. Ya podemos anunciarlo oficialmente: las series de televisión han sustituido al santoral. Si antes la autoridad miraba en el registro de canonizados por la Santa Madre Iglesia antes de aprobar el nombre que se proponía para el recién nacido, ahora buscará en Rotten Tomatoes o iMDB. Netflix is the new Vatican. La maestra pasará lista en clase mirando por encima de sus gafas de presbicia: “¿Homer García?”, “Presente”, “¿Doctor House de Rosadecans i Mirabó-Puig?”, “Presente”, “¿Chandler Aguirretorrenagoitia?”, y un retaquín de cuatro años que jamás habrá visto un capítulo de “Friends” dirá “Presente”.

Y no sólo se nutrirá el nuevo santoral de series anglosajonas. Se avecina la nueva temporada de “La casa de papel”, así que podemos predecir que de aquí en un par de años tendremos nuevos españoles llamados Tokio del Pozo, Elprofesor Rodríguez-Puértolas o Berlín Suárez. Si nunca nos ha chocado que David Bisbal se llame David a pesar de que nunca peleó contra Goliath ni pretendiera levantar un templo en Jerusalén, ¿por qué nos habría de extrañar que un futuro cantante se llame Sheldon Bisbal, a pesar de no tener terminado el Bachillerato ni exigir ir al cine siempre con alguien que conozca la maniobra Heimlich por si se atraganta con las palomitas?

El pasado día 19 se emitió el último capítulo de “Juego de Tronos”, por lo que se puede considerar oficialmente a tal fecha como el natalicio de Daenerys. Iremos llenando el año con efemérides de series hasta completar el calendario. Quizá podamos conjugar la tradición y la modernidad: “¿cómo te llamas, bonita?”, “Phoebe Daenerys. Phoebe por mamá y Daenerys porque nací el 19 de mayo”, “¿Phoebe Daenerys Pérez Fernández?”, “Presente”.

20/5/19

OTROS TRES BORRADORES DE COLUMNAS SOBRE EUROVISIÓN


I. “Pues era un vecino muy amable. Saludaba en el ascensor, me acuerdo. En las reuniones de la comunidad nunca daba problemas. Nunca le oímos decir una palabra más alta que otra. Nos hemos quedado en el bloque alucinados cuando saltó la noticia. Ay, madre. Todavía ayer me crucé con él en el portal, que llevaba unas bolsas del Día. Lo hemos visto en la tele y no lo podemos creer. Pensar que alguien así estuvo al lado de nuestros hijos durante tanto tiempo… ¿Quién podría imaginarlo? ¿Cómo hubiéramos podido sospechar que era un eurofán?”

II. Siempre es un momento muy excitante para las ciencias paleontológicas el descubrimiento de nuevas especies de homínidos, muy especialmente si esos nuevos ejemplares corresponden a especies que aún están vivas. Mientras los especialistas discuten la clasificación del homo luzonensis hallado en Filipinas hace pocos meses, un nuevo hallazgo, este mismo fin de semana, en la ribera sudoriental del mar Mediterráneo ha despertado el entusiasmo de los paleontólogos. Se cree que estamos ante una especie que se separó del tronco homínido común a partir del homo erectus, que comparte algunas características con el homo sapiens -ausencia de arco supraorbital, pulgar oponible, uñas planas-, al tiempo que presenta otras novedosas dentro del orden primate -penachos capilares multicolores, dimorfismo sexual cruzado, emisiones vocales aberrantes-. Como es habitual, la nueva especie se ha denominado aludiendo al ecosistema en donde fue encontrada. Estamos ante el homo eurovisiensis.

III. La UE habrá alcanzado sus últimos objetivos cuando la composición de la Eurocámara se decida en el Festival de Eurovisión. Josep Borrell y Dolors Montserrat debatirán cantando. Y durante la noche electoral el ministro del Interior comparecerá con traje de noche ante un croma con la Puerta del Sol, diciendo cosas como “Partido Obrero Socialista Español, huit points; Partido Obrero Socialista Español, eight points”. España quedará la cuarta por la cola y se mostrará muy orgullosa de su participación.