22/10/18

BOB POP, LAS CAUSAS Y LOS SÍMBOLOS



A veces te dan las columnas hechas. El final de la intervención de Bob Pop esta semana en “Late motiv” fue tan certero, tan brillante, tan potente, que lo único que puede hacer un crítico de televisión honesto es echarse a un lado y aplaudir. Llevaba yo varios días dando vueltas al hecho pasmoso de que, durante estos últimos años, la principal fuente de polémicas político-sociales entre los millenials provengan de “Operación Triunfo”, sin saber cómo hincar el diente a tan ambiguo asunto, cuando se puso Bob Pop a charlar con Andreu Buenafuente y dijo esto:

“Yo creo que la causa es buena. Está muy bien luchar contra la homofobia desde cualquier sitio. Pero a lo mejor estamos eligiendo mal nuestros símbolos. Estamos recurriendo a una muchacha millenial dentro de un talent show para luchar contra la homofobia, estamos usando a Mecano como un referente de la integridad de la obra artística. Estamos eligiendo regular. Elegimos bien las causas, pero elegimos mal a los enemigos. Estamos defendiendo la libertad de expresión a través de un rapero botarate, el feminismo a través de concursantes de ‘Gran Hermano’, la lucha contra la homofobia a través de cantantes de karaoke, la integridad creativa con letras de Mecano, el debate intelectual con tuiteros y la pluralidad democrática con Falange. Y a lo mejor el problema es que hay demasiados influencers y muy pocos referentes”.

Exacto. Inmejorable. Esa distinción entre causas y símbolos es imprescindible si no queremos que las causas terminen banalizadas y capitalizadas por trolls tuiteros y adolescentes chillones. Se equivoca el que crea que la homofobia -o el machismo, o la censura, o la intolerancia- se combate mejor viendo homofobia -o machismo, o censura, o intolerancia- por todas partes. Son asuntos muy densos, y pobres de nosotros como sea OT donde se esté jugando esta partida. Gracias por señalarlo, Bob. Ponte en contacto conmigo y buscamos la forma de hacerte llegar los emolumentos de esta columna, que la has escrito básicamente tú.

21/10/18

CHICOTE IS THE NEW ÉVOLE


En laSexta le dieron una vuelta de tuerca a los programas de cocina y encargaron a Alberto Chicote “¿Te lo vas a comer?”. Se trataba de husmear en otros lugares donde trabajan con comida que no sean restaurantes de capa caída que buscan una reforma gratis. La apuesta podía haber salido bien y podía haber salido mal, pero salió requetebién. Y se encontraron con un filón periodístico. El caso es que, tras ver el pasado miércoles a Chicote en el papel de investigador incómodo, estamos de enhorabuena. Sabe llamar a puertas donde no le esperan, y sabe presionar para que quien está ante él se retrate con su comportamiento, sus palabras y sus silencios ¿Lo hubiera hecho mejor Jordi Évole porque dispone de la máquina bien engrasada que es “Salvados”, posee el olfato del sabueso veterano, y tiene un perfil más reconocible en ese papel de Colombo local? Tal vez, pero no seamos tan suegrotes y veámoslo de esta manera: no hemos perdido a un Évole, hemos ganado a un Chicote, así que disfrutemos del banquete audiovisual y que vivan los novios.

“¿Te lo vas a comer?” comenzó por las residencias de ancianos. Si juzgamos una sociedad por cómo trata a sus mayores, la cosa va mal. Es cierto que al final mostró residencias (públicas, ¿coincidencia?) que hacen las cosas como deben, pero las que investigó antes (privadas, ¿casualidad?) daban miedo. El momento cumbre del programa fue una cutre manifestación de vergüenza ajena que montó la directora de dos residencias para boicotear la labor de Chicote (“¡Chicote fuera ya, no te queremos más!”), pero que sirvió para darle valor al programa y a todas las sospechas y denuncias que ponía sobre la mesa. Si juzgamos una sociedad por el interés que muestra por saber cómo se trata a sus mayores, la cosa va muy bien. El programa fue el más visto en horario de máxima audiencia de ese día, y tuvo tal impacto que tras él algún responsable político tuvo que dar la cara y explicar qué se está haciendo al respecto.

“¿Te lo vas a comer?”, pregunta Chicote. Cada miércoles todo el plato, contesto. Y, cuando termine, mojaré pan y haré barquitos en la salsa.

20/10/18

HABLAR ES FÁCIL, O NO


Mal la periodista mejicana Alma Guillermoprieto. Da igual que sea la flamante Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades. Y mal la Fundación Princesa de Asturias, responsable de lo sucedido. Con el pretexto de recoger su premio ayer en Oviedo, la señora pasó varios días en Asturias diciendo aquí y allá lo que quería sobre lo que le daba la gana sin que nadie le parara los pies. Hablar es fácil.

En un instituto de enseñanza secundaria, frente a un auditorio multitudinario de alumnado de diferentes centros que estaba allí perdiendo de dar clase, a Guillermoprieto le apeteció hablar de televisión. Juzguen ustedes si lo que dijo a los asturianos de quince años ya lo saben los niños de ocho en Castilla y León: que las series televisivas de moda que ensalzan a los narcos son peligrosas, que hay que tener cuidado porque muestran un mundo fascinante, que el narcotráfico es algo muy serio que no tiene nada de grandioso, que en realidad los narcos son pobres seres miserables, tontos y sin educación, que su violencia es vulgar y carece de ese halo que tiene en las series, que hacen un daño espantoso porque luego hay chavales que solo aspiran a entrar en ese mundo.

Señora premiada y señores de la Fundación: muy mal. Se han quedado cortos. No solo influyen en los jóvenes y niños las series sobre el narcotráfico, influyen en todos nosotros. No solo “Narcos” o “Pablo Escobar, el patrón del mal” educan (para bien o para mal) además de entretener, todas las series lo hacen. No solo educan las series, lo hace toda la ficción y la televisión y el cine y la música (ándale esos narcocorridos) y el poblado entero. Así que no debería haber un encuentro con alumnos, sino cientos, para que todos aprovecharan una mañana como nunca perdiendo alguna clase para aprender algo esencial que no recoge el informe PISA. Un día excepcional ante alguien libre que habla de quienes aún hoy mueren por hablar con libertad, y que habla con libertad sobre lo importante que es hablar libremente. Porque escuchar a personas como Guillermoprieto debería ocurrir al menos una vez en la vida de cualquier estudiante. Y porque, en realidad, hablar no es tan fácil.

19/10/18

FIRST DATES VIP


Todo reality de éxito que se precie tiene dos versiones: la normal y la VIP. “Gran Hermano” y “Gran Hermano VIP”. “Masterchef” y “Masterchef Celebrity”. Incluso “Tu cara me suena” podría considerarse la versión VIP de “Lluvia de estrellas”, siendo Manel Fuentes la versión very important de Bertín Osborne. ¿Todos? ¡No! Un pequeño reality de éxito resiste todos los días a la hora de la cena en Cuatro sin asomo de que vaya a desdoblarse en su versión con famosillos. Sí, me refiero a “First dates”. Sí, Carlos Sobera, te estoy hablando a ti. Sí, Mediaset, ha llegado el momento de lanzar “First dates VIP”. Lo peta.

Celebrities de tres al cuarto que en este momento estén singles y dispuestas a darle una oportunidad al amor. El mismo nivel de afectación cerebral que vemos a diario con los descos random, pero esta vez con gente cuya cara la hemos visto antes en algún sitio. ¿Por qué no emparejar para una cena romántica a Kiko Matamoros (61, romántico y quiromántico) con Tamara Falcó (36, espiritual y virtual)? ¿Quién nos dice que no salta la chispa de la unión eterna entre dos corazones sensibles como los de Víctor Sandoval (51, amante de las picaduras) y Jorge Javier Vázquez (48, con un pedo como Alfredo)? ¿De verdad quieren arrebatarle el minuto de oro diario a “El Hormiguero”? Pues háganme caso: pongan a Makoke (48, libre y azucarada) a cenar con Carlos Lozano (55, libre y salado) y luego llévenlos a la sala en donde tienen que decir si estarían interesados en una segunda cita y darse un piquito. Chabeli, Ángel Garó, Terelu Campos, Julián Contreras, el mundo está lleno de celebrities desemparejadas… tienen para dos o tres temporadas de “First dates VIP”.

Porque el amor no puede estar vetado a los famosos. Porque el corazón no distingue entre celebrities y descos. Y, sobre todo, porque los espectadores, hartos de la basura normal con la que Cuatro rellena sus noches, exigimos una basura VIP con la que quedarnos dormidos.

18/10/18

THE WALKING LIST

¿No me notan últimamente más relajado, más feliz, de mejor humor? Les contaré el secreto: me he apuntado a una lista que bloquea “The walking dead” en mi televisor. ¿No conocen esas listas que utilizan a veces las personas que tienen problemas con el juego para que se les prohíba la entrada en los casinos? Pues igual, pero con una serie sobre un apocalipsis zombi. Lo había intentado todo para abandonar la serie: medicación, psicoanálisis, pilates, coaching, pero nada funcionaba. Podía aguantar un día, dos, una vez aguanté tres, sin ver el capítulo semanal, pero al final siempre caía… Esa sensación de fracaso, de impotencia… esa certeza de que estaba enganchado a la serie más impresentable de la historia. Y cada temporada un poco peor y cada capítulo un poco más ridículo y cada vez más ganas de verlos. Y Carl con ese parche sucio en el ojo y Michonne sin cambiar jamás de cara y Negan que no acababa de morir nunca.

Hasta que me enteré de esto de las listas. Sólo hay que tener un momento de lucidez, un arranque de coraje. Llamas a Movistar+ o a Netflix y pides que te incluyan en ese registro. A mí me costó… Marcó mi mujer y me pasó el teléfono ante la mirada de mis hijos. Lo hice. Ahora si intento ver “The walking dead” me aparece un letrero que dice que yo mismo me he autoexcluido. Empezó la nueva temporada la semana pasada y, por primera vez en nueve años, no la estoy viendo. Estoy más relajado, de mejor humor. Hay un montón de series magníficas de televisión que se pueden ver en vez de “The walking dead”, como por ejemplo… bueno, ahora no se me ocurre ninguna, pero tiene que haberlas. Soy muy feliz, ¡a que se me nota!

(Postdata: por favor, si alguien tiene los nuevos capítulos descargados que contacte conmigo por mensaje privado. Pagaré lo que me pidan. Se lo suplico. Aunque sólo sea para contarme lo que va pasando. Mi vida es un infierno. ¿Ha aparecido Carl convertido en zombi con el parche sucio en el ojo, ha cambiado de cara Michonne, ha muerto Negan de una santa vez?)

17/10/18

QUINCE MINUTOS


En “Elton John. La canción favorita de una nación” (CineDoc&Roll, Movistar +), la entretenidísima entrevista aliñada con canciones y testimonios que, con motivo de los cincuenta años de carrera de Elton John, David Williams (“Little Britain”) realiza al artista británico, los espectadores nos damos cuenta del montón de canciones que conocemos de Elton John, de lo buenísimas que son esas canciones, de la elegancia con la que Elton ha llevado siempre su extravagancia, y de que no es cierto que el compositor de “Rocket Man” esté atrapado en un maldito piano de cola porque, en los conciertos de Elton John, ese piano no es un ancla, sino una pista de despegue. Pero lo mejor de la entrevista es que nos permite conocer el método de trabajo de la pareja Elton John (música)-Bernie Taupin (letra): primero, Taupin escribe la letra; después, y siempre después, Elton compone la música. Alucinante. Dificilísimo. Los inmortales poemas de Antonio Machado estaban ahí, pero luego llegó Joan Manuel Serrat con sus geniales adaptaciones en el álbum “Dedicado a Antonio Machado, poeta”. Vale, sí, venga, de acuerdo, Bernie Taupin propone buenas letras. Pero luego Elton John dispone la música y, al final, todos terminamos tarareando las canciones de Elton-Taupin aunque, muchas veces, no sepamos que son de Elton-Taupin.

Ahora entiendo la forma de trabajar de Bill Maher (“Real Time with Bill Maher”), Trevor Noah (“The Daily Show”), John Oliver (“Last Week Tonight with John Oliver”) o El Gran Wyoming (“El intermedio”). La realidad escribe la letra, y ellos ponen la música. Los monólogos de Bill Maher, los comentarios de Trevor Noah, los quiebros de John Oliver o los aguijones de Wyoming son música, una música que adapta esas letras unas veces terribles, otras veces tristes y tantas veces incomprensibles que escribe el letrista del día a día para que los espectadores escuchemos canciones cuando los telediarios sólo nos ofrecen oscuros textos sin gracia. A diferencia de Wyoming y compañía, muchos políticos no entienden ni quieren entender de música porque creen que a los ciudadanos no nos gusta cantar la realidad, cuando lo que aborrecemos es que nos lean lo que ya está escrito.

Por cierto, Elton John compuso la música de “Your Song” en quince minutos.

16/10/18

TÚ CONTESTASTES QUE NO


Mejor que “OT” no toque el repertorio de Mecano. Pon que encargan “No es serio este cementerio” a Joan Garrido, y en vez de cantar “Este cementerio no es cualquiera cosa” el tío dice que no, que la Real Academia dice que cuando el adjetivo “cualquiera” va antepuesto a un sustantivo —como aquí, que va ante “cosa”— adopta la forma apocopada “cualquier”. Menuda se arma. Garrido respetaría el ripio porque cambiando los golpes de voz cantaría “Este cementerio no es cualquier cosa”, lo que encajaría con “pues las lápidas del fondo son de mármol rosa”, pero Ana Torroja se enfadaría. Y eso es solo el principio.

Pon que a Damion Frost le toca “El cine”, y no quiere cantar “Dos horas confiando que no colgarán dichoso cartelito de ‘completo está el local’” porque lo correcto sería usar la preposición y el determinante que corresponden, y decir “Dos horas confiando en que no colgarán el dichoso cartelito de ‘completo está el local’”. Pon que a Alba Reche y a Natalia les encargan “El blues del esclavo”, y una quiere corregir “erguiendo el cuello y testuz como hermana avestruz” porque lo correcto sería “irguiendo el cuello y la testuz, como la hermana avestruz”, y otra quiere corregir “para que no digan que somos unos zulús ir cantando este blues” porque el infinitivo de “ir” es “id”, el plural de “zulú” es “zulúes”, y esa canción no es un blues ni de coña. Y pon que Carlos Right se queja de que en “Ay, qué pesado” dice “no debes de hacer planes, tú no decides”, pero él prefiere “no debes hacer planes, tú no decides” porque para referirse a obligación la fórmula correcta es deber + infinitivo. Y pon que Miki y María se quejan de que “Stereosexual” comete el error contrario: la canción quiere referirse a probabilidad o suposición y no usa la fórmula correcta, que es deber de + infinitivo, porque dice “la culpa es del alcohol, debí mezclar ayer hasta volverme maricón”.

Un momento, ¿“Stereosexual” dice “maricón”? Como quieran cambiar también eso, Ana Torroja la lía gorda. ¿Verdad, Ana? ¿Verdad que ya cuando quisieron cambiar “mariconez” —porque estamos en 2018, y el mundo cambia e incluso mejora—, tú “contestastes” que no?

15/10/18

"TONTUNAS TRAIGO"


Queremos que RTVE conecte una videocámara a un programa de RNE y lo emita tal cual en TVE. Pero no es por ahorrar, es para mejorar nuestra tele aprovechando lo mejor de nuestra radio. Podemos llamarlo optimización de recursos, gestión de sinergias, o, simplemente, implementación de un protocolo de revalorización de contenidos en el marco de una estrategia empresarial de autoabastecimiento circular e innovación colaborativa en la provisión de servicios en el sector público. Por ejemplo.

El sábado, Pepa Fernández entrevistó en “No es un día cualquiera” a Elena Campos, doctora en Biomedicina, investigadora del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid, y presidenta de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas. Un lujo. ¿Que por qué? Ustedes lo han querido: en una situación en la que impunemente proliferan falsos terapeutas, charlatanes y vendedores de bálsamos de Fierabrás, se agradece poder oír a una investigadora valiente que abandona el aislamiento de su laboratorio y sale a nuestro encuentro para hacer frente a tanta mentira y tanto daño causado por quienes aprovechan la desesperación de los enfermos y la buena fe de las personas para quitarles el dinero y la salud con trampas y engaños sin fundamento. Hala.

Anteayer los españoles dispusimos de media hora de radio de primera calidad transformable, con solo añadir una cámara a los micrófonos, en media hora de televisión de primera calidad. Y, ya puestos, como guinda podrían ofrecer la sección “Tontunas traigo”, con la que la boticaria Marián García completa su labor de divulgación científica en el mismo programa de Pepa. Un repaso divertido y eficaz de tanta tontería que prolifera el peligroso mundo de esas terapias alternativas que ni son terapias ni son alternativas. Un programa televisivo hecho con estos mimbres, y, ya puestos, ese nombre, nos ahorraría mucho tiempo perdido oyendo palabrería pseudocientífica, nos ahorraría mucho dinero tirado en tratamientos que lo único que tratan es de robarnos, y nos ahorraría mucha salud y muchas vidas perdidas por creer en tontunas no demostradas. Anda, mira, al final sí que sirve para ahorrar.

14/10/18

AÚLLA LA MANADA


En “GH VIP” Omar incita a un compañero a violar a una mujer borracha, y aúlla la manada. Jorge Javier Vázquez se encarga de mantener enganchada la manada al trineo para que tanta energía no se desperdicie y sirva para impulsar el negocio. Apenas tiene que chasquear el látigo sobre sus cabezas.
—¿Queréis nominar a Omar?
—¡Síííí!, aúlla feliz la manada en la aplicación del programa. Y el trineo avanza.

Durante la semana, la manada continuó votando, aullando y empujando más fuerte. La noche del jueves, Omar resultó el más votado, así que lo sacaron de la casa y lo llevaron al plató, ese lugar privilegiado y calentito desde el que Jorgeja guía el trineo sin mancharse. La manada ha lavado su mala conciencia sacando a Omar de la casa. Corre sin remordimientos. También los dueños del negocio lavan su imagen ante una sociedad que es, afortunadamente, cada vez más hostil con las violaciones y los abusos sexuales. Por eso dicen que Omar ha sido expulsado de “GH VIP”, para que parezca que han hecho algo. Pero es mentira. No han expulsado a nadie. No han hecho nada.

“GH VIP” no es solo la casa de Guadalix de la Sierra, es mucho más. “GH VIP” es un inmenso generador de contenidos que impregna toda la parrilla de Telecinco. Omar no salió de la casa para irse a su casita y ser olvidado. Telecinco hará eso con él cuando le interese, cuando su presencia no sea rentable. Pero ese momento no ha llegado aún. Su apología de la violación no ha hecho de él un concursante menos rentable, sino al contrario. Omar es un emprendedor que ha abierto una nueva línea de negocio, que ha innovado saliéndose del guion para generar nuevos contenidos, que muestra el camino a quienes quieran ser unos triunfadores y unos machotes como él. Por eso, nada más salir de la casa fue llevado al plató, para que siguiera —como sigue— en “GH VIP”, para que Jorgeja chasqueara —como chasquea— el látigo más fuerte, para que el trineo corriera —como corre— más rápido, para que la manada aullara —como aúlla— más alto.

13/10/18

ENSEÑA LA ENSEÑA


La vexilología es superdiver, como demuestra Sheldon Cooper en “Big Bang theory”. Y peligrosa, como habrá comprobado quien vio el jueves “El programa de Ana Rosa”. Dijo Ana Rosa Quintana que ayer, Día de la Fiesta Nacional, iba a poner la bandera de España en la ventana de su casa porque ella (Ana Rosa, aunque la bandera, la ventana y la casa, también) es española. De patriotismo vexilológico, bien, la felicito (a Ana Rosa, aunque a la bandera, la ventana y la casa, también). Pero cuidadín con la lógica, que la carga el diablo. Quien dice que ser español conlleva poner la bandera en la ventana subraya su españolidad cuando enseña la enseña, pero puede encontrarse con que el reverso tenebroso del modus tollens contraataca.

El modus tollens es una puñetera forma de argumento que establece que si no se diera lo segundo (exhibir la bandera) entonces tampoco se daría lo primero (ser español). Hay diferentes casos. Uno: paseando por la calle vemos millones de ventanas sin bandera, donde —por tanto— no viven españoles. ¿Habría que hacer algo? Mal rollo. Dos: haciendo zapping en la tele pueden verse montones de cadenas que ayer no sobreimpresionaron la bandera en una esquinita, y —por tanto— no son españolas. ¿Habría que hacer algo más? Muy mal rollo. Y tres: viajando en el tiempo puede comprobarse que otros años la casa de Ana Rosa no tenía bandera, y —por tanto— no era española. ¿Habría que hacer mucho más, revisar el pasado, los árboles genealógicos, la pureza de sangre? Muy mucho malísimo rollo, tíos.

Otra posibilidad es que Ana Rosa haya copiado a alguien eso de enseñar la enseña por ser española. Copiado sin querer, por supuesto. Como nos explicó hace unas semanas, una cosa es copiar, incluso plagiar un libro, algo sin importancia como lo que hizo ella, y otra cosa es copiar y plagiar cuando lo hacen otros, como los políticos, que ellos sí que son malotes. O ni siquiera eso. A lo mejor no copió a nadie y solo era una bravuconada, una mentirijilla o una forma de rellenar un programa demasiado largo. Eso ya sería otra cosa. Pero la próxima, que avise, por Dios, y nos ahorramos este mal rato de “Diversión con banderas”.

12/10/18

TU VECINITO DE ULTRADERECHA


Con la ultraderecha pasa lo mismo que con Ned Flanders.  El vecinito meapilas de “Los Simpson” hace gracia porque solo hay uno y porque vive lejos. Un montón de tipos como Flanders dejan de hacer gracia y empiezan a dar miedo. Si encima los tenemos en casa ya es como para hacer running. O, como se decía antes, “salir corriendo”, y perdón por el arcaísmo.

El monólogo del otro día en “Late motiv” en el que Andreu Buenafuente explicaba cómo se reconoce a un ultraderechista era ingenioso y divertido. Producía, como sabe hacer Buenafuente, esas agradables cosquillas que nos hacen felices cuando la inteligencia, la complicidad y la risa se reúnen para hacer fiesta. Pero jugar al “a que te pillo” con la ultraderecha camuflada deja de hacer gracia si la broma surge tras una reunión de diez mil ultraderechistas que ya no se camuflan. Saber que la reunión fue en Madrid e iba en serio da ganas de huir como alma que lleva el diablo. Igual pasa con esa broma de hacer un nuevo formato televisivo llamado “La Vox” con Franco de concursante, y Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal como coaches. Ay, Buenafuente, miedo me da.

¿Es Carmen Lomana un personaje televisivo que sobreactúa, cocina, sobreactúa, se desmaya y sobreactúa en “MasterChef  Celebrity” con el inocente propósito de hacer más entretenida la noche del domingo? Sí, pero solo si, como Flanders, es ella sola y es broma que se presentará a la alcaldía de Madrid con VOX para limpiar la ciudad de “okupas y narcotraficantes”. Pero si resultara que va acompañada de muchos y están aquí, la cosa cambia. El martes, Mamen Mendizábal conectaba en “Más vale tarde” con la reportera Loreto Ochando para que contara cómo transcurría el Día de la Comunidad Valenciana. Con la cara lavada, la voz tocada y los ojos irritados, no parecía feliz. Grupos de ultraderechistas estropearon la fiesta cantando el “Cara al Sol”, realizando saludos nazis y lanzando gas pimienta contra los periodistas y la policía. Ya sabemos dónde estuvo el problema: si, como Flanders, fueran uno que estuviera lejos, tendrían más gracia.

11/10/18

CELIA VILLALOBOS EN "SÁLVAME"


El Congreso de los Diputados y el plató de “Sálvame” se parecen en lo aburridos que son. Puede que viéndolo por la tele parezca otra cosa, y puede que haya espectadores que le vean el interés político, sociológico o qué sé yo, pero quien está allí hora tras hora sabe el tostón que es todo aquello.

El último en decírnoslo fue Kiko Eldegranhermano —ese señor que prefiere que le llamen “Kiko Hernández”, pero aquí queremos recordar de dónde procede para tener presente que, además de los daños directos, “Gran hermano” posee peligrosos y prolongados efectos secundarios—. Esta semana, en una de esas tardes interminables de dimes y diretes en las que ya ni merendar en directo hace soportable el tedio en el plató de “Sálvame”, Kiko se entretenía jugando al “Candy Crush” con el móvil.

Idéntico mensaje nos había transmitido antes la diputada por Málaga Celia Villalobos. Injustamente se la acusó hace un par de años de jugar en su tablet al “Candy Crush” mientras estaba en la tribuna de oradores su jefe, el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, y ella ocupaba el puesto de presidenta del Congreso. Mentira cochina. Dani Mateo demostró en “El intermedio” que estaba jugando a “Frozen”, algo que ella misma confirmó después a Susanna Griso en “Espejo público” mientras se quejaba amargamente de que no había sacado ningún beneficio de la involuntaria publicidad gratuita que había hecho: “Los del ‘Candy Crush’ se hincharon de ganar dinero, y ni siquiera me llamaron para darme las gracias”. Es de justicia que Amancio Ortega haya enjuagado aquellas lágrimas haciéndole un regalito al ver que, hace quince días, volvieron a pillarla distraída en el Congreso, esta vez comprando desde su escaño en Zara on line.

Habrá quien se deprima viendo este panorama, pero hay que apreciar el lado bueno: ahora sabemos que Celia Villalobos puede ser una estupenda colaboradora en el plató de “Sálvame”, y que Kiko Eldegranhermano está perfectamente cualificado para ser diputado por Málaga en el Congreso.

10/10/18

PATAKY Y EL MÁSTER


Recuerdo que cuando la actriz Elsa Pataky interpretó en la serie “Los Serrano” a la profesora de Literatura Raquel Albadalejo, la mayoría de los comentarios tenían que ver no con la calidad de Pataky como actriz o con la historia de amor entre la profesora y su alumno Marcos (interpretado por Fran Perea), sino con la belleza de Elsa Pataky, una característica al parecer poco compatible con la docencia y, en especial, con la docencia de la Literatura. Como todo el mundo sabe, los profesores y las profesoras son gente fea y aburrida, así que colocar a una actriz como Elsa Pataky dando clase en el Colegio Garcilaso convertía a “Los Serrano” en una serie fantástica (y no una fantástica serie) más cercana a “Stranger Things” o “Buffy, cazavampiros” que a “Compañeros” o “Cien cosas que hacer antes de ir al instituto”.

En la fantástica película fantástica “¡Qué bello es vivir”!”, George Bailey tiene la oportunidad de ver cómo habría sido su pueblo si él no hubiera nacido. Para empezar, el pueblo no se llamaría Bedford Falls, sino Pottersville, y sus amigos llevarían una vida triste, su hermano habría muerto ahogado en el lago y la hermosa y alegre Mary, la esposa de George, sería una seca e infeliz bibliotecaria solterona con gafas y el pelo recogido. ¿Por qué Mary, sin George, no sólo se convierte en una bibliotecaria, sino en una bibliotecaria poco atractiva, miedosa y en las antípodas de la encantadora Mary a la que George prometió la Luna? ¿Por qué torcemos el gesto cuando vemos a Elsa Pataky interpretando a una profesora de Literatura y chasquearíamos la lengua si nos encontráramos a Chris Hemsworth (protagonista de “Thor” y marido de Pataky) en una película con gafas de bibliotecario? ¿Por qué, en un mundo sin George Bailey, Mary no podría salir de su trabajo en la biblioteca con la sonrisa de Elsa Pataky? ¿Y por qué las carreras, másteres y tesis de las Cifuentes, los Sánchez, los Casado y demás gente tan guapa y tan lista nunca tienen que ver con Marcel Proust o con la biblioteca de Alejandría? ¿Por qué se me ha metido en la cabeza que muchos torcerían el gesto si Pedro Sánchez hubiera escrito una tesis sobre Unamuno y muchísimos chasquearían la Lengua si Pablo Casado tuviera un máster en gestión y dirección de bibliotecas? ¿Por qué creo que hay una inquietante relación entre Pataky, Mary y los másteres del universo?

9/10/18

EL VALLE DE LOS CAÍDOS ESOTÉRICOS


En mitad de la contienda política, tras semanas de discusión acerca del destino de los restos del dictador Francisco Franco, centenares de horas de debate en todos los programas de televisión, propuestas, contrapropuestas y recontrapropuestas del Gobierno, mamarrachas fascistas convertidas en figuras mediáticas, revivals de los nietos, tuits de los herederos políticos, bromas de “El intermedio”, denuncias judiciales de asociaciones franquistas contra las bromas de “El intermedio” y panteones catedralicios de acogida, Íker Jiménez y “Cuarto Milenio” nos recuerdan que los problemas siempre pueden empeorar, ser un poquito más irracionales, más estúpidos. “Claves ocultas del Valle de los Caídos, un lugar de magia y simbolismo”. “¿Es posible estudiar el Valle de los Caídos desde el lado de lo sobrenatural y lo esotérico? Sí”.

Alineaciones ocultistas con El Escorial; diez escalones ¡como en el Templo de Salomón!; a veces aparece el número cuatro, el número de la Tierra, a veces aparece el número tres, el número del Cielo; el proyecto inicial del lago frontal, masónico y egipciaco; la gruta y la montaña como escenario de todos los iniciados espiritistas; un triángulo mira hacia arriba, otro mira hacia abajo; ¿no sería todo un plan de Franco para regresar a la vida después de la muerte? El arcángel Uriel, grave y con la cara tapada, a la derecha esperando para llevar su alma ante Dios; la madera de enebro de la cruz interior, árbol que simboliza la protección ante lo diabólico y que eligió en persona el propio Franco.

Con la primera ola de frío del otoño, el mismo día que Vox reúne a diez mil personas en un mitin de Vistalegre y Bolsonaro obtiene casi la mitad de los votos en Brasil, los días se van haciendo mucho más cortos y quedan cada vez menos motivos para la esperanza. El arcángel Uriel, grave y con la cara tapada, a la derecha esperando a llevar nuestras almas ante Dios, que nos recriminará por qué permitimos esta mierda de programas de televisión.

8/10/18

NO TODAS LAS MÚSICAS SON IGUALES


Les propongo un juego: les voy a dar diez pistas acerca de un programa de televisión que ustedes tienen que adivinar. En cuanto crean saber con seguridad de qué espacio estoy hablando, pueden saltar al párrafo final y comprobar si han acertado o no. Primera pista: es un programa producido por nuestra televisión pública. Segunda pista: tuvo una edición el año pasado. Tercera pista: acaba de empezar su nueva edición. Cuarta pista: es un talent show musical, un concurso dedicado a seleccionar intérpretes. Quinta pista: acuden jóvenes que aman el mundo de la música y que se quieren dedicar profesionalmente a él. Sexta pista: los jóvenes tienen que superar un difícil casting compitiendo con otros muchos aspirantes para poder participar en el programa. Séptima pista: un presentador dicharachero entrevista a los concursantes, que hablan de lo que supone la música para ellos y la ilusión que les hace haber sido seleccionados para el concurso. Octava pista: los jóvenes reciben clases de profesores expertos en el mundo de la música. Novena pista: cada semana se realiza una gala en la que los concursantes interpretan los temas que han estado ensayando. Décima pista: un jurado valora cada una de las actuaciones y finalmente decide qué participantes siguen adelante en el concurso y cuáles deben abandonarlo.

¿Ya han adivinado cuál es? “Operación Triunfo”, ¿verdad? Pues no: se trata de “Clásicos y reverentes”, un talent show dedicado a la música clásica cuya segunda temporada comenzó ayer domingo al mediodía en La 2. Probablemente ustedes ni siquiera se enteraron de que existió una primera temporada. Cero promoción por parte de la cadena. Cero presencia en otros espacios de TVE. Ni un solo adolescente conoce el nombre del ganador de la edición anterior ni podría reconocer su rostro al verle tocar con la Orquesta Sinfónica de Radiotelevisión Española. No todas las músicas son iguales para nuestra televisión pública.

7/10/18

LA MANADA DETRÁS DE LA MANADA


Sois la manada detrás de La Manada, y sois legión. Sois los que os divertís con todo. Las bromas, las amenazas o las agresiones están bien si os entretienen. Sois los que juzgáis el valor de las cosas según si os aburren o si os divierten. Y, qué pasa, os resulta muy entretenido poder ver en directo que una mujer se va a la cama borracha, y que dos tipos que están en la misma casa que ella se ponen a hablar de la situación, y que uno de ellos sugiere al otro que aproveche la situación para violarla, y que muestre su desconcierto porque el otro no lo haga, y que insista en que la viole, y que cuestione si realmente le gustan las mujeres al ver que no hace lo que a su parecer debe hacer en esa situación cualquiera con sentido común. Con el sentido común de La Manada, de vuestra manada.

También es divertido no tragar sin más. Quejarse también mola, exigir a los demás que hagan algo. Es que en Telecinco deberían acabar con estas cosas que emiten porque vosotros las veis. Es que en Telecinco deberían acabar con estas cosas que veis porque ellos las emiten. Por eso exigís que “GH VIP” eche a Osmar por animar a Asraf a violar a Miriam. Tendrían que tomar medidas. Expulsarlo sin contemplaciones, para que podáis decir en las redes que no vale todo, para hacer un comentario que tenga muchos me gusta, para ser más populares. Si “GH VIP” escurre el bulto y no expulsa a Osmar, pero os propone nominarlo con vuestros votos de pago, y, así, podéis dar una vuelta más en el tiovivo, también vale. Es guay dar vueltas en la feria. La rentabilidad aumenta, se prolonga el espectáculo, la diversión crece. Todos contentos.

Y dejemos este asunto. Ya pedisteis la expulsión a Telecinco y no os hizo caso. ¿Qué más podríais hacer vosotros? ¿Dejar de ver el programa para que otros sepan lo que pasa en la casa y vosotros no? Además, qué más da incitar a violar a una mujer indefensa, es un asunto antiguo de hace dos días que ya no interesa. Lo divertido ahora es que Osmar vuelve con Techi. Eso es lo que entretiene ahora a la legión que formáis la manada detrás de La Manada.

6/10/18

LAVADORA Y BAÑO VIP


Una conversación amigable con la persona que más odias del mundo. Media hora de té compartido, trato cordial e incluso alguna sonrisa. Una lucha con tus convicciones, con tus principios, contigo mismo. Un esfuerzo de contención y autodominio que permite rebasar una dolorosa barrera, derribar otro muro, ensanchar tus propios límites. El empeño vale la pena porque te permite conocerte, domeñar tus pasiones, ser mejor persona. Pero, menos pamplinas, sobre todo porque Jorge Javier Vázquez te dijo que si lo hacías ante las cámaras tendrías mejor acceso al cuarto de la colada y al baño en la casa de “GH VIP”. ¿Lavadora y baño? ¡Marchando otro paripé para los señores espectadores, soberanos de vidas y haciendas, sentados en el trono con su cetro a distancia!

Así tenían que ser todos los realities. Deberían mostrar en directo qué les ofrecen y qué ganan los participantes por cada una de las piruetas que hacen en la pantalla para divertirnos. Hasta ahora sabíamos que todo lo que hacen estos seres humanos tan bien amaestrados es a cambio de algo, pero no conocíamos los detalles. Ha sido Jorgeja, ese personaje postmoderno, amoral y siempre dispuesto a todo por el espectáculo, quien ha hecho caer el velo de pudor que hasta ahora nos impedía conocer el precio que tiene cada cabriola, cada acrobacia, cada persona.

De momento solo nos dieron un precio, pero sabiendo cuánto cobran Mónica Hoyos y Miriam Saavedra por media hora de amistad, podemos calcular lo que están cobrando por varios meses de enemistad, por los insultos, por su desgaje à trois con Carlos Lozano. ¿Valdrán lo mismo todos los insultos? ¿Cobrará lo mismo Saavedra por llamar “mierda de persona” y “pasa disecada” a Suso, que Suso por decir que ella está “podrida”? ¿Y por llamar “zanahoria de mierda” a Aurah Ruiz? ¿Qué está mejor pagado, insultar o aguantar que te insulten? ¿Habrá tarifas fijas o tarificación extra en horario de máxima audiencia? ¡Jorgeja podría contarnos tantas cosas para mejorar el espectáculo!

5/10/18

COMILLAS EN LA TELEVISIÓN

Hacen falta programas informáticos antiplagio para espacios de televisión, igual que los que existen para tesis doctorales y trabajos fin de máster. Programas antiplagio que poder pasar a “Presunto culpable”, “Vivir sin permiso” o al resto de series recientemente estrenadas. ¿No ha resultado muy esclarecedor el programa que encontró más de un cincuenta por ciento de plagio en el trabajo fin de máster de la exministra Montón? Pues a lo mejor nos sorprendíamos si pasáramos programas antiplagio a los juegos de “Zapeando” o a los personajes de “First dates”. ¿No acusaron a Pedro Sánchez de hacerse autoplagio en su propia tesis doctoral? Pues estudiemos el autoplagio también en el mundo audiovisual.

Por ejemplo, apliquemos un programa detector de plagios a la baratísima, huequísima y previsibilísima “La forma del agua” (Movistar+). La propia película es un plagio in toto en tanto que no deja ni un tópico del pensamiento kumbayá sin explotar. Pero bajando ya a los préstamos no entrecomillados del filme, el programa detector de plagios que es mi memoria ha encontrado al menos diez páginas del guion de “La mujer y el monstruo”, veinte ideas estéticas de “Las zapatillas rojas” y casi quince minutos enteritos calcados a “E.T.”. No pretendo quitarle mérito a Guillermo del Toro -bueno, qué carajo, sí pretendo quitarle mérito-, pero su película, para los que hemos visto “El laberinto del fauno”, tampoco pasa la prueba del autoplagio.

“Todo lo que no es tradición es plagio” dejó dicho Eugenio d’Ors. Quizá esta frase hubiera sido una mejor línea de defensa para la ministra Montón que su ya célebre “no todos somos iguales”. Es difícil colocar comillas en la televisión. Pero, igual que la palabra “publicidad” aparece en una esquina cuando Antonio Jiménez nos cuenta las bondades del Angel Driver en “El cascabel” de Trece, la palabra “plagio” podría insertarse también cuando la información que ese mismo presentador nos cuenta coincide palabra a palabra con el argumentario del PP. Y si no, que dimita.

4/10/18

OPERACIÓN LA HORA MUSA


No entiendo. ¿Qué tipo de programa musical es “La hora musa”, el nuevo estreno de La 2 para la noche de los martes? Su primera entrega fue desconcertante. ¿Dónde estaba el jurado después de cada actuación para valorar qué tal lo había hecho, por ejemplo, Franz Ferdinand? ¿Por qué no se pusieron imágenes de los ensayos de Juan Perro durante la semana en la academia preparando la gala? ¿Quiénes son los profesores que le dieron clase estos días? No estoy diciendo que el programa no tuviera buen nivel musical. Al contrario: hubo grandes músicos, sin duda; pudimos disfrutar de magníficas canciones magníficamente interpretadas; la presentadora se desenvolvió con soltura y conocimiento de lo que hablaba. Todos los amantes de la música en directo en general y de la música en directo en televisión en particular -tres “en” seguidos- estamos de enhorabuena.

Pero vivimos en el año 2018, y esto no puede ser “Aplauso”. ¿Por qué no vimos imágenes del casting y contemplamos cómo La Mala Rodríguez se echaba a llorar al saber que había sido elegida para participar en “La hora musa”? La entrevista a Santiago Auserón fue larga, ¿cómo es posible que en ningún momento el músico se echara a llorar diciendo que la música es su vida y lo mucho que tiene que agradecer a sus padres que siempre le hayan apoyado para cumplir su sueño? ¡Pero si ni siquiera pudimos votar desde casa! ¡Ni siquiera vimos cuál de los intérpretes del martes quedaba eliminado y se despedía de todos sus compañeros en medio de un mar de lágrimas! ¿Por qué no cantaron todos juntos alguna canción que se titulase “La música nos une” o “Mírame, soy yo”? ¿Pero qué birria de programa musical es éste?

Y, sobre todo, ¿quiénes son Jimi Hendrix, Ella Fitzgerald, David Bowie y Neil Young, a los que se encomendó Maika Makovski antes de emprender la presentación del programa? ¿Quiénes son esos tipos, qué ediciones de “Operación Triunfo” ganaron?

3/10/18

EL VIAJE A ALGUNA PARTE


Una de las enseñanzas de la historia es que los seres humanos nos movemos mucho, y siempre nos hemos desplazado hacia lugares donde podíamos tener una vida mejor. No es una enseñanza difícil de entender. Yo la entiendo. Tú la entiendes. Él la entiende. Nosotros la entendemos. Vosotros la entendéis. Ellos la entienden. Por desgracia, algunos dirigentes políticos no la entienden. Matteo Salvini, para vergüenza de Europa, no entiende nada. Donald Trump, tampoco. Tienen que estudiar más. Mucho más. Pero lo que vale para los seres humanos también sirve para, por ejemplo, el cine. El cine se mueve mucho, y siempre se desplaza hacia lugares donde puede tener una vida mejor porque, si no fuera así, habría muerto en París después de los primeros pases de “Salida de  los obreros de la fábrica  Lumière en Lyon”, de los hermanos Lumière. En el caso del cine español, ese cine que durante décadas muchos asociaron a las “españoladas” protagonizadas por Paco Martínez Soria o Alfredo Landa, se ha ido desplazando de forma inteligente en busca de la supervivencia y, en la tele, se ha movido hasta ocupar durante mucho tiempo la noche de La 2. Después de programar casi novecientas películas españolas, “Historia de nuestro cine” llega a su fin. Pero el viaje continúa.

Los espectadores ya no podremos refugiarnos de la lluvia de operaciones triunfos y msterchéferes  en las agradables noches dedicadas al cine español en La 2, pero a cambio ganamos nuevas entregas de “Cachitos de hierro y cromo”, cine clásico, música en directo en “La hora musa” de Maika Makovski, documentales y, además, seguiremos teniendo una cita con el cine español los viernes y los domingos. Creo que no es justo el enfado de Enrique Cerezo (el productor dueño de los derechos de la mayoría de las películas emitidas en “Historia de nuestro cine”) porque los objetivos del formato de “Historia de nuestro cine” que nos ha acompañado desde mayo de 2015 ha conseguido sus objetivos, despertando a muchos espectadores del sueño dogmático de considerar “Vente a Alemania, Pepe” o las películas de la pareja Pajares-Esteso como el auténtico, y casi único, cine español. El cine sigue su viaje en La 2, buscando nuevos espacios, nuevos tiempos y una vida mejor. Como todos. Como siempre.

2/10/18

BERTÍN, TU CASA ME SUENA


El nuevo programa de Bertín Osborne se diferencia del anterior programa de Bertín Osborne en lo mismo que se diferenciaba el anterior programa de Bertín Osborne del anteanterior programa de Bertín Osborne: en nada. Supongo que nadie me aceptará una apuesta respecto a cómo será el próximo programa de Bertín Osborne en el futuro, así que volvamos al pasado. O sea, al presente. O sea, a eso.

“Mi casa es la vuestra” es un apaño para el verano tan malo que Telecinco ni se atrevió a estrenarlo en verano, así que lo estrena en otoño para tapar huecos. Ahora, por ejemplo, contra “Tu cara me suena”. Siguiendo la lógica de la cadena podía haberlo llamado como el anterior programa, pero añadiendo “de verano”. Así, se llamaría “Mi casa de verano es la tuya”. También podía haber hecho la misma jugada con su anteanterior programa, y llamarlo “En tu casa de verano o en la mía”. Pero no. Para dotarlo de un mayor interés prefirió romper esa dinámica, darle un giro sorprendente, y hacer un spin off llamado “Mi casa es la vuestra”. El caso es que lo consiguió. Y de qué manera.

Ver al mismo campechanote anfitrión con sus nuevos invitados —a veces los mismos—, en su nueva casa de verano es el mismo aburrimiento de siempre, solo que ahora hay más invitados abriendo su corazón y su cartera. Así que no es eso. El interés de este spin off está en otra cosa, en que plantea el sesudo problema de saber qué demonios es, visto lo visto, un spin off: ¿Puede un programa ser un spin off de sí mismo si cambia su título a plural? ¿Y una persona? ¿Puede un anfitrión campechanote ser un spin off de sí mismo si anfitrionea campechanamente a varios invitados a la vez? ¿Taza y media es un spin off que te dan cuando no quieres una taza? ¿Más de lo mismo deja de ser más de lo mismo y se transforma en un spin off si lo llamas “de lo mismo más”? Y, sobre todo, cuando nos tropezamos con “Mi casa es la vuestra”, spin off de “Mi casa es la tuya” —a su vez spin off de “En tu casa o en la mía”—, y huimos como alma que lleva el diablo, ¿estamos zapeando como hicimos siempre o haciendo un off spin off spin off?

1/10/18

LA FUERZA DE SANDRA SABATÉS


Es verdad que el filósofo alemán Schopenhauer dijo que “Las mujeres son objetos de cabellos largos e ideas cortas”. Y es verdad que Sandra Sabatés es mujer. Pero de ahí no podemos deducir necesariamente que es verdadero que Sabatés sea un objeto de cabellos largos e ideas cortas. De hecho, solo podemos concluir con certeza que Schopenhauer era gilipollas.

“El negocio de los vientres de alquiler deshumaniza y cosifica a la mujer”, dijo Sabatés el otro día en “El intermedio” (laSexta). Criticó la explotación y el abuso que supone sobre las mujeres, especialmente las más necesitadas, la gestación subrogada supuestamente altruista en una de esas reflexiones serias que de vez en cuando se cuelan entre los chistes y el cachondeo habituales del programa. Si se perdieron estos dos minutos sin desperdicio, pueden ver el vídeo en Internet. Es fácil: entre las varias pestañas que se encuentran al entrar en la web del programa, deben seleccionar “Reflexiones de Wyoming”. Sí, sí: “de Wyoming”, no “de Sabatés”.

En “Reflexiones de Wyoming” están, claro, las decenas de reflexiones que nos ha regalado el gran Wyo en los últimos años, fruto de sus viajes por todo lo largo y ancho del pico de la mesa. Pero también están las tres únicas incursiones que hizo Sabatés por lo corto y estrecho que es el pico de la mesa para ella. Solo tres, y las tres muy recientes (empezó el pasado abril) sobre asuntos que, ya es casualidad, parecen sacados de un temario de primero de Feminismo: la sentencia de “La Manada”, las violaciones, los vientres de alquiler.

La próxima vez que Sabatés visite el pico de la mesa, debería reflexionar sobre lo injusta que es esta situación, y sobre lo urgente que es que ella pueda reflexionar tantas veces como hace su compañero varón, y lo haga sobre tantos asuntos y tan variados como él: el top manta, las pensiones, el patriotismo o lo que sea. El reparto de papeles en “El intermedio” tiene sentido al hacer chistes porque él posee una inigualable vis cómica, pero, mientras no se demuestre lo contario, ambos están empatados en vis reflexiva.