18/9/19

GOL DE GILDA


Hoy se enfrentan en la tele la Liga de Campeones en su versión más lujosa y el gran cine clásico en blanco y negro, es decir, el partido PSG-Real Madrid y “Gilda”. De acuerdo, todos sabemos quién va a ganar. Pero los futboleros saben bien que, a veces, lo importante no es ganar, sino tener la oportunidad de enfrentarse a grandes equipos en el torneo más glamuroso del planeta. Es muy probable que el Slavia Praga no gane la Liga de Campeones, pero pronto se enfrentará con el Barça de Messi y, quién sabe, puede que se produzca el milagro. “Gilda” no es precisamente como el Slavia Praga, pero sí podemos ver el enfrentamiento entre el deslumbrante baile de Rita Hayworth en “Gilda” y el duelo PSG-Real Madrid en París como una oportunidad para el cine clásico de medir sus fuerzas con el fútbol moderno. Que eso sea posible (gracias a La 2) ya es un triunfo.

Me gusta mucho el fútbol, pero me quedaré con “Gilda”. Y quiero tentarles para que hagan lo mismo. ¿Saben cuál es la postal que más se vende en la tienda del Museo del Prado? La postal con la reproducción de “La maja desnuda” de Goya. ¿Y saben por qué? Porque el cuadro de Goya no muestra a una mujer desnuda, sino a una mujer desvestida. ¿Recuerdan el baile en el que Rita Hayworth se quita un guante mientras canta (en realidad, la voz era de Anita Ellis) “Put the Blame on Mame”? La censura se lanzó sobre ese baile no porque el brazo de Rita estuviera desnudo, sino porque estaba desvestido. La Compañía de Correos estadounidense rechazó en 1930, al final de la Dictadura de Primo de Rivera, las cartas procedentes de España con el sello de “La maja desnuda”. La censura española de tiempos de Franco rechazó el estriptis de guante negro de “Gilda”. Y es que la religión (y la política como subsidiaria) siempre ha creído que las escenas subidas de tono y los brazos desvestidos son más peligrosos para la salvación de las almas que las de violencia, como la bofetada que Johnny Farrell le propina a Rita después del baile. La melena de Rita, esa melena que Orson Welles decidió cortar y teñir de rubio platino (o “rubio champán”, según el jefazo de la Columbia) para “La dama de Shanghái”, no solo es un personaje de la película tan importante como el bastón de Ballin o los baños de Tío Pío, sino que compite con el fútbol-champán de Benzema. Por eso confío en que “Gilda” pierda por la mínima con la Liga de Campeones. Y estoy seguro de que Rita marcará al menos un gol.

17/9/19

APOLOGÍA DEL CLIFFHANGER POLÍTICO

Eh, ¿qué es eso de adelantarnos ya si va a haber elecciones o no? ¿De qué vais? Faltan todavía seis o siete días hasta que se acabe el plazo legal. Queremos que llevéis el suspense al límite, que no podamos saber con seguridad qué va a pasar hasta que sean todo ceros en el contador que pone La Sexta en la esquina superior derecha de “Al rojo vivo”. Saber hoy si se convocarán nuevas elecciones o pactará Sánchez a izquierda o a derecha sería como matar a Walter White cinco capítulos antes del final de “Breaking bad”, como desvelar que Nicholas Brody va a montar el mayor atentado de la historia a mitad de la primera temporada de “Homeland”. ¿A mí qué me importa lo del Rey? ¿Para qué os pagamos un equipo de guionistas?

Imagino que no os apetece convertir vuestra labor política en una comedia. Tampoco en un drama. El único talento que parecéis haber mostrado alguna vez es el del thriller. En julio lo hicisteis bastante bien. Nos jodisteis, pero al menos fue emocionante. Cada vez más gente prefiere algo malo emocionante que algo bueno aburrido. Pues tirad por ese camino. Es de primero de Audiovisuales que Felipe tiene que encargar a Pedro la investidura. Y Pedro la tiene que aceptar. Y convocar la sesión para el próximo lunes por la tarde, a cinco o seis horas de la disolución del parlamento. Y llegar a ella sin nada decidido.

En una democracia mediática los cliffhangers son más importantes que la ideología, y cuando desaparece el sentido histórico del Estado lo único que nos queda es el hype. Me da igual quién gobierne -por supuesto que no-, pero quiero enterarme mordiéndome las uñas frente al televisor, en medio de decenas de tertulianos únicamente capaces de predecir el pasado, plot twists inesperados y musiquitas épicas de fondo que nos cuela Ferreras creyendo que no nos vamos a dar cuenta. Show, show, show. Suspense, suspense, suspense. Y en cuanto termine esta temporada, que comience inmediatamente la siguiente.

16/9/19

LA CAMISA DEL HOMBRE INTELIGENTE


¿Recuerdan ese viejo cuento de Tolstoi? Un anciano zar enferma y los médicos señalan que su única cura pasa por vestirse la camisa de un hombre feliz. Inmediatamente, se envían emisarios a todos los rincones del imperio con la tarea de encontrar a un hombre completamente feliz y comprarle su camisa, pero, por más que buscan los enviados del zar, no acaba de aparecer esa persona. Por fin, en una pequeña aldea alejada en los confines de la estepa rusa, uno de ellos oye a alguien comentar que su vida es perfecta, que nada le falta, vive en un estado de plenitud y considera que todo le va bien en todos los ámbitos de su día a día. El emisario le insta a que ceda su camisa al zar a cambio de cualquier precio que pida. Pero el hombre feliz, oh, amigos, es tan pobre que no tiene camisa.

Fue inevitable recordar esta historia tras ver el estreno de “Vaya crack” el pasado sábado en La 1. Televisión Española está anciana y enferma, está obteniendo los peores resultados de audiencia de su historia, y algún consejero zarista le ha debido de recomendar encontrar a la persona más inteligente del momento. La 1 llama al siempre eficaz Roberto Leal y le pone al frente de un concurso en el prime time del fin de semana, en el que los concursantes se enfrentarán a una batería de retos intelectuales que miden las diversas inteligencias: numérica, física, verbal, musical, lógica, social… Se cita a Chomsky, se invoca a Gardner

… pero da igual cuántas pruebas se incluyan en “Vaya crack”. La persona más inteligente de España, oh, amigos, con seguridad no estaba viendo “Vaya crack”, no se le pasa por la cabeza concursar en un programa de la televisión, ni -y esto sí que es triste- estaba viendo Televisión Española. El hombre feliz no tenía camisa y el hombre inteligente no es espectador de “Vaya crack”. Tolstoi termina su cuento abruptamente y no nos cuenta cómo acabó el zar, pero podemos hacernos una idea y aplicarla a nuestra televisión pública.

15/9/19

EFECTO MIRÓN


Se llama “efecto mirón” a un fenómeno que altera gravemente el normal tráfico de vehículos y telespectadores. Se produce por un accidente o suceso desgraciado que capta la atención de quien lo ve hasta el punto de quedar mirando como un pasmarote. Este repentino interés generando situaciones de riesgo que pueden acabar en desastre. Son conocidos los peligros que el efecto mirón tiene en el tráfico rodado, pero esto no es así cuando se trata de tráfico de telespectadores.

Cuando circulamos haciendo zapping debemos hacerlo siempre con precaución. La prisa nunca es buena compañera, y un zapping demasiado rápido o poco atento puede producir encuentros indeseados de los que podemos arrepentirnos. Las medidas precautorias deben extremarse cuando pasemos junto a un accidente o un suceso llamativo. Un inesperado interés, junto a una malsana curiosidad por lo escabroso de las imágenes, pueden hacernos disminuir la velocidad de avance e incluso detenernos, formando retenciones peligrosas. Como ocurrió esta semana en “Ya es mediodía”, el magacín de Telecinco presentado por Sonsoles Ónega.

Durante una conexión en directo con las inundaciones de Albacete, Ónega quiso mostrar cómo trabajaban los servicios de rescate en un coche en el que había muerto un matrimonio ahogado.
Quiero volver a verlo, a ver si es posible.
Los espectadores que pasaban por allí pudieron ver el proceso de rescate de los cadáveres hasta que la presentadora cortó la imagen.
Ay, no, vámonos... Era el momento terrorífico del rescate de ese matrimonio.

Al día siguiente, los audímetros sirvieron a Telecinco un gráfico, detallado al minuto, mostrando la retención de espectadores que produjo el suceso. Muchos criticaron el programa en las redes, pero eso no importa, es sabido que el efecto mirón afecta a los dos sentidos de la marcha. Todos los telespectadores se suman cuando se valora el impacto de una retención y se calcula lo rentable que resulta situar las cámaras en el lado de la carretera en el que hubo una desgracia.

14/9/19

DIGNIDAD


Trabajar en la tele es duro. El miércoles varios periodistas tuvieron problemas cuando intentaban informar en directo desde la calle. Que aprendan de Mila Ximénez, a quien los problemas no pillan por sorpresa. Ese mismo miércoles se estrenó en “GH VIP”, pero como sabía dónde se metía llevaba el trabajo adelantado de casa. Ya cuando firmó el contrato con el reality, vendió una entrevista a una revista del corazón contando que sufrió mucho. Tanto que pasó una semana encerrada en casa llorando deprimida, comiendo y bebiendo como una loca, yendo de la cama al frigorífico y del frigorífico a la cama. Luego ya se puso un balón gástrico para adelgazar dentro del programa. Una profesional previsora, sí señora.

El de la tele es un trabajo muy expuesto en el que se dan situaciones muy desagradables. Mientras Ana Belén Roy realizaba una conexión en directo para informar en TVE de la Diada en Barcelona, la insultaron, le lanzaron una piedra, agua sobre la cámara y le tiraron el trípode al suelo. Milá Ximénez se encontró con que querían que entrara gateando en la casa de Guadalix, pero no lo lograron: “Esto es una mierda. Ya entro cabreada y a la mierda el concurso. No me voy a joder la espalda. Sabía que no tenía que haber hecho esto. No voy a entrar por la puta gatera”.

También la periodista Diana Mata sufrió insultos mientras informaba sobre la Diada para Antena 3. El cámara que la acompañaba fue, además, golpeado. Cuando Mila Ximénez vio en “GH VIP” que los concursantes estaban sin agua caliente, sin cocina, sin ropa y en literas, volvió a enfadarse y volvió a plantar cara: “Yo me voy a mi puta casa mañana, que ya tengo una edad”. Pero después, tal vez tengan algo que ver los 30.000 euros que cobra por semana, no se fue a su puta casa.

Es cierto que trabajar en la tele es duro, pero es más cierto que dentro de la tele hay muchas teles.

13/9/19

CARLOS II EN LA CASA DE GUADALIX


A Telecinco le ocurre lo mismo que a la realeza europea: como no paran de reproducirse entre ellos mismos, les salen hijos tontos. Son los riesgos de la endogamia. Biológicamente, la reproducción entre familiares consanguíneos eleva el riesgo de que coincidan genes recesivos asociados con enfermedades en la carga genética que aporta cada progenitor. En la televisión pasa algo parecido, y cada vez que un programa se forma a base de coitos entre otros programas de la misma cadena la ruleta genética termina parando sobre la zona de los trastornos.

Le ocurrió a Carlos II, un Habsburgo cuyo árbol genealógico estaba tan cargado de cruces entre primos carnales, tíos y sobrinos, y demás parientes cercanos, que su proporción de genes heredados idénticos era mayor que la esperable del hijo de dos hermanos, dato real y circunstancia que le procuró una corta vida llena de más problemas físicos y psíquicos de los que cabrían en esta columna. Y le acaba de ocurrir a “Gran Hermano VIP”, recién nacido de una dinastía en donde se ha cruzado participantes de “Got Talent” con otros de “Mujeres y hombres y viceversa”, genes de “Sálvame” con los de “Supervivientes”, primos fornicando a troche y moche en esa orgía de la endogamia en que se ha convertido Mediaset.

Y, claro, la exploración inicial del nuevo programa estrella de Telecinco detecta más taras que las que se espera encontrar en los peces del mar de Japón que naden entre las aguas de los tanques de Fukushima. La séptima -¿octava, vigésimo novena, le importa a alguien?- edición de “GH VIP” respira con dificultad, tiene inmadurez psicomotora, ginecomastia, hipogonadismo hipergonadotrópico y un profundo retraso mental que le hace incapaz de llevar una vida independiente del mastodóntico aparato de autopromoción de su cadena. Reinará, sin duda, -de hecho, ya le ganó a “Masterchef” en la noche de su estreno-, como reinó Carlos II a finales del siglo XVII. Esperemos que, como éste, muera sin descendencia.

12/9/19

LOS ASESINATOS SON PARA LAS MAÑANAS


Más que la cadena, el género del programa o los contertulios, lo que verdaderamente predice la posibilidad de encontrarnos a Ana Julia Quezada en un televisor es la hora del día. La relación no es perfecta, pero si me pidieran que adivinase si va a aparecer la asesina del joven Gabriel en la pantalla y tan sólo pudiera hacer una pregunta que me sirviera de pista, no preguntaría si se va a ver Telecinco o Televisión Española, si estamos en un informativo o en un magacine, o si los tertulianos son cronistas rosas o finos analistas políticos. Preguntaría si son las diez y media de la mañana, una hora arriba o abajo. Si la respuesta fuera afirmativa apostaría que sí. Si la respuesta fuera negativa apostaría que no.

En televisión existe una extrañísima relación entre el horario y el tipo de asesinatos de los que se nos habla. ¿Ficciones sobre psicópatas en serie de alto presupuesto? Son las once de la noche. ¿Ficciones sobre psicópatas en películas de bajo presupuesto? Confiésalo, estás viendo la tele un domingo a las seis de la tarde. ¿Crónica de sucesos sobre niños o mujeres asesinados? Podrá ser un truño como “Aruser@s” o un requetetruño como “El programa de Ana Rosa”, pero te aseguro que la aguja corta del reloj se encuentra entre las nueve y las doce. La única excepción es la presencia de Manuel Marlasca en “Más vale tarde”, pero estaremos todos de acuerdo en que esa sección chirría a esa hora del día más que si viéramos “Santa misa” en el late night.

No sé el motivo por el que el perfil del espectador de las crónicas de asesinatos coincide con el target publicitario de Cofidís, -otro clásico de la late morning-. Pero no necesito saberlo para hacer jugar este dato a mi favor. Me basta con evitar ver la televisión en esa franja de dos horas para que mi exposición a toda la basura que supura una historia tan espantosa como la de Ana Julia Quezada se mantenga bajo mínimos. En televisión los asesinatos son para las mañanas. Alguna ventaja tenía que tener levantarse tarde.

11/9/19

TRES SEGUNDOS CONTRA ROCKY


La película “Tres segundos” (Cuatro, FDF) es el contrapunto perfecto a los partidos del Mundial de Baloncesto (Cuatro) y un toque de atención a la selección de los Estados Unidos, gran favorita al título. En “Tres segundos” asistimos a la reconstrucción de la formidable victoria de la selección de la Unión Soviética ante Estados Unidos en la final de baloncesto de los Juegos Olímpicos de 1972, y el título hace referencia a los famosos tres segundos finales del partido, que tuvieron que repetirse dos veces (la primera por un fallo en el reloj y la segunda porque los jueces no atendieron un tiempo muerto pedido correctamente por los soviéticos). Los estadounidenses se negaron a reconocer la victoria soviética y no acudieron a recoger la medalla de plata. Pero perdieron. Era imposible, pero perdieron. Por un solo punto.

“Tres segundos” es una producción rusa con cierto tufillo antisoviético, un dudoso gusto por el melodrama (las enfermedades del hijo del seleccionador soviético y de uno de los jugadores), un empeño fuera de lugar en la invención de tramas absurdas (el nacionalista lituano Modestas Paulauskas intentado desertar) y, sobre todo, un ejemplo de libro de cómo conseguir que los espectadores nos pongamos de parte de los “buenos” y en contra de los “malos”. Y, en este caso, los “malos” son los estadounidenses y los “buenos” son los soviéticos. Los jugadores estadounidenses son arrogantes, violentos, maleducados y malos perdedores; su seleccionador es prepotente y más preocupado por su carrera que por sus jugadores; y el público estadounidense que asiste en directo al partido es zafio, con una manera ridícula de animar a los suyos y patético en la derrota. Los jugadores soviéticos, en cambio, son solidarios, amables, elegantes, humildes y sufren con estoicismo eslavo el juego duro y antideportivo de sus rivales; el entrenador soviético es perfecto en todo, desde sus sistemas de juego al trato a los jugadores pasando por una ética a prueba de zancadillas y malos rollos; y los aficionados soviéticos parecen recién salidos de una clase de Kant. La película es entretenida y muy emocionante, pero con otro punto de vista y otra producción  podría haberse convertido en la versión baloncestística de “Rocky IV”, esa peli en la que Rocky Balboa es el americano bueno e Iván Drago es el comunista malo.

Dadme una producción como punto de apoyo y moveré el mundo en tres segundos. No lo olvidemos.

10/9/19

EL CEJAS SE NOS ATRAGANTA


De los programas de cocina que nos trae esta nueva temporada televisiva, el que está levantando una mayor expectación es la séptima edición de “Gran Hermano VIP”.

Quien se guíe por un genuino amor a la cocina tendrá más interés por el programa de Karlos Arguiñano, ese superhombre que contra viento y marea se empeña en que los programas de cocina sigan siendo programas de cocina. Y quien se guíe por la sobreactuación y la tontería elegirá la cuarta edición de “MasterChef Celebrity”, que vuelve con otro reality show disfrazado de programa de cocina a ver si cuela —y vaya si cuela—. Pero si nos atenemos a criterios estrictamente televisivos, el gran programa culinario de la temporada será “GH VIP 7”, donde cocinarán a El Cejas para que nos lo comamos con patatas.

El Cejas es un tipo lo suficientemente extravagante, raro y cargante como para formar parte de la agenda de contactos con la que Telecinco nutre su parada de los monstruos. Fue descubierto por quien más talento tiene de todos los que participan en “Got talent”: su responsable de casting. El nulo valor artístico del personaje, unido a su inmensa desfachatez y falta de sentido del ridículo propiciaron que Santi Millán le entregase su Pase de Oro con acceso directo a la semifinal. Como es su obligación, que para eso está ahí, Risto Mejide dio el contrapunto: “¿Me estás diciendo que nos vamos a volver a comer a este tío? No me lo creo”. Pero tuvo otra, iba en el sueldo.

Ahora en Telecinco anuncian la participación del Cejas en “GH VIP 7”, lo que quiere decir que nos lo van a poner en el plato a todas horas. Solo falta saber cómo van a cocinarlo y cómo lo van a presentar en la mesa, aunque ya se ha filtrado el principal ingrediente que formará parte del guiso. El tío cobrará 4.000 euros a la semana, un buen aderezo. Cuéntenselo a cualquiera de los miles de jóvenes que estos días empiezan un nuevo curso con la ingenua intención de prepararse bien y labrarse un futuro. ¿Qué, consiguen pasar el bocado?

9/9/19

JUICIO FINAL


El gran Miguel Ángel Buonarrotti tuvo que aguantarse cuando las quejas del cardenal Biagio De Cesana consiguieron que un pintor tapase los “genitales santos” de profetas y apóstoles en sus frescos de la Capilla Sixtina. La venganza fue pintar al cardenal en el Infierno del “Juicio Final” con orejas de burro y una gran serpiente mordiéndole los testículos. De Cesana pidió auxilio al papa, pero fue en vano: “Si os hubiera enviado al Purgatorio, podría hacer algo, porque hasta allí llega mi poder para sacaros; pero en el Infierno es imposible; de allí no se puede salir, hijo mío”. Y allí sigue.

Durante unas temporadas, Patricia Betancort presentó “Detrás de la verdad” en Trece, programa de sucesos al que consideraba “un caramelo”. Pero hace dos años el espacio reprodujo frases de contenido sexual incluidas en el informe del perito judicial del caso de La Manada, atreviéndose incluso a emitir imágenes de los vídeos que los mismos violadores habían grabado durante los hechos. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia abrió una investigación a la cadena, los espectadores se echaron las manos a la cabeza al ver que se limitaban a pedir disculpas por si se habían sentido ofendidos cuando el problema era que una cadena de la Iglesia emitiera imágenes privadas sin el consentimiento de la víctima, y, en fin, Trece mandó un ángel a expulsar a Betancort del Paraíso audiovisual fulminando el programa con una espada de fuego.

Estos días supimos que el ángel no mandó a Betancort al Infierno, porque entonces seguiría allí, como De Cesana. Trece la ha rescatado del Purgatorio y ahora presentará el “Cine Western” de las sobremesas. Ya solo nos falta saber qué será de quienes hacen esas campañas publicitarias tan chulas para poner la x en la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta. Su trabajo permite que Hacienda le dé 10 millones de euros anuales a Trece a fondo perdido para que emita pelis del Oeste por la tarde y tertulias políticas por la noche que ven cuatro gatos. ¿Irán al Infierno o al Purgatorio?

8/9/19

PREJUICIOS, JUICIOS Y POSTJUICIOS


Eh… no, no vi el “Estás en tu casa y yo en la tuya” del pasado viernes con Bertín Osborne entrevistando a José Ortega Cano. El programa fue un bodrio pasteloso que no le hubiera interesado ni a Terencio pasado de burundanga. ¿Que cómo lo sé si no lo he visto? Hombre, porque soy un ser humano, y los seres humanos hacemos juicios en función de nuestras experiencias. ¿Que esto que estoy diciendo es un prejuicio? ¿Un prejuicio? ¿Cómo que pre?

Un prejuicio hubiera sido creer, sin haberlo visto, que el primer programa de “Ésta es mi casa y ésa es la tuya” era un bodrio. Bueno, no, tampoco, porque ya conocíamos programas de televisión anteriores de Bertín. Un prejuicio hubiera sido creer, sin haberlo visto, que el primer programa de televisión que hizo jamás Bertín era un bodrio. Bueno, no, tampoco, porque ya conocíamos la carrera discográfica de Bertín. Un prejuicio hubiera sido creer, sin haberlo escuchado, que un disco de Bertín era un bodrio. Bueno, no, tampoco, porque ya conocíamos los anteriores discos de Bertín. Un prejuicio hubiera sido creer, sin haberlo escuchado, que “Amor mediterráneo” era un bodrio de canción. Me confieso culpable. Pónganme las esposas. Cuando vi en 1981 a Bertín en la portada del single de “Amor mediterráneo” tuve el prejuicio de que la canción iba a ser un bodrio. Es cierto que acerté, pero eso no me excusa. Podría haber sido un nuevo “God only knows” de los Beach Boys y me lo hubiera perdido por prejuicioso.

Pero esquivar el “Esta casa es como si fuera tu casa” de Osborne y Ortega Cano como se esquiva una vomitona en la acera no es fruto de un prejuicio sino de un postjuicio. No se trata de un juicio previo sino posterior. Posterior a los treinta y ocho años que han pasado desde “Amor mediterráneo”. Un postjuicio como una casa, o, como se le suele llamar en español de forma abreviada a los postjuicios, un juicio. Parece mentira, hombre, con todo lo que saben Osborne y Cano sobre juicios, que haya que andar explicando estos extremos.

7/9/19

SOCIALISTAS Y PODEMITAS Y VICEVERSA


Toñi: Hola, amigos, nuestra tronista Carmen se encuentra pasando un mal momento. Carmen, Carmen Calvo, vino a nuestro programa a buscar el amor, porque siente la necesidad de iniciar un proyecto ilusionante para ella y para los que la rodean junto a personas muy especiales que la apoyen, pero ninguna de las citas que ha mantenido con sus pretendientes ha dado los resultados esperados. Sin ir más lejos, anteayer tuvo lugar el encuentro entre Carmen y Pablo, Pablo Echenique, que era el aspirante preferente para ganar el corazón de la vicepresidenta del Gobierno, pero la cena romántica terminó bastante mal. ¿Por qué, Carmen? ¿Por qué, Pablo? ¿Quién quiere opinar?

Pablo: Mira, Toñi, yo no tengo claro que Carmen sepa lo que es el amor. (Carmen cambia de postura en el trono y se pasa el pelo al otro lado de la cabeza con un golpe de melena). Sinceramente, yo fui a la cita con la mejor intención, pero el amor es cosa de dos, y Carmen sólo quiere recibir y recibir y no dar nada…

Carmen: A ver, yo no lo veo así. Es que las cosas como son. Pablo olvida que yo soy la tronista y él sólo el pretendiente. Es que él va de que el tronista es él. A ver, eres tú el que me quiere conquistar a mí… Si en verdad quieres que llegue a algo nuestra unión…

Pablo: ¡Coalición!

Carmen: ¿Ves? Así no vamos a ningún lado. Es que acabamos de conocernos y ya está hablando de una unión oficial y de meterse en la Moncloa conmigo. Esto va más lento… que dé muestras de que le gusto, de que confía de verdad en mí, sin pedir nada a cambio…

Pablo: ¡Tú lo que eres es una fresca! Lo que quieres es que yo te mantenga para que a la hora de la verdad te vayas con Rivera o con Casado, que veo cómo les miras.

Carmen: ¿Fresca yo? Pero si tú lo único que buscas en mí es dar el braguetazo de tu vida. (El pelo de Carmen vuelve al lado inicial tras un segundo golpe de melena. Cruza las piernas. Termina su intervención sin mirar a Echenique). Si no eres nadie… ¡Chulo, más que chulo!

(Continuará. O no)

6/9/19

COMPRO ROPA


En el espectáculo “Mongolia sobre hielo”, Edu Galán está poseído por el espíritu de una avalancha en día de rebajas.
—Compro ropa, ropa, ropa, quiero ropa, compro ropa, más ropa, necesito ropa, primero ropa y después ropa, ropa, más ropa, me gusta la ropa y compro ropa y ropa y ropa.

Por su parte, la humorista Sara Escudero se estrenó anteayer como nueva colaboradora en “El intermedio”.
—En 2018 los españoles nos gastamos en ropa una media de 565€. Desde 1990 la compra de ropa ha aumentado un 400% pero al mismo tiempo su vida útil se ha reducido a la mitad, de hecho, cuatro de cada diez prendas nunca se usa. ¿Cómo llegamos a esta situación?

Galán habla enloquecido, igual que nosotros compramos.
—Ropa, ropa, compro ropa, me pongo esa ropa para comprar ropa, quiero ropa, mira qué ropa, ropa, ropa, más ropa, compro ropa y compro ropa.

Escudero es más reposada.
—El actual modelo de industria textil comenzó en los años 70 con la deslocalización. Las grandes multinacionales querían vender más ropa y pensaron: “¿Y si trasladamos nuestras industrias a países donde no haya derechos laborales, los salarios sean más bajos y no haya sindicatos?”. Como mochileros se fueron a Asia para que les saliera todo más barato. En los últimos 30 años, las grandes marcas han hecho con los derechos laborales lo mismo que con su ropa: rebajarlos al máximo. Gracias a este modelo la industria ha duplicado su producción.

Con tantos datos, cuesta creer que Escudero sea cómica. Es ya después, viendo esos tristes anuncios de aplicaciones para malvender la ropa que compraste de más, cuando te ríes con los dos por igual.
—A medida que el precio de la ropa baja, aumentan las prendas que tiramos. Cada español genera 14 kilos de residuos textiles al año. Este sistema no es sostenible. Para producir un kilo de algodón se necesitan 10.000 litros de agua, lo que convierte a la industria textil en la más contaminante tras la del petróleo. Un 95% de la mano de obra son mujeres, y una de cada cinco es menor de 17 años. Cuando hablamos de “fashion victims” deberíamos pensar en ellas.
—Ropa, ropa, compro ropa.

5/9/19

LA HOGUERA, LA HOGUERA, LA HOGUERA


Juan Carlos Girauta es un artista, pero le falta perseverancia. Si usted se tropezara en la tele con unos comentarios que le parecen inadecuados, realizados con un sentido del humor que no comparte, hechos por una humorista que le pareciera nefasta, en un programa humorístico al que no le ve la gracia, tomaría la decisión de pirarse de allí y no volver ni harto de vino. Girauta, en cambio, prefirió hacer una obra de arte, pero, ay, sin el empuje suficiente para completar una obra maestra.

Hace ya varios días que, en el programa de humor “Las que faltaban” de Movistar+, la humorista Victoria Martín bromeaba sobre la tontería de la ola de influencers que nos inunda. Para ridiculizar la supuesta novedad de algo tan viejo como influir en los demás, así como la falta de bagaje de quien aspira a tener un peso social cuando solo dispone de un libro publicado (como es el caso de Laura Escanes o Marta Carriedo) plantea que, según esto, no solo hace mucho que existen las influencers, sino que Ana Frank ya lo fue porque también es conocida teniendo solo un libro publicado. Como les pasa a quienes miran el dedo cuando se señala la Luna, Girauta creyó que Victoria Martín no apuntaba a las influencers sino a Ana Frank, así que se enfadó y lanzó a las redes esta obra de arte: “Esta ignominia no solo compromete a la descerebrada que hace chistecitos sobre Ana Frank, adolescente víctima del Holocausto que para muchos de nosotros es sagrada. Esta ignominia también compromete a la productora y a @movistar_es”.

Es triste que un señor diputado insulte a una dinámica emprendedora, ridiculice su trabajo, someta la libertad de expresión a sus criterios particulares, ataque a una empresa que según los principios liberales solo debería ser juzgada por el libre juego de oferta y demanda del mercado, y aplique tan alegremente el término “sagrado” a una mujer laica (con grave riesgo de ofender los sacrosantos sentimientos religiosos). Pero lo peor es que le faltó añadir a su obra de arte una muchedumbre con antorchas rodeando una hermosa hoguera para rozar el cielo de lo sublime.

4/9/19

NO TE ENFADES, MARILYN


En el cortometraje “Marilyn Monroe quiere hablar con Warhol” (CineDoc&Roll), Christian Flores se pregunta cómo se habría sentido Marilyn (para los que la amamos, Marilyn Monroe es solo Marilyn, como Federico García Lorca es nada más que Federico) si hubiese visto el precioso díptico que le dedicó Andy Warhol. ¿Qué diría Marilyn? El artista pop estadounidense completó la serigrafía (cincuenta imágenes de la actriz basadas en una fotografía publicitaria de la película “Niágara”) poco después de la muerte de Marilyn, y en “Marilyn Monroe quiere hablar con Warhol” es precisamente una llamada telefónica de Marilyn a Warhol desde el más allá la que nos permite saber que a nuestra Marilyn no le gustó el díptico de Warhol porque se limita a perpetuar el mito de la rubia tonta y, además, utiliza su triste final para hacer negocio con el arte. En su llamada a Warhol, Marilyn explica al artista que ella fue algo más que una rubia guapa y se atreve a leer uno de sus poemas (“Canción triste”), que termina con estos versos: “Me dicen que soy afortunada por estar viva, ¡pero es tan difícil sentirlo cuando todo me hace daño!”.

¿De verdad Marilyn se habría enfadado con Warhol? Antes de la llamada de Mailyn, Warhol habla con Lou Reed, que le encarga la portada de un disco de “The Velvet Underground & Nico”. Como Warhol no se anima, Reed le dice que solo será un momento, y que haga lo primero que se le ocurra. Y entonces Warhol se inventa la famosa portada con la banana. ¿Es una solución fácil? ¿Tan fácil como pintar treinta y dos lienzos con latas de sopa Campbell? Pues no. Lou Reed jamás diría a Warhol que diseñar una portada con una banana es fácil, y Marilyn nunca reñiría a Warhol por reducirla al estereotipo de rubia tonta. El historiador del arte Michael Fried dice que el arte de Warhol es un parásito de los mitos de su época, y no es imposible que esos mitos, que hoy nos apasionan, resulten incomprensibles para las generaciones futuras. Puede que eso sea cierto con la sopa Campbell, los Mercedes Benz, el agua Perrier o los vaqueros Levi´s, pero no con Marilyn. Las generaciones futuras se preguntarán quién fue Warhol cuando vean el díptico de Marilyn. Y Marilyn puede descansar tranquila porque las serigrafías de Warhol no inmortalizan a una rubia tonta, sino a una mujer a la que todo le hacía daño mientras iluminaba la pantalla.

3/9/19

TENEMOS PERDIDA LA GUERRA



“No son cosas. Son personas porque tienen sentimientos”, le dicen a Marta Flich en “Todo es mentira” las activistas del santuario “Almas veganas” mientras señalan a unas gallinas que se encuentran a sus pies picoteando unos huevos que aquéllas acaban de arrojar a su lado. Para ellas, no se alcanza la condición de persona por tener una dimensión moral, ni por tener una dimensión lingüística, ni por tener una dimensión política o histórica. Adiós, Aristóteles. Adiós a veinticinco siglos de pensamiento occidental. Para ellas, la condición de persona se alcanza por tener sentimientos, y para demostrar que se tienen basta con reaccionar acercándose o alejándose ante ciertos estímulos. Hola, Disney. Hola, publicidad norteamericana.

A partir de ahí, todo es un dislate. Los gallos violan a las gallinas. Consumir carne animal es ser cómplice de un genocidio. Les animales están explotades por ganaderes fascistes. Llaman “intersección de luchas” a la multiplicación de los disparates. El vídeo de Flich se hace viral y todas las cadenas corren a entrevistar a Fani, Pilar y Rans, disfrazando de reportaje periodístico un largo gag que sólo busca que las veganas se ridiculicen a ellas mismas para solaz de tertulianos, espectadores y publicistas. Ellas saben que se van a reír de ellas, pero creen que pueden ganar más que perder en el trato. Los periodistas saben que lo saben. Todos disimulan. Los pactos implícitos son el sustento de nuestra sociedad y de la televisión.

Ni media idea con sentido zoológico acerca de lo que son los animales. Ni media idea con sentido jurídico acerca de lo que son los derechos. Ni media idea con sentido médico acerca de lo que es la nutrición. Sólo televisión en circuito cerrado. Lo que comenzó con “Patoaventuras” regresa veinte años después a “Espejo público”. Se aparece en televisión para luchar contra el capitalismo con las ideas que les enseñó la publicidad de Coca-Cola. Lo que les ataca les hace más fuertes. Lo que les defiende les debilita. Tenemos perdida la guerra.

2/9/19

TOMASI DI LAMPEDUSA

Entonces, el Hombre de Negro pasa de Atresmedia a Televisión Española y ahora viste de blanco. Cristina Pedroche sigue en “Zapeando”, pero pasa también a “El hormiguero”, en donde tendrá una sección propia. Antonio Resines, que la temporada pasada estaba en “Ese programa del que usted me habla” va también a “El hormiguero”. Jordi Évole sale de “Salvados”. Gonzo va de “El intermedio” a “Salvados”. Andrea Ropera va de “La sexta noche” a “El intermedio”. Verónica Sanz va de “Buenos días, Madrid” a “La sexta noche”. Dani Mateo va de “El intermedio” a “Zapeando”, de donde se han ido Frank Blanco, Chenoa, Paula Prendes y Ana Morgade, y a donde llegan Javier Cansado y Santiago Alverú de “Ese programa del que usted me habla”. Chenoa no sigue de jurado en “Tu cara me suena”. El Cejas va de “Got talent” a “GH VIP 7”. Roberto Leal va de “La mejor canción jamás cantada” a “Vaya crack”, ambas en la televisión pública. Eva González pasa de “La voz” a “La voz kids”, así como El Sevilla se va de “Arusitys” y llega a “Masterchef”. Por cierto, Alfonso Arús no cambia de programa, pero cambia el nombre de su programa: “Arusitys” pasa a ser “Aruser@s”. Jesús Vázquez empieza en “Idols kids”, aunque es probable que continúe en “Bake off”, “Me quedo contigo” o “Factor X”. Isabel Pantoja también llega a “Idols kids” después de su controvertido paso por “Supervivientes”. Dani Martínez deja “El concurso del año” y se estrena como jurado de la quinta edición de “Got talent”. Mila Ximénez se va de “Sálvame” para entrar como gran estrella en “GH VIP 7”. Frank Blanco, aunque abandona la televisión, no abandona el grupo de Atresmedia, ya que seguirá trabajando en Europa FM. Juanra Bonet sigue en “Boom”, pero también se encargará de la vuelta de “Quién quiere ser millonario” y de algunas labores de copresentación en “La voz kids”.

Y así, finalmente, todo cambia para que todo siga exactamente igual.

1/9/19

PREMIO A KIKO MATAMOROS


—Nos hemos reunido para entregar el primer premio al emprendimiento televisivo 2019 al Sr. Kiko Matamoros.
—El jurado ha realizado un gran esfuerzo para elegir entre los finalistas, todos grandes profesionales, pero las cualidades personales del Sr. Matamoros, su abyecta trayectoria y, especialmente, el enorme esfuerzo personal realizado este verano para abrir nuevos filones en la generación de contenidos baratos para la televisión —contenidos que han dado un renovado impulso al sector gracias a su alta rentabilidad inmediata y su gran capacidad de diversificación en subtramas que abren nuevas perspectivas de negocio— lo han hecho merecedor de este premio.
—En efecto, la sobreexplotación de filones tradicionales como los enfrentamientos familiares, las operaciones de cirugía estética, bodas, divorcios y trifulcas tabernarias en general estaba produciendo un progresivo agotamiento de los recursos y un freno en el crecimiento del sector.
—Con la profesionalidad que le caracteriza, su afán de superación, su inconformismo y su desprecio a la dignidad humana, el Sr. Matamoros ha sabido dar un valiente paso más en su ya dilatada carrera hacia la degradación y la infamia.
—En efecto, hace unas semanas tuvo la feliz idea de anunciar que debía enfrentarse a una operación quirúrgica urgente con la que intentaría detener una grave enfermedad que podría acabar con su vida.
—Después hizo un seguimiento minucioso del caso, aportó datos y fotos, concedió entrevistas, visitó platós, involucró a toda su familia y consiguió que incluso su hermano, el Sr. Coto Matamoros, a quien tanto echamos de menos, saliera de su vampírico letargo y manifestara públicamente el desprecio que sentía hacia él por vender su propia muerte.
—Son muchos los trabajadores de multitud de programas de diferentes cadenas, pero sobre todo los inversores de este lucrosísimo negocio, los que quieren manifestarle su reconocimiento otorgándole este primer premio al emprendimiento televisivo 2019.
—¡Un fuerte aplauso!