22/10/17

APREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS


La retransmisión (tarde del viernes, en La 1) de la entrega de los Premios Princesa de Asturias en el teatro Campoamor de Oviedo no recoge como se merece lo que son los Premios Princesa de Asturias. En realidad, es el propio acto de entrega quien no refleja lo que estos premios son: llega la comitiva, aplausos; se abre el acto, aplausos; se entregan los premios, aplausos; se dan discursos, aplausos; se cierra el acto, aplausos. Y al principio y al final, gaitas; y por si no queda claro que el acto ocurre en Asturias, patria querida, el “Asturias, patria querida”.

Pero aunque no sea culpa de TVE, sí está en su mano corregirlo. Estos últimos años, los Premios han crecido y han acertado a sacar los pies del tiesto institucional para pisar la tierra que hay alrededor, la tierra que les da nombre y los acoge. Así que la cobertura de TVE debería hacer lo mismo y no conformarse con ofrecer una retransmisión televisiva que se limita al acto oficial del Campoamor. Conectar, como hace TVE, escasos minutos antes para mostrar Oviedo de refilón solo sirve para entrever que también en Asturias hay tardes soleadas de otoño, lo que alegrará al sector turístico pero deja fuera algo realmente importante y valioso: durante una semana, los Premios Princesa de Asturias permiten que la calle toque la excelencia y que la excelencia toque la calle gracias al maratón de actos abiertos al público al que los premiados asisten.

Es urgente ofrecer siquiera un breve resumen de estos actos, empezando por los que se hacen en escuelas e institutos, sería una forma de enmarcar la retransmisión acercando la figura de los premiados a los espectadores mucho más eficaz que sobreimpresionar una extraña infografía en la fachada del Campoamor que solo sirve para tapar el edificio. ¿Por qué no lo hace TVE? Apremiémosla: si el año que viene corrige esto y pisa tanto la calle como hacen los premiados, les perdonamos que su locutor hubiera vuelto a poner de alcalde de Oviedo a Gabino de Lorenzo, un señor muy importante pero que no es alcalde porque ya le dieron la patada hacia arriba hace muchos años. 

21/10/17

BELÉN ESTEBAN, TU MADRE


Vente para España, Andreíta, que en Birmingham no se te ha perdido nada. Estudiar un grado superior de comunicación durante dos años en Inglaterra es perder el tiempo. Para empezar, los ingleses son unos sosos, y para rematar tu madre sabe más que cualquier fracasado especialista en comunicación que te dé clase. Cómo no van a ser sosos si allí enseguida se hace de noche, no hay toreros como tu padre, ni madres coraje como tu madre, ni Telecinco como Dios manda. Y cómo no van a ser fracasados esos profesores estirados si se pasaron toda la vida estudiando un montón de palabrería que no sirve para nada. Para nada de nada. La prueba la tienes en que se darán mucha importancia, pero no ganan ni la décima parte de lo que gana tu madre anunciando o desmintiendo que se casa, se muda, se separa, se enfada, se opera o se reconcilia con ese arremango que tiene ella y que ningún profesor pesado tendrá jamás, y mucho menos si es un triste como son todos.

Andreíta, vente para España. Aquí tu madre sigue dando clases de comunicación en “Sálvame”. Cualificación para enseñar no le falta porque todo lo aprendió en la escuela de la vida, que es la mejor universidad que hay. Como ya cerró el anterior ciclo de noviazgo, conflicto, boda, conflicto, desengaño, conflicto y separación; ahora empieza de nuevo. Con el cuentakilómetros a cero, vuelve a coquetear con la posibilidad de otra boda. Con sus invitados, sus vestidos, sus renovadas ilusiones. Y con sus correspondientes conflictos intensos, jugosos y rentables. Para que la comunicación funcione conviene tener algo que comunicar, a ver si te enseñan esto los listos que te dan clase.

No hagas lo contrario de lo que tu madre ha enseñado a toda España con su ejemplo, Andreíta. En la anterior boda te tocó llevar las arras y el negocio marchó requetebién. A ver por qué ibas a tener que faltar a la fiesta justo ahora que has decidido vivir de la comunicación. Te conviene estar más en primera fila que nunca para aprender de la mejor, de la Esteban, de tu madre.

20/10/17

TODO ES ASUNTO DE TODOS


Los matemáticos que estudian la teoría del caos han dejado de usar como ejemplo de partida la relación entre el batir de alas de una mariposa en Brasil y la aparición de un tornado en Texas. Ahora la historia que ilustra la naturaleza del caos en el que vivimos sumidos es la que relaciona el voto de una votante de Girona en unas elecciones autonómicas con la desaparición de “Los Simpsons” de la programación de sobremesa de Antena 3.

Más o menos, el relato de las divergencias exponenciales que estructuran este sistema es como sigue: una mañana electoral una catalana recibe la llamada de una antigua amiga. Se citan para tomar un café y recordar viejos tiempos. Así, la mujer se entera de que una compañera de colegio se presenta en las listas de la CUP. Aunque no tenía pensado votar, al volver a casa y pasar delante de su colegio electoral, se asoma y finalmente vota por la lista en la que figura su compañera. La CUP consigue un escaño por pocos votos de diferencia en Girona. La aritmética electoral hace que ese diputado de la CUP sea decisivo para forjar la alianza que permitirá gobernar a Junts Pel Sí. La CUP impone precipitar la independencia para apoyar al gobierno de Puigdemont. Se viene con ello la mayor crisis institucional de la democracia española, una crisis de larguísima duración y consecuencias imprevisibles. Las cadenas de televisión aumentan el tiempo de sus informativos. Antena 3 incrementa en media hora la mesa de actualidad política de “Espejo público”, eso empuja toda la programación matinal media hora hacia adelante y hace que se suprima el capítulo diario de “Los Simpsons” a las dos y media.

Todo tiene que ver con todo. Todo es asunto de todos. Todo es causa y efecto en una red tupidísima de causas y azares que nos atraviesa. Una mariposa sale volando en Bellpuig cuando se mueve la silla de una terraza en la que se posaba y una madre de Toledo no puede usar a “Los Simpsons” como premio cada vez que su hijo come las espinacas. Nada se autodetermina.

19/10/17

MEDICINAL MARUJA



Maruja Torres es medicinal. Es un tónico que debería ser fabricado por los laboratorios farmacéuticos y dispensarse en la Seguridad Social para un sinfín de afecciones. ¿Te sientes deprimido, pero tampoco quieres instalarte en la felicidad de Mister Wonderful? La solución es Maruja Torres. ¿No entiendes nada de lo que está pasando a tu alrededor y estás empezando a temer que seas tú y no el mundo el que se está volviendo loco? Tómate diariamente una dosis de Maruja Torres. ¿Estás dejando que lentamente decaigan tus iniciativas y tus ganas de comerte la vida porque crees que a partir de cierta edad uno ya tiene que echarse a un lado? Puf, ten mucho cuidado, ése es un mal que puede ir dando paso a problemas mucho mayores. Acuérdate de leer en ayunas todos los días algunas de las columnas que Maruja Torres escribió durante los muchos años en los que fue -es- la mejor periodista de España.

Y, sobre todo, ¿estás perdiendo la esperanza? Así, en general, sin más. ¿Sí? Pues entonces busca en youtube la entrevista que el pasado lunes le hizo Andreu Buenafuente a Maruja Torres en su “Late motiv” y disfruta cada segundo de la mejor Maruja que hemos visto en mucho tiempo. Ácida, rápida, desinhibida, orgullosa, noble, valiente. Completamente incapaz de no comprometerse hasta las tripas. Desprovista de toda vanidad, ella, que lleva a sus espaldas el conmovedor legado de ser la última de un grupo irrepetible de escritores libres y apasionados; ella, que podría narrar historias de guerra vividas en varios continentes libreta en mano que cerrarían la boca de todos los snobs intensitos y mezquinos que nos matan de aburrimiento con sus pamplinas. Uno de los escasísimos motivos para el optimismo que posee la izquierda española.

Para los males individuales, Maruja en sobres monodosis. Para los males sociales, Maruja entrevistada periódicamente en nuestra televisión. Mientras Maruja Torres siga esquivando etiquetas para pegarse el gustazo de pensar en libertad, todavía el pronóstico no es desesperado.

18/10/17

LENIN, COLÓN, RICK


Se cumplen ahora cien años de aquellos diez días que, como decía John Reed, estremecieron el mundo en la revolución soviética de octubre de 1917. Pero “Conquistadores Adventum” (#0) no trata de aquellos revolucionarios que conquistaron el Palacio de Invierno de los zares, sino de otros revolucionarios que estremecieron el mundo en treinta años. La revolución de octubre, lo que quiso ser, lo que pudo haber sido y lo que en realidad fue, ya ni siquiera inspira series de televisión o documentales de éxito. Pero la revolución que se inició el día en que un puñado de “perros de la guerra” embarcados en la “Niña”, la “Pinta” y la “Santa María” pisaron una tierra extraña y absurdamente lejana y que finalizó treinta años después con la llegada a Sanlúcar de Barrameda de los marineros de Juan Sebastián Elcano después de circunnavegar por primera vez el planeta Tierra, da para una serie que se toma en serio la historia, ambiciosa, bien cuidada y, claro, polémica. Es triste que la revolución de octubre ya no levante polémicas que demuestren que todavía escuece. Pero está bien que discutamos sobre Colón, sobre aquellos “desgraciados” que le acompañaron en una aventura tan improbable (puede que más) como la que llevó al hombre a la Luna, sobre unos hombres (Pizarro, Hernán Cortés, Núñez de Balboa) que hace tiempo que deberían haber escapado de las enciclopedias y los lugares comunes, sobre treinta años que estremecieron el mundo porque lo cambiaron para siempre.

De “Conquistadores Adventum” me gusta su valentía y esfuerzo para no hacernos sentir vergüenza ajena con las interpretaciones (Aitana Sánchez Gijón es una interesante Isabel la Católica) y me encanta la voz en “off” que acompaña la acción y cuenta la historia porque es extremadamente lúcida, tierna y terrible, poética y brutal. Es difícil que algún marinero de la “Santa María” hablara como lo hace ese marinero de Colón en “Conquistadores Adventum”, pero es un recurso que funciona tan bien como la voz en “off” de Rick Deckard en “Blade Runner” antes de que Ridley Scott la eliminara en el montaje del director. Porque, en realidad, el marinero de Colón, el indígena asustado, Lenin, el zar Nicolás II, Rick y hasta el replicante Roy buscan respuestas a las mismas preguntas: ¿de dónde vengo? ¿Adónde voy? ¿Cuánto tiempo me queda?

17/10/17

KIKO MATAMOROS NO HA MUERTO


Eso lo primero: Kiko Matamoros sigue vivo. Por ahí anda, pero ya no por “Sálvame” ni “Sábado deluxe”, ya no por Telecinco, ya no por la tele. Lo ha dejado días atrás sin previo aviso. Como no vamos a hacer leña del árbol caído como se merece por todo el daño que ha hecho en la tele y a la tele, conviene avisar desde el principio: el hecho de que hablemos bien de él hoy aquí no quiere decir que acabemos de descubrir que era un gran tipo porque se haya muerto.

Hace unos meses que pagaron la lealtad y los favores recibidos de Carlos Dávila dándole un programa de divulgación médica: “El ojo clínico”. Pasó más desapercibido que “¿Cómo lo ves?”, el regalo que le hacen ahora por la lealtad y los favores recibidos a otro amigo, Carlos Herrera; pero tiene explicación. A Herrera lo han sentado en el convite en una buena mesa, en La 1 y en horario de máxima audiencia. A Dávila lo sentaron en un rincón, en La 2 y al final de la mañana del domingo, cuando hasta el Tato sale a tomarse un algo con unas aceitunitas y nadie queda en casa viendo la tele.

El caso es que en agosto vi, cosas del descontrol veraniego, la entrega que “El ojo clínico” dedicó a la salud ocular. Allí estaba Matamoros hablando de sí mismo, como tantas veces hacen los personajes de Telecinco. Pero esta vez me sorprendió. Para empezar, sospecho que lo hacía de forma altruista. Contaba su caso para ilustrar una enfermedad ocular que padece, explicando el problema que supone y lo importante que es evitar alguna conducta de riesgo que él había realizado, empezando por la imprudencia de no visitar a un especialista hasta que el daño ya es evidente y no puede revertirse, sino solo intentar contenerse. No se ponía medallas ni trataba de ganar una discusión estúpida. Usaba su dominio del medio para hablar de sí mismo con distancia, con claridad y sin pamplinas, poniendo su situación médica al servicio del bien que pudiera hacer a los espectadores aunque para ello él mismo no saliera muy bien parado. Lástima que su trabajo en Telecinco fuera justo lo contrario.

16/10/17

TRES (SUAVES) COLLEJAS A "AL ROJO VIVO"


1. No es la primera vez que nuestro país afronta momentos de trascendencia histórica. España ha sufrido etapas duras que hemos superado con esfuerzo, manteniendo la calma y, sobre todo, no usando jamás la frase “desescalar la tensión”. Debemos abrir vías de negociación y diálogo, todas cuantas podamos, tomando como única condición previa no usar la frase “desescalar la tensión”. Quizá los tertulianos de “Al rojo vivo” podrían empezar a dar ejemplo evitando este uso que hace que la semántica y la sintaxis queden en suspenso a la vez. No sé si la aplicación del 155 logrará reducir la tensión. Lo que no va a ayudar a reducir la tensión es referirse a reducir la tensión mediante una pedantería tan incorrecta como “desescalar la tensión”.

2. No cuchicheéis. No cuchicheéis, carajo. ¿De verdad no os lo ha dicho nadie? Se os oye todo el rato. En cuanto se nos ofrece un plano corto de un tertuliano o de un invitado respondiendo, comienza a oírse de fondo “pisipisimisimisipisi”. Secretitos al oído son de mala educación. Al principio yo creía que lo hacíais únicamente durante las intervenciones que apoyaban al PP para conseguir que los espectadores no les prestáramos atención. Pero no, lo hacéis por igual a todo el mundo. Los espectadores nos distraemos; nos interesa más entender el cuchicheo que la opinión previsible del político de turno. Cristina Pardo, bah, no cuchichees mientras hablan otros, mujer. Ferreras, no cuchichees o manda callar a los que cuchichean a tu lado.

3. Ah, y tú, sí, tú, Ferreras: descansa. Des-can-sa. No hay excusas. Sabemos que quieres aprovechar esta crisis para ingresar en el libro Guinness bajo la categoría “persona que más horas ha estado en directo en toda la historia”. Pero no. No es opinable. Es una orden del doctor. No hay “es que…” que valga. Cristina y tú, una semana de cura de sueño. Prescripción médica. Anda que no tiene banquillo laSexta... Lo que nos faltaba ahora es que os dé un pachungo en directo por exceso de trabajo, y Bernat Dedéu y Xavier Sarda se pongan a discutir sobre quién es el culpable.

15/10/17

CARLOS HERRERA Y TÚ, PRINGAO


¿Qué, pringao? ¿Ya estás listo para el nuevo programa de Carlos Herrera? Lo estrena hoy por la noche y ya sabes que cuenta contigo. Te necesita para servirle de coartada, así que no falles. Ponte por la noche a ver La 1 con tu móvil dispuesto a votar sobre lo que pregunte. Por eso el invento (es un decir, porque el programa es una franquicia) se llama “¿Cómo lo ves?”, porque los pringaos podéis votar diciendo cómo lo veis.

A ver, tampoco te vengas arriba. Es solo un paripé. Con la polémica que hay respecto a qué pasa con votar o no votar, qué se vota y quién vota, no esperes que te plantee grandes temas ni que tu voto sirva para nada que no sea que Herrera pueda decir “Huy, mira qué cosas. la semana que viene, vuelvo a por más” (o sea, más de eso que él quiere, para él; y más de eso con lo que tú te conformas, para ti, pringao). Parece que no hablará de política, lo que es por supuesto una decisión política de primer orden. Dice mucho de quien hace el programa, y sobre qué cosas cree que está bien que hablen y piensen y voten los pringaos. Franco nos enseñó que no hay que complicarse la vida y hay que hacer como él, que no se metía en política y mira qué bien le fue.

En una promo del espacio, Herrera plantea el viejo tópico de si el vaso está medio lleno o medio vacío. “¿Cómo lo ves? Tú decides”, te pregunta. Es infantil, sí, pero es el concepto que tiene de ti. En otra promo bromea con la polémica surgida con su vuelta a TVE, y también pide que opines y decidas. Se ríe de ti en tu cara. No tendrá el cuajo de plantearte realmente este asunto. Aunque, si lo hiciera, no pasaría nada: una cosa es que te deje decir cómo ves su vuelta a TVE, y otra, muy diferente, que te permita decidir nada. El programa ya está diseñado, las condiciones acordadas y el contrato firmado. Y no solo no te va a informar sobre estos sustanciosos asuntos, sino que, por mucho que te diga “Tú decides”, asúmelo: lo dice porque queda bien decirlo, pero no tú decides nada de nada, pringao.

14/10/17

"INVERTIR EN PRODUCTOS FINANCIEROS CAUSA LA RUINA"



¿Se han fijado? Últimamente en los anuncios publicitarios de productos financieros aparece un rectángulo con unos números y un texto en letra pequeña. Se mantiene en pantalla exactamente cinco segundos y después desaparece. Por ejemplo, en un spot del banco ING el texto dice: “Este número es indicativo del riesgo del producto, siendo 1/6 indicativo de menor riesgo y 6/6 de mayor riesgo. ING BANK NV se encuentra adherido al Sistema de Garantías de Depósitos Holandés con una garantía de hasta 100.000 euros por depósito. Consulta más información en nuestra web”. Este rectángulo se inserta en cada anuncio publicitario de productos financieros en función de una nueva normativa que busca evitar que el cliente cometa errores en sus inversiones. Si ésa es la intención de la nueva normativa, no cabe duda sobre cuál es la intención del tamaño de letra, el tiempo que permanece en pantalla y la redacción del texto: conseguir que el potencial cliente cometa errores en sus inversiones.

Dejémonos de historias tibias y apliquemos a la banca los estilos publicitarios que tan eficaces se han demostrado en el campo del tabaco: nada de fugaces frases técnicas en letra pequeña. Hay que usar sentencias contundentes recuadradas en esquelas que se mantengan durante todo el spot. “Invertir en productos financieros causa la ruina”. “Si adquieres este producto perderás todo tu dinero”. “Los fondos de inversión y las cuentas corrientes causan impotencia y caídas dentales”. Y unas buenas fotos ocupando el cuarenta por ciento de la pantalla con imágenes de gente sin techo, mendigos y bocatas de chopped. Al principio, los reglamentos sobre la publicidad del tabaco nos extrañaban, pero después nos hemos acostumbrado a ver fotos de carcinomas de pulmón en las cajetillas. ¿Por qué no conseguir también que nos parezca normal ver en la publicidad de los bancos imágenes sobre, por ejemplo, la crisis económica de estos últimos años? ING recomienda un consumo responsable de sus productos financieros.

13/10/17

CONTRA LA OBJETIVIDAD


A ver esa inexistente neutralidad y objetividad cómo la llevamos. Ayer criticamos La 1 por interrumpir una conexión en directo, y hoy elogiamos a laSexta por hacer lo mismo. Quien quiera indignarse, puede empezar; no hace falta leer más.

“Más vale tarde”. Conexión en directo. Una manifestación por el Día de la Comunidad Valenciana y la independencia catalana es asaltada por un grupo ultraderechista con banderas españolas amenazando a la reportera, insultando y dando hostias. Mamen Mendizábal interrumpe la conexión: “Hay imágenes que no les podemos mostrar porque estamos en horario de máxima protección infantil, y esto se sale incluso de nuestra propia norma de emisión”. Muy bien. ¿Se equivocó? Tal vez. Quizá su deber como periodista es mostrar lo que ocurre caiga quien caiga, incluido el propio programa. O debe anteponer la ley y reservar las imágenes para los informativos de la noche, ya fuera del horario de protección. O debe informar, pero no emitir imágenes para no ser caja de resonancia de unos indeseables. O abrir un debate respecto a la conveniencia de mantener un horario de protección cuando la actualidad no tiene horarios, o plantear la necesidad de abrir un horario de exposición adulta donde los informativos muestren lo que hay sin pamplinas ni tener en cuenta si la realidad gusta o no. En todo caso, se plantee como se plantee y se decida lo que se decida, lo importante es situar en primera línea algo que no deberíamos olvidar: la responsabilidad social de la televisión. Si cualquier actividad humana la tiene; la tele, más.

Al día siguiente, La 1 interrumpió la conexión con el Parlament de Cataluña cuando se retrasó el pleno que nos tenía a todos en vilo. Muy mal. La tele pública, la que tiene mayor responsabilidad social, la que dispone los servicios informativos con más plantilla y más recursos, la nuestra, dejó de informar para emitir seriales ocultando que aplicaba unos criterios torticeros, tendenciosos y manipuladores.

Así que no es lo mismo.

12/10/17

ESPAÑA, SIN CATALUÑA


Vete a la hez. Si tienes una responsabilidad, asúmela. Si no quieres asumirla, dimite, lárgate con viento fresco y déjanos en paz. Lo que no puede ser es que tus intrigas nos tengan con esta intriga. Hartitos nos tienes de que te muevas en esa estudiada indefinición y nos tengas sin saber a qué demonios hemos de atenernos catalanes, españoles y viceversa. Coño, tío, que estás ahí para hacer tu trabajo, para cumplir tus obligaciones, para ser claro y que así podamos saber qué demonios pasa. Entérate, tu puesto de trabajo no es para ti, sino que tú estás ahí para ese puesto, para ese trabajo. Que si te pagamos es para algo. Así que deja de vacilarnos amagando con un sí pero no, soplando y a la vez sorbiendo, dando un pasito p’alante y un pasito p’atrás.

Llevas mucho tiempo dándonos mala vida, pero lo de anteayer superó lo admisible. Qué cara más dura la tuya. Y qué sinvivir, qué nervios los nuestros. ¿Vas o quedas? ¿Tiras o no tiras? ¿Cataluña es España o no? De verdad, tío, compórtate como el adulto que eres, y el responsable que deberías ser. Medita las cosas, toma una decisión y defiéndela. Aunque solo sea por los tuyos. No los mandes al Parlamento de Cataluña primero para dejarlos después cariacontecidos. No puede ser que pareciera que La 1 iba a dedicar su maquinaria informativa a informar sobre el más importante acontecimiento vivido en España en los últimos lustros, y se interrumpiera la conexión para emitir la telenovela “Acacias 38” y la serie “Centro Médico”.

Supongamos que estás en el puesto de responsabilidad que ocupas por tu cualificación y competencia. ¿De verdad crees que el hecho de que a última hora e inesperadamente se retrasara la celebración del pleno del Parlament le resta interés informativo al acontecimiento y es mejor interrumpir el especial informativo que habías montado? ¿No será que esto le da un interés aún mayor y deberías redoblar el esfuerzo para que TVE y sus trabajadores pudieran hacer bien su trabajo? ¿O crees que en España no hay que informar de lo que pasa en Cataluña? Piénsalo. Y entenderás por qué debes dimitir.

11/10/17

VELVET Y LOS CLÁSICOS


Puede que los dioses provocaran la guerra de Troya para que Homero pudiera cantar la cólera de Aquiles, y hasta puede que esos mismos dioses se inventaran a Sócrates para que los profesores de filosofía del futuro pudieran comer, pero la guerra de Troya también permitió que Brad Pitt se pusiera faldita para interpretar al bravo Aquiles y gracias a Sócrates podemos escuchar en un programa de radio que el terco filósofo preguntón sería hoy partidario de la independencia de Cataluña porque se enfrentaría a las leyes del Estado como Sócrates se enfrentó a las leyes de Atenas. Vale, es posible que el espectro de Aquiles se ponga verde de envidia al ver las pantorrillas y los abdominales de Brad Pitt y que las cenizas de Sócrates se revuelvan como azotadas por un huracán al escuchar las barbaridades que se pueden decir en su nombre, pero siempre nos quedarán los versos de Homero y el flechazo que los jóvenes estudiantes sienten cuando se cruzan con Sócrates en las aulas.

Los clásicos también sirven para que los espectadores podamos escuchar en  “Velvet Colección” (Movistar +), la continuación de “Velvet”, que la primera escuela de moda española que las galerías Velvet abren a finales de los años 60 en el Paseo de Gracia de Barcelona serían, en palabras del empresario Eduard Godó, mucho más que la cantera de un equipo de fútbol: algo así como un taller del Renacimiento, como la Academia de Platón, un semillero de arte, pasión y técnica. La Academia fundada por Platón no tiene nada que ver con el Renacimiento, pero a ese Godó que representa a la alta burguesía catalana le parece que Platón y el Renacimiento son una buena compañía para las galerías Velvet, del mismo modo que al independentista radiofónico le pareció buena idea arrimar su sardina al ascua socrática y Brad Pitt vio una gran oportunidad en Aquiles para lucir su divino cuerpazo. “Velvet Colección” es una serie elegante pero innecesaria, con actores de lujo magníficamente desaprovechados y algún personaje, como el diseñador Raúl de la Riva, al que siempre nos podemos agarrar para pasar el rato. ¿Y por qué no? Podemos ver la Barcelona de “Velvet Colección” como la forma que tienen los dioses, siempre tan sabios, de contrarrestar los tuits de Piqué. Otro clásico.

10/10/17

TIEMPO DE DEGRADACIÓN


Hay que tener mucho cuidado con el tratamiento que damos a las basuras. Un pañuelo de algodón tarda entre uno y cinco meses en biodegradarse. Un chicle tarda cinco años. Una cáscara de naranja tirada en medio de un prado tardará unos seis meses en desaparecer. Una colilla, dos años. Un bote metálico, treinta años, tantos como la chapa de un refresco. Dicha botella de vidrio tardará mucho más, casi cuatro mil años en degradarse. Estos días estamos comprobando que cuando arrojamos “Gran Hermano” al ecosistema televisivo, este programa tarda más o menos dieciocho años en teledegradarse y desaparecer.

Todo el mundo está sorprendido del fracaso de audiencia que está suponiendo la actual edición del decano de los realities. Nadie se lo explica: es la misma porquería que siempre, los concursantes tienen el mismo cociente intelectual de anteriores ediciones, el presentador… bueno, vale, el presentador cambió, pero cambió sólo su acto aristotélico, ya que la potencia mercedesmilánica sigue siendo la misma. Entonces ¿por qué se hunde el número de espectadores? Pues porque nada es eterno y todo se corrompe. Cuando hablamos de materias naturales, este fenómeno se denomina “tiempo de degradación”. Cuando hablamos de programas de Telecinco, este fenómeno se denomina “oye, que me han dicho que no nos renuevan para el año que viene” y suele tardar entre quince y veinte años en ocurrir.

Así que las cadenas deberán ser precavidas antes de volver a arrojar a la programación un espacio basura como “Gran Hermano”. Otra idea nefasta puede suponer otros dieciocho años de residuos contaminando con su descomposición la atmósfera y los acuíferos de nuestra televisión. Hace falta un nuevo contenedor, junto a los de vidrio, papel y envases, en el que los creativos de Telecinco puedan depositar sus ocurrencias antes de hacerlas realidad. Seguro que se pueden reciclar y crear con ellas bombas fétidas o impermeabilizadores de alcantarillas. Pensemos en un nuevo color que identifique estos residuos. Yo propongo el color marrón.

9/10/17

CONTRA LOS SENTIMIENTOS


Me siento con unos amigos y una botella de Lagavulin a ver “La sexta noche” prometiéndonos un chupito cada vez que un contertulio diga la palabra “sentimientos”. Un avezado comentarista político de habituales opiniones sensatas comenta que cualquier solución para el problema catalán tendrá que contar con los sentimientos de dos millones de catalanes. Catapún, de un trago. Una representante política de un partido ambiguo se queja de la cantidad de datos económicos que se están ofreciendo, ya que, en su opinión, el problema posee ante todo una naturaleza sentimental. Catapún, el segundo. Uno de mis amigos, al que el médico le ha recomendado moderar su consumo de alcohol, nos pide cambiar al “Deluxe” de Telecinco, ya que seguro que ahí se está hablando de sentimientos menos que en la tertulia política de la Sexta.

Los sentimientos son la parte más vulgar, irracional y voluble de la conducta, la que más atonta y aísla. Esta idea extrañará a los que se tragan los anuncios de El Corte Inglés como filosofía de vida, a los que creen que la unidad de medida del ser humano es el “me gusta”. Y si los sentimientos distan de ser lo más noble de la condición humana, los sentimientos territoriales en particular se convierten en su hez. La patria sólo es el nombre que los cursis -siempre buscando esencias y purezas en las pelusas de sus ombligos- dan a la agencia tributaria, y creer que el debate político subirá de nivel si se cambia la escala jurídica y económica por la escala sentimental es como pensar que Tomás Roncero mejora la calidad de los debates deportivos. Alguien tiene que decirlo: el que tenga sentimientos sobre este tema que se los vaya a contar a su coach y nos deje a los demás intentar razonar.

Se clama que entre 2011 y 2017 el sentimiento independentista subió del 11% al 47%. Por tanto, entre 2017 y 2023 podría bajar del 47% al 11%. Bastaría un reguetón bilingüe, un cambio de gobierno, otro mundial de fútbol o un par de historias de amor muy románticas entre rojigualdos y estelados, así de mobile es el patriotismo. Mis amigos y yo terminamos la noche borrachos. De whisky y de sentimientos. Que la resaca de éstos no sea peor que la de aquél.

8/10/17

FOGONES LEJANOS


Fernando Tejero habla mal de “MasterChef Celebrity”. “La mitad de lo que pasa ahí es mentira”, dice este exconcursante ahora que ve los fogones lejanos. Solo lo hace porque es un mal perdedor y no soporta su derrota en la primera edición después de aguantar la tortura hasta el final. O porque es un vendido y da la espalda a La 1 para beneficiar a Telecinco, que acaba de estrenar una nueva temporada de su serie, “La que se avecina”. O porque es muy mala persona y su alma negra y retorcida no necesita ninguna razón en especial para disfrutar mordiendo la mano de un concurso que le dio de comer a cambio de que también él diera de comer. Sea como sea, algún motivo muy gordo debe haber para que Tejero haga tan grave acusación contra “MasterChef”.

¿Cómo que la mitad de lo que pasa ahí es mentira? Qué barbaridad. Eso no se lo traga nadie. Ni aunque lo jure un tipo que conoce las tripas del programa. ¡La mitad, dice! ¿Cómo lo vamos a creer si la única manera de entender semejante glorificación televisiva de la hipertrofia culinaria en la que todo resulta desmedido, desproporcionado y excesivo es que, no la mitad, sino todito el programa sea, de principio a fin, un montaje desmedido, un teatro desproporcionado, una mentira excesiva?

Solo así se justificaría el endiosamiento de la gastronomía, el mal gusto que supone limitar la vida al buen gusto, y, sobre todo, el perfil de los jueces pedantes, ridículos e insoportables del espacio. Estos personajes no pueden tener la mitad de verdad ni de coña. Tienen que estar actuando por narices. Solo un ejemplo: en su estreno, un borde Jordi Cruz soltó esto a Anabel Alonso con tono de matón: “Aquí, en ‘Masterchef’, queremos ver tu guasa, sí, pero cuidado con reírte de mi oficio”. No fastidies, Tejero; no es creíble que Cruz sea tan macarra. Por muy sobrado que vaya no puede pretender que los límites del humor no estén en la monarquía, la religión o las instituciones, sino en el oficio de cocinero. Que la comida rica está rica es cierto, pero la civilización no puede haber acabado en esto.

7/10/17

LA URNA Y UN LINDO GATITO


La realidad es compleja, pero un informativo debe adaptarse a su audiencia. Por eso está bien comenzar la narración del 1-O contando lo divertido que es esconder las urnas de los registros policiales. La imagen de una junto a un lindo gatito es guay, pero mejora si se remata diciendo que las urnas estuvieron “bien custodiadas”. El relato gana emoción si se cuenta con gracia: “Durante días, han sido uno de los tesoros más preciados por todo el mundo. Los que organizaban el referéndum las necesitaban para que la gente votase. Y los que querían impedirlo hacía semanas que las buscaban por todos lados y se quedan las que encontraban. Total, que el material se llevó a los centros de votación como en una peli: escondido, con llamadas secretas y con gente vigilando para que no los descubriesen”. El final feliz nunca falla: “Así que cuando el domingo por la mañana estaba todo listo y se abrieron los centros de votación, mucha gente lo celebró incluso llorando. Y comenzó la votación”.

La realidad es poliédrica, pero un informativo también debe simplificar entre buenos y malos para no liar a su público. Incluso cuando pisa el resbaladizo terreno de la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad: “Tenían la orden del Gobierno español de entrar en los centros y coger el material del referéndum y quedárselo, pero la orden la acataron de formas distintas. Los Mossos fueron a algunos lugares, pero no se enfrentaron a la gente. Algunos dicen que no hicieron muy bien su trabajo, pero muchos les están agradecidos. En cambio, la Policía española usó la fuerza para entrar a los centros de votación. La gente se puso delante para impedirlo y en algunos lugares les ayudaron los bomberos. Los que organizaban el referéndum hacían lo que hiciera falta para proteger las urnas”.

De esta forma informó a los niños la tele pública (catalana, claro). ¿Es vergonzoso usar el dinero público para enviar mensajes simplones, maniqueos y demagógicos a los niños? Bueno, no nos volvamos locos. Que se vayan acostumbrando. A ver por qué una tele pública iba a tener que hacer mejores informativos para ellos que para nosotros.

6/10/17

CÉSAR, DIOS, CARLOS HERRERA Y OTRA GENTE MUY MUY DE DERECHAS


Dice Jesucristo en Mateo, 22, 21: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”. Algunos evangelios apócrifos recogían esa sentencia con un importante añadido inédito al final: preguntado por los fariseos si los cristianos deberían pagar impuestos, Jesús habría prescrito que procede dar al César lo que es del César, a Dios lo que es de Dios, “y a Carlos Herrera lo que es del César y lo que es de Dios”. En efecto, tras semanas de cavilaciones, la actual dirección de TVE ha cumplido esta máxima herreriana. Se anuncia ya oficialmente la contratación del presentador radiofónico de la COPE para conducir “un programa de entretenimiento y participación” -¿entretenimiento y participación? Uy, como el 1-O- en el horario de máxima audiencia de la cadena de máxima audiencia de la televisión pública.

Tiene que dar un raro gustirrinín cobrar a la vez un sueldo del Estado y otro de la Iglesia. Mejor dicho, tiene que dar un raro gustirrinín cobrar dos sueldos del Estado, uno pagado directamente y otro pagado a través de la Iglesia. En estos días confusos de periodistas y conflictos entre monarquías y repúblicas, es de justicia quitarse el sombrero ante un profesional de la comunicación que consigue pertenecer a la vez a un reino que no es de este mundo y a otro que sí lo es. ¿Cómo se logra esa doble nacionalidad, ese figurar al mismo tiempo en los medios de comunicación de una Conferencia Episcopal y de un Estado aconfesional? Hace falta ser buen profesional, sin duda; haber acumulado décadas de buen hacer en varios medios, también. Pero además es imprescindible un pequeño detalle que termina por obrar tal milagro: ser muy muy de derechas mientras gobierna un gobierno muy muy de derechas.

Den al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Aunque si son muy muy de derechas tampoco pierdan tiempo cumpliendo a rajatabla este precepto, porque al final la caja pagadora es la misma. Y el cajero que paga a César, a Dios y a Carlos Herrera, también.

5/10/17

LA INDEPENDENCIA DE TVE


Pregunta: ¿Cómo es posible que TVE no haya alterado prácticamente su programación a lo largo de estos días, y que, mientras estaban ocurriendo sucesos gravísimos de relevancia histórica, los espectadores de la televisión pública se encontrasen en su cadena principal con documentales sobre la reproducción de los calamares o programas de variedades? Respuesta: Pues porque es responsabilidad de la televisión pública contribuir a no extremar más la situación y a no transmitir a los espectadores una sensación de excepcionalidad que justamente es la que quieren crear los separatistas. Todo está controlado, nada grave está pasando y la televisión pública prosigue con normalidad contra el criterio de otras cadenas que se dedican veinticuatro horas al día a informar sobre el desafío independentista.

Pregunta: Entonces, si la situación no es tan grave, ¿por qué alteraron su programación del martes pasado para emitir por todas las cadenas el mensaje del rey Felipe VI? Respuesta: Pues porque la excepcionalidad de la medida estaba justificada ya que España está sufriendo la crisis nacional más grave de los últimos cuarenta años y la televisión pública no puede dar la espalda al importantísimo papel que puede desempeñar en semejante lance. Qué menos que ponerse a total disposición de la Corona y la Jefatura del Estado para difundir sus mensajes.

Pregunta: Entonces, si la situación sí es tan grave, ¿por qué emitieron a continuación “Masterchef Celebrity” mientras otras cadenas hacían especiales sobre el problema catalán? ¿Por qué los mejores debates, la mejor información, las mejores entrevistas, los mejores directos, los está ofreciendo la televisión privada y no la televisión pública? Respuesta: Insistimos en dar sensación de tranquilidad y normalidad. Alterar nuestra programación sería un éxito más de los que intenta apuntarse el independentismo.

Pregunta: Ustedes se piensan que nosotros somos tontos del culo, ¿no? Respuesta: Bueno, sí, un poquito…

4/10/17

EL MARAVILLOSO SHELDON


“El joven Sheldon” (Movistar +) es una serie derivada de “Big Bang” que recrea la infancia de Sheldon Cooper utilizando la misma fórmula que nos deslumbró en la magnífica serie “Aquellos maravillosos años”. En realidad, “El joven Sheldon” podría haberse titulado “Aquellos maravillosos años de Sheldon” porque, por lo visto en el primer capítulo, la infancia de Sheldon fue más tierna de lo que pensábamos, la madre del joven Sheldon no era la tan divertida como seca, fanática religiosa, racista e ignorante texana que planea sobre la vida del Sheldon adulto, el padre del joven Sheldon es mucho mejor padre que el que recuerda ese Sheldon con dos doctorados y un máster, el mundo del joven Sheldon no es tan estrecho como sospechábamos y, eso sí, la hermana del joven Sheldon que un día encandiló a Howard y Rajesh es la misma que todos esperábamos encontrar. El hipondriaco, obsesivo-compulsivo, ególatra e irritante Sheldon Cooper, ese físico teórico que no hace amigos con facilidad, no entiende el sarcasmo y dice siempre lo que piensa con el agravante de pensar siempre lo que dice, tiene un problema que no conocíamos: cree que su infancia fue más triste y dura de lo que fue. “El joven Sheldon”, sin embargo, es un pelín nostálgica. Y está bien que sea así.

La palabra nostalgia es un neologismo acuñado en 1688 por Johannes Hofer, un médico que estudió durante años el desconcierto emotivo que experimentaban los mercenarios suizos  al servicio del rey Luis XIV de Francia, que pasaban mucho tiempo lejos de las montañas y valles de su patria. Si la infancia, y no las montañas y los valles, es la verdadera patria del hombre, entonces es lógico que Sheldon Cooper tenga un poquito de nostalgia (del griego “regreso” y “dolor”) no de Texas, sino de su infancia en Texas. Puede que Sheldon Cooper no haya sido un niño feliz, y si lo fue no creo que quisiera volver a ser niño porque, como dice Sabina, a los lugares donde has sido feliz no deberías tratar de volver. Pero también creo que la nueva temporada de “Big Bang” debería mostrar a un Sheldon Cooper más nostálgico del joven Sheldon, quizás el último paso en su transformación de bicho raro a novio, amigo y compañero de piso que nadie querría tener, pero del que ninguno querríamos huir.

3/10/17

LASEXTA, CANAL TEMÁTICO


El despliegue informativo de laSexta para el 1-O arrasó, apabulló, sepultó a la competencia. Y no de cualquier manera.

Ya no es que TVE, más allá del juego de las audiencias, haya dejado de ser el referente informativo para los grandes acontecimientos. Hace tiempo que se perdió aquella vieja inercia que nos llevaba a ver en TVE las campanadas de Nochevieja o el mensaje navideño del rey. Siendo las campanadas las mismas y la señal institucional idéntica, abandonamos la costumbre absurda que nos hacía volver a TVE para ver lo mismo que en las demás cadenas, y ahora zapeamos de forma absurda por otras cadenas para encontrarnos en todas lo mismo. Pero esto es diferente.

Tampoco es que Atresmedia, siguiendo el reparto de estrategias y mercados que realizan las diferentes grandes empresas televisivas, haya dejado para Antena 3, la cadena grande de la casa, el trozo grande de la tarta –o sea, el entretenimiento–; ni que haya optado por cargar en laSexta un poco más las tintas en la información. Porque anteayer laSexta se zampó a la competencia pequeña contra la que debe pelear, pero también a la competencia grande, con “GH” dentro, e incluso a Antena 3, su hermana mayor.

Ni siquiera es que el mundo de la información televisiva esté patas arriba. Así que no es simplemente que el “Telediario” de La 1 lo haga tan mal que llame a las cargas policiales “momentos de tensión” y “empujones”, oculte que en la manifestación de Cibeles contra el referéndum ilegal había banderas franquistas, saludos fascistas y se cantó el “Cara al sol” de la Falange, o que TVE dé un paso atrás un día tan gordo como el 1-O y relegue la información a un canal minoritario como 24 Horas.

De lo que se trata es de que, si la situación lo requiere, laSexta es capaz de transformarse de un día para otro en un canal temático informativo. Y, encima, lo hace dándole mil vueltas al Canal 24 Horas y a TVE entera (que debería hacérselo mirar) y a los grandes canales generalistas escudados tras la excusa de que los telespectadores solo queremos ver la tele para desconectar de la realidad.

2/10/17

LOS TRABAJOS Y LOS DÍAS


Última hora: el fraude del atún ha provocado más de 150 intoxicaciones en toda Europa, gestionar bien las pesquerías aportaría 4.900 millones de euros al PIB de la UE según el informe de OCEANA, comienza la cosecha algodonera, polémica por la quema de la paja del arroz, vendimias en Cariñena y Rioja Alta, turismo rural en Alhama de Granada. ¿Notan algo extraño en la selección de las noticias más importantes?

Volvamos a intentarlo con los titulares de la semana pasada: pacto europeo para desarrollar la economía circular que ya se aplica en nuestro sector primario, comienza el verdeo con frutos mermadísimos por la sequía y el calor, investigación de EE.UU. a las importaciones de aceituna negra, retos y avances en la cría de pollos, los apicultores declaran la guerra a los abejarucos, lecciones de podología para el cuidado de vacas, paseo por la “Ruta de los Vetones”, en Ávila.

En efecto, todos son asuntos que afectan directa y esencialmente a lo que somos (quien no lo crea así debería tentarse las ropas y revisar el suelo que pisa). Pero en ellos no aparecen por ningún lado las palabras “procés soberanista” ni “desafío independentista” que inundan todos los informativos. A lo mejor no es que los informativos que vemos adolezcan de un empacho soberanindependista burgués, sino que sufren una carencia de tierra sobre la que pisar, trabajar y vivir, una tierra de verdad que se toca y mancha las manos.

“Agrosfera” (aquí y allá en La 2 y el Canal 24 Horas) es el informativo refugio para quienes necesiten guarecerse. Capraespaña en Talavera y Conferencia del Atún en Vigo. Envasadores y exportadores de aceite de oliva virgen extra diseñan un nuevo sistema de analíticas. Relevo generacional: dificultades de los jóvenes para acceder a la tierra, la financiación o las ayudas PAC. Paseo por Cambados, en Pontevedra.

“Agrosfera” no mira hacia atrás para mirar por encima del hombro. Mira nuestras raíces para ayudarnos a dar el siguiente paso. Huele a tierra, y a mar, y al trabajo que los domeña y nos alimenta.

1/10/17

EL CLIFFHANGER CATALÁN


Uno siempre encara el capítulo final de las temporadas de sus series favoritas con la esperanza de que se resuelvan por fin las tramas que nos han mantenido en vilo a lo largo de todo el año. Y uno siempre se decepciona cuando descubre al término del último capítulo que nada queda resuelto, ya que el episodio termina en un momento de máximo suspense que deja todo abierto y justifica la existencia de la siguiente temporada. En el argot de las series de televisión se denomina cliffhanger –“colgado de un acantilado”- a esta escena final que emociona y frustra a partes iguales. Han tenido cliffhangers famosísimos “Homeland”, “Juego de tronos” o “The walking dead”, y los seguidores nos hemos quedado pasmados mordiéndonos las uñas mientras contemplábamos impotentes e incrédulos cómo iban pasando los títulos de crédito.

Yo soy seguidor del desafío independentista catalán. Como proceso político deja bastante que desear, pero como serie de televisión me reconocerán que no tiene precio. Y encaro el episodio de cierre de temporada que veremos hoy descartando cualquier posibilidad de que se resuelvan las tramas abiertas, completamente frustrado por la certeza de que el capítulo terminará dejando el suspense en todo lo alto y los fans quedaremos irremediablemente abocados a otra nueva temporada completa de la serie. No sé cuál será el cliffhanger, pero sé que lo habrá. Se rumorea que se han rodado varios finales y que ni los mismos showrunners saben cuál se va a emitir. Quizá Rajoy quede colgado del acantilado. Quizá Puigdemont. Quizá los dos. Quizá todos los catalanes. Quizá todos los españoles. Lo único seguro es que hoy no termina nada.

Las nuevas temporadas acostumbran a ir acompañadas de cierta renovación en los equipos de las series. Casi seguro que en los capítulos que comienzan mañana veremos personajes nuevos mientras que desaparecen algunos de los antiguos. Como humilde seguidor de esta ficción desde su primera temporada, me permito sugerir respetuosamente que cambien también al guionista.

30/9/17

JORNADA DE NO REFLEXIÓN

La Fiscalía perseguirá a aquéllos que reflexionen durante la jornada de reflexión. Una vez más, el CGPJ ha recordado que la anulación del referéndum no se limita al mero ejercicio del voto, sino que se extiende al resto de actividades asociadas con la jornada del 1-O. Se prohíbe el uso no autorizado del censo y la logística necesaria para el plebiscito, los actos públicos que formen parte de la campaña electoral, y, como no podría ser de otra manera, también la jornada de reflexión que precede al día de las votaciones. Siempre guiados por el principio de proporcionalidad que ha de presidir cada acción judicial y policial, la Fiscalía ha ordenado no vigilar especialmente a los particulares en busca de señales que pudieran indicar que están reflexionando y, por el contrario, centrarse en las cadenas de televisión, canales en donde las reflexiones podrían ser mucho más graves dado el carácter de divulgación y amplificación que poseen dichos medios de comunicación.

La noticia sentó mal inicialmente a cadenas como TV3, La Sexta o 13tv -perdón, ahora se llama 1R3CE-, que habían previsto dedicar buena parte de la programación de hoy a espacios de debate político. Requerida la Fiscalía para que acotara con precisión a qué se refería por “reflexión”, ésta se remitió a la definición de la Real Academia Española: “pensamiento o consideración de algo con atención y detenimiento para estudiarlo o comprenderlo bien”. La respuesta tranquilizó a las cadenas nombradas. “¿’Consideración de algo con atención y detenimiento’? Jamás hemos hecho tal cosa en esta cadena”, declaró TV3 visiblemente aliviada. “¿’Para estudiarlo y comprenderlo bien’? Jajaja, no, no es nuestro estilo”, aseguró 13tv entre risas. Finalmente, las cadenas han transmitido a sus colaboradores la instrucción de que actúen durante el día de hoy como vienen actuando durante todas estas semanas, meses e incluso años, dada la nula posibilidad de que se cuele una reflexión durante la jornada de reflexión. Puede estar tranquila la Fiscalía.

29/9/17

DIOS ES INDEPENDENTISTA


Anteayer falló Mamen Mendizábal.

Estuvo mal que entrevistara a Cinto Busquet a solo siete minutos del final de su “Más vale tarde” (laSexta). Tiempo insuficiente para un señor que necesita un programa diario para él solito. Un púlpito no, porque ya lo tiene: es sacerdote.

Peor estuvo cómo abrió la entrevista: “Hay un sacerdote que impulsó un manifiesto prorreferéndum que han firmado cuatrocientos religiosos. Está con nosotros el párroco de Calella, Cinto Busquet, buenas tardes, bona tarda. ¿Dios está por la independencia?”. Se mereció el chorreo que le cayó: “No respondo a esa pregunta porque es totalmente fuera de lugar. Lo que le digo es que…”. Y sermoneó sobre lo que quiso ignorando la pregunta que le habían hecho y despreció. Mendizábal logró meter baza para pedir que le dejara preguntar.“Dígame”, respondió, “pero hablemos en serio. No me pregunte si Dios es independentista porque es absurdo”. Mendizábal intenta explicar que ella habla en serio, pero Busquet no calla. Él habla de independentismo como vicario de Dios, impulsa un manifiesto independentista firmado por vicarios de Dios, defiende el independentismo citando a obispos de Dios, publica una “Plegaria por Cataluña” en la que habla con Dios pidiéndole ayuda (“Dios y Padre nuestro, no permitas que nos desanimemos ni nos desalentemos ante la incapacidad de quienes ponen por encima de todo la salvaguarda de la integridad de España…”), cita la doctrina social de la Iglesia de Dios, firma una carta al papa de la Iglesia de Dios, cita los Evangelios que son –dicen– palabra de Dios y asegura que están por encima de la Constitución (los Evangelios, sí; el Corán, no: eso sería ser un antidemócrata fundamentalista islámico). Pero si le preguntan por Dios, lo ve fuera de lugar. Así que avasalla sermoneando sin dejar hablar.

Mendizábal debería aceptar con resignación cristiana esta penitencia que le envía el Señor. A Busquet le da igual ser el invitado en el programa. Él y los que son como él están acostumbrados a establecer cuándo se habla, cómo se habla y sobre qué se habla; pero, sobre todo, quién habla.

28/9/17

¡YO QUÉ VOY A MORIR!


Alarma televisiva. Ocurrió anteayer, en el “Telediario”. Salen unos peces en el mar. “Es una imagen cada vez más habitual en Canarias”. Por ahora, no pasa nada. “La presencia de peces globo se ha multiplicado en la costa”. Un momento, ¿peces globo? “Una especie que resulta muy tóxica para el hombre si la consume”. Ay, esto me suena de algo. “Inflan de agua el abdomen”. ¿Tóxicos? ¿Se inflan?, ¿de qué me suena tanto? Sale la imagen de un pez inflado. Ay, ¿de qué? “Contienen grandes cantidades de una toxina letal. La toxina la acumulan en el hígado, la piel, y ese es el peligro”. Eso de que la toxina solo está en determinadas partes del pez… ¿De qué? ¡¿De qué?! “A pesar de que está prohibida su captura y su venta en la Unión Europea, en Japón, sin embargo, el pez globo –o fugu– es una delicatessem”. ¡Pues claro, de “Los Simpson”!

¿Nos acordamos todos? Homer va a regañadientes a un restaurante japonés con su familia: “Es difícil elegir, todo parece horrible. Tráigame uno de estos, uno de estos y uno de estos”. Pero se va animando: “Creo que no he probado las huevas del pez volador”. Y termina entusiasmado: “Tiene que haber algo que no haya probado, ehhh. A ver, ¿qué es esto? ¡Fugu!”. El camarero se asusta: “¡Ohhh! El fugu es, eh, fugu, señor, pero debo advertirle de que…”, pero Homer no escucha: “Vamos, amigo, ¡fugúgueme!”.

Sabíamos que podía ocurrir y al final ocurrió. Las primeras temporadas de “Los Simpson” se nos empiezan a olvidar. Ya no las emiten y tardamos en atar cabos. Peor: algunos no os acordasteis hasta el segundo párrafo. Mucho peor: las nuevas generaciones ni eso. Solo ven las temporadas más recientes y no conocen las obras de arte que esconde la serie.

No podemos permitirnos olvidar lo que le gustó a Homer el fugu: “¡Mmm, ¡‘fanfugutástico’!”. Ni dejar de decir “¡Yo qué voy a morir, yo qué voy a morir!”. Ni que los más jóvenes no conozcan el gran canto a la vida que puede hacer un hombre poco ambicioso a un televisor pegado: “¡Estoy vivo, estoy vivo. Y no podría ser más feliz! ¡Desde hoy voy a vivir la vida a tope!”.

27/9/17

DRÁCULA, SERRAT Y FU-MANCHÚ


La semana pasada, el barrio gótico de Barcelona se coló no en las imágenes de los telediarios para ilustrar el inminente apocalipsis zombi-independentista sino, gracias al imprescindible “Nuestro cine” de La 2, en algunas secuencias de “El conde Drácula”, la olvidada pero valiosa película de Jesús Franco protagonizada por el enorme Christopher Lee. Seguro que algunos buscan, y por lo tanto encontrarán, lectura política a la emisión precisamente ahora de esa fiel versión de Drácula ambientada en Barcelona, como sin duda buscarían, y encontrarían, razones ocultas en la emisión de “El castillo de Fu-Manchú”, otra película dirigida por Jesús Franco y protagonizada por Christopher Lee en la que vemos al genio del mal chino en el parque Güell de Barcelona. El barrio gótico de “El conde Drácula” y el parque Güell de “El castillo de Fu-Manchú” no pueden interpretarse ni a favor ni en contra del referéndum porque sólo son películas programadas en un momento en que todo, desde una película de Jesús Franco a un gesto de Guardiola pasando por la celebración de un gol en el Camp Nou, se relaciona con ese referéndum que une a los chicos de Puigdemont con la extrema izquierda menos extrema y menos izquierda de la historia del movimiento obrero.

Otra cosa son las declaraciones de Joan Manuel Serrat sobre el referéndum, unas declaraciones tan estudiadas, analizadas, destripadas y examinadas como las del Papa cuando habla del cielo y del infierno. Independientemente (con perdón) de lo que dijo Serrat, creo que sus declaraciones son radicalmente valientes o, en estos días extraños que vivimos, heroicas. El filósofo británico J. O. Urmson estableció de forma clara y exacta las condiciones de un acto heroico: no puede tener por objeto un deber común, debe ser encomiable, y su omisión no puede implicar ninguna culpa. Serrat podía haber omitido sus críticas al referéndum sin que le pudiéramos acusar de falta de compromiso, su acto es encomiable y, sobre todo, opinar sobre el referéndum no es un deber común ni, mucho menos, particular. ¿Desde cuándo es obligatorio opinar? ¿Por qué Serrat es mejor ciudadano después de opinar públicamente sobre el referéndum que antes de hacerlo? No hay nada heroico en el barrio gótico de Barcelona sometido al terror de Drácula, pero hay mucha heroicidad en Serrat cuando habla sin miedo, y sin deber, sobre el castillo de Fu-Manchú.

26/9/17

"PARKS AND RECREATION"

¿Por qué nunca llegó a emitirse en España “Parks and Recreation”? ¿Qué extraño motivo puede estar detrás de este fenómeno inexplicable? ¿Por qué no se encuentra en ninguna plataforma de pago ni doblada ni subtitulada? ¿Por qué no la emite ni la cadena más rebuscada de la TDT? ¿Cómo es posible que una serie tan famosa a escala mundial simplemente no haya podido ser vista en nuestro país? ¿Por qué usted, amable lector, seguramente nunca ha oído hablar de ella?

Ésta no es la columna de un friki irritado porque no encuentra en español alguna película hiperminoritaria. “Parks and Recreation” es una conocidísima serie de la NBC que se emitió entre 2009 y 2015 a lo largo de todo el planeta Tierra. Mil Globos de Oro y Emmys. Diez mil nominaciones. Nacida al calor del exitazo de “The Office”, reproduce también el esquema del falso documental, esta vez en relación a la Concejalía de Parques y Festejos de Pawnee, un pequeño pueblo de Indiana. Está protagonizada por la estrellaza de “Saturday Night Live” Amy Poehler y contiene algunos secundarios -Ron Swanson, Tom Haverford- que ya han ingresado en el Cuadro de Honor de los mejores personajes de la historia de la comedia. Se ha visto en Portugal, en Francia, en Italia, en Andorra, en Lichstenstein (o como se escriba, que me da pereza mirarlo en Wikipedia). Sus guiones son ácidos, lúcidos, inesperados, ingeniosísimos. Todas las interpretaciones son gloriosas. Mejora de temporada en temporada. “Entertainment Weekly” la consideró la comedia más inteligente de la televisión en 2011. La revista “Time” la nombró mejor serie del año en 2012. Algunas de sus temporadas tienen un 100% de aprobación en Rotten Tomatoes.

Entonces… ¿por qué no se ha emitido en España? Netflix, Movistar+, HBO, Amazon, Telemadrilejos de la Quintana, ¿tan ocupados estáis con “Narcos” y “Juego de tronos”? ¿De verdad no hay espacio para una pequeña concejalía de un pequeño pueblo en donde ocurrieron algunos de los sucesos más divertidos de la historia del humor en televisión?

25/9/17

¡NO!


Con ustedes… ¡Miguel Gila! (todo el mundo en pie): “La otra noche salía yo del cine con mi mujer. Había tres individuos como tres armarios pegándole una paliza a un pequeñajo. Le digo a mi mujer: ‘¿qué hago, me meto, no me meto?’. Me metí. ¡Le dimos entre los cuatro!”. Ahí lo tienen. Cuando Gila nos regalaba ese humor bestia y tierno a la vez con el que tantos crecimos, se limitaba a contarlo, pero no lo protagonizaba con la excusa de que era un acto cómico. Porque actuar así de verdad, igual que gastar realmente las bromas de su pueblo, no tendría maldita la gracia.

Iván Medina es un reportero de la televisión pública catalana. El otro día fue a hacer un reportaje (nada “periodístico ni riguroso”, dijo, sino humorístico), sobre las manifestaciones habidas en Barcelona en las que se destrozaron varios coches de la Guardia Civil. Como ni salía del cine ni iba con su mujer no le pudo decir “¿Qué hago, me meto, no me meto?”, así que se metió sin más. Se subió encima de uno de los coches, dio unos saltitos sobre el abarrotado techo del habitáculo para coger confianza, e improvisó una sesuda reflexión sobre la deontología profesional, la responsabilidad personal, y, supongo, los límites del humor: “Con la excusa del reportaje, ahora no me pueden decir nada, ¿no? Puedo saltar aquí encima de la Guardia Civil y ya está, ¿no?”.

Por si quisiera avanzar en tan filosófica investigación, Medina debería tener en cuenta la de barbaridades que podría hacer impunemente si fuera a una zona de guerra escudándose bajo la enseña de la Cruz Roja, ¿no? O si usara un título de medicina para divertirse engañando a los pacientes a costa de la confianza que estos depositan en él, ¿no? Ahora bien, si prefiere limitarse al campo del periodismo y estudiar cómo hacer humor interviniendo en los acontecimientos, que empiece por ponerse en contacto con la periodista húngara Petra Laszlo, aquella simpática que ponía la zancadilla y empujaba a los refugiados que huían de la guerra de Siria buscando cobijo en esta Europa que se nos va de las manos. ¿No?

24/9/17

CALENDARIO MARIANO


Que mañana sea dos de octubre de 2017. Y ya está, arreglado. O sea, que ayer fue sábado, veintitrés de septiembre; hoy es domingo, 24; y mañana será lunes dos de octubre de 2017. Bien fácil. Nos saltamos una semanita y seguimos como si nada. Ni hay procés ni no hay procés soberanista, ni hay desafío ni no hay desafío nacionalista, ni hay referéndum 1-O ni deja de haber referéndum 1-O, porque lo que no hay es 1-O y santo remedio.

Santa Teresa de Jesús murió la noche que va del jueves 4 de octubre al viernes 15 de octubre de 1582. ¿Tan alta vida esperaba que moría porque no moría, y eso la llevó a tirarse tantos días con sus noches dando un pasito pa’lante y un pasito pa’tras en un macabro baile con la muerte? No, por Dios. Lo que pasó es que el papa Gregorio XIII quiso resolver los desajustes que había acumulado el calendario utilizado desde tiempos de Julio César. Promulgó una bula por la que debían saltarse 10 días –pasando directamente del 4 al 15 de octubre– y justo pilló a la santa viajera en tránsito.

Si, a pesar de los precedentes, saltarse una semana parece mucho, se puede saltar solo un día, del 30 de septiembre al 2 de octubre. Ya se recuperará ese día el 29 de febrero, que todos estaremos más tranquilos. O se puede adelantar el cambio de hora del otoño. Solo hay que pasarlo del día previsto, el domingo 29-O, al domingo 1-O. Y después sumarlo a seis o siete cambios de huso horario al tuntún como el que hizo Franco en honor a su amigo alemán de bigote ridículo. Iba a ser tal el jaleo que la peña se dejaría de jugar con fuego y se entretendría poniendo los relojes en hora, que es igual de absurdo pero te ríes más.

De todas formas, lo mejor sería seguir el ejemplo del papa y saltarse estos siete días. Nos evitaría una semana televisiva que será intransitable no por culpa de la programación habitual, que a eso estamos acostumbrados, sino por esta marea atosigante. He ahí la solución: sustituir el calendario gregoriano, que sustituyó al calendario juliano, por este nuevo calendario, Mariano.

23/9/17

CONTRA LA EQUIDISTANCIA


Yo, por no ser equidistante, no soy equidistante ni entre la T2 y la T3 de “Fargo”, ni entre “Al rojo vivo” y “Más vale tarde”, ni entre “Espejo público” y “El programa de Ana Rosa”. Un cierto horror por las medias tintas hace que pueda tomar partido entre Belén Esteban y María José Campanario, entre “Velvet” y “Velvet Colección”, entre Andy y Lucas. Entre “Amar es para siempre” y “Amar en tiempos revueltos”. Entre Francisco Marhuenda y Eduardo Inda. Entre los Lannister y los Targaryen. Como sé que ni todos los males ni todos los bienes tienen la misma intensidad, puedo elegir entre “Hora punta” y “El hormiguero” sin que me gusten ninguno de los dos, y entre “Homeland” y “The Americans” sin que me disgusten ninguno de los dos. No voy a poner más ejemplos. Todos ustedes saben de lo que estoy hablando en verdad. Es pura actualidad, no lo voy a ocultar y me atrevo a mojarme: yo no soy equidistante entre el regreso simultáneo a la noche de los martes de “Gran Hermano” y “Masterchef”.

Y apoyo a “Masterchef” -ahora “Masterchef Celebrity”- frente a “Gran Hermano” -ahora “Gran Hermano Revolution”-, no porque me guste, sino porque me disgusta menos que “Gran Hermano”. Firmaría un manifiesto de crítica a “Gran Hermano” frente a “Masterchef”, no porque me disguste, sino porque me gusta menos que “Masterchef”. Algo en el fondo muy profundo de mi corazón me hace desear un mundo en el que no existieran ninguno de los dos, y me siento completamente incapaz de lamentar cualquier bajada de espectadores -como el batacazo de audiencia que se metió el regreso de GH este martes, ¡bien! chúpate esa, Jorge Javier- que puedan sufrir ambos espacios. Cuanto peor les vaya a los dos, mejor para todos. Pero, aunque no hay uno bueno y otro malo, sí hay uno peor y otro mejor. Hay gente que es incapaz de entender una frase tan sencilla como la anterior. Y ya no digamos ésta: yo no soy equidistante ni entre los que están en los extremos y los equidistantes.

22/9/17

ORIOL JUNQUERAS SE ASOMA AL HUECO DEL ASCENSOR



I. En la escena más devastadora de “Mad men” Don Draper -agente publicitario que lleva una atormentada vida de ficción y alcohol en los EE.UU. de los años 60- aprieta el botón del ascensor en el rascacielos donde trabaja. Las puertas se abren. Pero el ascensor no está ahí. Don se asoma extrañado al hueco y se estremece ante la visión de los cables, la caída libre, los engranajes que están detrás de un objeto que usa a diario sin reparar en él. Lo que para otro sería un suceso banal se convierte para él en una revelación transformadora que conecta con la vida que está llevando. Retrocede unos pasos claramente aturdido por la epifanía.

II. El infantilismo podría definirse como una visión del mundo en donde los fenómenos humanos -las guerras, los Estados, las estructuras familiares- no tienen causas, o éstas son meramente voluntaristas. Sin embargo, todo tiene un fundamento material, engranajes que suelen quedar ocultos y son responsables de que los mecanismos funcionen. Cuando el sistema fluye podemos ignorar su existencia y fantasear con que las cosas operan porque sí, pero cuando se estropea hay que desatornillar la caja y la parte de atrás del frigorífico se nos revela en todo su prosaísmo.

III. El estupor de la mitad de la población catalana ante los durísimos sucesos de estos días me ha hecho revisar varias veces esta escena de “Mad men”. Ellos pensaban que los Estados -las estafetas de Correos, las delegaciones de Hacienda, los Institutos de Enseñanza Secundaria- eran entidades políticas autosustentadas sobre un colchón de sentimientos que flotan en medio de la armonía universal gracias a la cultura -ese vademécum de eslóganes de no más de diez palabras-. Y se han llevado la sorpresa de su vida al asomarse al hueco del ascensor y descubrir que detrás de todas las estructuras políticas hay manejo de cuentas, fuerzas armadas, centros penitenciarios. No salen de su asombro. 

IV. Don Draper, mucho más maduro que ellos, corrió a tomarse un whisky para asimilar lo sucedido. Oriol Junquera, mucho más infantil que el socio de Sterling Cooper Draper Pryce, reaccionó indignándose y exigiendo que la realidad -esa cosa que está ahí fuera- vuelva a estar regida por sus deseos.

21/9/17

LA INDEPENDENCIA SERÁ TELEVISADA


La independencia será televisada o no será. Cuando Rufián le dice a Rajoy que saque sus sucias manos de Cataluña, no le está diciendo a Rajoy que saque sus sucias manos de Cataluña. En verdad Rufián está hablando en ese momento con su audiencia televisiva, y les está diciendo “mirad cómo le digo a Rajoy que saque sus sucias manos de Cataluña”. Es como cuando colgamos en Facebook un mensaje público en el que etiquetamos a una amiga y le agradecemos que nos haya descubierto un rebuscadísimo poeta noruego. No le estamos agradeciendo a nuestra amiga que nos haya descubierto un rebuscadísimo poeta noruego: estamos presumiendo ante nuestros demás amigos de que le agradecemos a nuestra amiga que nos haya descubierto un rebuscadísmo poeta noruego. Rufián etiqueta a Rajoy en esa increíble red social abierta en que se ha convertido la televisión, pero no se dirige a él sino a sus propios followers.

La manifestación de la Diada busca que la multitud componga formas -una “v” de “victoria”; un signo “+”; cosas así-, que sólo pueden ser vistas desde el aire, es decir, desde la televisión. Las líneas de Nazca, esos gigantescos geoglifos precolombinos que se han hallado al sur de Perú, también forman dibujos que sólo pueden ser vistos desde el aire, lo que llevo a ciertos pseudoarqueólogos a considerar que se trataba de mensajes por/para/de/ante/bajo/cabe/con extraterrestres. La Diada no se dirige a los extraterrestres -salvo que sean catalanes y vean TV3- sino a los telespectadores que lo están viendo en directo y a los propios asistentes que lo verán esa noche en los informativos. Es un automensaje en donde lo único importante es el medio.

Nadie sabe el escenario con el que nos encontraremos el 2 de octubre. Lo único seguro es que dependerá más de los elementos audiovisuales que hayan tenido lugar el 1 de octubre alrededor de votantes y urnas que de los propios votantes y urnas. La revolución no será televisada, pero la independencia de la República Televisiva de Cataluña, si llega a ocurrir, sí lo será.

20/9/17

CANAL NEIL


Lo que se recibe, se recibe a la manera del recipiente. Por eso TVE recibe a su absurda manera el regreso de la serie “El ministerio del tiempo”, desplazada a un horario antiproletario por culpa del empecinamiento de la televisión pública en mantener a Javier Cárdenas y su terrorífica “Hora punta” en un horario de lujo. Lo siento, chicos del ministerio. Os ha tocado ser recibidos por un recipiente que os odia como Caín odiaba a Abel, como Cavani odia a Neymar a la hora de lanzar las faltas y como los que se sienten viajeros odian a los turistas que les impiden ver en soledad la “Gioconda”. Mala suerte. Pero hoy no quiero hablar del vergonzoso horario de “El ministerio del tiempo”, sino de una idea para un nuevo canal que ofrezco gratis al mundo televisivo. Lo tengo todo pensado.

El canal se podría llamar “Canal Neil”, y estaría dedicado a dejar hablar al astrofísico estadounidense Neil deGrasse Tyson todo el tiempo, todos los días y en todos los programas. Las mañanas de Neil, noticias con Neil, el tiempo con Neil, las tardes de Neil, la noche con Neil, Neil habla en la madrugada, buenos días con Neil… Y ya está. En “The Daily Show” (Movistar Series), el programa emitido en Comedy Central en Estados Unidos que parodia los programas de noticias, el presentador Trevor Noah entrevistó a Neil deGrasse Tyson y, en la charla, leyó un fragmento de su último libro en el que el astrofísico, tras preguntarse quién puede celebrar la visión cósmica de la vida, responde que no el jornalero migrante, ni el trabajador explotado, ni desde luego la persona que busca en un contenedor. Se necesita el lujo del tiempo no invertido en sobrevivir. Hasta cierto punto, tienes que ser un privilegiado para poder preocuparte por el universo porque no necesitas preocuparte por tu vida. ¿No es ese el objetivo, entonces? ¿No deberíamos trabajar todos para conseguir que no haya un solo ser humano que no pueda celebrar la visión cósmica de la vida? He ahí el gran objetivo el milenio, que contiene todos los demás. La mejor forma que se me ocurre para contribuir al cumplimiento universal de ese objetivo es el Canal Neil, un canal enterito dedicado a las luminosas, inspiradoras, sabias y comprometidas palabras de un astrofísico humanista.

19/9/17

¡DIOS MÍO, NO SIENTO LA ENTREPIERNA!


Soldados y concursantes. Vietnam y “Gran hermano”. EE.UU. y España. La vida civil y el mercado laboral. Esas tenemos: los problemas de inadaptación de los soldados de la guerra del Vietnam al volver a casa son a EE.UU. lo que los problemas de inadaptación de los concursantes de “GH” al volver a casa son a España. El paralelismo se puede extender a otras guerras y a otros ‘realities’, pero esta es la versión canónica.

Igual que el Ejército estadounidense no puede, visto lo visto, enviar a sus soldados a más guerras sin tener en cuenta el problema que supondrá su posterior reinserción en la vida civil, Telecinco no debe reclutar más concursantes de “GH” sin un plan de reinserción en la vida postelevisiva. Ahí tenemos el caso de Miguel Vilas, un exconcursante de “GH 17” que ya en la casa no sabía qué hacer para ganar protagonismo y desde que la dejó anda por ahí dando tumbos escarbando en su propio yo. De sus constantes esfuerzos para llamar la atención, el que más llama la atención es su constante esfuerzo para llamar la atención, siempre excesivo, siempre centrado en la hipertrofia de sí mismo: que si se opera, que si no; que si se implanta cosas o corta cosas, que si no; que si está conforme consigo mismo y su vida, que si no. Ahora vende su propio semen en forma de colonia para mujer hecha, según dice, con su propio semen.

Aunque no aclara qué tipo de hombre se puede sentir atraído por una mujer untada con tal potingue, esperemos que el negocio, además de darle muchas satisfacciones al chaval, también le dé para vivir. Pero parece difícil. Por eso Telecinco debería firmar al principio de cada nueva edición de “GH” un seguro que se hiciera cargo de sus concursantes para que al terminar no se vieran, como se ven tantos, con una mano delante y otra detrás; o como el pobre Miguel, con las dos manos delante para abastecer su loca empresa. Si es malo volver de Vietnam y no sentir las piernas, peor es salir de “GH” y montar un negocio con tal nivel de exigencia física que acabes por no sentir la entrepierna.

18/9/17

ENFADARSE CON EL HURACÁN


No hay que enfadarse con un huracán. Y menos si viajas en su búsqueda. Un reportero puede plantear, como se discutió días atrás, la necesidad de que las cadenas le manden con micrófono y chubasquero a echarle un ojo a un huracán, porque corre el riesgo de que sea el huracán quien le eche el ojo a él. Un ojo con vientos de 250 Km/h. Pero, al margen de ese simpático detalle acerca de sus penosas condiciones laborales, no se puede enfadar con un huracán.

Repasemos algunos casos ocurridos por aquí recientemente. “El programa de Ana Rosa” (mañanas de Telecinco) manda reporteros a informar in situ de los problemas de convivencia que causan los okupas en Madrid, y “Espejo público” (mañanas de Antena 3) manda reporteros a informar in situ de los problemas de convivencia que causan indigentes y toxicómanos en Sevilla. Allí se encuentran con el huracán que motivó su viaje: reciben amenazas y viven los problemas de los que han ido a hablar. Así que hacen un gran trabajo periodístico informando de la situación gracias a que la situación entra en su reportaje. “El programa de Ana Rosa” también envía a un reportero a Tordesillas para informar de cómo viven la fiesta del Toro de la Vega desde que tienen prohibida la muerte del animal. Unos manifestantes a favor de la fiesta tradicional lo hacen saber colocando una pancarta delante del reportero. Gran reportaje en directo gracias a que el huracán impide en directo hacer el reportaje en directo.

Más extraño fue lo ocurrido con unos reporteros del “Telediario” enviados a Cataluña. “Nos están impidiendo hacer el directo. Están agrediendo ahora casi a nuestro reportero, como ven, en protesta por estos registros. La persona que tengo aquí detrás también está protestando”, dice la reportera. Pero esa agresión no se ve por ninguna parte, y sí al reportero empujando antes a quien estaba tras su compañera con una pancarta. Desconcierta que estos reporteros recorran tantos kilómetros para hacer un reportaje mostrando la situación y después se enfaden con el huracán.