16/10/18

TÚ CONTESTASTES QUE NO


Mejor que “OT” no toque el repertorio de Mecano. Pon que encargan “No es serio este cementerio” a Joan Garrido, y en vez de cantar “Este cementerio no es cualquiera cosa” el tío dice que no, que la Real Academia dice que cuando el adjetivo “cualquiera” va antepuesto a un sustantivo —como aquí, que va ante “cosa”— adopta la forma apocopada “cualquier”. Menuda se arma. Garrido respetaría el ripio porque cambiando los golpes de voz cantaría “Este cementerio no es cualquier cosa”, lo que encajaría con “pues las lápidas del fondo son de mármol rosa”, pero Ana Torroja se enfadaría. Y eso es solo el principio.

Pon que a Damion Frost le toca “El cine”, y no quiere cantar “Dos horas confiando que no colgarán dichoso cartelito de ‘completo está el local’” porque lo correcto sería usar la preposición y el determinante que corresponden, y decir “Dos horas confiando en que no colgarán el dichoso cartelito de ‘completo está el local’”. Pon que a Alba Reche y a Natalia les encargan “El blues del esclavo”, y una quiere corregir “erguiendo el cuello y testuz como hermana avestruz” porque lo correcto sería “irguiendo el cuello y la testuz, como la hermana avestruz”, y otra quiere corregir “para que no digan que somos unos zulús ir cantando este blues” porque el infinitivo de “ir” es “id”, el plural de “zulú” es “zulúes”, y esa canción no es un blues ni de coña. Y pon que Carlos Right se queja de que en “Ay, qué pesado” dice “no debes de hacer planes, tú no decides”, pero él prefiere “no debes hacer planes, tú no decides” porque para referirse a obligación la fórmula correcta es deber + infinitivo. Y pon que Miki y María se quejan de que “Stereosexual” comete el error contrario: la canción quiere referirse a probabilidad o suposición y no usa la fórmula correcta, que es deber de + infinitivo, porque dice “la culpa es del alcohol, debí mezclar ayer hasta volverme maricón”.

Un momento, ¿“Stereosexual” dice “maricón”? Como quieran cambiar también eso, Ana Torroja la lía gorda. ¿Verdad, Ana? ¿Verdad que ya cuando quisieron cambiar “mariconez” —porque estamos en 2018, y el mundo cambia e incluso mejora—, tú “contestastes” que no?

5 comentarios:

Guti dijo...

Menos mal que alguien más se dio cuenta de que estos tipos eran, como letristas, de vergüenza ajena. Ya no me siento tan solo aborreciéndolos. ¡Gracias!

elena dijo...

Los ripios daban bofetadas en los oídos

Anónimo dijo...

Nunca los pude soportar por el tema de las letras, pensaba que yo era el raro, gracias joven.

Anónimo dijo...

Gracias Antonio Rico, me pasa como a otros seguidores, yo también me siento menos solo cuando alguien más pone de manifiesto las patadas a la gramática que los letristas de canciones cometen tan a menudo. ¿No podrían asesorarse un poco antes de publicar esos insultos gramaticales?

Maribel del Río dijo...

A mí me hacian gracia, eran como pijos muy burros