13 febrero 2015

MI PRIMER SADISMO



Me encanta ver el anuncio de la colección infantil “Mi primera Biblia” en televisión. Sólo lamento que sea demasiado breve, veinte segundos de nada en donde casi no da tiempo a mostrar los contenidos de los libros. Se ve la página en la que se cuenta cómo todos los animalitos entraron en el arca de Noé justo antes de que Dios exterminara a toda la humanidad y al resto de seres vivos sobre el planeta. Y también se ve otra bonita página sobre la construcción de la torrecita de Babel, ese episodio en el que Dios creó las diferentes lenguas para que los humanos no se pudieran entender entre sí.

Pero el anuncio debería durar varios minutos más, para que también aparecieran en el spot preciosos dibujitos sobre el momento en el que el ángel exterminador enviado por Dios asesinó a catorce mil niñitos primogenititos egipcios (Números 16:41-49). Qué bonito será el capítulo en el que se cuenta a nuestros hijos cómo Dios envió a dos ositos para que descuartizaran a cuarenta y dos niños por haberse reído de un hombre calvito (Reyes 2:23-24). Esa madre que aparece en el anuncio seguro que está leyendo junto a sus hijos el momento de la Biblia en el que Dios indica que una jovencita que se case sin ser virgen deberá morir apedreadita (Deuteronomio 22:20,21). También se echa en falta en el spot imágenes de los dibujos que cuentan cómo Sansón obtuvo poderes especiales de Dios para matar a treinta personitas inocentes con las que había perdido una apuestita trivial (Jueces 14:1,19), o de las referencias a ese momento tan educativo para los niños en donde un posadero temeroso de Dios ofrece a unos ladroncitos a su hijita para que la violen con tal de que no molesten a uno de sus huespeditos (Jueces, 19:22-30).

La televisión se ennoblece poniéndose al servicio de la publicidad de unas lecturas infantiles tan adecuadas. Esperemos que tengan éxito y podamos ver dentro de poco en las pantallas publicidad llena de dibujitos coloristas de “Mis primeras obras del Marqués de Sade”.

6 comentarios:

Victor dijo...

"Chacho has estao sembrao". Saludos.

Anónimo dijo...

No se puede decir más claro.

Ranas dijo...

Muy cierto jajaja

Anónimo dijo...

La Biblia es el Mein Kampf de Yahveh

Anónimo dijo...

Así nos va...
Muy bueno, por desgracia, caerá en saco roto.

Descartes for the win dijo...

Bueno no seamos dramáticos, por lo menos tiene dibujitos. Eso es muy tierno.