19/2/20

EL MAR


Si Dios existiera, desde luego no sería el Dios al que la diputada de extremísima derecha Lourdes Méndez pidió que perdonara a los que iban a votar a favor de la ley de eutanasia en el Congreso. Y si, como Longinos ante Jesús crucificado, llegara el momento en que tuviera que reconocer que, en verdad, ese Dios es Dios, desde ahora dejo dicho que de ese Dios quiero tanto como Espartaco quería de Roma: nada. Solo que me deje en paz, o que me condene a ese  fuego del infierno que, según san Agustín, penetra hasta el alma. Pero no quiero su perdón porque, como tantos ciudadanos, yo también voté en el Congreso la ley de eutanasia aunque no estuviera allí. 

Si no han visto la intervención de la piadosa diputada Lourdes Méndez, no pueden entender hasta dónde puede llegar la rabia, la ignorancia, la insensibilidad y las mentiras de los que ven la eutanasia como una especie de “solución final”, una manera de ahorrar en gasto social o un pecado contra Dios. Seguro que en Trece tendrán la oportunidad de escuchar a Lourdes Méndez y al diputado del PP José Ignacio Echániz, ese hombre que dijo que el objetivo de la eutanasia es ahorrar costes con personas que son muy caras al final de su vida. Dejen de ver series en Netflix y dense una vuelta por las tertulias de Trece. Hay que dejar de poner cara de asco cuando nos enteramos de que en China comen murciélagos porque, como nos enseñó Marvin Harris, lo que es “bueno para comer” no se basa en la pura fisiología de la digestión sino en las tradiciones gastronómicas de cada pueblo y su cultura alimentaria. Nuestra mejor cara de asco debe reservarse para esos que pontifican sobre lo que es bueno para el alma aunque no sea bueno para el cuerpo y no perdonan a los que quieren ser dueños de sí mismos hasta el final. Méndez y Echániz pertenecen a la tradición de los fanáticos que abominaban de la disección de cadáveres humanos, y seguro que habrían invocado el perdón de su Dios para el médico Nicolaes Tulp que, en el cuadro de Rembrandt, ofrece una lección pública de anatomía. La acción humana es capaz de transformar el medio natural, como en las Médulas de León, y también al propio hombre. Ya no somos esos animales de zoo que creó el Dios de Lourdes Méndez. Somos hombres. Y, en palabras de Espartaco, solo hay un camino para salir de Italia: el mar. Mar adentro.

2 comentarios:

Orlando dijo...

Cada vez me da mas asco este
partido, y en especial ,
Rocio Monasterio , lo del
minuto de silencio de hoy ,.
fue , repugnante, simplemente .

qypd4hy4m8 dijo...

Ignition’s customer service is responsive, polite, and well-versed in all topics associated to real-money online slots and playing. Ignition greets new gamers with up to as} $3,000 in welcome funds for on line casino video games and poker. The website hosts titles from 13 sport suppliers — all trade leaders 우리카지노 — meaning you get the trade's cream of the crop, including high RTP titles, progressive jackpots, and more. These video games are much more costly for websites to host than virtual video games, as they contain a heavier investment in know-how and staffing.