26 marzo 2015

EMMA GARCÍA, ANTE LA HISTORIA (aka PERO QUÉ PÚBLICO MÁS TONTO TENGO)

La proliferación de tuits de espectadores de “Mujeres y hombres y viceversa” quejándose del retraso del programa del martes debido a las informaciones sobre el accidente de los Alpes coloca a su presentadora, Emma García, ante una ocasión trascendental de volver a protagonizar algunas de las citas célebres más importantes de la Historia. Se ofrecen a la estrella de Telecinco tres alternativas; seguro que ella sabrá escoger aquélla que mejor se adapte a tal circunstancia:

- “El dinero no huele” (Vespasiano). Cuando el emperador Vespasiano decidió gravar con un impuesto la recogida de orina de la Cloaca Máxima para fines industriales, su hijo le recriminó la sucia procedencia del dinero recaudado, ante lo que el emperador le dio a oler una moneda de oro y pronunció su famosa cita. Ahora es el momento de que Emma García se plante ante las cámaras de Telecinco y, blandiendo el extracto del banco correspondiente al último pago por la mierda de programa que presenta, emule al fundador de la dinastía Flavia y repita tal sentencia.

- “Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria” (Groucho Marx). De acuerdo, lo más probable es que el más joven de los hermanos Marx más viejos se refiriera en su célebre cita a la miseria económica, pero sería igualmente aplicable a la miseria moral. MYHYV, partiendo del vacío intergaláctico, ha conseguido llegar a convertirse en un referente en cuanto a valores y ejemplos completamente miserables moralmente. Es el momento de que Emma García se pinte unas cejas y un bigote e imite a Groucho en su famosa frase.

- “Pero qué público más tonto tengo, pero qué público más anormal” (Kaka de Luxe). En caso de que Emma García optase por el vasto acervo de la cultura popular, es obvio que la canción del grupo pionero del punk en la movida madrileña debería ser la escogida. Es obvio que la presentadora vasca es plenamente consciente de los cocientes intelectuales de un sólo dígito que caracterizan a buena parte de sus espectadores, así que ¿por qué no decírselo a la cara de una puñetera vez a todos ellos?