14 marzo 2015

ZAIDA EN TVE


Lo tengo: el Partido Popular debe romper con la herencia socialista. Con la herencia socialista de Zapatero, por supuesto. Y, como esto va de televisión, me refiero a la gestión de TVE, no queda otra. Esta es, pues, mi original propuesta: el PP debe romper con la herencia socialista de Zapatero en TVE. Inapelable.

Es cierto que el PP ya estaba en ello. Fue rompiendo con la herencia socialista de Zapatero en TVE aquí y allá: que si cambiando a las personas incómodas por otras de su confianza ciega, que si cambiando programas de debate plurales como “59 segundos” por foros más vigilados como “El debate de La 1” de Julio Somoano, que si desmantelando los mejores servicios informativos de la historia de TVE por otros que, vista su audiencia, no son seguidos  ni por sus incondicionales. Pero lo hizo sin orden ni concierto y se le olvidó que la gran herencia de Zapatero en TVE es la cancelación de “Línea 900”.

“Línea 900” fue un programa semanal de investigación periodística que hacía reportajes de media hora sobre aquellos asuntos que los ciudadanos solicitaban porque creían que debían ser conocidos por sus compatriotas. Quien quisiera, llamaba a un teléfono gratuito (línea 900) y proponía un asunto que debía ser denunciado o investigado. Y el programa lo hacía, cayera quien cayera y molestara a quien molestara. Cien por cien servicio público. Cien por cien televisión pública. Hasta que Zapatero decidió que el 18 de noviembre de 2007, tras 16 años al servicio al pueblo, “Línea 900” debía morir.

Si el PP rompiera con la herencia socialista de Zapatero resucitando “Línea 900”, las cosas le irían mejor al Gobierno. No se evitaría la vergüenza de que los españoles asistiéramos al espectáculo que estos días vimos en el Parlamento con el caso de la comandante Zaida, pero al menos podría haber sido un programa público quien destapara el caso. Y no sería otra vez laSexta (otra vez Jorde Évole, otra vez “Salvados”) quien marcara la agenda política del país.