21 noviembre 2016

EL MURO DE BERLÍN, COLORIZADO, ¿VALE?


Ya la palabra “colorización” suena mal ella sola. Si hablamos de colorizar las imágenes de la colección de la Guerra Civil Española preservada en la Filmoteca Española, suena aun peor. Es una falta de respeto al pasado, a la historia como disciplina y a nosotros mismos como herederos de este legado. A no ser que no hablemos de las fechorías de un chiflado, sino de un programa de DMAX que, gracias a este recurso, logra que unas cuantas personas aprovechen los jueves en hora de máxima audiencia para ver una serie documental sobre nuestra Guerra Civil en vez de alguna de las tonterías que vuelan por las antenas a esas horas. Dicen los creadores de “España dividida: La guerra civil en color” que así pueden ser más didácticos y acercarse al gran público. Felicidades, entonces.

También suena mal esta explicación del Muro de Berlín: “Pues era que estaba un muro, ¿vale? Y que separaba toda lo que era la zona de América y todo eso. Estaba separada y todo eso por... como... la gente estaba, o sea, hubo como una guerra, digamos, ¿vale? Y se construyó un muro y estaba separado por una zona, ¿vale?, donde estaba la gente un poco más pobre y por otra zona donde había gente más rica. Y la gente pobre ya, después de tantos años, estuvo 20 años o así separados, no podía pasar nadie al otro territorio, mucha gente, muchos familiares, estaban en el otro territorio, no se podía acceder. Era como un poco aquí gente que quiere emigrar. Cosas. No lo mismo, pero un poco así. Una guerra muy importante hasta que los obreros, digamos, ya se hartaron y cogieron y empezaron a destrozar el muro entero. Que imagínate todo lo que es un muro que separe todo, ¿sabes? Es increíble”. Sí que es increíble. Y si lo dice una estudiante de magisterio, más. A no ser que sea tan buena que adapte su explicación al público al que va destinada: sus compañeros, concursantes en “Gran hermano”. Entonces habría que felicitarla. Lo terrible sería que ella hablara así porque es así y ese es su registro. Entonces habría que felicitar a Telecinco: es quien hace el trabajo de elegir a los concursantes según el tipo de espectador que cultiva.