27 noviembre 2016

LA EVOLUCIÓN DE "ÓRBITA LAIKA"


Antes de permitirse el lujo de hacer malos programas de ciencia, TVE debería hacer más de un solo programa de ciencia. Antes de decir lo malo que es un programa de ciencia de TVE, deberíamos ver más de un único programa de ciencia en la tele pública. Así que hablemos con tiento de “Órbita Laika” (noche de los martes, en La 2), un programa de ciencia único que es nuestro único programa de ciencia.

Digamos que “Órbita Laika” tiene unas temporadas, unas secciones y unos momentos mejores que otros. Por ejemplo, tal vez las dos temporadas anteriores fueran mejores que la actual. O puede que las añoremos solo porque había buenas secciones y grandes colaboradores que ya no están. Como la salerosa matemática Clara Grima, o el siempre eficaz Luis Alfonso Gámez, martillo de embaucadores, que hizo una gran labor a pesar de disponer de apenas tres minutos para desenmascarar pseudociencias en su sección “El archivo del misterio”: ovnis, espiritismo, antivacunas, reiki, horóscopo… vale la pena regalarse un paseo por la web de TVE.

No me quejo, claro, porque en esta temporada “Órbita Laika” hizo todo un programa contra la pseudociencia, y contó incluso con el gran Richard Dawkins dando leña a las supersticiones, a la homeopatía y dejando, de paso, un pildorazo de los suyos: “La mayor superstición de todas es la religión” (¿emitirán alguna vez este espacio tras la “Santa misa”?). Pero, no sé, es que ya es mala pata que usaran como “promo” un error de Goyo Jiménez, actual presentador, cuando bromea con un colaborador: “Según Darwin, ¿qué sucede con el individuo que no se adapta con rapidez?”, le pregunta. “Pues, no lo sé”, contesta el colaborador. “Desaparece”, remata. El chico lo pilla y se va, pero debería corregir a Goyo: según Darwin, quien se adapta no es el individuo (como decía Lamarck) sino la especie; además, tampoco es una cuestión de rapidez. Por eso, la evolución, igual que los grandes cambios geológicos de los que hablaba su amigo Lyell, no se ve a simple vista. Como sí se ve la de “Órbita Laika”.