08 noviembre 2016

MARÍA DEL MONTE, CELEBRITY


Noche del domingo, vuelve “Masterchef” a La 1. Esta vez no cocinan adultos desconocidos que TVE saca del anonimato mediante una sutil estrategia de metérnolos por los ojos hasta que acabamos de ellos hasta el gorro. Tampoco cocinan niños desconocidos que TVE saca del anonimato mediante una sutil estrategia de metérnolos por los ojos hasta que acabamos de ellos hasta el gorro. Porque ya no hablamos simplemente de “MasterChef” ni de “MasterChef Junior”. Ahora se trata de “MasterChef Celebrity”. Ahora cocinan adultos famosos a los que TVE aplicará una sutil estrategia de metérnolos por los ojos hasta que acabemos de ellos hasta el gorro si no lo estábamos ya antes. Respecto a que el siguiente paso hacia el abismo esté dedicado a niños famosos a una sartén pegados vamos a callar la boca que estos programas los carga el diablo.

Es reconfortante ver famosos cocinando. Son como Bertín Osborne: saben de todo, hacen de todo, se enfrentan a todo. Si es que hasta cuando oyen a algún papanatas decir “celebrity” entienden que se está hablando de ellos porque no se les escapa una. Un ejemplo es María del Monte, una famosa celebrity que no le tiene miedo a nada.

Mujer de actitud renacentista y múltiples intereses que se resiste a quedar atrapada en una sola categoría artística, cuando en los concursos de la tele se trataba de cantar, lo hizo. En 1982 fue a “Gente joven”; llegó, cantó y venció. Luego la tele le dio más importancia a bailar, así que bailó. En 2005 se arremangó en “Mira quién baila” y quedó la segunda. Más tarde la tele descubrió que lo importante era disfrazarse para cantar y bailar imitando a cantantes famosos. Allá fue nuestra poliédrica heroína y quedó la cuarta en “Tu cara me suena”. Ahora la tele dice que no eres nadie si no cocinas para un jurado de bocachanclas. Pues ahí la tenemos, cocinando y aguantando comentarios cargantes, presuntuosos y tontorrones. Ni Leonardo da Vinci podría con ella. Quiera Dios que a la tele no le dé por decir que es imprescindible patinar sobre hielo, subir ochomiles o hacer parapente que esta mujer se nos mata.