15 noviembre 2016

SON LAS SERIES, ESTÚPIDO


Falta el dato fundamental. Llevamos una semana de análisis concienzudos acerca del resultado de las elecciones USA. Ya sabemos el sexo, la edad, la raza, la clase social, la religión, el número de habitantes de la ciudad donde viven, el índice de masa corporal, la ropa, lo que habían votado en anteriores elecciones, el número de hijos, el número de coches, el número de perros, el número de zapatos y el número de zapato, el lugar de nacimiento de sus antepasados, el nivel de colesterol malo, la orientación sexual, lo que desayunan, el nivel de estudios, dónde pasan las vacaciones, el signo zodiacal, el calibre de las armas que tienen en casa, el nivel de colesterol bueno, cómo celebran la navidad, las preferencias musicales y las horas que pasan viendo pornografía los votantes de Donald Trump y de Hillary Clinton. Pero seguimos sin entender nada de lo que ha pasado porque nadie se ha preocupado por investigar el dato fundamental: ¡¿qué puñetera televisión ve esta gente?!

No me refiero a informativos. Ya sabemos que la FOX fue pro-Clinton y la CNN pro-Trump -no, espera, al revés… no, espera, todos fueron pro-Trump… ¿o no?-. Me refiero a series. Ahí está la clave. No quiero ver Tennessee en rojo y California en azul. Quiero ver “Nashville” en rojo y “Californication” en azul. Quiero una lista en donde salga “The walking dead”, “The big bang theory”, “Modern family”, “Daredevil”, “The good wife”, “Stranger things”, “The get down”, al lado de su porcentaje de espectadores demócratas y republicanos. Eso es lo que nos daría la clave de lo que pasó. Los analistas distinguen “Estados seguros” (safe states) y “Estados pendulantes” (swing states), según esté claro o no a priori qué partido va a ser el más votado. Pues yo quiero saber cuáles son las safe series y las swing series, qué series tienen espectadores mayoritariamente demócratas o republicanos y cuáles oscilan de forma intermedia entre ambos. A lo mejor Clinton no perdió por no ocuparse correctamente de Florida. A lo mejor perdió por no deslizar algún mensaje pro-demócrata en “Juego de tronos”. O por no hacer un cameo.