8/3/08

QUIZÁS QUISO DECIR

Pero vamos a ver, ¿qué es eso de “Romanes eunt domus”, ¿“Gente llamada romanos ir la casa”? ¡Por favor! Quien quiera hacer una pintada diciendo “Romanos marchaos a casa” en la lengua del Imperio debería saber latín o al menos haber visto “La vida de Bryan”. Así que, o uno se aprende de memoria aquello de “Romani ite domum” escribiéndolo cien veces en una noche sobre la pared de un edificio bajo la vigilancia de un centurión, o se pone a estudiar qué es el vocativo, el imperativo de la segunda persona del plural y el acusativo de dirección. Claro que cabe otra posibilidad: no complicarse la vida y decir simplemente “Romanos marchaos a casa”, que todos lo entendemos igual aunque quede menos solemne.

Lo que pasa es que Hugo Chávez quiere que en su programa de televisión “Aló, presidente”, que cada domingo dirige a los venezolanos, no falte de nada. Y le faltaba un toque clásico. Así que, aunque sabe que en Hispanoamérica se habla español, el otro día se puso a decir “Motivo de guerra” en la lengua del Imperio y le salió “Causus bellis”. ¡Causus bellis! ¡No dio ni una! Una metedura de pata así sí que debería ser casus belli. Y no porque Chávez no sepa latín, sino porque demuestra no haber visto “La vida de Bryan”. Imperdonable. No tuvo bastante con haber sido el desencadenante de un “Por qué no te callas” que nos perseguirá hasta la tumba, y ahora nos regala un solecismo con pretensiones que a nada que nos descuidemos pasa a la historia.

Es verdad que los telediarios ya dejaron de multidifundir las imágenes del enfático “causus bellis”, pero como se líe una balasera por aquellas tierras hermanas, volveremos a oírlo una y mil veces en las noticias. Y saldrá en los libros de historia. Y en Wikipedia. Y se harán politonos. Y canciones del verano. Y acabaremos por acostumbrarnos. Y cuando alguien busque en Google “casus belli”, la máquina pensará que es un error. Y nos corregirá: “Quizás quiso decir causus bellis”.

2 comentarios:

Holly Golightly dijo...

Lo peor no es eso. Lo peor es pensar en cuántas personas se dieron cuenta de que lo que había dicho estaba mal...Fuimos pocos, ¿no?

Turanga dijo...

Creo que sí, que fuisteis muy pocos. Desde luego es terrible. Yo no me habría dado cuenta. Mejor me eunt domus y me quedo allí ad nauseam.