5/3/08

CONTRA LA AMETRALLADORA

En esta sección se ha defendido varias veces que si los reportajes de “Cuarto milenio” (Cuatro) fueran guiones de series como “Expediente X”, el careto de Iker Jiménez no sólo no nos daría ganas de vomitar, sino que podría convertirse en nuestro Fox Mulder. Pero el problema de “Cuarto milenio” es el mismo que el de los magos que no reconocen que son magos y presentan sus trucos como resultado de unos absurdos “poderes”: es imposible hablar seriamente de los fenómenos paranornales porque todo lo que sea decir “no hay poderes paranormales” o bien es ficción tipo “Expediente X”, o bien es puro engaño. “Cuarto milenio” es puro engaño.

¿Qué hace “Cuarto milenio” en una cadena como Cuatro? La respuesta a esta pregunta es que la pregunta no tiene sentido. Cuatro no es una cadena diferente porque lo que pretende es ganar dinero con sus programas. Una cadena de televisión privada es un negocio. Así que Cuatro seguirá programando “Cuarto milenio” mientras sea rentable, y cuando deje de serlo Iker Jiménez tendrá que irse con su chabola paranormal a, yo qué sé, la madrugada de Telecinco. Pero es que la televisión es así, no hay que darle más vueltas. El inventor de la ametralladora moderna, Hiram Stevens Maxim, inventó también un hierro para rizar el pelo, y patentó ratoneras, faros para locomotoras y sistemas de riego automático. La televisión tampoco para de inventar y patentar cosas. Programas como “Cuarto milenio”, baratos y fáciles de disparar (ningún Iker Jiménez del mundo es doctor en Física), son las ametralladoras de la programación. Pero en la tele también podemos ver películas que rizan el pelo (echen un vistazo al ciclo de Hitchcock que emite la TPA), ratoneras infalibles con aspecto de serie (“Aída”, “House”), partidos de la Liga de Campeones convertidos en faros, y originales sistemas de riego automático disfrazados de películas pornográficas.

Como regla general, hay que desconfiar de esos programas-ametralladora que siembran los sofás de cadáveres y consiguen ser rentables porque son baratos y fáciles de disparar. Y siempre será mejor un sistema de riego automático porno que una ametralladora paranormal. Haz el amor y no la guerra.

3 comentarios:

Holly Golightly dijo...

Interesantes metáforas.

Respecto a Íker Jiménez creo que ya está todo dicho.

Fustigador dijo...

Para AMETRALLADORA vosotros mismos, que producís articulillos a un ritmo tan atosigado que hasta pierde aliciente comentarlos...
¿No agradecéis cuando algún alumno os sorprende con un examen o trabajo original y contundente, entre la masa de rolletes rutinarios y "al peso"?
Pues algo así podíais hacer vosotros, producir menos cosas pero con más sustancia.

Búe dijo...

Cuarto Milenio es un gran programa de humor, mi favorito. Trileros que hacen creer a la gente cualquier cosa que se le pase por la cabeza, debates sin sentido y el programa que termina con la sensación de no haber avanzado absolutamente nada en el tema con respecto al inicio del mismo. ¿No es acaso la pérdida de tiempo más deliciosa, la que no pretende tener sentido? ¿No es eso televisión en estado puro?