18 febrero 2009

LOQUILLO NO ES BETSABÉ


Si a usted le gusta la música, o le interesa la naturaleza humana, tiene que ver el excelente documental “Loquillo, leyenda urbana” (Canal +). Loquillo se desnuda. No, no es que se quite la ropa, sino que desviste su memoria, que es mucho más interesante que su enorme cuerpo de jugador de baloncesto. Así pues, Loquillo, Sabino Méndez, Jaime Urrutia, Gabriel Sopeña, Jaime Stinus, Igor Paskual y muchos otros se desnudan en el documental, practican un entretenidísimo sexo oral con los espectadores, y la cámara se limita a estar ahí. Loquillo no es Betsabé.

Hubo un tiempo en que los artistas tenían muy pocas oportunidades de pintar desnudos fuera de la mitología (¡cómo les gustaba la vida a los dioses griegos!), así que los artistas del Renacimiento, por ejemplo, convirtieron a Betsabé, un personaje secundario del Antiguo Testamento, en toda una estrella. El rey David se enamoró de ella al verla tomar un baño, y esta anécdota permitió a los pintores recrearse en la escena con una excusa bíblica perfectamente presentable. Ya no estamos en el Renacimiento. Ya no hace falta agarrarse al Antiguo Testamento para pintar desnudos respetables. No es necesario hacer documentales sobre políticos, reyes o militares para mostrar la imagen desnuda de una época. Aunque Loquillo no forme parte del Antiguo Testamento de la historia, aprendemos más escuchándole que en doscientas emisiones de “Tengo una pregunta para usted”. La entrevista a Rajoy del pasado lunes en Antena 3, sin ir más lejos, fue sólo un desnudo de Betsabé. Ni fu, ni fa. La excusa para el destape de Rajoy es el calendario electoral, pero los mejores desnudos surgen cuando no se necesita la intervención del rey David.

“Loquillo, leyenda urbana” es al sexo, drogas y rock and roll lo que “Informe Robinson” (Canal +) es al deporte. Michael Robinson tampoco necesita excusas bíblicas para mostrar desnudos al gran atleta Gebreselassie o, muy pronto, al mismísimo Johan Cruyff. Zapatero o Rajoy precisan excusas bíblicas para salir en la tele mostrando sus carnes. Loquillo y Cruyff, pura mitología griega, no.

4 comentarios:

Edmond dijo...

Habrá que verlo, aunque sea por las bravas y bajándoselo de internet, si alguna alma caritativa tiene a bien colgarlo (el documental, no a Loquillo). Ahora que esperar que los políticos digan algo útil sobre lo que sea o desnuden su alma es imposible. Y menos si es Rajoy, que cuando se ve en apuros le sale la vena gallega y el "no creo en las meigas pero habelas, haylas".

Anónimo dijo...

Hombre, Loquillo tambien saca un disco ahora, que viene a ser parecido a hacer campaña politica...

Erosè dijo...

Loquillo no me da más, pero la canción de La Mataré me encanta. Hace tiempo que no la escucho... me pondré a ello mientras me subo a la cama y la canto.

¿Habrá algo interesante en la tele estos próximos días?

Anónimo dijo...

Creo que abonarse a Canal+ ahora está tirado de precio, y visto lo que se puede ver en la tele gratuita, me parece que compensa.