25 marzo 2013

LARGA VIDA AL FARAÓN JUAN CARLOS I

   

Tienen que rodar cabezas. Queremos saber quién es el responsable de esto. El escándalo de la filtración de la abdicación del rey no puede dejarse pasar así como así, como si no hubiera pasada nada. Alguien tiene que dar un paso al frente y dar la cara. No vale decir que fue un fallo técnico y ya está. Habrá que llegar hasta donde haga falta y pedir responsabilidades bien arriba, todo lo arriba que sea necesario para que se resuelva la situación y España recupere la estabilidad institucional que tanto necesitamos. ¿Hace falta que hable de la que está cayendo, de que los niños son el futuro y otros lugares comunes que nunca fallan para que quede claro que tienen que rodar cabezas? Pues eso.

El hecho es que a la web de TVE se le escapó, ay, una página de su código de programación con un apartado dedicado a la abdicación del rey. Un desliz, sí, pero es que los súbditos de su reino no salimos en tromba a tomar las calles pidiendo que no nos abandonara, no inundamos los informativos de sinceras lágrimas de tristeza y desgarradores gritos de dolor ante la posibilidad de vernos desasistidos por un rey paternal y justo que nos ama, que hace salir el Sol cada nuevo día, que hace brotar las cosechas, que permite a la lluvia regar los campos, que logra que mantengamos una íntima y provechosa amistad con las dictatoriales monarquías teocráticas árabes. ¿Es que vamos a dejar que nos abandone sin lanzar un suspiro, sin construirle una gran pirámide, un Escorial, un Valle de los Caídos?

Así que tienen que rodar cabezas por el monumental fracaso de “Audiencia abierta”. La 1 de TVE lleva medio año emitiendo cada sábado al mediodía ese publirreportaje sobre el rey y no ha servido para nada. Dinero tirado. Que dimita la presentadora, el guionista, el director, el responsable de grafismo. Alguien. Y si la culpa no es suya, que abdique el rey por no ser capaz de poner España patas arriba tras la filtración de la abdicación del rey.