05 marzo 2014

CINE Y PIZZA


Como Lucas Hood, el protagonista de la serie “Banshee”, no tengo paciencia con la gente que cita las Escrituras para justificar una opinión. Pero hay muchas clases de Escrituras, y una de ellas es la revelada por los pesadísimos guardianes de las supuestas esencias del cine. Reconozco que no tengo paciencia con los que citan esas Escrituras para justificar el odio a la gala de entrega de los premios “Oscar”. Ya sé que el cine no tiene nada que ver con Ellen DeGeneres repartiendo pizza entre los guapos (bueno, Scorsese no es tan guapo) y multimillonarios actores, directores, productores y familiares de famosos sentados en las primeras filas del teatro Dolby, pero a los descreídos amantes del cine nos hace gracia ver a Meryl Streep comer un trozo de pizza en un plato de plástico. Y es que los ateos del séptimo arte nos lo creemos todo.

Nos creemos la emoción de los discursos, de los aplausos, de las sonrisas, de los abrazos, de los besos y de las películas. El gánster Al Capone decía que se puede llegar mucho más lejos con una sonrisa y un arma de lo que se puede llegar con sólo una sonrisa, pero el cine no necesita armas (de fuego). Se puede llegar más lejos con la maravillosa sonrisa de Lupita Nyong´o y una película como “12 años de esclavitud” que con sólo la sonrisa de la actriz ganadora del “Oscar” a la mejor actriz de reparto. ¿Es una frivolidad mezclar un alegato contra la esclavitud, por muy esquemático y emocional que sea, con las bromas y las pizzas de Ellen DeGeneres? Si es una frivolidad, debemos admitir que es una frivolidad que funciona. Algunos ya han conseguido convertir el fútbol es una cosa muy seria y trascendente, de forma que para hablar de fútbol hay que poner cara de vinagre y tensar los músculos. No digo que el cine no sea un arte serio y trascendente, pero eso no significa que tengamos que ver la gala de entrega de los “Oscar” como si estuviéramos en una tertulia de “El chiringuito de jugones” con Josep Pedrerol.

Se puede llegar muy lejos con una sonrisa, un trozo de pizza, una película y un partido de fútbol.