29 noviembre 2015

EL SEÑOR DE LOS MOSQUITOS


Es importante que la tele nos informe sobre lo que ocurre en los estados teocráticos que aún quedan sobre la Tierra, porque en el mundo globalizado en que vivimos debemos conocer lo que ocurre más allá de nuestra casa y de las democracias de nuestro entorno. Además, los líderes políticos de estos estados teocráticos pueden tener seguidores en los más insospechados lugares del planeta, incluido nuestro propio país, y pueden llegar a ejercer una considerable influencia sobre sus decisiones y conductas. Por ello, las opiniones y creencias, da igual lo irracionales o arbitrarias que sean, desbordan el ámbito de lo privado y alcanzan una relevancia pública que no se debe soslayar.

Así que está muy bien que la tele preste estos días tanta atención a algo que, de otra manera, ni nos va ni nos viene: el viaje oficial del Jefe de Estado de un país extranjero como lo es el Estado de la Ciudad del Vaticano a África. Más allá de los habituales y manidos discursos sobre generalidades como la pobreza y el amor al prójimo (desconcertantes, viniendo de un Estado en el que sus escasos y elitistas moradores poseen tantas riquezas que tal vez formen la población más rica del planeta), todos los informativos han recogido y amplificado, con buen criterio, un mensaje que se sale da la tónica habitual de las grandes palabras al proponer medidas concretas de eficacia demostrada que superan las creencias supersticiosas que cada uno pueda tener: lo peligrosos que son los mosquitos y lo importante que es protegerse de ellos. Mensajes tan sencillos como este pueden evitar millones de contagios y salvar miles de vidas.

Ya que tiene tanto eco en los medios de comunicación y, por ende, tanta capacidad de hacer el bien a los demás, estaría bien que este Jefe de Estado aprovechara mejor sus viajes y constantes apariciones televisivas para difundir la importancia de otras medidas higiénicas similares como lavarse las manos, potabilizar el agua o usar preservativos como profilaxis para evitar el contagio de enfermedades tan dañinas como las que transmiten los mosquitos.