6/4/17

LO QUE EL OJO NO LEE


Impresentable. Vergonzoso. Imperdonable. Lo que el otro día vimos en “El día después” de #0 no tiene disculpa posible. La cámara de la sección “Lo que ojo no ve” pilló la sorprendente conversación que unos futbolistas de Primera División mantenían despreocupados en el banquillo. No se entendía bien lo que hablaban, de modo que para que los telespectadores pudiéramos sumarnos a las carcajadas y el cachondeo que se traían los presentadores del espacio a costa de aquella conversación que empezó hablando del buen tiempo y acabó tratando de astronomía, nos la subtitularon así:

—Si se queda así es perfecto.
—Pero se mueve la nube tío.
—¿Qué gira el sol o la tierra?
—Pues la verdad que no lo sé. Yo creo que se dan los dos casos.

Lo dicho: esto es impresentable, vergonzoso e imperdonable. Uno no puede presenciar tal barbaridad y quedarse callado. Ya sé que cada uno es como es, y que saber o desconocer algunas cosas no es un delito, pero no debemos consentir que unos profesionales incurran en semejante desatino ante todo el mundo sin que pase nada. Dada su proyección social, ya que su trabajo está especialmente expuesto a los ojos de todo el mundo, debe exigírseles sin excusa un mínimo de conocimientos que evidentemente no alcanzan. Por eso me atrevo a proponer una alternativa a este despropósito y me someto al sabio dictamen de los lectores, que, supongo, también estarán escandalizados con tanta incompetencia. En efecto, tan lamentables subtítulos son una vergüenza, y tanto los subtituladores como los presentadores de un programa bien hecho en una cadena seria deberían preferir estos otros subtítulos:

—Si se queda así, es perfecto.
—Pero se mueve la nube, tío.
—¿Qué gira, el Sol o la Tierra?
—Pues, la verdad, que no lo sé. Yo creo que se dan los dos casos.

Por otro lado, en lo tocante a qué se mueve y qué no, supongo que en “El día después” se descarallaban de risa porque la pregunta carece de sentido si no se especifica respecto a qué sistema de referencia se habla.

3 comentarios:

Laflamencainn Cortelazor dijo...

UUUFFFFFF Más fuerte que los caramelos de menta Antonio!!

Tomás Hoya dijo...

Fino, fino ...

Unknown dijo...

El periodismo deportivo es lo que tiene...no hay más que ver el Chiringuito.