23/9/18

PRIVILEGIOS, NINGUNO


A favor de los gastos sociales, sí. A favor de que entre todos paguemos una pasta a unos señoritos y señoritas privilegiados elegidos a dedo para que se promocionen, luzcan palmito y ganen dinero fácil sin que se conozcan sus méritos ni qué criterios se utilizaron para que se lleven nuestros impuestos, no, ni de coña.

Así que TVE debe despedir fulminantemente a quien contrató como colaboradores de “Corazón” a Julián Contreras Ordóñez, Lourdes Montes y Rosanna Zanetti, despedir a quien los contrató, y dar explicaciones. Por ejemplo, que nos digan, como accionistas obligados que todos somos de esta empresa pública, por qué se hizo este contrato, cuánto dinero se paga a esta gente por una colaboración de menos de cinco minutos a la semana, y si entre la valiosa cualificación que justificó que se hicieran estos contratos indecentes tuvo un peso especial el hecho de que los tres afortunados elegidos sean “famosos”, destacando que una señora es nada menos que esposa de David Bisbal, un señor es nada más que hijo de Carmina Ordóñez, y otra señora es nada más y nada menos que esposa de su hermano Fran Rivera, lo que añade una inestimable sobrecualificación por el morbo de ver juntos a dos cuñados que superan el mal rollo que hay entre ellos y trabajan juntos gracias al poder del amor, concretamente el amor al dinero fácil.

Precedentes de contratos así de vergonzosos hay muchos, pero dejadme, ay, que yo prefiera el que TVE hizo hace unos años a la aristócrata Carmen Martínez Bordiú, grande de España, duquesa de Franco y nieta del dictador, por amagar unos brincos en “¡Mira quién baila!”. Lo que pasa ahora es que TVE ni siquiera puede intentar justificar con los buenos índices de audiencia estos chanchullos que dan trabajo a dedo en una empresa pública y esta alegría en el malgasto de nuestro dinero.

Veremos si TVE toma en las próximas semanas medidas con este enchufe trifásico en “Corazón”, un programa que ya él solito da calambre. No le pasaremos ni una: a favor de los gastos sociales, sí; pero privilegios, ninguno.

No hay comentarios: