18 enero 2009

CRUZ Y CRUZ RAYA Y RAYA

Cruz y cruz. El principal problema que tiene el humor de José Mota es que no se puede decir nada sobre él. No es un humor muy alto ni muy bajo, no es un humor gordo ni delgado, no es un humor convencional ni vanguardista, no está dirigido a jóvenes, ni a espectadores de mediana edad, ni a ancianos. No es un humor del norte, no es un humor del centro, no es un humor del sur. No es del este ni del oeste. Pones la mano encima y está exactamente tibio, sin que puedas percibir ni el menor asomo de calor ni de frío. Lo examinas y te saca un cinco, pero un cinco raspado, preciso, un cinco en todos los relojes, ni siquiera un cuatro con nueve ni un cinco con uno. Lo oyes y está a un volumen medio. Lo ves y tiene un tamaño medio. Lo pesas y tiene un peso medio. No va ni muy rápido ni muy lento. No es humor inteligente, pero tampoco es humor idiota. No es dulce, no es salado, no es amargo, no es ácido. Sus guiones son normales, sus interpretaciones son normales, sus secundarios son normales, su realización es normal.

Un médico francés del siglo XIX cuyo nombre no consigo recordar pretendía estudiar la orina media de los parisinos tomando muestras de los depósitos de los urinarios en donde se mezclaban miles de orinas diferentes. Michael Jackson ha pretendido convertirse en el humano prototipo gracias a ser medio hombre y medio mujer, medio adulto y medio niño, un tercio de blanco, un tercio de negro y un tercio de oriental. José Mota ha sumado a los Morancos con Faemino y Cansado, a Benny Hill con Monty Python, y ha dividido lo suficiente como para producir cuarenta minutos semanales de humor cuya única certeza es que jamás producirá una sonora carcajada ni un rubor de vergüenza ajena. Humor medio para que el televisor no llame la atención en el conjunto del mueble bar. Raya y raya.

4 comentarios:

Edmond dijo...

José Mota siempre me pareció que era el gracioso de los dos de Cruz y Raya. Su programa me gusta mucho y es bastante mejor que las películas que hizo Juan Muñoz; si José Mota es un cinco, "Ja me maten" y "Equipo Ja" son menos tres.

Edgar dijo...

La verdad que no se puede comparar a José Mota con grandes humoristas como los Monthy Phyton, para mi Cruz y Raya siempre fueron un sucedáneo, y como tal, por separado son medio sucedáneo. Eso sí, las películas de Juan Muñoz no hay quien se las meta entre pecho y espalda, ni entre espalda y pecho.

Lo que no quería dejar de comentar es el problema que se está encontrado el programa surrealista de la cadena más surrealista de la televisión actual "La Noria", ante la bajada de audiencia y con los escrupulos siempre mantenidos por ellos, ayer se dedicaron a comentar la ambigüedad sexual de un hermano, sin no antes preguntarle antes a su amada como se comportaba en la cama su ambiguo acompañante, le daban solamente dos opciones comportarse como un machote del Norte o comportarse como una nena; eso si la opción de ser una persona normal no existe en esta cadena.

theo75 dijo...

Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:
Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!
Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca (Apocalipsis, 3, 14-16)

Exégesis a parte, hace mucho tiempo que dejaron de hacerme gracia... Aunque una vez me la hicieron, no así Martes y 13.

Saludos!

Naroh dijo...

El programa de cruz y raya, cruz a secas, sólo raya o punto de cruz si hace falta tiene un problema de continuidad. Tiene unos gags buenos, sin ser excelentes, y otros que dan ganas de meterse debajo del sofá junto a las pelusas de polvo. Y claro, así sale la media, ni frío ni caliente.

De todas formas no está cosechando unas malas audiencias, supongo que durará algo más que el de Latre... que fue un desastre. (Yo no estaba allí, pero me acuerdo).