29 enero 2009

LEY GENERAL DE LA TELEBASURA


En el promo las imágenes son muy bonitas. Pero sólo en el promo.

Ya descuartizaremos como se merece “La caja” un día de éstos. De momento utilizaremos el último engendro de Telecinco para la noche de los miércoles con una finalidad más noble: enunciar la primera Ley General de la Telebasura (LGT). Dice así: “El nivel de carnaza que debe ofrecer un sujeto para justificar su presencia en un programa de telebasura es inversamente proporcional a lo famoso que sea”.

Es sencillo: un personaje famoso puede llenar un programa de cotilleos aunque no tenga nada que contar. Puede organizarse un debate de una hora alrededor de lo que quiso declarar Isabel Pantoja cuando declaró que no quería hacer declaraciones. Julián Muñoz puede ofrecer una larga entrevista en horario de máxima audiencia en la que no diga nada cobrando 350.000 euros. Pero si unos perfectos desconocidos quieren que la telebasura les dedique su tiempo tienen que ofrecer carnaza de primera. Una buena desgracia, un secreto inconfesable, una conducta anormal que avergonzaría a cualquiera con dos dedos de frente. En “La caja” no hay invitados famosos, así que ya saben lo que ofrece: pobre gente que somete su vida y sus miserias a la manipulación de una industria que no conoce la crisis. ¿Se acuerdan de los límites de degradación que alcanza “El juego de tu vida” y su máquina de la verdad? Pues así, pero en vez de una máquina hay una caja con imágenes que permiten obtener pornografía emocional de primera de varios invitados que durante unas horas viven el espejismo de la fama y si te he visto no me acuerdo.

Por fin puede medir operativamente lo famoso que es usted: será más famoso cuanto menor sea el nivel de carnaza que le exija la telebasura para prestarle atención. Si no es famoso y no está en condiciones de ofrecer un secreto inconfesable, una buena desgracia o una conducta lo suficientemente anormal, déjelo: nunca llegará a nada.

8 comentarios:

Edmond dijo...

"La caja" me ha parecido lo más aborrecible que se ha estrenado en televisión en muchos años, yo diría que desde que recuerdo programas de TV no doy con otro que me haya parecido más desagradable. Esperaba que fuesen actores, como en otros programas, pero los sentimientos con los que se mercadean son los de personas reales, que sufren de verdad. Me ha parecido la cosas más asquerosa de muchos años, insisto. Cuando lo descuartices, que sea con saña, tan abyecto programa se lo merece.

Erosè dijo...

Yo he visto el programa y la verdad es que no merece la pena. Lo que se dice "interesante" no lo es. Sabemos de sobra que las personas tienen muchos problemas y que les cuesta superarlos (también tú y yo), sabemos que sufren (también tú y yo), sabemos que las personas lloran (hostia y yo), y no acabo de comprender por qué a la gente le mola ver las desgracias ajenas, ¿no les parece suficiente lo suyo? A mí me parece que tengo bastante con lo mío.

Si quieren superar sus problemas y fobias y ascos que vayan a un tipo que sabe de verdad, cara a cara, y que se dejen de historias de cajas.

Se puede pasar sin ese programa. Es mejor pasar sin ese programa. A ver si a la gente le da por aplicar la terapia de exposición así sin más y en vez de mejorar las cosas las empeoran...

Theo dijo...

Sinceramente, este ibérico superar los problemas propios contemplando y regocijándose en las miserias ajenas, me produce náuseas. Pero es muy interesante la reflexión sobre una supuesta gráfica que relacionara en dos curvas la fama del sujeto con la enjundia del objeto de debate... Así, en dos minutos ventilamos los horrores de alguien que lo ha perdido todo y dedicamos, en cambio, cinoo horas de sesuso debate sobre que quiso decir cuando dijo que no diría...

Saludos!

Linotipo Percolatti dijo...

¿Terapia psicológica personalizada?, no me extraña que la gente os haga el caso que os hace Errasti...

Daniel Díaz Valea dijo...

hoy en el instituto mi profesor de psicología a dicho exactamente lo mismo. Incluso con los mismos ejemplos. Por cierto, que gran profesor.

mileuristaporuntiempo dijo...

¿Quizás sea la necesidad de ver desgracias de los demás para consolarnos de las nuestras...?Ni vi el programa ni lo haré, ya sólo con las últimas promos que hicieron dejaron claro el palo del mismo...




p.d-->acabo de caer en las garras del mundo del blog

Alex dijo...

De las mejores reflexiones que leo referentes a cualquier tema desde hace mucho. Enhorabuena.

Y me alegra que digas que nunca llegaré a nada en ese mundo. Me siento aludido y alagado. Eso significa que no seré famoso como para tener que aguantar perder toda mi vida privada, y que mi vida no es suficientemente mala como para que sirva de carnaza para la gente sin autoestima.

Me acabas de dar una subidilla de ánimo muy reconfortante.

Azul (MrBlue) dijo...

No conocía el enunciado de la ley de la telebasura pero una vez leído me parece perfecto!!!!!