14 enero 2009

CUPIDO RURAL

La cadena Cuatro anuncia “Granjero busca esposa” como un encuentro entre dos mundos diferentes: hombres de campo y mujeres de ciudad. Pero los espectadores estamos acostumbrados al encuentro entre mundos. El pasado fin de semana, sin ir más lejos, vimos el encuentro entre el mundo de Ronaldinho y el mundo de Beckham en un Milan cada vez más despistado, y también vimos el encuentro de un asesino múltiple como De Juana Chaos con una manifestación por la paz en Gaza. ¿Cómo va a sorprendernos ver a una mujer de ciudad dispuesta a todo (eso dice la publicidad de Cuatro) con tal de conseguir un marido granjero, si antes hemos visto a un ex-barcelonista y un ex-madridista con la camiseta del Milan, y a un chiflado asesino manifestarse por la paz?

Luján Argüelles, la presentadora de la cosa, que declaró que los diez granjeros llevan una vida “muy rural”, le dijo a Cupido que de “Granjero busca esposa” tiene que salir una boda. Qué antiguo. ¿Por qué lo llaman boda cuando quieren decir amor, o pasión, o audiencia? Cupido es un dios romano a quien se suele confundir con Eros, dios griego que no era exactamente el dios del Amor (ni, mucho menos, el dios de las bodas), sino una de las fuerzas primordiales que dominaban el mundo antes del nacimiento de los inmortales y de la aparición de los hombres y las bodas. ¿Es una boda lo que buscan esos seis granjeros y esas sesenta mujeres, o una mezcla? Eros puede ayudar a que granjeros y mujeres se mezclen, se unan o se agrupen, pero no moverá un dedo para que suenen campanas de boda en el programa de Cuatro. ¿Aitor, Carlos, Nides, José, David y Tito quieren conocer chicas, y para eso necesitan acudir a Cupido y a un programa de televisión? ¿Las sesenta mujeres van a competir por ser las “elegidas” de los machos rurales? ¿Y, encima, la cosa tiene que acabar en boda?

No creo que Cupido desperdicie sus flechas con estos concursantes, a no ser que Cuatro haya fichado a un dios para intentar acabar con la dictadura de “CSI” y “¡Mira quién baila!”. En un mundo en el que un tipo como De Juana se manifiesta por la paz, todo es posible. Excepto que Cupido se dé una vuelta por Gaza.

3 comentarios:

Edmond dijo...

Este programa me ha parecido estúpido y machista a partes iguales. Y no ha sacado malos datos de audiencia, que es lo peor. Por cierto, creo que a Cupido lo llaman filin o feeling o algo por el estilo. No paraban de repetirlo.

Esther dijo...

Si Cupido existe debería dejar un buen (como dicen en Cordoba) mojón en la puerta de todas las cadenas de televisión

antilae dijo...

Nunca se que opinar sobre este tipo de programas. por un lado siempre pienso que cada cadena es libre de poner lo que desee y que para eso esta nuestro gran amigo el mando a distancia para disfrutar de nuestra microlibertad de decision. por otro lado no me cuadra tener todo un ministerio de la igualdad que no meta mano en esto. tendra algo que ver que se emita en cuatro?? y cuando me refiero a igualdad no solo hablo del rollo sexista que se mueve en este programa sino que tampoco me parece bien como dejan a los concursantes hombres.