09 enero 2009

LA GUERRA DE LOS COROS

Nada más sentarse el Creativo Supremo de Cuatro (CSC) lamentó no haber tomado un tercer café. La cafeína favorece las conexiones neuronales. Un momento, ¿y si proponía un nuevo programa basado en la ingesta de café?. "¿Qué idea nos traes?", carraspeó el SubJefazo de Programación (SJP), sentado al otro lado de la mesa junto al Jefazo Total y Absoluto (JTA). Luego dirán que los somníferos no afectan al rendimiento diurno. Casi es mejor no dormir nada que llegar tan espeso a estas reuniones. "Pues había pensado... en un nuevo programa...". Otras veces había hecho propuestas de éxito que se le habían ocurrido una vez iniciada la frase anterior. "Eres lo que comes". "Fama". En la estantería lateral destacaba una gran foto del personal de Cuatro posando en las escaleras exteriores. "He pensado en un programa de coros". "¿De coros?", se incorporó el SJP. "Sí... eh... de coros... coros compitiendo bailando... no, cantando... coros de vampiros... no, no, coros normales compitiendo para cantar". Se sintió intimidado por la mirada incrédula del SJP y prefirió continuar mirando al completamente inexpresivo JTA. "Diez coros. Cada uno dirigidos por primeras figuras mundiales. Plácido Domingo. Sting. Aznavour. Incluso Rafa Nadal. Si Nadal no quiere, pues Fernando Alonso. No, Alonso, no. Raphael."

"No sé... yo no lo veo... no tiene punching. ¿Coros?, ¿tú qué opinas?", una de las prerrogativas de los subjefazos era tutear al JTA. El JTA no contestó. De pronto pareció despertar. "¿Perdón?". "¿Que qué te parece?", insistió el SJP. El jefazo no había atendido a nada. Iba a pedir que se lo repitieran cuando reparó en que el boli con el que jugaba era de su mujer, su ex-mujer desde anoche. Todavía no lo sabía nadie. Levantó la vista hasta el CSC. Buen chaval. Lo de "Eres lo que comes" había sido una gran idea. Qué cojones. Qué más daba. "Me parece muy bien, vamos a hacerlo" y se le cayó el boli al suelo. "Estoy de acuerdo", se contradijo el SJP, "¿ya tienes el título?". "Claro... ¿cómo veis ‘La guerra de los coros’?".

3 comentarios:

Edmond dijo...

A mi lo que no me entra en la cabeza es que alguien pudiera pensar que semejante programa fuese a tener éxito, por muy belicoso que fuese el nombre. El Creativo Supremo, el Subjefazo y el Jefazo del asunto deben haber necesitado mucho café para entender el ridículo 5% de audiencia que sacó el pestiño.

Lilith dijo...

Pues yo estoy convencida de que existe algún tipo de conspiración según la cual las direcciones de las cadenas optan por emitir programas a sabiendas de que no tendrán audiencia, y no lo hacen porque sean tontos, sino porque tienen un plan secreto.

A lo mejor el Corte Inglés o incluso el Gobierno de España les paga para que fomenten el consumismo a fuerza de echar a las personas de sus casas emitiendo mala programación...

Un momento... este té sabe muy extraño, qué... zzzzzzzzzz...

...sí, en la islaaaa...

Linotipo Percolatti dijo...

Lo que más bien parece es una ayuda para cantantes venidos a menos, de esos que no venden ni en la manta, además todos con grandes conocimientos corales. Lo de siempre, un insulto más para los verdaderos profesionales directores de coro que se rompen las narices, en muchos casos altruistamente, para dirigir corales, por vocación de verdad. ¿Qué puede dirigir Manu Tenorio?, por dios...