26 octubre 2011

EL SALMÓN QUE RÍE

No, por favor, piedad, otro programa de humor más no. Confesaré que yo maté a Kennedy. Me ofreceré como conejillo de indias para evaluar los efectos secundarios de una visión masiva de programas de Ana Rosa. Sustituiré la lectura de Ovidio por los comentarios de Kiko Rivera en “Tú sí que vales”. Pero, lo suplico, no sigan programando humor a todas horas, en todas las cadenas, en todos los formatos. Si al menos a alguien se le ocurriera un programa de humor verdaderamente innovador, creativo, no sé... que añadiera algo a lo que vemos constantemente en cuanto encendemos el televisor. Pero “Frikiliks”, -ah, ¿no lo había dicho? esta columna va sobre “Frikiliks”, el estreno de Cuatro para la cena diaria-, no es más que un programa de humor del montón, con guiones del montón, presentadores del montón, con montajes de imágenes y falsos doblajes del montón. Está bien, de verdad, está bien, Ana Morgade y David Fernéndez lo hacen bien, pero es como... como... como doscientos programas más que se estrenaron durante los últimos dos años y cuyos nombres ya no puedo recordar debido a que duraron en pantalla menos tiempo del que dura una carcajada.

Mi abuelo me contaba la historia de cómo los obreros que construían las vías del ferrocaril en Asturias protestaron porque tan sólo les daban salmón para comer. No sé si la historia es cierta, pero el inmediato recurso al humor como un reflejo medular cada vez que hay que cubrir media hora de programación libre me está produciendo un hartazgo que, a diferencia de lo que ocurría con los obreros asturianos, ni siquiera tiene ácidos omega-3. El humor es la religión del pueblo. La religión es el opio del pueblo. Luego, el humor es hoy el opio del pueblo. Alguien, y esto no es humor, debería reflexionar seriamente sobre el papel desmovilizador y adormecedor que el omnipresente humor está jugando en las sociedades actuales. ¿A qué obedece esta sobredosis de algo que en su justa medida es uno de los grandes placeres de la vida? En el intermedio de “Frikiliks”, se anunció un nuevo programa en Cuatro: “Las noticias de las 2”. Es de humor.