18 mayo 2016

BUENAFUENTE Y LAS PALOMAS


“Yo no sé mucho sobre economía”, dijo en cierta ocasión Groucho Marx, “pero sé que si los neoyorquinos alimentan a las palomas de Central Park las cosas van bien; por el contrario, si las palomas de Central Park alimentan a los neoyorquinos las cosas van mal”. Algo parecido me pasa a mí, pero uso los programas de televisión en vez de las palomas para evaluar la situación económica: si los programas de humor me divierten y los programas sobre política me interesan sé que las cosas van bien; por el contrario, si los programas de humor me interesan y los programas sobre política me divierten sé que las cosas van mal.

Así que me temo que las cosas están yendo muy mal por esta parte del mundo. Porque el programa que más me interesó la noche del lunes fue el “Late Motiv” que Buenafuente nos ofreció desde la isla griega de Lesbos, y el programa con el que más me reí la noche del domingo fue “El objetivo” que Ana Pastor intentó –vamos a decirlo suavemente así- realizar desde la Puerta del Sol para conmemorar el quinto aniversario del 15-M. No es nuevo que un excelente programa de humor como “Late Motiv” te deje pegado a la pantalla cuando se pone serio; durante los últimos años hemos visto cómo “Salvados” –que, no se olvide, comenzó como un programa gamberrete durante una campaña electoral- se metía con seriedad y valentía en algunos de los asuntos más ásperos de la historia reciente de España, y también hemos asistido a la lenta transformación de “El intermedio”, cada día más cercano a un telediario y más lejano a la parodia de un telediario. Tampoco la deriva humorística de “El objetivo” es nueva; “La sexta noche”, por ejemplo, hace tiempo que es un club de la comedia bajo la dirección impuesta por ese incomprendido genio de la bufa surrealista que es Eduardo Inda.

Las palomas de Central Park alimentan a los neoyorkinos mientras Andréu Buenafuente no hace reír a nadie sentado al lado del Serrat cantando “Mediterráneo” desde Lesbos. El economista que sólo sabe economía ni siquiera sabe economía.