16/12/16

SILOGISMO PERRUNO


“Amores perros” (noche de los sábados en Cuatro) es un programa de citas en el que los dueños de perros buscan pareja para sus mascotas… y lo que surja. Es tan desproporcionado el servilismo con los animales que parece que ya no quedan humanos en sus cabales. Puesto que quien se comporta como si el perro fuera la medida de todas las cosas está chiflado, este programa de chiflados y perros y viceversa es la mejor demostración de que el humano, cuando chifla, es que chifla de verdad y lo demuestra convirtiendo al hombre en el mejor esclavo del perro. Una de tres: o eso o en “Amores perros” han hecho un casting con muy mala leche o directamente todos los participantes son actores que hacen el ridículo por dinero. Recemos para que estas dos últimas opciones no sean falsas.

Los estoicos decían que los perros demuestran su capacidad de razonamiento lógico cuando persiguen una presa (no la de Asuán, claro). Al llegar a una encrucijada de la que parten tres caminos, se detienen y olisquean. Si no encuentran el rastro por el primero ni por el segundo de los caminos, se lanzan a correr por el tercero sin comprobar si el rastro sigue por él. La lógica dice que si entre tres posibilidades no se da la primera ni la segunda, necesariamente debe darse la tercera. Se trata del silogismo disyuntivo, silogismo perruno para los amigos.

Recemos para que la existencia de “Amores perros” se explique o porque los participantes son actores o porque los creadores del programa hicieron el casting entre anormales (el director del programa cuenta que, durante el casting, una mujer dijo delante de su hija que quería más al perro que a ella, a lo que la hija respondió: “Bueno, si es el perro te lo perdono”). Ojalá estas dos posibilidades no resulten falsas. Si lo fueran, el silogismo perruno nos obliga a concluir que es necesariamente verdadero que miles de años de domesticación y selección genética artificial han acabado por convertir al hombre en el mejor esclavo del perro.

No hay comentarios: