11/4/18

SCOTT Y BINOCHE SON MORTALES


Bertrand Russell decía, con luminosa ironía, que la inferencia silogística (todos los hombres son mortales, Sócrates es un hombre, luego Sócrates es mortal) nos descubre cosas que jamás habríamos podido sospechar sin su ayuda (como, por ejemplo, que Sócrates es mortal). Para ser un método que dominó la lógica durante dos mil años, apunta Russell, no puede considerarse como de gran peso. Pero las inferencias que hacemos en nuestra vida diaria son muy diferentes a las de la lógica silogística porque las nuestras son importantes e inseguras, y no triviales y firmes. “Sócrates es mortal” es una inferencia tan firme como trivial. “El Terror” (AMC) y “El sol interior” me gustarán porque la primera es una serie producida por Ridley Scott y la segunda una película protagonizada por Juliette Binoche no son silogismos triviales y firmes, sino inferencias tan importantes como inseguras. Pero así es la vida, ¿no? Nada me enseñan las inferencias de la lógica silogística, sino las inferencias de la vida diaria.
         
Algunos nos sentamos en el sofá de casa a ver “El Terror” porque detrás está un tipo como Scott, al que debemos maravillas como “Alien” y “Blade Runner”; y nos sentaremos en la butaca del cine a ver “El sol interior” porque la protagonista es la maravillosa Juliette Binoche, la actriz que ensanchó nuestras vidas en “El paciente inglés” o “Chocolat”. En televisión y en cine es importante fiarse de las inferencias, por inseguras que sean, porque no hay tiempo ni ánimo suficiente para ver tantas series y películas. En esta ocasión, mi inferencia cotidiana ha servido para encontrarme con “El Terror”, una serie que, más allá de sus espléndidos protagonistas (en especial Jared Harris y Ciarán Hinds, que interpretan a los dos capitanes), consigue helar (en todos  los sentidos) a los espectadores mientras acompañamos a unos hombres en una aventura imposible en la que son acosados no sólo por la fría razón de la naturaleza, sino por la irracional presencia de algo que está ahí pero no está ahí. Y la inferencia también nos llevará a algunos a ver “El sol interior” no porque en su momento fuera presentada como una adaptación de un ensayo del semiólogo Roland Bartres (glup) ni porque ahora se venda como el reverso realista de la comedia romántica (ay), sino porque la protagoniza Juliette Binoche.
         
Que “El Terror” y “El sol interior” nos gusten no es tan seguro como la mortalidad de Sócrates, pero hasta Aristóteles admitiría un silogismo con Scott y Binoche.

2 comentarios:

Guti dijo...

Te comprendo, aunque Ridley también es el culpable de Prometheus. Pero ya has dicho que el razonamiento es inseguro... Suerte.

Suellen Meski dijo...

Jared Harris es buenísimo. La serie también.