07 diciembre 2008

ANAXÍMENES, PATRÓN

¿Anaxímenes hacía como que tocaba la guitarra cuando bailaba con sus amigos en Mileto? Ya sé que en el siglo VI a.C. no existía la guitarra, pero hay registros que hablan de un instrumento arcaico parecido llamado "panduri". Durante las fiestas del lugar, cuando los milesios bailaban danzas populares, ¿Anaxímenes fingía tocar el pandurion en el aire? A lo mejor fue de esa manera como se le ocurrió la idea de que todo el cosmos procede del aire, de su condensación y su rarefacción. Los instrumentos musicales no son más que aire condensado que provocan sonidos que no son más que vibraciones del aire que llegan hasta nuestros oídos que igualmente son sólo aire. Todo es aire, dijo Anaxímenes, y sólo por eso ya merece que los premios de "air guitar", -tocar la guitarra en el aire-, cuya edición española se está resolviendo estos días en "Buenafuente", lleven su nombre.

Lo crean o no, hay un certamen europeo en el que se disputa quién interpreta mejor mediante mímica los grandes momentos guitarreros de la historia del rock. Tiene su lógica indudable, al menos dada la afición que buena parte de la población ha, hemos, mostrado por ese instrumento y el virtuosismo que casi todos hemos, han, alcanzado en él. Pero sobre todo tiene su lógica que el campeonato se resuelva en la televisión, medio de comunicación en donde el aire no es ya sólo el origen de todas las cosas, sino también su final y sus puntos intermedios. El mismo jueves en el que un entusiasmado concursante tocaba en el aire el "Sweet child o’ mine" de Guns’n’Roses, el Andréu entrevistaba a una directora de porno, -otro género de la mímica que bien pudiera llamarse "air sex"-. Y la entrevista de DEC a María José Cantudo del viernes fue puritito "air talkin’". Y los actores del "Escenas de matrimonio" del sábado fingían en el aire que hacían comedia.

Todo es aire, dijo Anaxímenes, y sólo por eso ya merece ser nombrado patrón de la televisión actual.

2 comentarios:

Amarok dijo...

Cuanto tiempo sin oir el nombre de Anaxímenes...

Vaya concursos más absurdos que se inventa la gente.

gromland dijo...

Pues tiene toda la lógica del mundo: el contenido de la mayoría de programas de la televisión actual no deja de ser más que una mezcla de gases que se expulsa por el ano con un sonido y olor característicos, producida por bacterias y levaduras simbióticas que viven en el tracto gastrointestinal de los mamíferos, y por partículas aerosolizadas de sus excrementos.

Un simple y puro pedo, vamos.