28 diciembre 2008

PUNTERÍA

No falta sentido del humor, lo que falta es puntería. Ahí están las autoridades religiosas saudíes, que te mueres de risa con ellas pero es que apuntan fatal. En septiembre van y lanzan una fetua (o fatwa) contra los responsables de las televisiones por satélite que emiten programas que consideran depravados, inmorales o que usan un “lenguaje repugnante”. Imagínense: ¡ponen de ejemplo una serie en la que un personaje dice a otro que puede meterse el móvil “en donde ya sabe”! La ocurrencia de estas autoridades religiosas es buena, lo que pasa es que tienen tan poca puntería que no se les ocurre otra cosa que lanzar su condena a muerte a mediados de septiembre, cuando están en Ramadán y no está el horno para bollos. ¿No se dan cuenta de que corren el riesgo de ser tomados en serio por algún desquiciado?

Por aquí evitamos estos problemas instituyendo un día oficial para gastar bromas sin peligro de que nadie las malinterprete. Lo que pasa es que hay quien no tiene puntería, gasta las bromas antes del 28 de diciembre y así no tienen tanta gracia. Eso es lo que le pasa a la asociación “Hazte Oír” con una iniciativa que, por lo demás, es realmente simpática. Dicen que hay que usar adornos navideños cristianos, y no abetos, hombrecillos de rojo, bolas de colores, estrellitas, acebos, renos o botellas de cava (por este orden). La solución, qué coincidencia, es comprarles a ellos balconeras decoradas con lo que entienden que es el buen gusto homologado. Por lo menos el obispo de Córdoba disimula mejor, y cuando se queja de las cosas que se ven en la tele, manda apagarla y no pide sintonizar “Popular TV”, la cadena de los obispos. En algo se parecen: los dos apuntan mal y no esperan al 28 para vender halconeras los unos o confundir la libertad de opinión con una “agresión” a los cristianos el otro.

Otra cosa es el ejército israelí. Ése sí que tiene puntería, pero maldita la gracia.

2 comentarios:

Edmond dijo...

"Hazte Oír" es una de las cosas más lamentables que pululan por el panorama cibernético español. La mayor parte de sus reivindicaciones dan vergüenza ajena. Me imagino que su manía por el cava no será igual si hablamos de champán francés o sidra el Gaitero, por ejemplo. Son voceros de la alta jerarquía eclesiástica y de la ultraderecha, lo que viene a ser lo mismo.

Esther dijo...

No conocia lo de "hazte oir" pero tiene buena pinta... en esta epoca de empachos, a mi que me cuesta vomitar...