31 diciembre 2008

UVAS EN LA NOCHE DE PARÍS

Cuentan que paseando entre los muertos, tras una batalla, Napoleón dijo: “Esto lo repone una noche de París”. Si de verdad Napoleón dijo eso, su frase podría utilizarse como eslogan turístico para la ciudad de París o, más bien, como prueba de que Napoleón no sólo era un hombre vulgar, como dijo Beethoven después de que aquél se autoproclamara emperador, sino que era un hombre especialmente estúpido. Haz el amor para hacer la guerra. Así habría que interpretar el comentario de Napoleón mientras paseaba entre los muertos.

Hoy, último día del año, podemos pasear entre los muertos audiovisuales provocados por 365 días de grandeshermanos, norias, julianmuñoces, miraquienesbailan, gemelashijasúnicas y películas de Jackie Chan y, como Napoleón, decir: “Esto lo repone una programación de Nochevieja”. No es que la programación de Nochevieja sea el París televisivo, ni mucho menos, pero la retransmisión de las campanadas de fin de año es capaz de reponer todas las esperanzas perdidas después de un año de guerra. Las doce uvas de Nochevieja son, entonces, como la noche de París para Napoleón. Si, además, el nuevo año permite hacer una rima que una a todos los espectadores de buena voluntad y humor (como en el inolvidable 2005), muchísimo mejor.

Compruébenlo esta noche. Tras las uvas y el brindis, olvidaremos a Julián Muñoz y haremos el amor para hacer la guerra a los malos recuerdos televisivos. Pasearemos con la memoria entre los cadáveres de todos los famosos que nos torturaron con sus bailes, noviazgos o separaciones, y la noche de París nos devolverá sanos y salvos a los saltos de esquí del día uno de enero. Rime con lo que rime, la primera noche de 2009 es el momento ideal para pasear, recuperar la confianza y hacer el amor. Las uvas de Nochevieja nunca son las uvas de la ira, por mucho que se empeñe el recuerdo de la capa de Ramón García. Doce uvas en la noche de París. Eso es lo que separa el pasado del futuro.

4 comentarios:

Edmond dijo...

Más que las uvas, lo que hace olvidar las cosas en nochevieja es aquello de "humedecer el alma" que decía usted en Nochebuena. No solo voy a humedecer mi alma sino que me parece que la voy a convertir en un pantano. Respecto a Napoleón, no sé sería estúpido, pero dice poco del resto de Europa, una mitad en sus manos y la otra mitad acojonada. En fin, que haber si olvidamos este año nefasto en lo televisivo, que además se cierra con los israelíes haciendo de las suyas en el mundo no televisivo. Nada cambia, por muchas uvas en la noche de París o humedecimientos del alma. Soy así de pesimista.

Feliz Año Nuevo a todos.

Iris Marquínez Prieto dijo...

Este año los muertos audiovisuales no los han provocado 365 días, sino 366. Esperemos que en el próximo año la cifra de mortalidad sea más baja.
Ah, y desgraciadamente, 2009 no me rima con nada gracioso... pero bueno, hay que tener en cuenta que tengo poca imaginación.
Feliz salida y entrada de año Antonio!

Rkan dijo...

Buen artículo como siempre.
Feliz año nuevo :)

meise

BEMOLERO dijo...

Lamentablemente, este año ha sido bastante trágico, tanto fuera como dentro de nuestras pantallas. Tendremos que hacer los mismos propósitor y desear las mismas cosas que sabemos de antemano que ninguna de ellas se va a cumplir, pero eso no nos importará mientras tengamos nuestras almas humedecidas.

FELIZ 2009