15 agosto 2009

AGUA PARA LA TUMBA

Reconozco que las nuevas aventuras de “El coche fantástico” me hacen gracia, y creo que TVE ha acertado programándolas en el mes de agosto. El verano es ideal para una serie correctita, sin muchas pretensiones y consciente de ser hija de quien es. Y es que sólo en verano podemos escuchar a Kitt decir eso de “modo ataque sigiloso” sin que nos entre un ataque de vergüenza ajena.

La puesta al día de “El coche fantástico” ha consistido en un sencillo lavado con agua que se ha llevado por delante los excesos horteras tanto de David Hasselhoff como de su Pontiac Firebird Transam, aunque conozco fanáticos de la serie (hay gente para todo) que abominan de este lavado de cara y pretenden el regreso a la ortodoxia hasselhoffiana. Pero el lugar de la ortodoxia hortera de Hasselhoff está en los canales temáticos, no en una televisión generalista pública. Lo diremos de otra forma. Algunos turistas que visitan tumbas egipcias tiran agua de sus botellines sobre las pinturas y jeroglíficos que hay en las paredes para que en sus fotografías luzcan mejor los colores, un acto tan bárbaro como escribir “yo estuve aquí” en una columna del Partenón o pegar un chicle en plena cara de la Mona Lisa. Pero lo que es un crimen en una tumba egipcia puede ser una buena acción en una serie televisiva. Tirar agua en las pinturas y jeroglíficos que adornan la tumba de “El coche fantástico” hace que sus colores luzcan mejor para el espectador actual. Los ortodoxos hasselhoffianos no entienden que emitir hoy la serie original en TVE sería como entrar en una tumba televisiva y encontrarse con pinturas desconchadas, jeroglíficos descoloridos y la momia de David Hasselhoff.

“El coche fantástico” ha pasado por el túnel de lavado y tiene buen color, al menos dentro de lo que cabe y en el mes de agosto. Los que quieran visitar la tumba de la serie original y admirar la pintura desconchada de Kitt y los jeroglíficos descoloridos de aquellos guiones alucinados, pueden entrar en Sci-Fi. Allí les espera la momia de Hasselhoff con todos sus accesorios, incluidos los pantalones ajustados y las gafas de sol.