25 agosto 2009

CÓMO FINANCIAR A COLÓN


La Liga de fútbol está a punto de empezar, y los futboleros sólo tenemos claro que habrá que rascarse el bolsillo si queremos ver jugar a Ibrahimovic y compañía. Se acabó la barra libre ofrecida por La Sexta en la pasada temporada. Snif. Pero dejemos los lamentos y encaremos el nuevo curso futbolístico-televisivo con optimismo.

¿Es caro el fútbol televisado? Depende. El viaje de Cristóbal Colón en el que se encontró con lo que hoy conocemos como América fue caro, pero es probable que dos o tres banquetes reales costaran a la reina Isabel tanto como financiar la flota que se encontró con un nuevo mundo. Sentarse delante del televisor a ver un partido de fútbol es caro, y nadie nos garantiza que al final del viaje nos esté esperando un nuevo mundo en forma de jugada genial, gol inolvidable o parada imposible; pero también es probable que dos o tres vermús cuesten tanto como un mes de fútbol desde el sofá. ¿Hay que elegir, entonces, entre el fútbol televisado o el vermú? Seamos optimistas. ¿Qué tal ver un partido de fútbol mientras nos tomamos una caña en nuestro bar favorito? O mejor aún. ¿Qué tal tomarnos una caña en nuestro bar favorito mientras vemos un partido de fútbol?

Si no queremos ver el fútbol en los bares, ha llegado el momento de elegir entre viajar en busca de un nuevo mundo en el planeta fútbol o gastarse la pasta en banquetes reales. Si bien los futboleros no somos como el emperador romano Maximino, de quien se decía que comía diariamente dieciséis kilos de carne y bebía treinta y dos litros de vino, es difícil renunciar al placer de los banquetes, aunque sean más banquetes espartanos que isabelinos, para poder embarcarse en una frágil carabela que nos ha de llevar a un nuevo mundo o a un naufragio en medio del océano del cero-cero al final del partido. Seamos optimistas. Los fumadores pueden financiar su viaje futbolero dejando de fumar. Y los no fumadores pueden financiar su viaje futbolero con el placer de no tener que soportar los humos ajenos. Gracias al fútbol, unos ganarán en salud y en el bolsillo, y otros en salud y en buen humor. ¿Qué les parece? Para celebrarlo, vamos a ver un partido de fútbol mientras nos damos un banquete espartano.