21 septiembre 2009

YA LO SABÍAMOS



A ver, señores de ING Direct, si ya saben que todos vamos a acabar abriendo una Cuenta Naranja en su entidad bancaria, ¿por qué, oh, dioses, por qué nos torturan como nunca antes lo había hecho una campaña publicitaria con esos más que insoportables anuncios en los que alguien canta con pijo retitín "ya lo sabía" cuando le restriega por la cara a otro alguien que haya abierto un producto financiero de tan beatíficas propiedades? Si tan seguros están, si cada vez que alguien llama a su número de teléfono ya sabían que iba a llamar a su número de teléfono, ¿que necesidad ha habido pues de poner en marcha este mastodonte publicitario que supera en pesadez digestiva incluso a las anteriores campañas de su misma marca? Si la banca holandesa es el destino final al cual se dirigen irremediablemente nuestras vidas y haciendas, ¿por qué, oh, habitantes del Averno, por qué sienten la necesidad de recordárnoslo quince veces al día destinando a tales fines propagandísticos un dinero que mejor hubieran dedicado a subir el sueldo a sus trabajadores, subvencionar la producción del tulipán o fundar un necesario Colegio Profesional de Filósofos Indeterministas?

Su campaña no pretende convencernos de las bondades de su producto, sino informarnos de que ya estamos convencidos de ellas, cuando en verdad de lo único que estamos convencidos todos los espectadores es de que la televisión sería un medio mucho más amable y hospitalario si no colocase permanentemente al espectador en riesgo de tener que ver a un padre, amiga o empleado cantarle a su hijo, amigo o jefe el "ya lo sabía" con voz chillona y gestos cargantes. Bueno, estamos convencidos de eso y de que tarde o temprano, -como ha ocurrido ya varias veces en el pasado-, esta campaña publicitaria será sustituída por otra aún más pesada y agobiante de su misma empresa. Nos sentaremos delante del televisor, veremos sus primeros anuncios y murmuraremos en un tono lúgubre y resignado: "Ya lo sabíamos".

6 comentarios:

Lilith dijo...

A lo mejor es por tu afinidad a los fiósofosos indeterministas que no lo sabes, pero esta campaña de ING se llama "profecía de autocumplimiento". De indeterminismo nada, chato.

Lilith dijo...

SÍIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII... ME HE ABIERTO UNA CUENTA, QUÉ PASAAAAA!!!

Komond dijo...

Nunca en mi vida un anuncio ha causado un efecto tan negativo en mí hasta el punto de conseguir que salte al mando para darle al botón de enmudecer la televisión. Por las noches sueño con gente naranja que tiene cuentas naranjas y reparten butano defectuoso, mientras les dicen a sus clientes muertos en una explosión de gas: "¡ya lo sabía!".

Y yo les envidio, porque ellos no pueden oírlo.

Komond dijo...

Por cierto, seguro que os interesa esto: http://wtf.microsiervos.com/matrix/cuestion-de-colores.html

gero dijo...

Si es que, excepto algunas excepciones (de Coca-Cola y alguna otra) todos los anuncios son muy cansinos.
En fin, habrá que sintonizar TVE a partir de enero...

Guillermo dijo...

Totalmente de acuerdo. Es un anuncio completamente ofensivo, agresivo y fundamentalmente estúpido. Estrangularía a todos y cada uno de esos listillos de pacotilla en el momento en que se ponen a cantar. Y eso que veo muy poca tele.