08 septiembre 2009

MATEO Y MERCEDES


En el Evangelio de San Mateo, capítulo 25, versículo 29, se puede leer "Porque al que tiene se le dará y le sobrará; pero al que no tiene aun lo que tiene se le quitará". Este remate de la dicharachera parábola de los talentos ha dado lugar a lo que se conoce como el "efecto Mateo": procesos por los que se da más al que más tiene y menos al que menos tiene; situaciones en las que una ventaja inicial pronostica una ventaja aún mayor en el futuro, mientras que una desventaja de partida asegura que con el paso del tiempo la desventaja irá siendo cada vez mayor. El "efecto Mateo" se ha estudiado en Sociología, en Pedagogía, en Economía. Y desde el domingo también lo podemos encontrar en la televisión, concretamente en la esperada "Doctor Mateo", cuya segunda temporada estrenó Antena 3. "Doctor Mateo" es un ejemplo del "efecto Mateo": una serie que es buena en sus inicios parte con mucha ventaja para ir siendo cada vez mejor capítulo a capítulo. Porque al que tiene se le dará y le sobrará. Y, a tenor de lo que vimos anteayer, a "Doctor Mateo", que ya tenía, se le ha dado hasta que le sobre, especialmente un delicioso tono general basado en tres virtudes: la fotografía irrenunciable de Alcaine, la cariñosa construcción de los personajes de la pareja protagonista, y la ausencia de las aburridísimas miserias morbosas que utilizan todas las demás series para ganar espectadores basura, -véase la mierda ésta de la adolescente modelo en la misma Antena 3 con sólo un día de diferencia-.

(P.D.: Y al que no tiene aun lo que tiene se le quitará. No nos consta que exista el Evangelio de Santa Mercedes, seguramente porque Mercedes Milá no andaba por Galilea hace unos dos mil años. "Gran Hermano" lideró la noche, pero su estreno fue el peor de su irregular historia. De mantenerse esta línea levemente descendente GH desaparecerá de la programación alrededor del año 2085. A este perder y perder cuando no se tiene nada y conseguir no obstante seguir sobreviviendo también deberíamos darle un nombre. Propongo el de "efecto Mercedes").

2 comentarios:

Elenía dijo...

Qué pesadez... GH es la pesdilla, ya no de cualquier aburrido que haga zapping sino de cualquiera que desee mantener una conversación normal. Estás tan agusto hablando de, no sé, lo mucho que está lloviendo y de repente aparece GH: "Oh no... otra vez no por favor, ¡ya he soportado suficiente tortura!"

Yo no veo Dr. Mateo pero seguro que no tiene nada que ver con mi fijación anglo-americana ¿o sí? En caso afirmativo propongo llamarle a eso Efecto Elena, porque (sin insultarme a mí misma con tal comparación) si Mercedes Milá tiene un efecto propio yo también quiero.

Escipion dijo...

felicidades por este blog. He estado leyendo algunas entradas antiguas, y tengo que decir que es uno de los mejores en canto a critica se refiere. Mis felicidades.