11 junio 2010

DONNA KING SIZE

Hay telediarios capaces de dejarnos desolados incluso con esos sucesos estúpidos que incluyen para que los que no quieren ver las noticias de verdad puedan divertirse viendo el telediario. Ayer lo consiguió “Informativos Telecinco”: una obesa mamá quiere engordar más para tener, además del récord Guinness por ser la mujer más gorda que dio a luz, el récord Guinness por ser la mujer viva más gorda del planeta.

El embaucador y empresario circense Phineas Taylor Barnum decía que no importaba qué tontería se inventara uno, siempre habría alguien lo suficientemente estúpido como para creérsela. La no-noticia del no-informativo de ayer nos mostró la actualización de las enseñanzas de Barnum a los nuevos tiempos: no importa qué tontería quieras realizar, siempre hay alguien lo suficientemente estúpido como para apoyarte, en este caso el prometido de la oronda señora. Peor aún, la no-noticia nos muestra la actualización de la filosofía aristotélica. Aristóteles decía que hay hombres que buscan la felicidad en lugares equivocados como el honor, el placer o la riqueza; pero si viviera hoy tendría que añadir a los gilipollas que quieren buscarla en ser la mujer más gorda del mundo o en ser el prometido que le da todo su apoyo.

Pero la mayor desolación de la no-noticia fue causada por otro motivo. La señora pesa 270 kilos y quiere llegar a los 450. Cuando, en “Homer king size”, Homer Simpson no quería ir a trabajar a la central nuclear y hacerlo en casa, decía que quería engordar para dejar de ser un hombre obeso atrapado en el cuerpo de un hombre gordo. Esta señora está peor, quiere dejar de ser una mujer muy obesa atrapada en el cuerpo de una mujer obesa. ¡Y su nombre es Donna Simpson! Es horrible, pero hay que aceptarlo: Lisa debe andar con mucho cuidado porque el gen Simpson que vuelve a la gente estúpida no se encuentra en el cromosoma Y, por lo que también puede expresarse, y con fiereza, en las mujeres de la familia Simpson.