12 junio 2010

ESPAÑA, OÉ, OÉ, OÉ

Compatriotas, respiremos tranquilos. Aunque son tiempos duros, España sigue en el lugar que le corresponde. Estos días anduvimos nerviosos porque desde el exterior amenazaban nuestra merecida posición, pero el peligro ha sido conjurado.

Para que su equipo no fuera descalificado en una prueba, una participante en un reality francés tuvo que comportarse como un perro: rascarse, ladrar, llevar una correa al cuello y comer en un comedero para mascotas. Luego, humillada, abandonó el programa. Guau, en Francia vienen pisando fuerte. Y en el Reino Unido también. Acaba de arrancar su último “Gran hermano” en el que han reunido, entre otros, a un ex-soldado que perdió sus piernas y un ojo en Irlanda del Norte, una chica que trabaja como doble de Beyoncé y vive mirándose al espejo, un tipo elegido por sorteo para que sirva de topo dentro del concurso y un ministro cristiano que al llegar actuó como tal y se identificó como ministro cristiano, con lo que consiguió que el público del reality actuara como tal y le abucheara sin contemplaciones.

Pero reaccionamos con rapidez y contundencia. En “Supervivientes”, Jesús Vázquez expulsó anteayer en directo a José Manuel Parada del plató por aludir al caso Arny. Algo tan sonado como esto sólo puede significar una cosa: dinero, como bien saben en Telecinco. Y, en el mismo pozo pero más abajo, está una de esas cadenas de TDT que se muere de ganas por que se hable de ellas y que ya no sabe qué barbaridades decir para darse el gustazo de ver cómo las repetimos escandalizados. Anteayer, el colaborador que insultó a una Consellera catalana hace unos días, se disculpó y usó su disculpa como caja de resonancia para seguir captando nuestra atención. Los que estaban aquel día con él en la mesa y no le pararon los pies (algunos le rieron la gracia), no lo hicieron. Por cierto, pidió perdón por usar “tres adjetivos”, pero “guarra”, “puerca”, “zorra” y “repugnante” suman cuatro. ¿Será que uno funciona como sustantivo?