19 diciembre 2012

A DIOS NO LE GUSTA BOGART


A veces, lo más fácil es ser John Huston o Humphrey Bogart. Durante el rodaje de “La reina de África”, Huston y Bogart fueron los únicos que no sufrieron diarreas ni contrajeron la disentería porque fueron los únicos de todo el equipo técnico y artístico que no bebieron nunca agua. Huston y Bogart sólo bebieron whisky. Qué fácil. Así cualquiera. Pero no siempre se puede escoger beber whisky mientras vemos “La guerra de las galaxias” en SyFy, “Homeland” en Fox, “Big Bang” en TNT, “La noche temática” en La 2 o “Fiebre Maldini” en Canal +. A veces, algunas veces, hay que beber agua contaminada por la entrevista de Jordi González a Jorge Javier Vázquez en “El gran debate” (Telecinco). Lo que dijo Jorge Javier, dedicado en cuerpo y alma a la promoción de su libro “La vida iba en serio”, intenta distraernos de lo que Jorge Javier hace. Y eso provoca diarreas en el espectador.

“¿Cómo Dios y los alienígenas pueden existir en el mismo mundo?”, se preguntaba en la serie “V” un sacerdote amigo de la resistencia. La postura oficial del Vaticano estaba clara: “Los visitantes son parte del plan de Dios”. Me pregunto cómo pueden existir en el mismo mundo televisivo un héroe como Luke Skywalker y un presentador sin escrúpulos empeñado en vendernos su libro. Supongo que todo forma parte del plan del Dios de las Televisiones. Ningún espectador apaga su sed de televisión sólo con whisky, como habrían hecho Huston y Bogart. No se puede saborear el whisky de “La guerra de las galaxias” sin beber el agua de las películas de Manolo Escobar, ni se puede disfrutar del whisky de “Fiebre Maldini” sin pillar de vez en cuando una buena diarrea bebiendo las tertulias de “Futboleros” en Marca TV. Jordi Évole sabe mejor cuando se ha probado antes a Jorge Javier. Un chupito de la serie documental “La humanidad” (Canal Historia) está más rico después de joderse el estómago viendo “Gandía Shore” (MTV) ¿Eso quiere decir que el Dios de las Televisiones ama las diarreas y la disentería tanto como el sabor de un buen whisky? Pues no. Lo que quiere decir es que el Dios de las Televisiones, como todos los dioses, se divierte observando a los espectadores. Y un espectador que sólo bebe whisky o que sólo bebe agua no es divertido. Dicho de otra forma, Huston y Bogart son aburridos para Dios.