17 diciembre 2012

Y EN EL PAPEL DE REY, JUAN CARLOS


La noche del próximo lunes, 24 de diciembre, tendrá lugar una nueva entrega de la exitosa la teleserie “Mensaje de Navidad de su majestad el rey”. La expectación que esta entrega ha creado entre sus seguidores es creciente, pues en los últimos capítulos la situación de enredo y complejidad argumental ha alcanzado cotas de calidad nunca vistas en la ficción española.

Recordemos que “Mensaje de Navidad de su majestad el rey” nació en los años 70 del siglo pasado como un spin-off de “Mensaje de Navidad de su Excelencia el Jefe del Estado”, una vieja teleserie nacional de temática similar, pero que contaba con un reparto caduco y guiones ya superados empeñados en españolizar a los niños catalanes, en enseñar en escuelas separadas a los niños y las niñas, y en potenciar el adoctrinamiento católico en las aulas públicas. “Mensaje de Navidad de su majestad el rey” supuso en su día la renovación del género, sin embargo, con el paso de los años se volvió más repetitivo y previsible, perdiendo muchos seguidores. Esto se debió en parte a la progresiva incorporación de personajes secundarios planos que se limitaban a alimentar sosas tramas secundarias basadas en noviazgos, bodas y bautizos. La teleserie entró entonces en una fase acomodaticia y conservadora, con un constante recurso a los mismos clichés.

Inopinadamente, los guionistas resucitaron esta vieja serie renovando la trama. Los personajes secundarios se ven envueltos en separaciones matrimoniales, problemas de finanzas y líos con la justicia inspirados en “Falcon Crest”. El protagonista sufre un estado de atribulación personal y confusión vital similar a la de Tony Soprano. El público espera con interés la entrega del próximo lunes, en la que el último giro argumental de los guionistas pondrá a prueba la contenida interpretación de Juan Carlos Borbón, en el papel protagonista de rey, quien tendrá que dar verosimilitud a un personaje cada vez más complejo y atormentado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Espero que no expliquen los recortes en educación, cultura y sanidad, entre otros, de este Gobierno con la tan manida excusa de "lo hizo un mago".