15 agosto 2015

CINE DE SAQUE DE ESQUINA

De las diez películas de “Cine de barrio” (La 1) más vistas la temporada pasada, las tres primeras están protagonizadas por Paco Martínez Soria: “Es peligroso casarse a los 60”, “Estoy hecho un chaval” y “El alegre divorciado”.  Algunos se sienten tan perdidos ante el persistente éxito de un actor y unas películas que poco tienen que ver con la nueva “marca España” como Sylvester Stallone en “Evasión o victoria” cuando pregunta dónde tiene que ponerse cuando los alemanes tiren un córner, pero las razones de ese éxito no son tan difíciles de encontrar. Cine popular de otra época, amigos. Seguro que las tres películas más vistas en “Versión española” (La 2) la temporada pasada no tienen nada que ver con Paco Martínez Soria. Ahora ya no hay cines de barrio (y en muchos lugares ni siquiera hay cines), pero hubo un tiempo en que los amantes de las películas disfrutaban con Paco Martínez Soria, con Fernando Esteso, con Carmen Sevilla y con Manolo Escobar en un cine que estaba a un corto paseo de sus casas. Ahí está el fiel público de “Cine de barrio”. 

En “Evasión o victoria”, Sylvester Stallone, que interpreta al soldado estadounidense Hatch, juega de portero en la selección aliada que se enfrenta a la selección alemana en el Estadio de Colombes, en un París ocupado por los nazis. Hatch no sabe nada de fútbol y nunca ha jugado de portero, por eso pregunta a Colby, el capitán del equipo, qué tiene que hacer en un saque de esquina. Pero los espectadores que consumimos cine en la tele sabemos perfectamente que “Cine de barrio” no es lo mismo que “Versión española”, “La película de la semana” (La 1) o “El Blockbuster” (Cuatro), así que sabemos de sobra dónde tenemos que colocarnos en un córner. Paco Martínez Soria tiene su sitio, como también lo tienen el cine de Almodóvar, las películas de éxito de anteayer y el cine basado en un cómic de Marvel. Sólo hay que saber dónde ponerse. 

Por cierto, Colby le dice a Hatch que en un córner el portero tiene que ponerse en el segundo palo, mirando hacia el balón. Correcto.