17 agosto 2015

FLASH BEN-HUR



No sé si los espectadores más jóvenes creerán que “The Flash” (Antena 3) es una serie derivada de “Big Bang”, pero Sheldon Cooper merece ese honor. Barry Allen (es decir, The Flash) no es un personaje nacido a partir de Sheldon disfrazado de Flash en el capítulo de “Big Bang” en el que nuestro físico teórico favorito viaja en un santiamén de Pasadena al Gran Cañón para poder gritar a gusto, pero sería estupendo que lo fuera. ¿Le gustará “The Flash” a Sheldon? Ya se lo preguntaremos la temporada que viene. De momento, las aventuras de este velocísimo superhéroe ofrecen una digna diversión para los lunes de agosto porque la lucha de Flash contra los malos es pura y simple, sin más pretensiones que la de hacer pasar un buen rato a costa de dar al Capitán Frío su merecido.

“Él vendrá”, dice el Capitán Frío cuando tiende una trampa a su mortal enemigo Flash. Son las mismas palabras que pronuncia en la película “Ben-Hur” el romano Messala cuando, después de haber sufrido terribles heridas en la gran carrera de cuadrigas, impide que los médicos le corten las piernas porque quiere recibir entero a su enemigo mortal Judá Ben-Hur. El destino de los malos en la ficción suele ser la cárcel, como le pasó al Capitán Frío, o la muerte entre horribles dolores, en el caso de Messala. Los buenos terminan bebiendo cerveza con los colegas, como Flash, o celebrando la cura milagrosa de su madre y hermana después de la muerte en la cruz del hijo de un carpintero, como Judá Ben-Hur. Me gusta Flash porque mola cuando utiliza su supervelocidad y porque a Sheldon le gusta Flash, y me gusta Judá Ben-Hur porque aguantó con fuerza y orgullo la boga de ariete en una galera romana. Pero algo tienen el Capitán Frío y Messala que hace que estemos a punto de querer que el Capitán Frío congele a Flash en la batalla final o que Messala gane la carrera a Judá en el último metro. ¿Qué ocurriría si el Capitán Frío se enfrentara a Judá en el circo de Antioquía y Messala se las viera con Flash en las calles de Central City? Interesante. Sheldon Cooper ya tiene algo en lo que ocupar su inteligencia cuando se lo permita la Teoría de Cuerdas.