29 agosto 2010

¿A CÓMO SALE EL KILO DE BATMAN?

¿A cómo sale el kilo de Batman? ¿Y el de Asterix? Cuando compramos en el supermercado mermelada y mozarella tenemos escrito al lado cuánto cuesta el envase que nos llevarmos y a cómo saldría el kilo del producto, pero cuando termina agosto y la televisión se llena de anuncios de colecciones coleccionables tan sólo se nos informa del precio de la oferta de lanzamiento, -al menos tan sólo se nos informa de ese precio en letras grandotas; a veces veo correr a toda velocidad por la base de la pantalla unas letras infinitesimales que no sé qué dicen-. Animaciones con plastilina de la Polonia socialista; consiga las animaciones que le enseñaron en su infancia el significado de la palabra "koniec"; el primer DVD con las aventuras del perrito proletario Khmelnytsky por sólo 2,99 euros. Ya pero, ¿cuánto van a costar los demás DVDs? Piezas dentales de animales ya extintos; un conjunto de 150 fieles reproducciones en polimetileno de dientes de especies que ya no están entre nosotros; la primera entrega, con un premolar de mamut y un incisivo de quagga por sólo 1,99 euros. Vale, pero ¿podrían informarme por favor del coste que finalmente habré pagado por la colección completa si finalmente me decido a hacerla?

El Defensor del Espectador o la Unión de Consumidores o la Federación Socialista de Madrid deben intervenir en esto. Ha de ser obligatorio que la publicidad de coleccionables deje claro el precio de todas las entregas y el coste completo de la colección. Poesía existencialista balinesa; primera entrega: "La nada en la noche de Java", de Lombok Sumbawa, por sólo 0,50 euros. Resto de entregas: 20 euros. Coste total de la colección: 1800 euros. Bragas de otros tiempos; primera entrega: una braga isabelina, por sólo 1,50 euros. Resto de bragas: 18 euros. Coste total de la colección: 1400 euros. Armario opcional para guardar las bragas: 300 euros. No hay discusión: si se anuncia una colección de cómics de Batman o de Asterix han de dejarme claro a cómo sale el kilo de Batman o de Asterix. Si lo hacen los supermercados que lo hagan también los kioskos.

2 comentarios:

david dijo...

Esto es un caso para los reporteros de España directo, Madrid directo o Guarromán directo...

Tenemos un montón de reporteros desaprovechados esperando impacientes a preguntar el precio de todo..

Eue sigan anunciando colecciones, y para compensar, que sigan contratando reporteros preguntones.

Amarok dijo...

¿Alguien ha sido capaz de terminar alguna colección de este tipo? Yo no conozco a nadie que lo haya conseguido.

Se anuncian un montón de colecciones y los primeros números son fáciles de encontrar pero luego desaparecen de los kioscos y no se vuelve a saber nada más de ellas.

Deberían obligar a aumentar el tamaño de las letras pequeñas de los anuncios de forma que se pueda leer sin problemas (y sin dejarte los ojos en el intento) lo que está escrito, que al fin y al cabo siempre es lo más importante del anuncio.