10 enero 2012

AÍDA EN LOS REALES SITIOS


Igual que en las tiendas nos tropezamos con Coca-cola sin coca, en Telecinco volveremos a encontrarnos el próximo domingo con “Aída” sin Aída. Durante unas semanas habían vuelto a incluir este estimulante componente en su fórmula magistral, lo que había aumentado su consumo, pero se han vuelto a quedar sin él porque Aída se marcha a Cuba para no ir a la cárcel. “Aída”, eso sí, mantiene sus puertas abiertas y todo bien dispuesto para acoger de nuevo a Carmen Machi. Ella no es la dueña de la serie, pero sabe que puede volver cuando quiera porque, después de todo, aquella es su casa.

Tampoco los Sitios Reales, empezando por el Palacio de la Zarzuela, son propiedad de la Familia Real, sino del Estado, y por eso su mantenimiento no lo asume la Casa Real sino que corresponde por ley al organismo autónomo Patrimonio Nacional. Pero, aun siendo así, cualquier miembro de la Familia Real sabe que cuando quiera puede ir a alojarse sin dar explicaciones a nadie en cualquiera de los 20 palacios, monasterios, residencias, conventos y abadías que integran los Reales Sitios. Encontrará las puertas abiertas y todo dispuesto para acogerle, porque, después de todo, aquellas son sus casas.

Pero, volviendo a “Aída”. ¿Qué es eso de marchar a Cuba para no ir a la cárcel? Es una buena posibilidad para desaparecer y quitarse de en medio, pero las hay mejores. Y, si no, vean cómo se despidió Paz de Aída: “Que tengas un gran viaje, reina” ¿Reina? ¿¿Reina?? ¿Puede ser reina una García sin ser reina por un día? ¿Podría la hermana del Luisma, la madre de la Lore y el Jonathan, la hija de la Bim-Bam-Bum, viajar desde Esperanza Sur hasta alguno de los Reales Sitios, entrar sin pagar entrada y encima alojarse allí gratis total sin tener que dar explicaciones a nadie para desaparecer y evitar la cárcel? Yo tengo mi opinión respecto a quién podría hacerlo y quién no, pero lo importante no es eso, sino lo que pienses tú.

1 comentario:

Cantón dijo...

Hombre! Pero alojarse en uno de esos Reales Sitios no sería como acogerse a sagrado, no?

Me dan cosica los lectores de blogs que mencionan las palabras veriificadoras, pero la mía de hoy merece que sea yo la que dé cosica a alguien: divablog...